LA RO­SA DEL JAR­DÍN

UN DUL­CE DE PÉ­TA­LOS DE RO­SAS CON­QUIS­TA, CA­DA DÍA, UN PE­DA­ZO DEL CO­RA­ZÓN DE JAR­DÍN, AN­TIO­QUIA. MA­RIE­LA ARAN­GO JA­RA­MI­LLO, DE 59 AÑOS, SU AU­TO­RA, REVIVE AL­GU­NOS PINCELAZOS DE ES­TA OBRA DE AR­TE.

Cocina (Colombia) - - ESPECIAL FLORES / PERSONAJE - Por Juan Mo­li­na Mon­ca­da Pe­rio­dis­ta

DO­ÑA MA­RIE­LA SE ACUER­DA DEL AÑO. FUE 2005.

Por­que, al fin y al ca­bo, esa es la esen­cia de su tra­ba­jo: fi­jar­se en los de­ta­lles, no pa­sar na­da por al­to. De otra ma­ne­ra, la vi­da, el tiem­po y la crea­ti­vi­dad no se­rían tan dul­ces. Aque­lla vez, mien­tras ca­mi­na­ba con su es­po­so, Gil­dar­do, una ma­ta de ro­sas le ro­bó la aten­ción y la ins­pi­ra­ción. Una vez más, se vol­vió a enamo­rar. Una vez más, un in­ven­to la es­pe­ra­ba a la vuel­ta de la es­qui­na.

Con­tem­pló y lue­go re­co­gió esas ro­sas que le da­rían un nue­vo rum­bo a su em­pre­sa, Dul­ces del Jar­dín, uno de los lu­ga­res tu­rís­ti­cos más re­pre­sen­ta­ti­vos de Jar­dín, mu­ni­ci­pio del su­roc­ci­den­te an­tio­que­ño, a unas tres ho­ras de Me­de­llín.

—Ma­má, ¿qué va a ha­cer? —le pre­gun­tó uno de sus hi­jos.

—Voy a ha­cer un en­sa­yo… Un dul­ce de pé­ta­los de ro­sa —le con­tes­tó do­ña Ma­rie­la, an­tes de po­ner sus ma­nos a la obra.

En me­dio del aro­ma des­pren­di­do por los pé­ta­los al ser co­ci­na­dos, in­ten­tó li­cuar­los con pec­ti­na, una sus­tan­cia que se en­cuen­tra en di­fe­ren­tes te­ji­dos ve­ge­ta­les, y que se usa pa­ra dar­les con­sis­ten­cia a mer­me­la­das y ge­la­ti­nas. En es­te ca­so, acu­dió a

una pre­pa­ra­ción ca­se­ra, ba­sa­da en fru­tas co­mo na­ran­ja, man­za­na y ma­ra­cu­yá.

Re­sul­tó una pre­pa­ra­ción que con­quis­tó el pa­la­dar de un tu­ris­ta, aun­que no del to­do el de ella. Así que, cu­rio­sa, pro­bó nue­vas re­ce­tas. Fi­nal­men­te, ¿qué se­ría de los gran­des in­ven­tos sin el en­sa­yo y el error? En­con­tró la res­pues­ta en una pec­ti­na que ela­bo­ró a ba­se de pa­pa­yue­la. Des­pués, des­cu­brió que unas cuan­tas go­tas de ju­go de li­món son el con­ser­van­te na­tu­ral ideal, la fór­mu­la de la eter­na ju­ven­tud del dul­ce.

Los pé­ta­los de ro­sa no de­mo­ra­ron en ga­nar fa­ma en­tre los vi­si­tan­tes que acu­den fiel­men­te a la ca­sa co­lor ocre, la se­de de la em­pre­sa de do­ña Ma­rie­la, cer­ca­na a un be­llo sen­de­ro re­ple­to de ár­bo­les, plan­tas y flo­res co­lo­ri­das. Una ca­sa que, por cier­to, con­ser­va el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co de es­te mu­ni­ci­pio que, no en vano, in­te­gra la lis­ta de los 21 pueblos más lin­dos de Co­lom­bia, ela­bo­ra­da por el dia­rio El País de Madrid.

Es­te dul­ce es, en su­ma, el re­fle­jo de una fi­lo­so­fía de vi­da y tra­ba­jo. Do­ña Ma­rie­la na­ció en Jar­dín, pe­ro muy pron­to, a los 10 años, co­men­zó a tra­se­gar por va­rias

fin­cas en re­gio­nes cer­ca­nas. De a poco se en­cen­dió una pa­sión, de esas que per­ma­ne­cen por siem­pre: la co­ci­na. Con­quis­tó a sus pa­pás a pun­ta de tor­tas de chó­co­lo mien­tras su ac­tual es­po­so la con­quis­tó lle­ván­do­le en sus vi­si­tas uvas pa­sas que usa­ba pa­ra sus pre­pa­ra­cio­nes.

En 1982 se en­vol­vió en el mun­do de las ja­leas. El pos­tre de la ca­sa no de­mo­ró en co­no­cer nue­vos ho­ri­zon­tes. Se em­pe­zó a ven­der en ve­re­das a 200 pe­sos, em­pa­ca­do en ca­ji­tas de car­tón. Lue­go, en fon­das. Poco des­pués, en su­per­mer­ca­dos. En me­dio de es­ta dul­ce es­pi­ral, do­ña Ma­rie­la re­gre­só a su lu­gar de ori­gen, Jar­dín, con­ver­ti­da en una em­pre­sa­ria. Al­go que, in­for­tu­na­da­men­te, no al­can­zó a ob­ser­var su ma­dre, fa­lle­ci­da en 1996.

Le ha to­ca­do per­der en al­gu­nos ne­go­cios; na­tu­ral­men­te, de­trás hu­bo unas cuan­tas —mu­chas— lá­gri­mas y tras­no­cha­das. Pe­ro nun­ca aban­do­nó el mé­to­do: com­bi­nar in­gre­dien­tes, en­sa­yar, errar, vol­ver a en­sa­yar, po­ner unas cu­cha­ra­das de más, qui­zás, unas de me­nos…

Pe­ro los fru­tos del es­fuer­zo no de­mo­ra­ron en lle­gar. es­tan­te­rías re­ple­tas de are­qui­pes (has­ta de arra­ca­cha), mer­me­la­das, bo­ca­di­llos, cho­co­la­tes, al­mí­ba­res y pro­duc­tos light así lo de­mues­tran.

En me­dio de to­do es­to, no fal­ta la ro­sa más fa­mo­sa del Jar­dín: “El dul­ce de pé­ta­los de ro­sas es un ho­me­na­je al pue­blo”, sen­ten­cia ella or­gu­llo­sa.

Do­ña Ma­rie­la ma­dru­ga ca­da día. Lo pri­me­ro que ha­ce es ben­de­cir un cua­dro de la fa­mi­lia. En sus ora­cio­nes, ade­más, in­clu­ye a sus em­plea­dos, a los tu­ris­tas y a su mer­can­cía. Lue­go, se alis­ta pa­ra una lar­ga jor­na­da la­bo­ral en la plan­ta de pro­duc­ción. Siem­pre es­tá al fren­te del bar­co. Siem­pre hay una ma­ta de ro­sas, ins­pi­ra­do­ra, a la vuel­ta de su es­qui­na.

Jar­dín, mu­ni­ci­pio ubi­ca­do en el su­r­oes­te an­tio­que­ño, a unas tres ho­ras de Me­de­llín, es uno de los pueblos pa­tri­mo­nio del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.