EL FU­TU­RO

PROMETIDO DEL CES 2018

Don Juan - - Donjuan -

LA IN­DUS­TRIA DEL CANNABIS MEDICINAL OBTUVO EL AÑO PA­SA­DO GANANCIAS POR MÁS DE 5 MIL MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES, VEIN­TE PAÍ­SES HAN APROBADO SU USO CON FINES TERAPÉUTICOS Y SE ES­PE­RA QUE EN EL 2025 GENERE 283.422 EMPLEOS EN ESTADOS UNIDOS. CO­LOM­BIA ES EL SEGUNDO PAÍS CON MA­YOR CUPO PA­RA CULTIVAR MA­RIHUA­NA LE­GAL EN EL MUN­DO, LO QUE EQUIVALE A UN 44 % DE LA PRO­DUC­CIÓN AUTORIZADA POR LA ONU, Y YA HAY MÁS DE VEIN­TE EMPRESAS CON LI­CEN­CIA PA­RA EL CUL­TI­VO Y LA PRO­DUC­CIÓN DE CANNABIS MEDICINAL. ES­TE ES EL PANORAMA DE UNA IN­DUS­TRIA QUE PROMETE CON­VER­TIR­SE EN LA NUE­VA JOYA DE LA CORONA DE LA AGRICULTURA COLOMBIANA.

58

59

Cua­ren­ta mi­nu­tos en avión des­de Bo­go­tá, vein­te mi­nu­tos en ca­rro des­de el ae­ro­puer­to José Ma­ría Cór­do­va y lis­to. Un via­je muy dis­tin­to a cual­quie­ra que hi­cie­ra un agen­te de la DEA en la dé­ca­da de 1980 pa­ra en­con­trar los cul­ti­vos de ma­rihua­na en el país. Na­da pa­re­ci­do a las es­ce­nas de la se­rie Nar­cos.

La ci­ta era a las ocho de la ma­ña­na. El cie­lo en Rio­ne­gro es­ta­ba os­cu­ro y em­pe­za­ba a llo­ver. Te­nía una ubi­ca­ción que me ha­bían en­via­do por WHAT­SAPP y na­da más: “Es muy fá­cil lle­gar”, me di­jo mi contacto. Iba en bús­que­da de una de las fin­cas don­de se es­tá cul­ti­van­do ma­rihua­na le­gal en el país.

“Me arre­pien­to de no ha­ber­le da­do cannabis medicinal an­tes a mi abue­lo. Ver có­mo, sus úl­ti­mos días, en que el cán­cer se lo lle­va­ba, los pa­só en re­la­ti­va paz, fue al­go tran­qui­li­za­dor pa­ra él y pa­ra no­so­tros”. “A mi ma­má, des­pués de to­mar to­dos los me­di­ca­men­tos po­si­bles pa­ra me­jo­rar­se de las ve­nas vá­ri­ces, lo úni­co que le fun­cio­nó fue la cre­ma de cannabis pa­ra con­tro­lar los do­lo­res. De pa­so, tam­bién de­jó de su­frir los efec­tos se­cun­da­rios de las dro­gas tra­di­cio­na­les que la es­ta­ban en­fer­man­do más”. “Las con­vul­sio­nes de mi hi­jo son ca­da vez me­nos fre­cuen­tes. Des­de que es­tá en tra­ta­mien­to con cannabis los epi­so­dios no son tan crí­ti­cos y la me­jo­ría es no­ta­ble, ya pue­de ha­cer co­sas de ni­ños, pue­de ju­gar”. “Lo úni­co que me ha ayu­da­do a ba­jar los do­lo­res de la fi­bro­mial­gia son los un­güen­tos de cannabis, han he­cho lo que nin­gún cal­man­te pu­do”. “Por el in­som­nio, a mi es­po­so le re­ce­ta­ron cual­quier can­ti­dad de pas­ti­llas que lo de­ja­ban en un es­ta­do te­rri­ble, al­go que no ha­ce ni la peor tra­ba. Él ha ido re­cu­pe­ran­do el sue­ño gra­cias a las go­tas de ma­rihua­na”.

Los tes­ti­mo­nios de las per­so­nas que se han me­jo­ra­do gra­cias al uso de cannabis medicinal po­dría lle­nar to­das es­tas pá­gi­nas. Pa­cien­tes con en­fer­me­da­des co­mo au­tis­mo, an­sie­dad, do­lor cró­ni­co, con­vul­sio­nes, es­cle­ro­sis múl­ti­ple, pár­kin­son, dia­be­tes, adic­cio­nes a los opioi­des o es­qui­zo­fre­nia son tes­ti­gos de los be­ne­fi­cios que ha traí­do to­da una in­dus­tria que em­pie­za a to­mar fuer­za en el mun­do en­te­ro. En Estados Unidos, 29 estados han le­ga­li­za­do el uso mé­di­co del cannabis y 8 pa­ra uso re­crea­ti­vo y so­lo en Co­lo­ra­do el re­cau­do en 2017 por im­pues­tos so­bre la ma­rihua­na fue de 247.000.000

Juan Car­do­na, je­fe de pro­duc­ción de Phar­ma­cie­lo.

A N T E S Q U E V E R L A S , L A S H U E L O . A S í E L E S PA C I O S E A A MP L I O Y N O O C U P E N M á S D E UN 3 0 % , E L

O L O R E S F U E R T E . L A S 3 5 C E PA S D I F E R E N T E S Q U E E STá N PR O B A N D O C R E A N UN PA I S A J E C A óT I C O .

dó­la­res, una ci­fra si­mi­lar a las ven­tas de las tien­das de ca­fé en Co­lom­bia, y se pre­vé que en el 2021, se­gún Ar­cView (un cen­tro de es­tu­dios de EE. UU. so­bre el ne­go­cio de la ma­rihua­na), se re­cau­den en ese país al­re­de­dor de cua­tro bi­llo­nes de dó­la­res. Es­tos son las nú­me­ros de un ne­go­cio que va en se­rio y hoy se pa­re­ce más al Lo­bo­de WA­LLS­TREET que a la co­mu­na hip­pie de la ma­má de Ho­me­ro J. Sim­pson.

An­te es­ta ola de cam­bio, Co­lom­bia no se po­día que­dar atrás. Al ser uno de los pro­duc­to­res his­tó­ri­cos en el mun­do, su pa­pel no po­día ser se­cun­da­rio. Des­de el 2012, cuan­do se em­pe­zó a de­ba­tir la Ley Ga­lán pa­ra re­gu­lar el uso del cannabis, el país ha en­tra­do en de­ba­tes, dis­cu­sio­nes mé­di­cas y una pe­lea po­lí­ti­ca por la re­gla­men­ta­ción del uso medicinal del cannabis. En 2016 el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca apro­bó la Ley 1787, que crea un mar­co re­gu­la­to­rio pa­ra el ac­ce­so al uso mé­di­co y cien­tí­fi­co del cannabis y sus de­ri­va­dos. Con es­te mar­co se dio vía li­bre a la so­li­ci­tud de li­cen­cias pa­ra el cul­ti­vo, la fa­bri­ca­ción y la dis­tri­bu­ción de pro­duc­tos me­di­ci­na­les. El pro­ble­ma era que ya ha­bía empresas con la li­cen­cia pa­ra la pro­duc­ción y fa­bri­ca­ción. Tu­vo que pa­sar un año pa­ra que les die­ran la de cul­ti­vo. Aho­ra vie­nen to­dos los per­mi­sos del ICA y del In­vi­ma, que es otro pro­ce­so lar­go.

En la dé­ca­da de 1930 el Go­bierno de EE. UU. em­pe­zó una gue­rra con­tra el cul­ti­vo de cannabis cuan­do creó la Ofi­ci­na Fe­de­ral de Nar­có­ti­cos. Pa­ra ese en­ton­ces la ma­rihua­na era uno de los ma­te­ria­les más usa­dos en la ela­bo­ra­ción de tex­ti­les y fi­bras. La cam­pa­ña, más allá de la ile­ga­li­za­ción de su con­su­mo, tam­bién fue una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra las co­mu­ni­da­des que la cul­ti­va­ban y la con­su­mían, en su ma­yo­ría la­ti­noa­me­ri­ca­nos y afro­ame­ri­ca­nos. El cannabis se em­pe­zó a re­la­cio­nar con la cri­mi­na­li­dad en mu­chas ciu­da­des. Tan­to que en Nue­va Or­leans y en Chica­go se lle­gó a cul­par a los jaz­zis­tas de ex­pan­dir ese vi­cio en­tre la co­mu­ni­dad. Im­pul­sa­do por el lobby de las empresas del nai­lon y el pe­tró­leo, el Go­bierno de EE. UU. em­pe­zó una cru­za­da pa­ra ile­ga­li­zar la ma­rihua­na en to­do el mun­do. So­lo la lle­ga­da de Ba­rack Oba­ma a la Ca­sa Blan­ca cam­bia­ría el pa­pel del Go­bierno nor­te­ame­ri­cano fren­te a es­ta plan­ta.

“Al prin­ci­pio cues­ta con­ven­cer a los in­ver­sio­nis­tas, a los mis­mos ban­cos, pe­ro es que es­ta­mos crean­do al­go nue­vo. La tec­no­lo­gía, el mar­ke­ting, los fo­ros con mé­di­cos son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que es­ta­mos im­ple­men­tan­do pa­ra que esa ima­gen de ne­go­cio ile­gal se va­ya bo­rran­do”, di­ce Ál­va­ro To­rres, CEO y co­fun­da­dor de Khi­ron Li­fe Scien­ces Corp., otra de las empresas que ya es­tá desa­rro­llan­do to­da la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra pro­du­cir cannabis medicinal en el país. To­rres es el ar­que­ti­po de las per­so­nas que es­tán en­tran­do en es­te ne­go­cio, pro­fe­sio­na­les con im­por­tan­tes ca­rre­ras en sec­to­res co­mo el in­mo­bi­lia­rio, el de la in­fra­es­truc­tu­ra, el far­ma­céu­ti­co o del mer­ca­deo, co­mo el otro fun­da­dor de Khi­ron, Andrés Ga­lo­fre, que por va­rios años tra­ba­jó en Pfi­zer co­mo brand ma­na­ger. “To­da esa ex­pe­rien­cia la es­toy apli­can­do aho­ra. En ese en­ton­ces tra­ba­jé de la mano con mé­di­cos, desa­rro­llé pro­gra­mas de edu­ca­ción y exac­ta­men­te eso es lo que es­ta­mos re­pli­can­do en Khi­ron. Nues­tro ob­je­ti­vo es crear una nue­va in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca ba­sa­da en el cannabis y Co­lom­bia tie­ne to­do el po­ten­cial pa­ra es­to”, afir­ma Ga­lo­fre.

Sin em­bar­go, no hay que ol­vi­dar­se que es­te nue­vo ne­go­cio es­tá más cer­ca de Wall Street que de Woods­tock. Aho­ra que va­rias empresas mul­ti­na­cio­na­les se es­tán es­ta­ble­cien­do en el país em­pie­zan a apa­re­cer los pri­me­ros dam­ni­fi­ca­dos. Can­na­li­vio, una de las empresas pio­ne­ras en la pro­duc­ción de cannabis medicinal, no so­lo en Co­lom­bia sino en Amé­ri­ca La­ti­na, fue una de las víc­ti­mas. Fun­da­da en 2006, en Me­de­llín, abrie­ron la tro­cha pa­ra que en el país se co­men­za­ra a ha­blar de las bon­da­des mé­di­cas de la ma­rihua­na. Mauricio Gar­cía, fun­da­dor de Can­na­li­vio, es un fiel cre­yen­te de to­do es­te ne­go­cio: “So­lo que aho­ra con la re­gla­men­ta­ción, ser artesanal es muy jo­di­do”, di­ce. Lue­go de ob­te­ner las li­cen­cias ex­pe­di­das por el go­bierno sa­lie­ron a bus­car so­cios pa­ra cum­plir con los es­tán­da­res eco­nó­mi­cos que pi­de la ley: “Es­to lle­va a una di­men­sión éti­ca del ne­go­cio que, por lo me­nos, yo no com­par­to. Y no di­go que es­té mal, pe­ro en Can­na­li­vio no veía­mos el ne­go­cio co­mo un fin. Lo nues­tro era una fi­lo­so­fía que iba en­ca­mi­na­da a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas. No to­do es pla­ta”, ex-

pli­ca Gar­cía. De esa em­pre­sa que crea­ron, hoy ape­nas con­ser­van el nom­bre: “Fue lo úni­co que lo­gra­mos man­te­ner. Per­di­mos la ra­zón so­cial, las li­cen­cias, nos to­có ven­der un mon­tón de co­sas. Has­ta me to­có vol­ver a vi­vir a la ca­sa de mis pa­pás. Pe­ro uno apren­de y es­ta­mos dis­pues­tos a em­pe­zar de ce­ro otra vez, no­so­tros te­ne­mos el co­no­ci­mien­to y eso es lo más va­lio­so, lo ma­te­rial va y vie­ne”. Ba­sa­dos en la Ley 30 de 1986, que per­mi­te la te­nen­cia de vein­te plan­tas de ma­rihua­na, han se­gui­do in­ves­ti­gan­do los múl­ti­ples usos del cannabis: “Aho­ra es­ta­mos vien­do có­mo ha­ce­mos pro­duc­tos cos­mé­ti­cos, des­de ja­bo­nes, bál­sa­mos la­bia­les has­ta cre­mas. Las cir­cuns­tan­cias nos de­vol­vie­ron a la raíz de es­to: la bo­tá­ni­ca. Por eso ya no nos va­mos a li­mi­tar so­lo a la ma­rihua­na”.

El pa­sa­do mes de ene­ro, 21 com­pa­ñías te­nían li­cen­cias pa­ra el cul­ti­vo y la fa­bri­ca­ción de de­ri­va­dos del cannabis. El Go­bierno se en­con­tra­ba en una fa­se de asig­na­ción de cu­pos pa­ra es­tas empresas, pues ca­da una tie­ne que de­mos­trar que la can­ti­dad que va a cultivar es la ne­ce­sa­ria pa­ra su pro­duc­ción y que no ten­drá ex­ce­den­tes in­jus­ti­fi­ca­dos que pue­dan ter­mi­nar en el mer­ca­do ne­gro. Ade­más, la Jun­ta In­ter­na­cio­nal pa­ra la Fis­ca­li­za­ción de Es­tu- pe­fa­cien­tes (Ji­fe), un or­ga­nis­mo de la ONU, le asig­nó a Co­lom­bia un cupo de 40,5 to­ne­la­das pa­ra cultivar ma­rihua­na le­gal, con­vir­tién­do­nos en el segundo país con ma­yor ca­pa­ci­dad de la pro­duc­ción. Es­to sig­ni­fi­ca, se­gún Andrés Ló­pez, di­rec­tor del Fon­do Na­cio­nal de Es­tu­pe­fa­cien­tes, “la opor­tu­ni­dad de ofre­cer­les a mé­di­cos y pa­cien­tes me­di­ca­men­tos se­gu­ros, efi­ca­ces y de ca­li­dad a cor­to pla­zo gra­cias a las fór­mu­las ma­gis­tra­les (me­di­ca­men­tos pre­pa­ra­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra un pa­cien­te). Tam­bién, la opor­tu­ni­dad de ex­por­tar ex­trac­tos y con ello afian­zar in­ver­sio­nes y el be­ne­fi­cio pa­ra to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la ca­de­na pro­duc­ti­va”, co­mo afir­mó en el dia­rio ELTIEM­PO.

La ban­de­ja es­tá ser­vi­da.

Mien­tras cru­zá­ba­mos los cen­tros co­mer­cia­les que em­pie­zan a inun­dar es­ta zo­na, mi con­duc­tor co­mien­za a ha­blar de to­dos los ope­ra­ti­vos de se­gu­ri­dad que ha­cen cuan­do vie­ne al­gu­na per­so­na im­por­tan­te: “Aquí apa­re­cen ca­rros blin­da­dos, he­li­cóp­te­ros, mo­tos de po­li­cía, que da mie­do”. Lla­no­gran­de es una de las zo­nas del país don­de la tie­rra es más cos­to­sa y en pleno co­ra­zón de es­te en­cla­ve es­tá el si­tio que bus­co.

La voz an­dró­gi­na de Wa­ze nos avi­sa que nues­tro des­tino es­tá a 200 me­tros a mano de­re­cha. Un por­tón blan­co y una re­ja de ma­de­ra. Nos abren sin pre­gun­tar­nos mu­cho. Avan­za­mos unos me­tros y em­pie­zan a apa­re­cer fi­las de in­ver­na­de­ros ro­dea­dos por re­jas y alam­bres de púas, avi­sos de prohi­bi­do pa­sar, re­tro­ex­ca­va­do­ras y pos­tes con cá­ma­ras que pa­re­cen ver­lo to­do. Una ima­gen muy pa­re­ci­da a la que re­crea An­drei Tar­kovs­ki en su pe­lí­cu­la Stal­ker.

An­da­mos por una ca­rre­te­ra des­ta­pa­da. El con­duc­tor em­pie­za a mi­rar­me im­pa­cien­te. No hay ras­tros de una en­tra­da ni de una por­te­ría. Una per­so­na se acer­ca a no­so­tros, nos pre­gun­ta que ha­cia dón­de nos di­ri­gi­mos: “Es­ta­mos bus­can­do la en­tra­da de Phar­ma­cie­lo”, le di­go. Res­pon­de que si­ga­mos de­re­cho, que ape­nas ba­je­mos una lo­mi­ta ve­re­mos las por­te­rías que pa­re­cen una es­ta­ción de po­li­cía.

Lle­ga­mos a una puer­ta de ma­de­ra. Arri­ba se ve la ga­ri­ta con vi­drios po­la­ri­za­dos y el nom­bre de Phar­ma­cie­lo. Un ce­la­dor nos pre­gun­ta a quién bus­ca­mos. Lue­go de com­pro­bar la in­for­ma­ción abre la re­ja que mues­tra otro fil­tro de se­gu­ri­dad. Nos pi­den do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción, nom­bres com­ple­tos y de nue­vo pre­gun­tan a quién bus­ca­mos. Mien­tras tan­to, otro guar­dia ins­pec­cio­na el ca­rro, re­vi­sa con el mis­mo ins­tru­men­to que uti­li­zan en los cen­tros co­mer­cia­les pa­ra ver la par­te de de­ba­jo de los ca­rros. Abre el baúl, ins­pec­cio­na y cie­rra fuer­te. Cuan­do ter­mi­nan nos ha­cen fir­mar

unos acuer­dos de con­fi­den­cia­li­dad y pa­ra no per­der la tra­di­ción bu­ro­crá­ti­ca colombiana nos pi­den de­jar un do­cu­men­to y “que no sea la cé­du­la, por fa­vor”.

Em­pe­za­mos a su­bir por la ca­rre­te­ra. A la­do y la­do apa­re­cen tra­ba­ja­do­res uni­for­ma­dos, al­gu­nos con cas­cos y pro­tec­ción in­dus­trial. Otros em­pu­jan con­te­ne­do­res pe­que­ños, a los que so­lo les fal­ta un avi­so que di­ga top­se­cret. Una mu­jer es­pe­ra ba­jo las po­cas go­tas de llu­via que caen en lo que pa­re­ce el lu­gar de las ofi­ci­nas: “¿Us­ted es don Die­go?”. Le di­go que sí y me pi­de que la si­ga, que don Fe­de­ri­co me es­tá es­pe­ran­do.

Cock-Co­rrea lle­va más de trein­ta años en el mun­do de la flo­ri­cul­tu­ra. Des­pués de una cri­sis eco­nó­mi­ca que lo con­du­jo a la quie­bra em­pe­zó a bus­car otras al­ter­na­ti­vas de ne­go­cio: “Un día un ami­go ca­na­dien­se me lle­gó con el cuen­to de que te­nía el cul­ti­vo que yo es­ta­ba bus­can­do. Que ahí ha­bía una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio muy gran­de. Cuan­do me di­jo que era ma­rihua­na, le co­men­té que si es­ta­ba lo­co, que yo no me iba a po­ner pues de nar­co­tra­fi­can­te. Has­ta que me echó el cuen­to bien y vi que sí, que es­to te­nía mu­cho fu­tu­ro”. Así na­ció Phar­ma­cie­lo, ha­ce cua­tro años. De cultivar cri­san­te­mos y or­quí­deas, Fe­de­ri­co pa­só a la ma­rihua­na; una flor tan no­ble, se­gún él, co­mo cual­quier otra, so­lo que car­ga con una to­ne­la­da de es­tig­mas.

Se ve con­ten­to. Me ex­pli­ca que es­tu­vo to­da la se­ma­na en Ca­na­dá, pe­ro que se lle­vó tre­men­da sor­pre­sa al re­gre­sar: “Me avi­sa­ron que las plan­tas que sem­bra­mos a prin­ci­pios de ene­ro ya ha­bían flo­re­ci­do. Ape­nas me ba­jé del avión vi­ne di­rec­to a ver­las. Van a ver, eso es­tán una be­lle­za”.

Cru­za­mos las puer­tas que pro­te­gen los in­ver­na­de­ros. Lo pri­me­ro que veo es que to­dos es­tán co­nec­ta­dos por una es­pe­cie de riel que sir­ve pa­ra trans­por­tar las plan­tas. El co­lor ama­ri­llo y ne­gro de es­tas le da un to­que de es­ta­ción de tren.

“Es­tas son las pri­me­ras plan­tas que sem­bra­mos. Son nues­tro la­bo­ra­to­rio de prue­ba”, di­ce Fe­de­ri­co. An­tes que ver­las, las hue­lo. Así el espacio sea am­plio y no ocu­pen más de un 30 %, el olor es fuer­te. Las 35 ce­pas di­fe­ren­tes que es­tán pro­ban­do crean un pai­sa­je caó­ti­co. Nin­gu­na de las plan­tas se pa­re­ce a la otra; por eso, so­bre ca­da lo­te hay una eti­que­ta que pa­re­ce la his­to­ria clí­ni­ca de ellas. Al­gu­nas mi­den más de 1,70 me­tros, otras no pa­san de los 40 cen­tí­me­tros, eso sí, nos avi­san que no las po­de­mos to­car.

Juan Car­do­na, je­fe de pro­duc­ción de Phar­ma­cie­lo, les es­tá pa­san­do re­vis­ta. En una ta­bla apun­ta ca­da ano­ma­lía o des­per­fec­to que ten­ga la plan­ta y mi­de su cre­ci­mien­to: “Es­to es co­mo un rei­na­do de be­lle­za, te­ne­mos a las 35 par­ti­ci­pan­tes, en unas se­ma­nas eli­mi­na­re­mos a unas diez y así has­ta que que­de­mos con la rei­na y las pri­me­ras prin­ce­sas”, di­ce Juan y lue­go suel­ta una car­ca­ja­da.

En otro in­ver­na­de­ro, pa­ra el cual hay que cru­zar va­rios pun­tos de de­sin­fec­ción, se en­cuen­tran las plan­tas ma­dre. Unas cin­co per­so­nas es­tán en­car­ga­das de cui­dar­las. Co­mo si fue­ran bon­sáis se aga­chan pa­ra cor­tar­las con un cui­da­do qui­rúr­gi­co, de le­jos pa­re­ce que fue­ra una co­reo­gra­fía: ba­jan, cor­tan, se­pa­ran, em­pa­can eti­que­tan y vuel­ven a su­bir. El uso de guan­tes es obli­ga­to­rio y cuan­do crez­ca el cul­ti­vo, en al­gu­nas zo­nas ten­drán que ves­tir tra­jes co­mo los que uti­li­zan en las plan­tas nu­clea­res pa­ra evi­tar el con­ta­gio de cual­quier bac­te­ria o vi­rus del ex­te­rior. Ca­da ta­llo que se sa­ca de es­tas plan­tas es ca­ta­lo­ga­do y guar­da­do en con­te­ne­do­res pa­ra su fu­tu­ra re­pro­duc­ción.

Una de las en­car­ga­das de es­te pro­ce­so se ríe cuan­do le pre­gun­to si en la ca­sa no la mo­les­tan por tra­ba­jar en un cul­ti­vo de ma­rihua­na: “La ver­dad, no. Cuan­do le con­té a mi ma­má que iba a tra­ba­jar aquí le pa­re­ció ché­ve­re que se es­tu­vie­ra ha­cien­do otra co­sa con es­ta plan­ta”. To­das las per­so­nas que tra­ba­jan allí tie­nen ex­pe­rien­cia en el mun­do de la flo­ri­cul­tu­ra. Por

Fe­de­ri­co Cock-Co­rrea, CEO de Phar­ma­cie­lo.

N I N G UN A D E L A S P L A N TA S S E PA R E C E A L A OT R A , P O R E S O

S O B R E C A D A L OT E H AY UN A E T I Q U E TA Q U E PA R E C E L A H I ST O R I A C L í N I C A D E E LL A S . A L G UN A S M I D E N M á S D E 1 . 7 0 M E T R O S ,

OT R A S N O PA S A N D E L O S 4 0 C E N T í M E T R O S . N O S AV I S A N Q U E N O LAS PO­DE­MOS TO­CAR.

es­ta ra­zón la ca­pa­ci­ta­ción es más sen­ci­lla. “En Ca­na­dá los cul­ti­vos pa­re­cen unas sa­las de cien­cia fic­ción, por el cli­ma les to­ca mon­tar unas es­truc­tu­ras muy ar­ti­fi­cia­les pa­ra cultivar el cannabis. Aquí te­ne­mos la ven­ta­ja del cli­ma, pe­ro eso no bas­ta. Es im­por­tan­te tec­ni­fi­car lo más po­si­ble to­do el pro­ce­so que in­vo­lu­cra a la agricultura”, di­ce Fe­de­ri­co. Los sis­te­mas de rie­go, los cuar­tos fríos es­tán mo­ni­to­rea­dos las 24 ho­ras por un soft­wa­re que avi­sa al me­nor cam­bio en la can­ti­dad de agua o tem­pe­ra­tu­ra. To­do de­be es­tar di­gi­ta­li­za­do, pues las plan­tas son el com­po­nen­te prin­ci­pal de un me­di­ca­men­to. Es­te pro­ce­so es igual al que uti­li­zan las gran­des far­ma­céu­ti­cas con el opio. “Es­ta cons­ti­tu­ye la opor­tu­ni­dad de ha­cer un gran cam­bio en la agricultura colombiana. Siem­pre he­mos ex­por­ta­do la ma­te­ria pri­ma pa­ra to­das las in­dus­trias, nos pa­só con el ca­fé o las flo­res. Aquí lo ven­día­mos ba­ra­to y nos lo de­vol­vían en bie­nes cos­to­sos. Con la ma­rihua­na po­de­mos crear una agroin­dus­tria muy po­ten­te a ni­vel mun­dial”, afir­ma Ál­va­ro To­rreo, CEO de Khi­ron.

To­do so­bre es­ta nue­va in­dus­tria siem­pre sue­na bien en los cua­dros de Ex­cel, en las pre­sen­ta­cio­nes de Po­wer­point o en las rue­das de ne­go­cios. Mu­chas de las empresas que tie­nen las li­cen­cias no cuen­tan ni con los te­rre­nos ni con la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra em­pe­zar con el ne­go­cio. Hay ven­de­do­res de hu­mo que jue­gan a la es­pe­cu­la­ción, co­mo en to­dos los ne­go­cios y más cuan­do las ci­fras res­pal­dan es­ta es­pe­cie de “boom ma­rim­be­ro”, pe­ro le­gal. La pro­duc­ción ile­gal de “me­di­ca­men­tos” a ba­se de cannabis si­gue sien­do al­ta, no por na­da con­se­guir una cre­ma o un acei­te es re­la­ti­va­men­te fá­cil. El pro­ble­ma ra­di­ca en que los es­tán­da­res de ca­li­dad no son los más al­tos y al igual que los me­di­ca­men­tos, el cannabis medicinal tie­ne que ser re­ce­ta­do por un mé­di­co, por­que no to­da la ma­rihua­na sir­ve pa­ra lo mis­mo.

Ca­mi­lo Os­pi­na, mé­di­co y je­fe de In­no­va­ción e In­ves­ti­ga­ción de Phar­ma­cie­lo, lle­va más de diez años in­ves­ti­gan­do el uso fi­so­te­ra­péu­ti­co del cannabis: “Yo em­pe­cé en es­to por un ca­so muy per­so­nal. Los mé­di­cos le ha­bían da­do seis me­ses de vi­da a mi ma­má por un cán­cer que te­nía, pe­ro des­de que co­men­za­mos el tra­ta­mien­to con cannabis su sa­lud cam­bió por com­ple­to y du­ró más de dos años. A ella es­te tra­ta­mien­to le sir­vió tan­to que me di­jo, a modo de úl­ti­ma vo­lun­tad, que te­nía que ha­cer lle­gar es­ta al­ter­na­ti­va mé­di­ca a la ma­yor can­ti­dad de gen­te po­si­ble”. Aun­que em­pe­zó de una for­ma muy em­pí­ri­ca, hoy gra­cias a to­dos los es­tu­dios que se han rea­li­za­do pue­de brin­dar un tra­ta­mien­to mu­cho más efi­caz: “Es que an­tes no sa­bía­mos na­da del cannabis, so­lo que ser­vía pa­ra que la gen­te se tra­ba­ra y ya. Eso cam­bió y aho­ra or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la OMS (Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud) ava­lan que es­tos tra­ta­mien­tos no son un pe­li­gro pa­ra la sa­lud y que de he­cho ayu­dan en cier­to ti­po de en­fer­me­da­des”. Y la OMS fue más allá, en un in­for­me re­co­men­dó que el cannabis no de­be ser con­si­de­ra­do una dro­ga, so­bre to­do el can­na­bi­diol (CBD que es uno de sus com­po­nen­tes). “La ma­rihua­na tie­ne tres com­po­nen­tes: el THC, que es lo que tra­ba y po­dría­mos de­cir que si lo com­pa­ra­mos con un ca­rro es el motor; el CBD, que es el que tie­ne las pro­pie­da­des mé­di­cas, que se­ría la ca­rro­ce­ría y los ter­pe­noi­des, que son el ti­món por­que de­ter­mi­nan el efec­to te­ra­péu­ti­co que pue­da te­ner ca­da plan­ta de cannabis”, ex­pli­ca Os­pi­na.

Los es­tu­dios mé­di­cos y el in­te­rés de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca so­bre es­te asun­to cre­cen ca­da día más, en par­te por­que hay ma­yo­res re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar los es­tu­dios. To­das las se­ma­nas se pu­bli­ca un ar­tícu­lo cien­tí­fi­co, lo que ha am­plia­do el co­no­ci­mien­to y la re­cep­ti­vi­dad de los mé­di­cos fren­te a es­te te­ma: “Es que no es lo mis­mo que lle­gues con un cuen­to tu­yo, a que es­to ya ten­ga un so­por­te muy ri­gu­ro­so. Eso es cla­ve pa­ra que los mé­di­cos no mi­ren con re­ce­lo al cannabis medicinal”, di­ce Os­pi­na.

Da­nial Schec­ter, mé­di­co fa­mi­liar y co­fun­da­dor de la Clí­ni­ca Mé­di­ca Can­na­bi­noi­de, ubi­ca­da en Ca­na­dá, cuen­ta con mu­chos años de ex­pe­rien­cia en el uso te­ra­péu­ti­co de los can­na­bi­noi­des. Sus clí­ni­cas han cre­ci­do a un rit­mo muy al­to, de una clí­ni­ca, en 2014, pa­só a te­ner 22, en 2017: “He­mos re­ci­bi­do más de 45.000 pa­cien­tes en el trans­cur­so de los años. No­so­tros re­ci­bi­mos los ca­sos más di­fí­ci­les, cuan­do to­dos los otros tra­ta­mien­tos han fa­lla­do. Afor­tu­na­da­men­te con­ta­mos con una al­ta ta­sa de éxi­to, y nues­tros pa­cien­tes y sus mé­di­cos de ca­be­ce­ra ven los re­sul­ta­dos”, afir­ma Schec­ter.

El uso del cannabis medicinal es­tá per­mi­ti­do en to­das las pro­vin­cias de Ca­na­dá, por lo cual allí es don­de más se ha po­di­do apli­car es­te ti­po de te­ra­pias, in­clu­so en pa­cien­tes pe­diá­tri­cos: “Un gru­po que me ha pro­por­cio­na­do una gran ale­gría y sor­pre­sa es el de los pa­cien­tes pe­diá­tri­cos con epi­lep­sia re­sis­ten­te al tra­ta­mien­to (epi­lep­sia re­frac­ta­ria). Es­tos son los pa­cien­tes que pue­den te­ner de 1 a 13 años de edad y tie­nen con­vul­sio­nes se­ve­ras, a me­nu­do 20-50 ve­ces al día. Han pro­ba­do ca­si to­das las dro­gas an­ti­epi­lép­ti­cas co­no­ci­das y no han res­pon­di­do, al­gu­nos de ellos, in­clu­so, han te­ni­do ci­ru­gías. Cuan­do les pro­por­cio­na­mos cannabis medicinal, es­pe­cí­fi­ca­men­te acei­te de CBD, mu­chos de ellos res­pon­den de ma­ne­ra in­me­dia­ta y son ca­pa­ces de em­pe­zar a te­ner un desa­rro­llo nor­mal.

“Por eso, uno de los ca­sos que más me ha im­pac­ta­do en mi ca­rre­ra fue el de un ni­ño de dos años de edad que era in­ca­paz de ha­blar, ca­mi­nar o ali­men­tar­se a sí mis­mo. Él te­nía de 10-20 con­vul­sio­nes dia­rias y to­ma­ba tres me­di­ca­men­tos di­fe­ren­tes. Des­pués de tra­tar­lo por un año, co­men­zó a ca­mi­nar por su cuen­ta, a ha­blar, a in­ter­ac­tuar y a ali­men­tar­se por sí mis­mo. Es más, él so­lo era tra­ta­do con acei­te de CBD y otro me­di­ca­men­to an­ti­epi­lép­ti­co. Es­te fue un mo­men­to in­creí­ble, cuan­do los pa­dres de es­te jo­ven sin­tie­ron que iban a ser ca­pa­ces de pro­por­cio­nar­le una me­jor ca­li­dad de vi­da a su hi­jo”, di­ce Schec­ter. En Co­lom­bia, la Fun­da­ción Cul­ti­van­do Es­pe­ran­zas pro­mue­ve el uso del cannabis medicinal y el au­to­cul­ti­vo co­mo for­ma pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de ni­ños con en­fer­me­da­des co­mo epi­lep­sia o en­fer­me­da­des que no han po­di­do ser diag­nos­ti­ca­das. Ca­mi­lo Os­pi­na tam­bién es­tá desa­rro­llan­do un pro­gra­ma pa­ra tra­tar a me­no­res de edad, pe­ro pa­ra que es­to sea más efi­cien­te, ase­gu­ra, se ne­ce­si­ta ma­yor in­ves­ti­ga­ción y una es­tan­da­ri­za­ción en los me­di­ca­men­tos.

La úl­ti­ma eta­pa de la vi­si­ta son los la­bo­ra­to­rios. Aquí ana­li­zan los com­po­nen­tes de las plan­tas que se han cul­ti­va­do pa­ra es­ta­ble­cer el pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Jai­me Es­co­bar, vi­ce­pre­si­den­te in­dus­trial de Phar­ma­cie­lo, es el en­car­ga­do de es­ta par­te: “La ver­dad es que to­do fun­cio­na con sim­ple ló­gi­ca. Pre­sio­nes, tem­pe­ra­tu­ras, cam­bios de es­ta­do. Aquí ga­ran­ti­za­mos unos es­tán­da­res in­dus­tria­les”, di­ce Es­co­bar. De he­cho, al­gu­nas de las má­qui­nas co­pian los mo­de­los de re­fi­na­ción del pe­tró­leo, pe­ro a me­nor es­ca­la. “Aquí la plan­ta se con­ver­ti­rá en acei­tes, cre­mas, es­práis y pas­ti­llas. Quí­mi­ca en es­ta­do pu­ro. Aho­ra so­lo ne­ce­si­ta­mos los re­gis­tros y los per­mi­sos que nos tie­nen que dar tan­to el ICA co­mo el In­co­der pa­ra em­pe­zar la ven­ta y la ex­por­ta­ción”, di­ce Es­co­bar. Si es­ta in­dus­tria lo­gra des­pe­gar re­pre­sen­ta­ría el pri­mer gran cam­bio in­dus­trial en el cam­po co­lom­biano y nos si­tua­ría co­mo una po­ten­cia no so­lo agrí­co­la, sino tam­bién far­ma­céu­ti­ca. Al pun­to que pue­de te­ner un im­pac­to ma­yor que el del ca­fé.

Jai­me se­ña­la la ta­bla pe­rió­di­ca que se en­cuen­tra col­ga­da en la pa­red y re­pi­te que ahí es­tá la guía pa­ra to­do. Des­pués nos mues­tra unos hor­nos que pa­re­cen mi­cro­on­das y di­ce: “Ahí don­de los ven es­tos apa­ra­tos cues­tan mu­chí­si­mo, pe­ro son vi­ta­les pa­ra to­do el pro­ce­so. Es­te –se­ña­la el más pe­que­ño, que tie­ne pin­ta de sand­wi­che­ra– es el que man­tie­ne la hu­me­dad ne­ce­sa­ria pa­ra que no se da­ñe la ma­ta”. El tour se aca­bó. Nos des­pe­di­mos, pe­ro an­tes le pre­gun­to a Fe­de­ri­co por el úl­ti­mo in­ver­na­de­ro, al que no fuimos. Me di­ce que allí ni él de­be en­trar, es don­de guar­dan sus se­cre­tos y don­de la ge­né­ti­ca de se­mi­llas ocu­rre.

Sal­go por la por­te­ría, me de­vuel­ven mi do­cu­men­to, re­vi­san nue­va­men­te el ca­rro y sien­to que una de las cá­ma­ras del cir­cui­to ce­rra­do me per­si­gue has­ta que me ale­je lo su­fi­cien­te. Es­ta vez veo las ha­cien­das an­tio­que­ñas que ro­dean al com­ple­jo. Me pre­gun­to si al­guno de los ve­ci­nos se ima­gi­nó que un día ese se­ría el pai­sa­je que los ro­dea­ría. Ca­mino al ae­ro­puer­to es­tán de nue­vo los re­te­nes de po­li­cía, el tran­cón y los cen­tros co­mer­cia­les. Me subo al avión con una pre­gun­ta, ¿por qué no me me­tí an­tes en es­te ne­go­cio?

E N OT R O I N V E R N A D E R O , PA R A E L C U A L H AY Q U E C R U Z A R VA R I O S P UNTO S D E D E S I N F E C C I ó N , E STá N L A S P L A NTA S M A D R E . UN A S C I N C O P ER S O N A S E STá N E N C A R G A D A S D E

CUI­DAR­LAS.

E STA S S O N A L G UN A S D E L A S I N V E N C I O NE S Y J U G UE T E S M á S I NT ER E S A NT E S D E L C O N S U M E R E L E C T R O N I C S S H O W, Q U E S E C E L E B R ó E N L A S V E G A S . EUV SENSE Es te par­che fo­to­sen­si­ble es un sen­sor...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.