LA CIEN­CIA

DE LOS COLORES

Don Juan - - News -

Es­to no es una cla­se de bio­lo­gía y fí­si­ca, así que no hay ne­ce­si­dad de ha­blar so­bre có­mo la luz se re­fle­ja en los ob­je­tos y es in­ter­pre­ta­da por los co­nos y los bas­to­nes en el in­te­rior del ojo. Esa es la ver­da­de­ra cien­cia de có­mo se per­ci­be el co­lor, pe­ro tam­bién re­sul­ta muy fá­cil de goo­glear. De lo que tra­ta la cien­cia del co­lor no es de en­ten­der por qué se veían los colores, sino de có­mo re­pli­car­los. Al­go bas­tan­te más prác­ti­co.

Ca­da co­lor tie­ne una his­to­ria fas­ci­nan­te. Es­tá la lu­cha en­tre el ín­di­go na­tu­ral y el sin­té­ti­co, el pri­me­ro con­tro­la­do por los bri­tá­ni­cos y el se­gun­do in­ven­ta­do por los ale­ma­nes pa­ra con­tra­rres­tar ese mo­no­po­lio. Los sol­da­dos fran­ce­ses tu­vie­ron que usar pan­ta­lo­nes ro­jos en el cam­po de ba­ta­lla a fal­ta del su­mi­nis­tro de ese co­lo­ran­te azul, lo que los ha­cía blan­cos bas­tan­te co­lo­ri­dos. Por otro la­do, el car­mín era un co­lor que so­lo la reale­za y los clé­ri­gos po­dían cos­tear­se, ya que se ha­cía –y to­da­vía se ha­ce– usan­do co­mo ba­se cien­tos o mi­les de co­chi­ni­llas pul­ve­ri­za­das, in­sec­tos que se ali­men­tan de san­gre. Y el ver­de de Schee­le, con su ba­se de ar­sé­ni­co, se con­vir­tió en uno de los colores más le­ta­les en la Tie­rra: hu­bo ni­ños que mu­rie­ron en cuar­tos ver­des y se es­pe­cu­la que la muer­te de Na­po­león po­día es­tar li­ga­da a las pa­re­des ver­des de su vi­vien­da en la is­la de San­ta Helena.

La lis­ta de las fuen­tes de los colores en el trans­cur­so de la his­to­ria es lar­ga y bas­tan­te ecléc­ti­ca. Apa­re­cen in­gre­dien­tes co­mo mer­cu­rio, co­bre, flo­res, tin­ta de pul­po, in­sec­tos, vino y has­ta ori­nes de va­cas ali­men­ta­das so­lo con ho­jas de man­go. Pa­ra el si­glo XX la va­rie­dad de

RO­DRI­GO RO­DRí­GUEZ

POR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.