ESPEJITO, ESPEJITO

Don Juan - - News -

“Es co­mo ver porno de ti mis­mo, pe­ro sin el ries­go de que lo suban a in­ter­net”. Es­ta cons­ti­tu­ye qui­zá la me­jor ra­zón que ha da­do al­guien pa­ra ex­pli­car por qué te­ner se­xo en un cuar­to con un es­pe­jo es lo me­jor. Ade­más, los usa el per­so­na­je de Chris­tian Ba­le en Ame­ri­ca­nPsy­cho pa­ra va­na­glo­riar­se de su pro­pio cuer­po mien­tras es­tá en la ca­ma con dos pros­ti­tu­tas, los uti­li­za­ban los ro­ma­nos en sus or­gías y, has­ta el día de hoy, pa­re­cen ser par­te del mo­bi­lia­rio de ca­si to­dos los mo­te­les.

Pe­ro tam­bién hay ejem­plos más co­ti­dia­nos: un hom­bre con­tó que le en­can­ta te­ner se­xo en el me­són del ba­ño pa­ra ver có­mo se mue­ven los se­nos de su es­po­sa y la ca­ra de ella cuan­do lle­ga al or­gas­mo. Y una mu­jer di­ce que le fas­ci­na cam­biar la po­si­ción de su es­pe­jo en el cuar­to pa­ra ver­se tirando con su ma­ri­do des­de di­fe­ren­tes án­gu­los: “Me en­can­ta cuan­do es­toy en cua­tro so­bre la ca­ma, mi­ran­do al es­pe­jo, y mi es­po­so es­tá de­trás mío. ¡Es muy ex­ci­tan­te!”.

Hay una pa­la­bra que des­cri­be es­ta “fas­ci­na­ción” cuan­do ya ra­ya en el fe­ti­che: ka­top­tro­no­fi­lia, un kink que es una mez­cla en­tre el gus­to vo­ye­ris­ta por mi­rar con la do­sis per­fec­ta de nar­ci­sis­mo. Ca­da quien tie­ne su pro­pia ma­ne­ra de ex­pli­car­lo: “Ten­go la opor­tu­ni­dad de es­tar con ella, pe­ro tam­bién de ver­la. Pue­do es­piar­me a mí mis­mo to­mán­do­la. Es se­xo en pri­me­ra per­so­na y en ter­ce­ra per­so­na al mis­mo tiem­po”, di­jo un su­je­to. Otra chi­ca se­ña­ló: “Me en­can­ta ver a la per­so­na con la que es­toy ha­cer lo su­yo. Si él es se­xi y bueno en la ca­ma, se va a ver muy bien mien­tras me co­ge. Si te ex­ci­ta ver ac­tos se­xua­les, un es­pe­jo ha­ce to­do mu­cho más eró­ti­co”.

Pa­re­ce que son el ju­gue­te se­xual per­fec­to, así que dese la opor­tu­ni­dad de echar un vis­ta­zo ha­cia el es­pe­jo de su cuar­to la pró­xi­ma vez. Y si des­cu­bre que no son lo su­yo o pre­fie­re evi­tar la vis­ta de vez en cuan­do –qui­zá no se ha cor­ta­do el pe­lo, o no quie­re ver có­mo se ha des­cui­da­do la pan­za–, un hom­bre ofre­ce una so­lu­ción sen­ci­lla: “A ve­ces sim­ple­men­te no te quie­res ver, en­ton­ces so­lo apa­gas la luz”.

¿ S E H A PR E G UN TA D O P O R Q U é L O S M OT E L E S E STá N L L E N O S D E E S P E J O S ? Fá C I L : E S UN J U G UE T E S E X UA L I N FA L I B L E .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.