Una se­quía es­tu­vo

ES­TU­VO A PUN­TO DE QUE­DAR SIN AGUA

Don Juan - - Summario - POR: SR . MAPACHE (@IS­HOS­HO­LO­ZA)

a pun­to de de­jar sin agua una ciu­dad de 4 mi­llo­nes y me­dio de ha­bi­tan­tes. Des­de fi­na­les del año pa­sa­do, a los ha­bi­tan­tes de Ciu­dad del Ca­bo, en Su­rá­fri­ca, les di­je­ron la fe­cha exac­ta en que el agua de­ja­ría de sa­lir de los gri­fos. Lo­gra­ron sa­lir de la cri­sis re­ci­clan­do has­ta el agua de los ai­res acon­di­cio­na­dos.

CUL­TI­VAR UN KI­LO DE TO­MA­TES RE­QUIE­RE 25 LI­TROS DE AGUA. LA­VAR LOS VE­GE­TA­LES PA­RA PRE­PA­RAR UNA CO­MI­DA, DOS. UNA DU­CHA BRE­VE GAS­TA 45 LI­TROS Y SOL­TAR EL INODO­RO, CA­SI NUE­VE. NA­DIE CUES­TIO­NA LA IM­POR­TAN­CIA DEL AGUA EN LA VI­DA CO­TI­DIA­NA, PE­RO NA­DIE SE PRE­GUN­TA TAM­PO­CO Có­MO SE­RíA VI­VIR SI DE RE­PEN­TE EL AGUA DE­JA­RA DE SA­LIR DEL GRI­FO. SIN EM­BAR­GO, ES EVI­DEN­TE QUE EL MUN­DO SE APRO­XI­MA PE­LI­GRO­SA­MEN­TE A UNA CRI­SIS DE ES­CA­SEZ DE AGUA, TAN­TO QUE A PRIN­CI­PIOS DE 2018 LOS HA­BI­TAN­TES DE CIU­DAD DEL CA­BO –UNA DE LAS ME­TRó­PO­LIS MáS IM­POR­TAN­TES DE áFRI­CA– SE EN­TE­RA­RON DE QUE EXIS­TíA UNA PO­SI­BI­LI­DAD REAL DE QUE ES­TO SU­CE­DIE­RA Y SE EN­FREN­TA­RON A UN Ré­GI­MEN DE AHO­RRO QUE PER­MI­TíA CON­SU­MIR SO­LO 50 LI­TROS POR PER­SO­NA AL DíA, UN CUAR­TO DE LO QUE CON­SU­ME UN COLOMBIANO PRO­ME­DIO.

AAl fi­na­li­zar un vue­lo en­tre Johannesburgo y Ciu­dad del Ca­bo, el ca­pi­tán del avión di­jo por el al­ta­voz, pri­me­ro en in­glés y lue­go en afri­káans: “Bien­ve­ni­dos a Ciu­dad del Ca­bo, re­cuer­den que la es­ca­sez de agua en la ciu­dad es crí­ti­ca. Agra­de­ce­mos ca­da go­ta que pue­dan aho­rrar pa­ra que, en­tre to­dos, lo­gre­mos su­pe­rar la emer­gen­cia”. Lue­go le pu­so al­go de humor al asun­to di­cien­do: “Dis­fru­ten de la tra­di­cio­nal ama­bi­li­dad sud­afri­ca­na, so­lo que aho­ra es­tá un po­co me­nos hú­me­da que an­tes”.

En fe­bre­ro de 2018 era im­po­si­ble no ser cons­cien­te de la gra­ve­dad de la si­tua­ción. La bien­ve­ni­da del ca­pi­tán se com­ple­men­tó con le­tre­ros de “Ayú­da­nos a aho­rrar agua” en las pa­re­des de los puen­tes de des­em­bar­que y lue­go se­ña­les que de­cían “¡No des­per­di­cie una so­la go­ta! Ciu­dad del Ca­bo es­tá en se­quía” en ca­da ca­rru­sel de la zo­na de re­co­gi­da de equi­pa­jes. Al sa­lir a las zo­nas co­mu­nes del ae­ro­puer­to, más prue­bas de la se­rie­dad de la cri­sis: bo­te­llas de agua de un li­tro col­ga­ban del te­cho al la­do de avi­sos con las frases “La vi­da de nues­tra ciu­dad es­tá en jue­go” o “¡Aho­rre co­mo un lo­cal! Ciu­dad del Ca­bo es­tá ex­pe­ri­men­tan­do su peor se­quía en la his­to­ria. Por fa­vor use tan po­ca agua co­mo le sea po­si­ble”.

Aún re­cuer­do la ex­pre­sión de pá­ni­co en la ca­ra de unos tu­ris­tas ale­ma­nes que ve­nían en mi vue­lo.

Pa­ra en­ten­der la si­tua­ción hay que ir va­rios me­ses atrás, a los pri­me­ros días de ju­nio de 2017. El in­vierno ha­bía em­pe­za­do con el fren­te frío más gran­de que ha­ya lle­ga­do a Ciu­dad del Ca­bo en tres dé­ca­das. Des­de días atrás, las au­to­ri­da­des da­ban ins­truc­cio­nes a la po­bla­ción pa­ra evi­tar la pér­di­da de vi­das y re­du­cir los da­ños ma­te­ria­les al mí­ni­mo. Los pro­nós­ti­cos ha­bla­ban de rá­fa­gas de vien­to de has­ta 120 ki­ló­me­tros por ho­ra, olas de do­ce me­tros de al­tu­ra, llu­vias to­rren­cia­les que du­ra­rían tres días se­gui­dos e inun­da­cio­nes que no so­lo afec­ta­rían las zo­nas cos­te­ras, sino tam­bién las pla­ni­cies del Ca­bo, el área que concentra la ma­yor can­ti­dad de asen­ta­mien­tos in­for­ma­les de la ciu­dad. La or­den era cla­ra: abas­te­cer­se de agua y co­mi­da, res­guar­dar­se y es­pe­rar a que la tor­men­ta pa­sa­ra.

Pe­ro en me­dio del te­mor que pro­du­cía la lle­ga­da de “la ma­dre de to­das las tor­men­tas” –co­mo fue bau­ti­za­da por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción– ha­bía un cier­to ai­re de es­pe­ran­za en la ciu­dad. Un par de se­ma­nas atrás, el go­bierno ha­bía de­cla­ra­do ofi­cial­men­te el es­ta­do de ca­tás­tro­fe na­tu­ral por cuen­ta de la peor se­quía que ha­ya te­ni­do lu­gar en la re­gión en más de un si­glo.

Sudáfrica es un país se­co, muy se­co. En las tie­rras al­tas cer­ca­nas a Johannesburgo y Pre­to­ria –o Hi­veld co­mo se co­no­cen en el país– llue­ve prin­ci­pal­men­te du­ran­te los me­ses del ve­rano, en­tre di­ciem­bre y fe­bre­ro. En cam­bio en las zo­nas cos­te­ras del su­doc­ci­den­te, don­de se en­cuen­tra Ciu­dad del Ca­bo, las llu­vias so­lo lle­gan en­tre ma­yo y sep­tiem­bre. El agua de la re­gión de­pen­de de los dos o tres fren­tes fríos se­ma­na­les que suben des­de el Atlán­ti­co sur y que lle­nan los em­bal­ses du­ran­te el in­vierno pa­ra que el agua sea usa­da du­ran­te los me­ses se­cos del ve­rano. Sin em­bar­go, un sis­te­ma de al­ta pre­sión fren­te a las cos­tas de Na­mi­bia ha­bía he­cho que du­ran­te más de dos años las llu­vias no lle­ga­ran a Ciu­dad del Ca­bo. Así, dos in­vier­nos de llu­vias muy por de­ba­jo de lo nor­mal ha­bían de­ja­do ca­si va­cíos los em­bal­ses de las pro­vin­cias de Ca­bo Oc­ci­den­tal, Ca­bo Orien­tal y Ca­bo Nor­te. El pro­nós­ti­co era preo­cu­pan­te: si las llu­vias de ese in­vierno no eran su­fi­cien­tes, no ha­bría agua pa­ra su­pe­rar el ve­rano.

La tor­men­ta lle­gó y, con ella, nue­ve muer­tos, 800 ca­sas inun­da­das, 135 es­cue­las afec­ta­das, al­gu­nos in­cen­dios, mi­les de per­so­nas sin ho­gar y cien­tos de ár­bo­les de­rri­ba­dos por el vien­to que blo­quea­ron au­to­pis­tas y ca­lles por to­da la ciu­dad. Co­mo es usual, los ma­yo­res es­tra­gos ocu­rrie­ron en los Towns­hips, las zo­nas de ma­yo­ría de po­bla­ción ne­gra en las afue­ras de Ciu­dad del Ca­bo. Era un sa­bor agri­dul­ce: por un la­do, el fren­te frío ha­bía de­ja­do una gran des­truc­ción a su pa­so; por el otro, la ciu­dad es­ta­ba re­ci­bien­do el agua que tan­to ne­ce­si­ta­ba.

O al me­nos eso creía­mos los que vi­vía­mos allí.

Los cin­co cen­tí­me­tros de llu­via que tra­je­ron esos tres días de tor­men­ta úni­ca­men­te ge­ne­ra­ron un au­men­to del 1,5 % en el ni­vel de los em­bal­ses. Un avan­ce, sí, pe­ro in­sig­ni­fi­can­te fren­te a la mag­ni­tud de la se­quía.

So­lo que­da­ba es­pe­rar que la tor­men­ta fue­ra una an­te­sa­la de lo que es­ta­ba por ve­nir du­ran­te el in­vierno, pe­ro no fue así. El in­vierno de 2017, co­mo los dos an­te­rio­res, re­gis­tró llu­vias muy por de­ba­jo de los pro­me­dios his­tó­ri­cos y de­jó los em­bal­ses en una si­tua­ción extremadamente crí­ti­ca pa­ra en­fren­tar el ve­rano que se acer­ca­ba. El fe­nó­meno de El Ni­ño se ha­bía en­sa­ña­do con Ciu­dad del Ca­bo y en oc­tu­bre, cuan­do se aca­bó la tem­po­ra­da de llu­vias aún no ha­bían lle­ga­do, y tam­po­co lle­ga­rían. El pa­no­ra­ma era ate­rra­dor y, si se ha­cían cuen­tas, por pri­me­ra vez en la his­to­ria una ciu­dad co­rría el ries­go de que­dar­se sin agua por com­ple­to.

La emer­gen­cia ha­bía lle­ga­do y na­die se ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra ella. Los go­bier­nos lo­cal y pro­vin­cial em­pe­za­ban a im­pro­vi­sar las me­di­das de cho­que, al mis­mo tiem­po que el pre­si­den­te Zuma, en Pre­to­ria, se ha­cía el de la vis­ta gor­da an­te la cri­sis in­mi­nen­te. Mien­tras tan­to, ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad de Ciu­dad del Ca­bo apa­re­cían en pe­rió­di­cos y pro­gra­mas de te­le­vi­sión di­cien­do que lle­va­ban años aler­tan­do a la ciu­dad so­bre es­ta po­si­bi­li­dad y que los po­lí­ti­cos ha­bían ig­no­ra­do sus ad­ver­ten­cias re­pe­ti­da­men­te. Y, co­mo ocu­rre siem­pre en es­tas si­tua­cio­nes, ha­bía que bus­car cul­pa­bles: la al­cal­de­sa cul­pa­ba al cam­bio cli­má­ti­co, al au­men­to po­bla­cio­nal de la ciu­dad y al De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Agua y Sa­nea­mien­to por no ha­ber he­cho las obras ne­ce­sa­rias pa­ra mi­ti­gar la cri­sis; el Go­bierno na­cio­nal, por su par­te, de­cía que la res­pon­sa­bi­li­dad era de los go­bier­nos pro­vin­cial y lo­cal y que ellos no se ha­bían pre­pa­ra­do pa­ra la emer­gen­cia. Y en me­dio de las acu­sa­cio­nes, do­mi­na­da por un pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do, se en­con­tra­ba la po­bla­ción que, has­ta aho­ra, no te­nía muy cla­ro lo que es­ta­ba pa­san­do.

La cri­sis se vol­vió real con la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, cuan­do la Al­cal­día im­pu­so las pri­me­ras res­tric­cio­nes: que­da­ba prohi­bi­do la­var ca­rros, lle­nar pis­ci­nas y los jar­di­nes so­lo se po­dían re­gar los mar­tes des­pués de las nue­ve de la no­che. Ese fue el pri­mer apren­di­za­je: re­sul­ta que si las plan­tas se rie­gan unas cuan­tas ho­ras des­pués de que se po­ne el sol, la tie­rra ya se ha en­fria­do y la au­sen­cia de eva­po­ra­ción ha­ce que las plan­tas apro­ve­chen me­jor el agua. Eso sí, so­lo se po­dían re­gar los jar­di­nes si no ha­bía llo­vi­do en las 72 ho­ras an­te­rio­res.

Pe­ro más allá de las res­tric­cio­nes –que, de cier­ta for­ma, son abs­trac­tas–, la emer­gen­cia se veía y se sen­tía por to­da la ciu­dad. El ni­vel del agua en la pis­ci­na del gim­na­sio em­pe­zó a des­cen­der y la ad­mi­nis­tra­ción pu­so le­tre­ros en los que les so­li­ci­ta­ba a los na­da­do­res no ha­cer cla­va­dos pa­ra que el agua no se sa­lie­ra. Las pis­ci­nas pú­bli­cas, unos de los lu­ga­res pre­fe­ri­dos por los lo­ca­les cuan­do em­pie­za a lle­gar el ca­lor de la pri­ma­ve­ra, fue­ron lle­na­das con agua de mar y sus du­chas fue­ron ce­rra­das. Los ca­rros que re­co­rrían la ciu­dad a dia­rio ca­da vez es­ta­ban más su­cios. En es­te pun­to re­sul­ta­ba

im­po­si­ble no sen­tir que la cri­sis ya no era esa idea hi­po­té­ti­ca de la que nos ha­bían ha­bla­do por me­ses, sino que se tra­ta­ba de al­go pro­fun­da­men­te real.

Y co­mo el tiem­po pa­sa­ba y las llu­vias se­guían sin lle­gar, la Al­cal­día ini­ció una ca­rre­ra con­tra el tiem­po pa­ra im­por­tar plan­tas de desa­li­ni­za­ción y ex­traer el agua sub­te­rrá­nea que se­ría in­te­gra­da al sis­te­ma de acue­duc­to de la ciu­dad. Pe­ro es­tas obras to­ma­rían me­ses, tal vez años. La úni­ca op­ción via­ble a cor­to pla­zo era una cam­pa­ña agre­si­va pa­ra que la po­bla­ción dis­mi­nu­ye­ra drás­ti­ca e in­me­dia­ta­men­te su con­su­mo de agua.

No­viem­bre y di­ciem­bre fue­ron los me­ses más crí­ti­cos. En ese mo­men­to el go­bierno em­pe­zó a ha­blar del tan te­mi­do “Día Ce­ro”, ya no era úni­ca­men­te una si­tua­ción de es­ca­sez y la po­si­bi­li­dad de que el agua de­ja­ra de sa­lir por los gri­fos de la ciu­dad te­nía una fe­cha exac­ta: el 22 de abril de 2018. El es­ce­na­rio más te­mi­do por to­dos se es­ta­ba ma­te­ria­li­zan­do, tan­to es así que el go­bierno em­pe­zó a pre­pa­rar­se pa­ra ese fa­tí­di­co día.

Tal vez el mo­men­to más ate­rra­dor pa­ra to­dos fue cuan­do la Al­cal­día de­ci­dió que tan pron­to se lle­ga­ra al 13,5 % de ca­pa­ci­dad de los em­bal­ses se cor­ta­ría el su­mi­nis­tro de agua y los ha­bi­tan­tes ten­drían que ir a los cer­ca de dos­cien­tos pun­tos de abas­te­ci­mien­to de agua ins­ta­la­dos por to­da la ciu­dad a re­co­ger úni­ca­men­te 15 li­tros por per­so­na al día. Así, de re­pen­te, el agua ya no se­ría un de­re­cho y en la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Sudáfrica ten­dría­mos que ha­cer fi­las in­ter­mi­na­bles pa­ra con­se­guir una can­ti­dad mínima pa­ra so­bre­vi­vir. Re­cuer­do que ese día, en un ca­fé en el que es­ta­ba, una se­ño­ra de unos 65 años de­cía: “Yo no en­tien­do có­mo va a fun­cio­nar eso por­que la Al­cal­día no nos ha di­cho na­da. ¿Có­mo pre­ten­den que yo ha­ga una fi­la de ho­ras pa­ra con­se­guir agua? Es más, ¡mi ma­ri­do ni si­quie­ra pue­de ca­mi­nar! ¿Có­mo voy a con­se­guir agua pa­ra él?”.

La po­bla­ción es­ta­ba en­tran­do en un es­ta­do de pá­ni­co ge­ne­ra­li­za­do, co­mo si es­tu­vié­ra­mos ad­por­tas del mis­mí­si­mo apo­ca­lip­sis; tan­to es así que la Al­cal­día em­pe­zó a pre­pa­rar el even­tual des­plie­gue de la po­li­cía y el ejér­ci­to pa­ra ga­ran­ti­zar el or­den pú­bli­co en los lu­ga­res de re­co­lec­ción de agua de la ciu­dad.

“Yo pue­do vi­vir sin ener­gía, sin te­le­vi­sión, sin in­ter­net, ¿pe­ro có­mo pre­ten­den que una ciu­dad de ca­si cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes vi­va sin agua?”, le di­jo una se­ño­ra de unos 55 años a su hi­ja mien­tras ha­cía la fi­la pa­ra pa­gar en el su­per­mer­ca­do. En su ca­rri­to ha­bía al me­nos unas quin­ce bo­te­llas de agua de cin­co li­tros y otras tan­tas más pe­que­ñas. Lue­go con­ti­nuó di­cien­do que su ma­yor te­mor era que el agua em­bo­te­lla­da tam­bién se aca­ba­ra y que por eso es­ta­ba com­pran­do quin­ce bo­te­llas al día y las te­nía en el es­tu­dio de su ca­sa. Ter­mi­nó rién­do­se al afir­mar que su ma­ri­do ya la ha­bía re­ga­ña­do por­que no ha­bía po­di­do vol­ver a tra­ba­jar en su es­cri­to­rio, que es­ta­ba ab­so­lu­ta­men­te lleno de bo­te­llas.

A me­di­da que la se­quía se pro­fun­di­za­ba y las res­tric­cio­nes sur­tían efec­to, el as­pec­to mis­mo de la ciu­dad em­pe­zó a cam­biar. Mi jar­dín, an­tes lleno de pas­to, bu­gan­vi­llas, ro­sas y aves del pa­raí­so, aho­ra lu­cía bas­tan­te tris­te mien­tras ca­da una de mis plan­tas ago­ni­za­ba len­ta­men­te an­te la fal­ta de agua. Las flo­res no vol­vie­ron a apa­re­cer, las ho­jas em­pe­za­ron a caer­se y, al fi­nal, so­lo que­da­ron los ta­llos se­cos en lo que ha­cía al­gu­nas se­ma­nas es­ta­ba lleno de co­lor. Los pra­dos del ma­le­cón en la zo­na de Sea Point co­rrie­ron la mis­ma suer­te: an­tes eran de un ver­de in­ten­so que con­tras­ta­ba con el azul del Atlán­ti­co sur al fon­do, pe­ro aho­ra es­ta­ban se­cos y cual­quier vien­to le­van­ta­ba una gran pol­va­re­da que se me­tía en los ojos de los de­por­tis­tas que fre­cuen­tan el lu­gar. Len­ta­men­te, Ciu­dad del Ca­bo per­día co­lor y si no fue­ra por el ver­de om­ni­pre­sen­te –aun­que aho­ra mu­cho más os­cu­ro y con gran­des par­ches ca­fés– del par­que na­cio­nal de la Mon­ta­ña de la Me­sa, que rodea la ciu­dad, el pa­no­ra­ma hu­bie­ra si­do mu­cho más lú­gu­bre.

Y así co­mo el ver­de em­pe­za­ba a des­apa­re­cer, otro cam­bio fue más que evi­den­te: la cam­pa­ña de aho­rro de agua más agre­si­va que ja­más se ha­ya vis­to se ha­bía to­ma­do res­tau­ran-

tes, ca­fés, cen­tros co­mer­cia­les, es­ta­dios y has­ta ba­ños pú­bli­cos. En to­das par­tes ha­bían apa­re­ci­do se­ña­les y le­tre­ros que ins­ta­ban al aho­rro del agua: des­de el “Plea­se be wa­ter wi­se” en las puer­tas de los ba­ños has­ta las pan­car­tas alar­mis­tas en los pa­si­llos de los cen­tros co­mer­cia­les que de­cían “Ciu­dad del Ca­bo es­tá afron­tan­do la peor cri­sis de agua de su his­to­ria. De us­ted de­pen­de que po­da­mos evi­tar el Día Ce­ro. Ca­da go­ta cuen­ta”.

A prin­ci­pios de 2018 la tem­pe­ra­tu­ra en Ciu­dad del Ca­bo al­can­zó los 44 gra­dos cen­tí­gra­dos. Las res­tric­cio­nes de la Al­cal­día con­ti­nua­ron in­cre­men­tán­do­se por­que la eva­po­ra­ción del agua en los em­bal­ses com­pli­ca­ba aún más la cri­sis. Si es di­fí­cil so­bre­vi­vir a esa tem­pe­ra­tu­ra, ha­cer­lo en una ciu­dad sin agua es ca­si im­po­si­ble. El go­bierno ha­bía im­ple­men­ta­do un sis­te­ma de res­tric­cio­nes de agua ba­sa­do en nú­me­ros.

Al prin­ci­pio, las res­tric­cio­nes uno, dos y tres eran mí­ni­mas y per­mi­tían lle­var una vi­da me­dia­na­men­te nor­mal. Sin em­bar­go, en enero, con la agu­di­za­ción de la cri­sis du­ran­te el ve­rano, la res­tric­ción fue au­men­ta­da al ni­vel seis, lo que sig­ni­fi­ca­ba que los ciu­da­da­nos es­ta­ban au­to­ri­za­dos pa­ra uti­li­zar un má­xi­mo de 87 li­tros de agua al día por per­so­na. Sin em­bar­go, a par­tir del 1 de fe­bre­ro, la ciu­dad im­ple­men­tó el ni­vel 6B, el má­xi­mo al que se ha lle­ga­do has­ta aho­ra, que im­pli­ca­ba que el lí­mi­te dia­rio se re­du­cía a 50 li­tros por per­so­na.

Pa­ra po­ner la si­tua­ción en pers­pec­ti­va, una du­cha de tres mi­nu­tos usa apro­xi­ma­da­men­te 45 li­tros de agua y sol­tar el inodo­ro una vez gas­ta en­tre nue­ve y quin­ce li­tros. Es más, se­gún es­ta­dís­ti­cas del Go­bierno sud­afri­cano ca­da per­so­na se gas­ta en­tre 25 y 30 li­tros de agua al día so­lo ce­pi­llán­do­se los dien­tes y la­ván­do­se las ma­nos. Si a eso le su­ma­mos los uno o dos li­tros dia­rios que ca­da per­so­na se to­ma al día, más las tres o cua­tro ta­zas de ca­fé, más el agua pa­ra las mas­co­tas, co­ci­nar, la­var ro­pa y platos, el sud­afri­cano pro­me­dio usa en­tre 300 y 350 li­tros de agua al día. Aho­ra ha­bía que vi­vir con 50 li­tros. Úni­ca­men­te 50.

La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta fue un cam­bio ra­di­cal en la men­ta­li­dad de la po­bla­ción, que en­ten­dió que era ne­ce­sa­rio sa­cri­fi­car con­fort pa­ra po­der sa­lir de la cri­sis. El dia­rio vi­vir se al­te­ró y to­dos vi­vía­mos en fun­ción de aho­rrar agua. Las lar­gas du­chas re­la­jan­tes des­apa­re­cie­ron y so­lo con­sis­tían en en­trar, mo­jar­se, ce­rrar la lla­ve, en­ja­bo­nar­se y echar­se cham­pú, vol­ver a abrir la lla­ve, la­var­se y sa­lir. El agua no du­ra­ba abier­ta más de vein­te o trein­ta se­gun­dos. Ade­más, em­pe­za­mos a po­ner bal­des en las du­chas pa­ra capturar el agua que caía y po­der­la re­uti­li­zar des­pués. El ce­pi­llo de dien­tes ya no se en­jua­ga­ba con agua del gri­fo, sino en una ta­za con agua y el inodo­ro no se sol­ta­ba a no ser que fue­ra es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio –us­te­des sa­ben a lo que me re­fie­ro–. No sol­tar el inodo­ro se vol­vió la nor­ma en ca­sas, res­tau­ran­tes y cen­tros co­mer­cia­les, pe­ro ex­tra­ña­men­te nin­gún ba­ño es­ta­ba su­cio: te­ner que li­diar con inodo­ros sin sol­tar se tra­du­jo en un in­cre­men­to del aseo de los ba­ños de la ciu­dad, que es­ta­ban más re­lu­cien­tes que nun­ca.

Por esos días tu­vi­mos una reunión en la asam­blea de mi edi­fi­cio pa­ra pla­near me­di­das con­jun­tas des­ti­na­das a dis­mi­nuir el con­su­mo de agua. Compramos ca­ne­cas de ba­su­ra que pu­si­mos en los desagües pa­ra capturar la po­ca llu­via que caía, ins­ta­la­mos man­gue­ras que nos per­mi­tían al­ma­ce­nar el agua re­si­dual de la­va­do­ras y la­va­pla­tos pa­ra des­pués com­par­tir­la en­tre to­dos los re­si­den­tes y usar­la pa­ra sol­tar los inodo­ros. In­clu­so ha­bla­mos de un ho­ra­rio pa­ra ir al na­ci­mien­to de agua de New­lands –al otro la­do de la ciu­dad– y re­co­ger agua pa­ra to­do el edi­fi­cio. Fue im­pre­sio­nan­te ver có­mo una cri­sis de es­ta mag­ni­tud hi­zo que to­dos em­pe­zá­ra­mos a pen­sar y a ac­tuar en co­mu­ni­dad: no se tra­ta­ba de pen­sar có­mo iba a sa­lir yo de la cri­sis, aho­ra se tra­ta­ba de en­con­trar una so­lu­ción que fun­cio­na­ra pa­ra to­dos.

Mien­tras tan­to, la Al­cal­día si­guió im­ple­men­tan­do me­di­das. Pri­me­ro subió a su pá­gi­na web ar­chi­vos mp3 que se lla­ma­ban “two-mi­nu­te sho­wer songs”, es de­cir, can­cio­nes pa­ra

ba­ñar­se en dos mi­nu­tos. Lue­go las ba­jó a uno. Des­pués pu­bli­có una guía de có­mo vi­vir con cin­cuen­ta li­tros de agua al día, dis­tri­bui­dos de la si­guien­te for­ma:

Du­cha: diez li­tros (abrien­do y ce­rran­do la lla­ve e in­clu­yen­do el la­va­do de pe­lo). Sin el la­va­do de pe­lo, la du­cha se dis­mi­nu­ye a cin­co li­tros y se pro­po­ne la op­ción de ba­ñar­se con una es­pon­ja, lo que re­du­ce el con­su­mo a tres li­tros.

La­va­do de platos: nue­ve li­tros. Se de­be lle­nar el la­va­pla­tos una vez al día y con eso de­be ser su­fi­cien­te.

Agua pa­ra to­mar: tres li­tros (in­clu­ye agua, ca­fé y té).

Agua pa­ra co­ci­nar: un li­tro.

Aseo de la ca­sa: cin­co li­tros ca­da dos días. Se su­gie­re el uso de pro­duc­tos que no uti­li­cen agua o el uso de agua llu­via.

La­va­do de ro­pa: diez li­tros. Ins­ta a uti­li­zar la la­va­do­ra una so­la vez por se­ma­na, lo que equi­va­le a se­ten­ta li­tros; es de­cir, diez li­tros al día.

Inodo­ro: nue­ve li­tros. Ins­ta a sol­tar el inodo­ro una so­la vez por día y ha­cer­lo con agua re­ci­cla­da de la du­cha.

La­va­do de dien­tes y ma­nos: dos li­tros. Ins­ta, ade­más, a uti­li­zar gel de­sin­fec­tan­te pa­ra dis­mi­nuir el con­su­mo.

Mas­co­tas: un li­tro.

Pe­ro los cam­bios no fue­ron úni­ca­men­te en las ca­sas. Los res­tau­ran­tes em­pe­za­ron a po­ner le­tre­ros en los que les in­for­ma­ban a sus clien­tes que, de­bi­do a la se­quía, ya no ser­vi­rían agua de la lla­ve. Los gim­na­sios tam­bién se to­ma­ron las res­tric­cio­nes en se­rio: al que yo voy em­pe­zó a uti­li­zar agua de mar pa­ra la pis­ci­na, re­em­pla­zó los ori­na­les por unos que fun­cio­nan sin agua, ubi­có bal­des en las du­chas pa­ra que los clien­tes re­co­gie­ran el agua re­si­dual y, fi­nal­men­te, ins­ta­ló tem­po­ri­za­do­res en las du­chas que cor­ta­ban el flu­jo de agua des­pués de un mi­nu­to y me­dio. Los cen­tros co­mer­cia­les tam­bién cor­ta­ron el su­mi­nis­tro de agua en to­dos los la-

EL NI­VEL DE AHO­RRO LLE­GÓ AL PUN­TO DE QUE UN CA­FÉ EN EL CEN­TRO DE LA CIU­DAD I NS TA­LÓ UN RE­CI­PIEN­TE PA­RA CAPTURAR LAS GO­TAS QUE CAÍAN DEL AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO Y LUE­GO USAR­LA EN EL ASEO DEL PI­SO. CUAN­DO LES PRE­GUN­TÉ, ME DI­JE­RON QUE OB TE­NÍAN CER­CA DE DOS LI­TROS DE AGUA AL DÍA CON ESA TÉC­NI­CA.

va­ma­nos ex­cep­to en uno de ca­da ba­ño y, en su lu­gar, pro­ve­ye­ron gel de­sin­fec­tan­te. Se es­ti­ma que con eso aho­rra­ron cer­ca de cua­tro li­tros de agua por ca­da per­so­na que fue al ba­ño y de­ci­dió no la­var­se las ma­nos. El ni­vel de aho­rro lle­gó al pun­to de que un ca­fé en el cen­tro de la ciu­dad ins­ta­ló un re­ci­pien­te pa­ra capturar las go­tas que caían del ai­re acon­di­cio­na­do y lue­go usar­la en el aseo del pi­so. Cuan­do les pre­gun­té, me di­je­ron que ob­te­nían cer­ca de dos li­tros de agua al día con esa téc­ni­ca.

Los re­sul­ta­dos de la cam­pa­ña de aho­rro fue­ron im­pre­sio­nan­tes. Se­gún la Al­cal­día, la ciu­dad re­du­jo el con­su­mo de 1.200 mi­llo­nes de li­tros de agua al día en 2015 a 516 mi­llo­nes de li­tros dia­rios en 2018. Pa­ra po­ner es­tas cifras en pers­pec­ti­va, cuan­do la se­quía im­pac­tó la ciu­dad de Mel­bour­ne, en Aus­tra­lia, en 2003, a sus ha­bi­tan­tes les to­mó do­ce años lo­grar una dis­mi­nu­ción si­mi­lar en el con­su­mo. Por su par­te, el es­ta­do de Ca­li­for­nia, en Es­ta­dos Uni­dos, úni­ca­men­te lo­gró una dis­mi­nu­ción del 27 % en su con­su­mo de agua du­ran­te la se­quía de 2015.

Pe­ro ade­más de la dis­mi­nu­ción del con­su­mo por par­te de la po­bla­ción, otras me­di­das tam­bién ayu­da­ron a la re­duc­ción de la cri­sis. En pri­mer lu­gar, la Al­cal­día iden­ti­fi­có los pre­dios de la ciu­dad que es­ta­ban ex­ce­dien­do los lí­mi­tes es­ta­ble­ci­dos e ini­ció un pro­gra­ma de ins­ta­la­ción de dis­po­si­ti­vos de me­di­ción de agua que cor­ta­ban el ser­vi­cio cuan­do un ho­gar su­pe­ra­ba 350 li­tros al día. Ade­más, en ma­yo, las pri­me­ras plan­tas de desa­li­ni­za­ción em­pe­za­ron a fun­cio­nar y se su­ma­ron al agua sub­te­rrá­nea que co­men­zó a ser in­clui­da en el su­mi­nis­tro del acue­duc­to. Es­tas dos fuen­tes hoy pro­veen cer­ca del 5 % del agua de Ciu­dad del Ca­bo.

Pe­ro no to­das las ini­cia­ti­vas fue­ron del go­bierno. El 6 de fe­bre­ro, un gru­po de agri­cul­to­res de la zo­na de Gra­bouw –ubi­ca­da a unos 65 ki­ló­me­tros al sud­oes­te de Ciu­dad del Ca­bo– de­ci­dió do­nar­le a la ciu­dad 10.000 mi­llo­nes de li­tros del agua que es­ta­ban al­ma­ce­na­dos en sus re­pre­sas pri­va­das pa­ra con­tri­buir con los es­fuer­zos de superación de la cri­sis. Al es­tar en una zo­na de cap­tu­ra di­fe­ren­te a la de las gran­des re­pre­sas de la pro­vin­cia, los agri­cul­to­res con­ta­ban con mu­cha más agua de la que ne­ce­si­ta­ban pa­ra sus cul­ti­vos. Así, al abrir las com­puer­tas del em­bal­se de Ei­ken­hof, Ciu­dad del Ca­bo re­ci­bió el agua ne­ce­sa­ria pa­ra 20 días de con­su­mo.

“CIU­DAD DEL CA­BO CONS­TI­TU­YE LA PRUE­BA FEHACIENTE DE QUE ESE ES­CE­NA­RIO APO­CA­LÍP­TI­CO EN EL QUE EL

MUN­DO SE QUE­DA SIN A GUAYAN OSE CON­SI­DE­RA AL­GO

ABS­TRAC­TO QUE OCU­RRI­RÁ EN EL FU­TU­RO LE­JANO. ES UNA REALI­DAD. YES UNA REALI­DAD HOY ”.

Los más de seis me­ses de aho­rro de agua per­mi­tie­ron que el Día Ce­ro, que ini­cial­men­te es­ta­ba cal­cu­la­do pa­ra abril, se pos­ter­ga­ra pri­me­ro pa­ra ma­yo, lue­go pa­ra ju­nio y, fi­nal­men­te, que se sus­pen­die­ra has­ta 2019. La ciu­dad lo­gró su­pe­rar el ve­rano sin te­ner que cor­tar el su­mi­nis­tro de agua y aho­ra el pro­nós­ti­co es le­ve­men­te más alen­ta­dor.

A prin­ci­pios de ma­yo es­ta­ba en un cen­tro co­mer­cial en el nor­te de Ciu­dad del Ca­bo y cuan­do me ba­jé del ca­rro em­pe­za­ron a caer go­tas del cie­lo. No eran gran­des y no eran mu­chas, pe­ro era una llo­viz­na tí­mi­da que en unos mi­nu­tos ha­bía mo­ja­do to­do el es­ta­cio­na­mien­to y lle­na­ba el am­bien­te con ese olor a pas­to mo­ja­do que to­dos en la ciu­dad ha­bía­mos ol­vi­da­do ha­cía me­ses. Es uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos que he te­ni­do en mi vi­da: la gen­te em­pe­zó a sa­lir del cen­tro co­mer­cial y se pa­ra­ba ba­jo la llu­via mi­ran­do al cie­lo, mien­tras otros brin­ca­ban, gri­ta­ban y has­ta llo­ra­ban de fe­li­ci­dad. No im­por­ta­ba mo­jar­se: la llu­via era la me­jor noticia que nos po­día lle­gar. En ese mo­men­to en­ten­dí por qué el nom­bre de la mo­ne­da en Bots­wa- na es “pu­la”, que sig­ni­fi­ca “llu­via” en idio­ma sets­wa­na. Cuan­do vi­ves en se­quía, el agua es mu­cho más im­por­tan­te que el di­ne­ro. Ese día, con esa pe­que­ña llo­viz­na en Ciu­dad del Ca­bo, com­pro­bé que en Bots­wa­na tie­nen mu­cha más cla­ri­dad que mu­chos de no­so­tros, que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a la abun­dan­cia de agua.

Hoy, por pri­me­ra vez en tres años, las re­pre­sas tie­nen más agua de la que te­nían en la mis­ma fe­cha el año an­te­rior. Adi­cio­nal­men­te, el ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co sud­afri­cano pro­nos­ti­có la lle­ga­da de tres o cua­tro fren­tes fríos por se­ma­na du­ran­te las pró­xi­mas dos se­ma­nas, un fe­nó­meno nor­mal pa­ra es­ta épo­ca del año, pe­ro que no ha­bía ocu­rri­do en años an­te­rio­res. Así, aun­que es muy pron­to pa­ra pre­de­cir la can­ti­dad de llu­via que re­ci­bi­rá la ciu­dad du­ran­te es­te in­vierno, el pa­no­ra­ma re­sul­ta bas­tan­te más po­si­ti­vo que en años pa­sa­dos.

Y mien­tras es­pe­ra­mos que los fren­tes fríos del Atlán­ti­co sur nos trai­gan la tan an­he­la­da llu­via del in­vierno, las du­chas si­guen sien­do de trein­ta se­gun­dos, los inodo­ros si­guen sin sol­tar­se, el agua de las la­va­do­ras si­gue sien­do re­ci­cla­da, con­ti­nua­mos re­co­gien­do el agua llu­via y se­gui­mos usan­do gel de­sin­fec­tan­te en los ba­ños. Esa es la nue­va nor­ma­li­dad en Ciu­dad del Ca­bo y lo se­rá du­ran­te los pró­xi­mos dos o tres años, has­ta que las re­pre­sas vuel­van a es­tar en los ni­ve­les desea­bles. Pe­ro aun si la cri­sis es su­pe­ra­da, la ciu­dad ya no vol­ve­rá a ser la mis­ma: mu­chas de las prác­ti­cas de des­per­di­cio de agua que ha­cían par­te de nues­tro dia­rio vi­vir han si­do eli­mi­na­das. La se­quía nos en­se­ñó, a la fuer­za, que el agua efec­ti­va­men­te se pue­de aca­bar y que se ne­ce­si­ta ha­cer un uso ra­cio­nal de ella. Ciu­dad del Ca­bo cons­ti­tu­ye la prue­ba fehaciente de que ese es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co en el que el mun­do se que­da sin agua ya no se con­si­de­ra al­go abs­trac­to que ocu­rri­rá en el fu­tu­ro le­jano. Es una reali­dad. Y es una reali­dad hoy. Ser cons­cien­tes y pre­pa­rar­nos pa­ra esa reali­dad es la úni­ca for­ma de ga­ran­ti­zar la su­per­vi­ven­cia de nues­tras ciu­da­des a fu­tu­ro.

Por aho­ra, en me­dio de cam­pa­ñas de aho­rro de agua y se­ña­les que nos re­cuer­dan la gra­ve­dad de la cri­sis por to­das par­tes, Ciu­dad del Ca­bo em­pie­za a vol­ver a trans­for­mar­se. Las pri­me­ras llu­vias del oto­ño, que no ha­bían apa­re­ci­do en años, fi­nal­men­te lle­ga­ron y con ellas vol­vió el ver­de que se ha­bía ido ha­ce me­ses. Las pol­va­re­das del ma­le­cón de Sea Point em­pie­zan a ser re­em­pla­za­das por el pas­to que al­gu­na vez fue y que hoy re­apa­re­ce tí­mi­da­men­te. Las mon­ta­ñas que ro­dean la ciu­dad es­tán cam­bian­do len­ta­men­te de tono y aho­ra sus ci­mas se pier­den en­tre la nie­bla que lle­ga del Atlán­ti­co y que hu­me­de­ce to­do lo que to­ca. Y mi jar­dín, ese que ha­bía muer­to en oc­tu­bre an­te la fal­ta de agua, vuel­ve a es­ta­llar de co­lor con sus bu­gan­vi­llas, ro­sas y aves del pa­raí­so, co­mo au­gu­ran­do un fu­tu­ro me­jor.

A pe­sar de que el ver­de re­apa­re­ce mo­men­tá­nea­men­te, so­lo po­dre­mos can­tar vic­to­ria cuan­do vea­mos los em­bal­ses lle­nos y los pa­tro­nes de llu­via se nor­ma­li­cen. Mien­tras eso ocu­rre, Ciu­dad del Ca­bo es la mues­tra cla­ra de que no hay pe­tró­leo ni dia­man­tes ni oro que val­gan cuan­do lo que ha­ce fal­ta es el agua. Esa es la lec­ción que nos de­ja es­ta cri­sis. Aho­ra de­pen­de de no­so­tros apren­der­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.