Ca­ro­li­ne de Ben­dern era una su­per­mo­de­lo de los años se­sen­ta que sa­lía con estrellas de rock co­mo Lou Reed y una con­de­sa que he­re­da­ría una for­tu­na, has­ta que una fo­to­gra­fía aca­bó con su carrera. Su pe­ca­do fue ha­ber apa­re­ci­do en to­das las re­vis­tas de la épo

DE MA­YO DEL 68

Don Juan - - SUMARIO - POR ME­LIS­SA SE­RRA­TO RA­Mí­REZ F OTO G R A F Í A DA­VID FRITZ

EN LA Dé­CA­DA DE 1960, CA­RO­LI­NE DE BEN­DERN, LA HE­RE­DE­RA DE UN CON­DE DE LA REALE­ZA BRI­Tá­NI­CA, FUE UNA EXI­TO­SA MO­DE­LO QUE TRA­BA­JA­BA CON LAS RE­VIS­TAS DE MO­DA MáS IM­POR­TAN­TES DE EU­RO­PA. EN SUS RA­TOS LI­BRES IBA A NUE­VA YORK Y SA­LÍA DE FIES­TA CON ANDY WAR­HOL Y LOU REED. SIN EM­BAR­GO, SU VI­DA CAM­BIó CUAN­DO APA­RE­CIó EN UNA FO­TO­GRA­FÍA ICó­NI­CA DE LAS PRO­TES­TAS DE LA RE­VO­LU­CIóN DE MA­YO DE 1968 EN PA­RÍS Y PA­Só DE SER UNA ARIS­Tó­CRA­TA A UNA LE­GÍ­TI­MA HIP­PIE.

D“De Ben­dern. No soy ma­da­me Ben­dern, sino de Ben­dern”, in­sis­te Ca­ro­li­ne. Su em­pe­ño en re­sal­tar la al­cur­nia de su ape­lli­do no pa­re­ce so­lo pre­ten­cio­so, sino un ca­pri­cho se­nil. Ya pa­sa­ron cin­cuen­ta años des­de que en ma­yo de 1968 per­dió el de­re­cho de lle­var el tí­tu­lo de con­de­sa, su tra­ba­jo co­mo mo­de­lo y los mi­llo­nes de li­bras que he­re­da­ría de su abue­lo.

No me es­ta­ba es­pe­ran­do. Es­tá har­ta de los pe­rio­dis­tas, de con­tar­les una y otra vez la his­to­ria de la fo­to que le cos­tó su carrera y su for­tu­na. Sin em­bar­go, me in­vi­ta a sen­tar­me mien­tras des­pe­ja sin pri­sa la me­sa de co­me­dor. Lle­va a la co­ci­na una ta­za que mi­nu­tos an­tes de­bió con­te­ner al­gu­na be­bi­da ca­lien­te y ha­ce a un la­do un ce­ni­ce­ro car­ga­do ca­si a to­pe: eso ex­pli­ca el in­ten­so olor a tabaco dul­ce de es­ta ha­bi­ta­ción. Su ca­sa que­da en una ciu­dad se­re­na de las afue­ras de Pa­rís, cu­yo nom­bre de­bo re­ser­var­me: “No quie­ro que lle­gue más gen­te a to­car a las puer­tas de mi ca­sa”, di­ce.

Bus­ca al­gún lu­gar pa­ra de­po­si­tar el ce­ni­ce­ro y po­co le im­por­ta que las ce­ni­zas se rie­guen o se es­par­zan so­bre una mon­ta­ña de vi­ni­los o jun­to a una to­rre de dis­cos com­pac­tos. Hay mu­cha mú­si­ca y has­ta un piano en es­ta ha­bi­ta­ción, pe­ro aquí no sue­na na­da; so­lo los pa­sos cor­tos y len­tos de es­ta mu­jer de se­ten­ta y ocho años que no de­ja de arras­trar la pla­ta­for­ma de sus za­pa­tos de co­le­gia­la so­bre las fi­bras de la al­fom­bra. El ce­ni­ce­ro ter­mi­na en­ci­ma del ni­vel más al­to de un mue­ble en el que re­po­sa un re­tra­to su­yo del ta­ma­ño de una car­ta y que da­ta de las épo­cas en las que mo­de­la­ba pro­fe­sio­nal­men­te. Es una fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro en la que Ca­ro­li­ne mira al cielo ex­pec­tan­te y ca­si inex­pre­si­va, de la que cuel­ga una co­ro­na en­ve­je­ci­da de ro­sas di­se­ca­das que le da un to­que dra­má­ti­co y nos­tál­gi­co.

En la dé­ca­da de 1960, Ca­ro­li­ne de Ben­dern te­nía una ape­te­ci­da be­lle­za que os­ci­la­ba en­tre la sen­sua­li­dad de Ja­ne Bir­kin y la an­dro­gi­nia de Twiggy. Su carrera de mo­de­lo em­pe­za­ba a dis­pa­rar­se y los con­tra­tos pa­ra se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas ve­nían de Mi­lán, Pa­rís y Nue­va York: ha­bía cam­bia­do el té de las cin­co de su na­tal y muy tra­di­cio­nal Wind­sor por las fiestas del me­dio gla­mu­ro­so y un­der­ground neo­yor­quino: “Era un en­torno ar­tís­ti­co en el que to­dos ha­blá­ba­mos mu­cho de

L A I M A G E N E R A P E R F E C TA PA R A I L U ST R A R L A M A G N I T U D D E L

M O V I M I E NTO E ST U D I A NT I L : UN A M U J ER R E V O L U C I O N A R I A S O B R E L O S H O M B R O S D E UN H O M B R E – E N UN A é P O C A E N L A QUE APE­NAS SE EM­PE­ZA­BA A HA­BLAR DE LI­BE­RA­CIóN SE­XUAL Y D E D E R E C H O S D E L A S M U J E R E S – PR OT E STA N D O C O N T R A L A

GUE­RRA DE VIET­NAM.

to­do. Andy War­hol siem­pre es­ta­ba ro­dea­do de gen­te her­mo­sa y de an­fe­ta­mi­nas, y cuan­do uno to­ma an­fe­ta­mi­nas, ha­bla mu­cho”, re­cuer­da Ca­ro­li­ne. “Por él co­no­cí a Lou Reed y, bueno, tu­vi­mos un af­fair… Tam­bién pa­sé al­gu­na no­che con Otis Red­ding, an­tes de que per­die­ra la vi­da en ese ho­rri­ble ac­ci­den­te de avión. Así se pa­sa­ba la vi­da”, sus­pi­ra.

De esa jo­ven­ci­ta que apa­re­ce en la fo­to, Ca­ro­li­ne to­da­vía con­ser­va el cue­llo es­pi­ga­do, los ojos de un azul in­ten­so, la son­ri­sa am­plia, el pe­lo cor­to y el fle­co so­bre la fren­te, so­lo que aho­ra lo usa más lar­go y lo de­ja caer ha­cia los la­dos, co­mo las gran­des lu­mi­na­rias que quie­ren ocul­tar las hue­llas de la edad. Sin em­bar­go, en otros mu­ros de su sa­la co­me­dor hay otras imá­ge­nes en don­de ha­ce po­ses de mo­de­lo.

Y tam­bién es­tá esa fo­to que la con­vir­tió en la ima­gen más fa­mo­sa de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo de 1968.

Los historiadores ase­gu­ran que al me­nos un mi­llón de per­so­nas sa­lie­ron a mar­char el 13 de ma­yo de 1968, aun­que se­gún las ci­fras de la po­li­cía fue­ron dos­cien­tas mil.

Al fi­na­li­zar 1967, Fran­cia es­ta­ba so­cial­men­te blo­quea­da. El país ha­bía re­gis­tra­do cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta mil des­em­plea­dos –una de las ci­fras más al­tas que ha co­no­ci­do en tér­mi­nos de des­em­pleo– y los tra­ba­ja­do­res te­nían suel­dos ba­jos y ma­las con­di­cio­nes de tra­ba­jo; por otro la­do, las mu­je­res no po­dían abrir una cuen­ta ban­ca­ria sin el per­mi­so de su ma­ri­do, la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo era ile­gal y ha­bía una so­la ca­de­na de te­le­vi­sión que per­te­ne­cía al po­der, con un di­rec­tor de in­for­ma­ción su­per­vi­sa­do por el mi­nis­tro de la In­for­ma­ción, que a su vez se­guía las ór­de­nes del ge­ne­ral De Gau­lle, quien ha­bía es­ta­do en el po­der por diez años.

El mo­vi­mien­to se em­pe­zó a ges­tar en mar­zo de 1968, cuan­do los es­tu­dian­tes ocu­pa­ron la to­rre ad­mi­nis­tra­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre pa­ra re­cla­mar la li­bre mo­vi­li­dad de los es­tu­dian­tes: pe­dían que los hom­bres pu­die­ran ir a las ha­bi­ta­cio­nes de las mu­je­res y vi­ce­ver­sa. Otros, li­de­ra­dos por el es­tu­dian­te Da­niel Cohn-Ben­dit, pro­tes­ta­ban con­tra la gue­rra de Viet­nam y al­gu­nos fue­ron arres­ta­dos por el car­go de agi­ta­do­res. Y cuan­do los de­más es­tu­dian­tes se en­te­ra­ron, de­ci­die­ron to­mar­se la Sor­bo­na.

El 3 de ma­yo la po­li­cía in­ter­vino vio­len­ta­men­te pa­ra eva­cuar la Sor­bo­na por ór­de­nes del pre­si­den­te Char­les de Gau­lle: 596 per­so­nas fue­ron de­te­ni­das y se re­gis­tra­ron más de cien he­ri­dos, las cla­ses fue­ron sus­pen­di­das al día si­guien­te y la Sor­bo­na se ce­rró. Tres días des­pués, trein­ta mil es­tu­dian­tes des­fi­la­ron en Pa­rís has­ta el Ar­co del Triun­fo –pues la Sor­bo­na se­guía ce­rra­da– y en la tar­de el Ba­rrio La­tino, se­de de la Sor­bo­na y epi­cen­tro del mo­vi­mien­to, vol­vió a en­cen­der­se: 422 per­so­nas fue­ron arres­ta­das y ca­si mil per­so­nas re­sul­ta­ron he- ri­das, en­tre ellos 345 po­li­cías y más de 600 es­tu­dian­tes. Fi­nal­men­te, el 10 de ma­yo los bro­tes de violencia en las ma­ni­fes­ta­cio­nes al­can­za­ron su pun­to más ál­gi­do: “Me uní a las for­ma­cio­nes de los que des­pa­vi­men­ta­ban las ca­lles pa­ra ar­mar ba­rri­ca­das y de­te­ner a la po­li­cía, pa­ra no de­jar que nos mo­lie­ran ale­gre­men­te”, re­cuer­da Fré­dé­ric Joig­not, pe­rio­dis­ta de LeMon­de. “Una gran so­li­da­ri­dad se creó en­tre los ac­ti­vis­tas, co­mo si fué­ra­mos mi­les de ex­tras en una obra de ci­ne co­lec­ti­va, vi­va, real. Fue al­go muy fuer­te, em­bria­gan­te, extremo real­men­te”.

Por esos días, Ca­ro­li­ne de Ben­dern ha­bía re­ci­bi­do una in­vi­ta­ción del ci­neas­ta fran­cés Ser­ge Bard pa­ra par­ti­ci­par en la pe­lí­cu­la Dé­trui­sez-vous ( Des­trú­yan­se) que se ro­da­ría en Pa­rís du­ran­te la pri­ma­ve­ra del 68. Ca­ro­li­ne des­em­bar­có en la ca­pi­tal fran­ce­sa con un guion que cues­tio­na­ba la se­gre­ga­ción ra­cial en Es­ta­dos Uni­dos. “In­ter­pre­ta­ba a una chi­ca que re­pi­te la lec­ción de su pro­fe­sor con un dis­cur­so re­vo­lu­cio­na­rio”, re­cuer­da. “De­cía in­ge­nua­men­te que ha­bía que rom­per los mu­ros de la pri­sión,

ata­car los ban­cos y cosas de ese es­ti­lo… De he­cho, ha­ce unos años subí un ex­trac­to de ese mo­nó­lo­go a YouTu­be ba­jo el tí­tu­lo ‘Ca­ro­li­ne Says’ y lo lla­mé así a pro­pó­si­to de una can­ción de Lou Reed, en la que ha­bla de mí, creo”.

En el vi­deo, Ca­ro­li­ne, con el pe­lo ru­bio y cor­to, mira al va­cío y di­ce: “Si en Amé­ri­ca los ne­gros se re­be­la­ran, los blan­cos com­pren­de­ría­mos. No es una cues­tión de ra­za, sino de cla­se”.

Fue pre­ci­sa­men­te du­ran­te el ro­da­je que se de­cre­tó el 13 de ma­yo co­mo un día de huel­ga ge­ne­ral. “To­do el mun­do lle­ga­ba a con­tar­nos en las gra­ba­cio­nes que la si­tua­ción se es­ta­ba com­pli­can­do con los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Nan­te­rre que ha­bían boi­co­tea­do los exá­me­nes pa­ra lo­grar fle­xi­bi­li­zar las nor­mas in­ter­nas”, re­cuer­da Ca­ro­li­ne. “Lue­go apre­sa­ron a unos chi­cos que es­ta­ban pro­tes­tan­do con­tra la gue­rra de Viet­nam y has­ta los lla­ma­ron te­rro­ris­tas. Los tu­vie­ron pre­sos va­rios días y por eso fue que em­pe­zó esa enor­me con­cen­tra­ción de es­tu­dian­tes fren­te a la Sor­bo­na, que la po­li­cía tra­tó de di­si­par con mu­cha violencia. Re­cuer- do que al­gu­nos ami­gos de la gen­te que tra­ba­ja­ba con no­so­tros lle­ga­ban he­ri­dos y con la ro­pa des­he­cha”.

Sin em­bar­go, las seis se­ma­nas que du­ró el mo­vi­mien­to no tu­vie­ron siem­pre ese cli­ma de en­fren­ta­mien­tos vio­len­tos: ese nun­ca fue su es­pí­ri­tu. En cam­bio, sus ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les fue­ron el es­pí­ri­tu crí­ti­co, “la in­su­bor­di­na­ción, el ca­rác­ter festivo, la in­ven­ción co­lec­ti­va, la pa­la­bra li­be­ra­da y las dis­cu­sio­nes en las ca­lles, con to­dos los de­li­rios que eso su­po­ne”, apun­ta Her­vé Ha­mon, es­tu­dian­te y sim­pa­ti­zan­te del mo­vi­mien­to, en el su­ple­men­to de Le Mon­de que fue pu­bli­ca­do pa­ra con­me­mo­rar los cin­cuen­ta años del acon­te­ci­mien­to. “No hay je­fe, ni or­ga­ni­za­dor… Eso es el 68, un mo­vi­mien­to pro­fun­da­men­te es­pon­tá­neo, la irrup­ción de una juventud que, por pri­me­ra vez, se com­por­ta co­mo una fuer­za so­cial”.

El 13 de ma­yo, agre­mia­cio­nes de obreros, sin­di­ca­tos, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés y mu­chos otros sec­to­res se unie­ron no so­lo a la huel­ga, sino tam­bién a la mar­cha: “To­do el re­par­to de la pe­lí­cu­la se reunió en ca­sa del poe­ta Alain Jouf­froy, que in­ter­pre­ta­ba a mi pro­fe­sor en el fil­me. Allá lle­gó tam­bién Thierry Ga­rrel, que hoy es un im­por­tan­te pro­duc­tor de te­le­vi­sión, y to­dos es­tu­vi­mos de acuer­do en sa­lir a las ca­lles a pro­tes­tar”, re­cuer­da Ca­ro­li­ne. “Ese día, mu­chos iban muy enoja­dos y muy de­ci­di­dos, pe­ro re­cuer­do que al co­mien­zo to­do fue muy li­ge­ro. Nos reía­mos y ha­cía­mos bro­mas, has­ta que lle­gó un mo­men­to en que mis pies ya no re- sis­tían más, así que le pe­dí a uno de mis com­pa­ñe­ros de mar­cha que me lle­va­ra en hom­bros”.

Jus­to al lle­gar a la Pla­za Ed­mond Ros­tand, Ca­ro­li­ne vio a un gru­po de fo­tó­gra­fos y sus re­fle­jos de mo­de­lo pro­fe­sio­nal la hi­cie­ron adop­tar la pos­tu­ra de una ver­da­de­ra re­vo­lu­cio­na­ria: “En­de­re­cé la es­pal­da y po­sé bien. Era im­por­tan­te por­que lle­va­ba la ban­de­ra de Viet­nam, la ban­de­ra de un país en gue­rra que me ha­bía da­do el chi­co que me car­gó. Me pu­se se­ria y tu­ve una emo­ción en ese mo­men­to que no ha­bía te­ni­do en to­da la mar­cha. En la me­di­da en que ju­gué el jue­go, to­do se vol­vió ver­da­de­ro pa­ra mí. Le­van­te el bra­zo em­pu­ñan­do fuer­te la ban­de­ra y me que­dé mi­ran­do ha­cia de­lan­te”.

Jean-Pie­rre Rey, uno de los re­por­te­ros grá­fi­cos de la agen­cia Gam­ma dis­pa­ró su cá­ma­ra y la fuer­za de la po­se de la se­ño­ri­ta De Ben­dern en esa fo­to hi­zo que edi­to­res y di­rec­to­res de re­vis­tas y pe­rió­di­cos de to­do el mun­do la es­co­gie­ran pa­ra sus pri­me­ras pla­nas. La ima­gen era per­fec­ta pa­ra ilus­trar la mag­ni­tud del mo­vi­mien­to es­tu­dian­til que se es­ta­ba ex­ten­dien­do por to­da Fran­cia: una mu­jer re­vo­lu­cio­na­ria so­bre los hom­bros de un hom­bre –en una épo­ca en la que ape­nas se em­pe­za­ba a ha­blar de li­be­ra­ción se­xual y de de­re­chos de las mu­je­res– pro­tes­tan­do con­tra la gue­rra de Viet­nam, em­pu­ñan­do la ban­de­ra del Fren­te Na­cio­nal de Li­be­ra­ción de Viet­nam y en me­dio de un cor­te­jo mul­ti­tu­di­na­rio de gen­te jo­ven gri­tan­do aren­gas.

LOS FO­Tó­GRA­FO S NO DE­JA­RON DE DIS­PA­RAR SUS

Cá­MA­RAS PA­RA MOS­TRAR LOS BU­LE­VA­RES RE­PLE­TOS DE

MA­NI­FES­TAN­TES QUE­SOS TE­NíAN PAN CAR­TAS EN LASQUE SE LEíANALGU NOS DELOS EM BLE MASMáS RE­PRE­SEN­TA­TI­VOS

DEL MO­VI­MIEN­TO :“PROHI­BI­DO PROHI­BIR ”,“SEAN REA­LIS­TAS, PIDAN LO IM­PO­SI­BLE” Y “LA IMA­GI­NA­CIóN AL PO­DER”.

Ese día, la Sor­bo­na re­abrió sus puer­tas des­pués de diez días de cie­rre. Los es­tu­dian­tes to­ma­ron po­se­sión del edi­fi­cio aun­que la fa­cul­tad se ha­bía de­cla­ra­do en huel­ga. Co­mo si fue­ra po­co, en la tar­de fue­ron li­be­ra­dos cua­tro es­tu­dian­tes que ha­bían si­do con­de­na­dos días an­tes, lo cual fue leí­do co­mo una vic­to­ria por los es­tu­dian­tes que no pa­ra­ban de vo­ci­fe­rar: “Li­be­ren a nues­tros ca­ma­ra­das” y “No más po­li­cía en el Ba­rrio La­tino”. Y mien­tras los cor­te­jos avan­za­ban de la Pla­za de la Re­pú­bli­ca a la de Den­fer-Ro­che­reau, atra­ve­san­do Pa­rís de nor­te a sur, a lo lar­go de las cin­co ho­ras que du­ró la ma­ni­fes­ta­ción, los fo­tó­gra­fos no de­ja­ron de dis­pa­rar sus cá­ma­ras pa­ra mos­trar los bu­le­va­res re­ple­tos de ma­ni­fes­tan­tes que iban co­gi­dos de las ma­nos o ar­man­do ca­de­nas con los bra­zos en­tre­la­za­dos. Otros sos­te­nían pan­car­tas en las que se leían al­gu­nos de los em­ble­mas más re­pre­sen­ta­ti­vos del mo­vi­mien­to: “Prohi­bi­do prohi­bir”, “Me­tro, tra­ba­jo, dor­mir”, “Co­rre, ca­ma­ra­da, el vie­jo mun­do es­tá de­trás de ti”, “El po­der se ha­lla en la pun­ta del fu­sil”, “Sean rea­lis­tas, pidan lo im­po­si­ble”, “La ima­gi­na­ción al po­der” y “No quie­ro per­der mi vi­da ga­nán­do­me­la”.

Unos días des­pués de la mar­cha, Ca­ro­li­ne via­jó a Ro­ma pa­ra una se­sión fo­to­grá­fi­ca con Jac­kie Ray­nal, una ami­ga su­ya que ha­bía si­do arres­ta­da por ar­mar ba­rri­ca­das de ado­qui­nes en las ca­lles de Pa­rís. De re­pen­te, mien­tras ca­mi­na­ba por la ciu­dad, des­cu­brió su fo­to­gra­fía en la por­ta­da de la re­vis­ta L’Es­pres­so.

“Es­ta­ba ca­mi­nan­do fren­te a un quios­co de pe­rió­di­cos y al ver­la me di­je: ‘Al me­nos es una bue­na fo­to’, pe­ro no me di cuen­ta en ese mo­men­to del im­pac­to po­lí­ti­co y sim­bó­li­co de la ima­gen, ni me ima­gi­né que le hu­bie­ra da­do la vuel­ta al mun­do. La mi­ré con los ojos de la mo­de­lo que era y co­mo me gus­tó, com­pré la re­vis­ta, cor­té la fo­to y la pu­se en mi book. Pen­sé que si al­gu­na vez ne­ce­si­ta­ban a al­guien pa­ra sos­te­ner una ban­de­ra, ahí es­ta­ría yo pa­ra ha­cer­lo. Tam­bién re­cor­dé que cuan­do vi a to­dos esos fo­tó­gra­fos, pen­sé que de­bía po­sar bien, por­que si la fo­to era ma­la y se pu­bli­ca­ba en un pe­rió­di­co, no iba a ser bueno pa­ra mi ima­gen”.

Lo pa­ra­dó­ji­co es que la fo­to re­sul­tó tan bue­na, que ter­mi­nó arrui­nan­do su carrera de mo­de­lo. Po­co im­por­tó que Ca­ro­li­ne tu­vie­ra con­tra­tos con la agen­cia neo­yor­qui­na de Ei­leen Ford y con la pa­ri­si­na de Catherine Har­lé; tam­po­co que tu­vie­ra ex­pe­rien­cia en des­fi­les con gran­des ca­sas de mo­das co­mo Dior, en avi­sos pu­bli­ci­ta­rios que apa­re­cían en Vo­gueI­ta­lia, en re­por­ta­jes de mo­da fran­ce­sa pa­ra va­rias en­tre­gas de Le Jar­din­des Mo­des y en la ima­gen cen­tral de al­gu­na por­ta­da de la re­vis­ta Ami­ca, de Mi­lán.

Una tras otra se fue­ron ce­rran­do to­das las puer­tas. Las agen­cias y las mar­cas em­pe­za­ron a re­cha­zar­la, pues su ima­gen ya era tan icó­ni­ca y tan fa­mi­liar a los ojos del pú­bli­co –tan­to fran­cés co­mo del mun­do en­te­ro– que na­die que­ría que sus pu­bli­ci­da­des es­tu­vie­ran aso­cia­das con una “pe­li­gro­sa re­vo­lu­cio­na­ria”. “Las di­rec­to­ras de las agen­cias me ser­mo­nea­ban por mi im­pru­den­cia y aca­ba­ban mis con­tra­tos sin dar­me una se­gun­da opor­tu­ni­dad”, re­cuer­da Ca­ro­li­ne. “Y fue así co­mo la ex­plo­sión me­diá­ti­ca hi­zo que me em­pe­za­ran a lla­mar “la Ma­rian­ne del 68”.

Ca­ro­li­ne vi­ve des­de ha­ce más de cua­ren­ta años en Fran­cia y sa­be que so­lo ella ha si­do si­tua­da a la al­tu­ra de la Ma­rian­ne, un au­tén­ti­co ho­nor pa­ra cual­quier mu­jer fran­ce­sa. La Ma­rian­ne es uno de los prin­ci­pa­les sím­bo­los de­mo­crá­ti­cos de Fran­cia y de sus va­lo­res: li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad. Re­pre­sen­ta pre­ci­sa­men­te el triun­fo de la Re­pú­bli­ca y por eso se en­cuen­tra en mu­chos do­cu­men­tos ofi­cia­les, hay bus­tos de ella en las al­cal­días y ofi­ci­nas pú­bli­cas. Ade­más, su fi­gu­ra es siem­pre la pri­me­ra in­vi­ta­da a las ce­re­mo­nias en las que los ex­tran­je­ros ob­tie­nen la na­cio­na­li­dad fran­ce­sa. Pe­ro, sin du­da, la Ma­rian­ne más re­cor­da­da es la que creó el pin­tor ro­mán­ti­co Eu­gè­ne De­la­croix en su cé­le­bre óleo La­li­ber­tad guian­doal­pue­blo, que pin­tó pa­ra con­me­mo­rar la Re­vo­lu­ción de 1830, y en la que ella es una ale­go­ría de la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.