Las canciones más pe­ga­jo­sas del re­gue­tón fue­ron, son y se­rán he­chas en Me­de­llín. “Gin­za” y “Mi gen­te”, de J Bal­vin; “Fe­li­ces los cua­tro”, de Ma­lu­ma y “Mi ca­ma”, de Ka­rol G, sa­lie­ron de es­tu­dios que es­tán a po­cas cua­dras de las dis­co­te­cas del par­que Lle­ras

DEL RE­GUE­TÓN

Don Juan - - SUMARIO - POR ANDREA URI­BE YEPES FO­TO­GRA­FÍA SAN­TIA­GO MAR­ZO LA

AUN­QUE EL RE­GUE­TÓN SE DI­FUN­DIÓ DES­DE PUER­TO RI­CO, HOY ME­DE­LLÍN ES UNA DE LAS CIU­DA­DES MÁS IM­POR­TAN­TES PA­RA EL GÉ­NE­RO. AR­TIS­TAS CO­MO J BAL­VIN, MA­LU­MA Y KA­ROL G –TO­DOS CON UNA CLA­RA RE­LE­VAN­CIA IN­TER­NA­CIO­NAL– HAN HE­CHO TO­DA SU CARRERA EN LA CA­PI­TAL AN­TIO­QUE­ÑA. ALLÍ NO SO­LO HAY PRO­DUC­TO­RES Y COM­PO­SI­TO­RES, EM­PRE­SAS QUE HA­CEN VI­DEO­CLIPS Y PRO­FE­SIO­NA­LES QUE SE HAN ES­PE­CIA­LI­ZA­DO EN LA DIS­TRI­BU­CIÓN MUN­DIAL DE ES­TE TI­PO DE MÚ­SI­CA. TAM­BIÉN HAY UNA VI­SIÓN CO­MER­CIAL QUE HI­ZO DEL RE­GUE­TÓN UN GÉ­NE­RO CA­PAZ DE TO­MAR­SE EL MUN­DO.

HHa­cer “Gin­za”, la can­ción que hi­zo fa­mo­so el re­gue­tón “He­cho en Me­de­llín”, fue pa­re­ci­do a ju­gar vein­tiu­na. En di­ciem­bre del 2014, Sky (Ale­jan­dro Ra­mí­rez), Bull Ne­ne (Re­né Cano), Mosty (Ale­jan­dro Pa­ti­ño) y Feid (Sa­lo­món Vi­lla­da) es­ta­ban en el es­tu­dio de la ca­sa de J Bal­vin (Jo­se Ál­va­ro Oso­rio), en una es­pe­cie de cam­pa­men­to mu­si­cal que du­ró cua­tro días. El pri­mer gol­pe al ba­lón lo dio el pro­duc­tor, Sky, con un beat que les gus­tó a to­dos. A par­tir de ese so­ni­do em­pe­za­ron a ro­tar la pe­lo­ta. Eran las cua­tro de la ma­ña­na se­gún Feid, las diez de la ma­ña­na se­gún Sky, y a me­di­da que apa­re­cían me­lo­días iban dan­do ideas pa­ra las le­tras: Sin e ce si­ta reg­gae ton ,¡ da­le!

Bull Ne­ne, uno de los com­po­si­to­res, que­ría ha­cer una can­ción tan po­ten­te co­mo “Ga­so­li­na”, de Daddy Yan­kee, una sín­te­sis con los te­mas y los rit­mos del re­gue­tón: pa­ra “Ga­so­li­na” fue­ron los au­tos, las chi­cas y los efec­tos es­truen­do­sos; pa­ra “Gin­za”, los rit­mos fres­cos, las fra­ses pe­ga­jo­sas y los so­ni­dos vi­bran­tes. Feid, que pa­ra ese mo­men­to es­ta­ba ha­cien­do sus pri­me­ros acer­ca­mien­tos al ar­te de com­po­ner, to­ca­ba tí­mi­da­men­te el ba­lón: “El uno ti­ra­ba una fra­se, el otro la com­ple­ta­ba, yo sa­pia­ba (de­cía) cual­quier co­sa”. En cues­tión de me­dia ho­ra to­dos es­ta­ban con­ten­tos con la can­ción.

Cuan­do ya te­nían lis­ta la ma­que­ta, Sky le pu­so play pa­ra mos­trár­se­la aJBalv in, per ola res­pues­ta fue ines­pe­ra­da :“Qui­ta­me ese so­ni­do de ni­ño chi­qui­to que no me gus­ta ”, di­jo. No po­día creer que esa fue­ra su pró­xi­ma can­ción. Pe­ro des­pués de la se­gun­da y la ter­ce­ra re­pe­ti­ción le fue co­gien­do gus­to y al fi­nal de­ci­dió su­bir a su cuen­ta de Ins­ta­gram un vi­deo en el que can­ta­ba un pe­da­ci­to de la can­ción.

Sin e ce si­ta reg­gae ton ,¡ da­le! Si­gue bai­lan­do,ma mi, no pa­res Acér­ca­te a mi pan­ta­lón ,¡ da­le! V amo’ ape­gar­nos co­mo ani­ma­les.

La can­ción fue un éxi­to an­tes de lan­zar­la. Co­mo el tex­to del post de­cía #Gin­za –pa­ra des­cri­bir el fil­tro que lle­va­ba– los se­gui­do­res de J Bal­vin la bau­ti­za­ron así y es­tu­vie­ron ha­blan­do de ella du­ran­te se­ma­nas. En 2015, cuan­do se pre­sen­tó co­mo el pri­mer sen­ci­llo del ál­bum Ener­gía, se con­vir­tió en un hit im­pa­ra­ble: lle­gó a la lis­ta Bill­board Hot 100 –una de las más im­por­tan­tes del mun­do–, es­tu­vo en el pri­mer lu­gar de va­rios paí­ses de La­tino amé­ri­ca, Es­pa­ña e Ita­lia y en­tró al Li­broGu in ness de los Ré­cords co­mo la can­ción de un so­lis­ta que ha du­ra­do más tiem­po en el pri­mer lu­gar de la lis­ta Bill­board Hot Latin Songs con 22 se­ma­nas con­se­cu­ti­vas. Aho­ra la can­ción cuen­ta con más de 700 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be, sue­na en to­dos los con­cier­tos y si­gue sien­do un himno del gé­ne­ro.

Pe­ro, so­bre to­do, “Gin­za” de­jó cla­ro que Me­de­llín era la nue­va gran pro­ta­go­nis­ta del re­gue­tón.

En mar­zo de 2003, 53.000 per­so­nas lle­na­ron el es­ta­dio Ata­na­sio Gi­rar­dot pa­ra ver a Don Omar, Te­go Cal­de­rón, Ivy Queen, Héc­tor & Ti­to y Daddy Yan­kee. Me­de­llín era ape­nas una pa­ra­da más en el cir­cui­to de con­cier­tos de los gran­des ar­tis­tas puer­to­rri­que­ños y ha­bían pa­sa­do so­lo al­gu­nos me­ses des­de que los gran­des éxi­tos del gé­ne­ro se oían en las emisoras. Sin em­bar­go, el con­cier­to con­fir­mó que la ca­pi­tal an­tio­que­ña es­ta­ba enamo­ra­da del re­gue­tón. Los que fue­ron al es­ta­dio re­cuer­dan que ese día llo­vió y que en me­dio de la pre­sen­ta­ción, Héc­tor el Bam­bino atra­ve­só la ta­ri­ma mon­ta­do en una mo­to ama­ri­lla de al­to ci­lin­dra­je, co­mo la que apa­re­cía en el vi­deo “Amor de co­le­gio”.

“Des­de los pri­me­ros con­cier­tos ma­si­vos que hu­bo en el es­ta­dio se mos­tró el po­der que te­nía Me­de­llín co­mo pú­bli­co”, di­ce Jo­sé Ál­va­ro Oso­rio, co­no­ci­do en to­do el mun­do co­mo J Bal­vin. Es­tá en una pe­que­ña sa­la de jun­tas en el Mu­seo de Ar­te de Me­de­llín, don­de lle­gó ro­dea­do de ami­gos que ca­mi­nan a su la­do y de­trás de él. J Bal­vin lle­va unos te­nis Ni­ke Jor­dan, un pan­ta­lón azul, una ca­mi­se­ta ro­sa­da y una cha­que­ta di­se­ña­da por Vir­gil Abloh pa­ra Louis Vuit­ton. El ar­tis­ta pai­sa es la ima­gen de los re­lo­jes sui­zos Tag Heuer, Jimmy Fa­llon lo in­vi­tó a su show, Be­yon­cé hi­zo un re­mix de su can­ción “Mi gen­te” y en el úl­ti­mo año se han pro­du­ci­do do­cu­men­ta­les que in­da­gan có­mo un re­gue­to­ne­ro se con­vir­tió en una es­tre­lla pop. No se qui­ta en nin­gún mo­men­to sus ga­fas os­cu­ras y to­das sus res­pues­tas son cor­tas. Es­tá re­la­ja­do y aun­que se no­ta que tie­ne ca­lor re­ci­be con pa­cien­cia cada una de las pre­gun­tas de los pe­rio­dis­tas du­ran­te ca­si dos ho­ras.

Hoy, J Bal­vin es el ar­tis­ta más es­cu­cha­do del mun­do. En ju­nio de 2018 tu­vo más de 48 mi­llo­nes de oyen­tes men­sua­les en Spo­tify. Lo que lla­ma la aten­ción es que no se tra­ta de un fe­nó­meno ais­la­do: aun­que J Bal­vin abrió el ca­mino, otros ar­tis­tas de Me­de­llín –co­mo Ma­lu­ma, Ka­rol G, Rey­kon (An­drés Ro­ble­do) y Ma­nuel Tu­ri­zo– lo han acom­pa­ña­do: Ma­lu­ma (Juan Luis Lon­do­ño) lo­gró que ar­tis­tas co­mo Sha­ki­ra, Ricky Mar­tin y Tha­lía mi­gra­ran des­de los so­ni­dos del pop pa­ra ex­pe­ri­men­tar con el re­gue­tón y su can­ción “Fe­li­ces los cua­tro” rom­pió el ré­cord Ve­vo/Youtu­be del vi­deo en es­pa­ñol más vis­to en 24 ho­ras, con una ci­fra de 9,3 mi­llo­nes. Ka­rol G (Ca­ro­li­na Gi­ral­do), por su par­te, es hoy una de las mu­je­res lí­de­res del gé­ne­ro: su ál­bum Uns­top­pa­ble es­tu­vo el año pa­sa­do de se­gun­do en la lis­ta Top Latin Al­bums de Bill­board, por en­ci­ma de ElDo­ra­do de Sha­ki­ra y su can­ción “Mi ca­ma” –en don­de lo­gró unir­se con Nicky Jam y J Bal­vin– ha es­ta­do en los pri­me­ros lu­ga­res de YouTu­be en Es­pa­ña, Pe­rú y Chi­le.

¿Pe­ro a qué se de­be es­te boom del re­gue­tón pai­sa?

En las tres cua­dras que co­nec­tan el Par­que del Po­bla­do con el Par­que Lle­ras por la ca­lle 10, hay sie­te dis­co­te­cas don­de sue­na re­gue­tón y otros cin­co es­ta­ble­ci­mien­tos en­tre ba­res y tien­das don­de tam­bién sue­na el gé­ne­ro. Sin em­bar­go, hay que ca­mi­nar un par de cua­dras más has­ta vía Pro­ven­za, pa­ra dar con Pe­rro Ne­gro, un lu­gar re­co­no­ci­do por no po­ner nin­gu­na can­ción que no sea de re­gue­tón. Unas es­ca­le­ras ne­gras en for­ma de ca­ra­col lle­van a un só­tano os­cu­ro con un le­tre­ro de neón ro­jo que di­ce DA­LE DU­RO. La úni­ca ilu­mi­na­ción pro­vie­ne de las lu­ces te­nues de dos ba­rras y pe­que­ñas lu­ces de co­lor ro­jo. Allí, hom­bres con ca­mi­sa y pan­ta­lón de tra­je, jó­ve­nes con ca­mi­se­tas hol­ga­das y jeans y mu­je­res con ves­ti­dos cor­tos, ca­mi­sas an­chas o ca­mi­se­tas ajus­ta­das, pa­san la no­che al­re­de­dor de me­sas ne­gras al rit­mo de ar­tis­tas puer­to­rri­que­ños co­mo Ozu­na y Jo­well & Randy, y lo­ca­les co­mo Ka­rol G y Ma­nuel Tu­ri­zo. Cuan­do sue­na “Te bo­té”, co­rean la par­te de Bad Bunny y cuan­do sue­na “Obra de ar­te”, de J Bal­vin con Fi­nal & Sha­ko, to­dos la can­tan com­ple­ta.

La voz de Nat­ti Na­tas­ha sue­na mien­tras las pa­re­jas dan una mues­tra de có­mo se bai­la re­gue­tón. Sin em­bar­go, to­dos bai­lan: los que no es­tán en pa­re­ja, lo ha­cen so­los o en gru­po. Y si la can­ción lo pi­de, van has­ta aba­jo:

La du­ra de las du­ras Ten­go suel­te ci­ta la cin­tu­ra pa’ ba­jar­te to­da es aca­len­tu­ra

Cer­ca de la ba­rra, una mu­jer le bai­la de es­pal­das a un hom­bre que le aga­rra la cin­tu­ra y la acer­ca ha­cia él. No se des­pe­gan nun­ca y mue­ven –am­bos– la ca­de­ra en círcu­los e in­ten­tan pe­gar­se cada vez más, co­mo si eso fue­ra po­si­ble.

Pe­rreo sin fil­tro soy la du­ra me lla­man pe­li­gro

La can­ción si­gue y ella em­pie­za a in­cli­nar su tor­so ha­cia ade­lan­te, pe­ro él so­lo le suel­ta la cin­tu­ra cuan­do ella es­tá a pun­to de po­ner las ma­nos so­bre el pi­so.

Esas mis­mas es­ce­nas se vi­ven en mu­chos otros sec­to­res de la ciu­dad: hoy el rit­mo sue­na por igual en to­dos los ba­rrios, sin im­por­tar la cla­se so­cial, y el bai­le sin pu­dor se da en to­das las dis­co­te­cas. Sin em­bar­go, an­tes de que se po­pu­la­ri­za­ra, el re­gue­tón fue un gé­ne­ro ex­clu­si­vo de los ba­rrios po­pu­la­res. En el Po­bla­do, por ejem­plo, le de­cían des­pec­ti­va­men­te “ma­ñe­tón”. Pa­ra que el re­gue­tón se to­ma­ra Me­de­llín y pa­ra que el re­gue­tón pai­sa se to­ma­ra el mun­do, hu­bo un tra­ba­jo de va­rios años en los que ar­tis­tas lo­ca­les se abrie­ron cam­po en dis­co­te­cas de zo­nas cen­tra­les, co­mo el ba­rrio Co­lom­bia, y de la di­fu­sión en co­le­gios de to­da la ciu­dad.

Lo que no sa­ben –o no se pre­gun­tan– quie­nes van hoy a las fiestas de re­gue­tón de Me­de­llín es que mu­cha de la mú­si­ca que es­cu­chan se ha­ce en es­tu­dios que que­dan a po­cas cua­dras de don­de es­tán bai­lan­do. Los pro­duc­to­res que tra­ba­jan en Me­de­llín se han con­ver­ti­do en los res­pon­sa­bles de man­te­ner una fá­bri­ca pre­ci­sa que sa­ca en ma­sa éxi­tos in­ter­na­cio­na­les.

“Los pro­duc­to­res son el 50 % de cada can­ción”, afir­ma DJ Gangs­ta (Juan de la Os­sa Me­drano), el pro­duc­tor de Fa­ri­na y de Wol­fi­ne. Es­te año, su éxi­to “Be­lla” –un re­mix de Wol­fi­ne y Ma­lu­ma– lo­gró 500 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be y de­jó a to­do el mun­do co­rean­do las le­tras:

Mu­jer­tan­be­llay­yo­co­nu­na­bo­te­lla Me­de­jéen­re­dar­fá­cil, caíen­las­ga­rras­dee­lla

Aun­que la voz es de Wol­fi­ne, gran par­te del tra­ba­jo crea­ti­vo de com­po­si­ción y de rit­mo le per­te­ne­ce a DJ Gangs­ta, que tra­ba­ja en un es­tu­dio ubi­ca­do en el ba­rrio La­lin­de. Y no es el úni­co: la ciu­dad es­tá re­ple­ta de es­tu­dios de pro­duc­ción que se de­di­can al re­gue­tón y a otros gé­ne­ros cer­ca­nos, co­mo el trap.

“Bo­rró cas­set­te”, de Ma­lu­ma, y “Dé­ja­me te ex­pli­co”, de Rey­kon, por ejem­plo, sa­lie­ron de una ca­sa en En­vi­ga­do don­de fun­cio­na The Ru­de Boys. Ellos son un dúo de pro­duc­to­res –Chan El Ge­nio (Br­yan Lez­cano) y Ke­vin ADG (Ke­vin Mau­ri­cio Ji­mé­nez)– que tra­ba­jan en el ba­rrio San Mar­cos, de En­vi­ga­do. Es una ca­sa gran­de y blan­ca de dos pi­sos que por fue­ra pa­re­ce ser la de una fa­mi­lia, pe­ro que tie­ne en su in­te­rior un cuar­to de 20 me­tros cua­dra­dos que se cie­rra con una puer­ta pe­sa­da que im­pi­de la fil­tra­ción de cual­quier so­ni­do.

“Me­de­llín es más can­te­ra de pro­duc­to­res que de ar­tis­tas”, di­ce Ke­vin ADG. Chan el Ge­nio le qui­ta la pa­la­bra y agre­ga: “Hay de­ma­sia­dos pro­duc­to­res. Y bue­nos. Mu­chos ni si­quie­ra han sa­li­do, pe­ro es­tán tra­ba­jan­do du­ro”. Am­bos son al­tos, vis­ten su­da­de­ras y sa­cos an­chos. Y di­cen que ad­mi­ran otros pro­duc­to­res pai­sas, co­mo Ily Won­der, Maiky, Jo­wan, You Andy y The Pro­di­giez.

¿Cuán­tos pro­duc­to­res hay en Me­de­llín? Es di­fí­cil crear un ma­pa pre­ci­so. Mu­chos tra­ba-

jan en es­pa­cios co­la­bo­ra­ti­vos co­mo Wi­re Mu­sic, otros en es­tu­dios a las afue­ras de la ciu­dad o en mu­ni­ci­pios ale­da­ños, pe­ro ha­cen par­te de la es­ce­na. Y hay quie­nes to­da­vía pro­du­cen des­de sus ca­sas, co­mo hi­cie­ron los pri­me­ros. Exis­ten es­tu­dios que se crean por una unión de pro­duc­to­res, pe­ro des­pués cada uno to­ma pro­yec­tos dis­tin­tos y los se­llos cam­bian de nom­bre o que­dan inac­ti­vos du­ran­te años. To­do es una mues­tra de una in­dus­tria rá­pi­da y cam­bian­te.

Cada una tie­ne una his­to­ria y una for­ma par­ti­cu­lar de tra­ba­jo. En 2015, cuan­do Mosty, Feid, Rolo (An­drés Res­tre­po), Jo­wan (Johan Es­pi­no­sa) y Wain (Es­te­ban Hi­gui­ta) abrie­ron ICON Mu­sic, se in­ven­ta­ron un mé­to­do muy par­ti­cu­lar pa­ra ela­bo­rar, a rit­mo de má­qui­na in­dus­trial, un flu­jo cons­tan­te de canciones: “Pa­ra no­so­tros era muy di­fí­cil sen­tar­nos con el ar­tis­ta por­que a ve­ces no sa­be bien lo que quie­re, en­ton­ces no­so­tros op­ta­mos por ha­cer re­per­to­rio: nos sen­tá­ba­mos una tar­de en la ca­sa y ha­cía­mos dos o tres canciones, así se for­ma­ba una bi­blio­te­ca de cua­ren­ta canciones y el ar­tis­ta es­co­gía de ahí”, di­ce Rolo, que lle­va una go­rra blan­ca y una ca­mi­se­ta de Whit­ney Hous­ton, mien­tras des­can­sa en una ban­ca de ma­de­ra en el jar­dín de la ca­sa don­de fun­cio­na el es­tu­dio. Rolo fue uno de los com­po­si­to­res de “Mi gen­te”, el clá­si­co de J Bal­vin.

ICON es­tá en una uni­dad ce­rra­da de ca­sas cam­pes­tres en una zo­na en­tre En­vi­ga­do y Lla­no­gran­de, y las tres ha­bi­ta­cio­nes fue­ron con­ver­ti­das en es­tu­dios de gra­ba­ción. Dos tie­nen am­plios ven­ta­na­les con vis­tas a la mon­ta­ña.

“Era más ágil, no per­día­mos tiem­po y nos crea­ba la ne­ce­si­dad de ha­cer mú­si­ca to­do el tiem­po. Si nos que­da­ban do­ce canciones, nos preo­cu­pá­ba­mos y de­cía­mos: ‘Hay que sa­car diez, do­ce o quin­ce más es­ta se­ma­na’”, aña­de Feid con al­go de nos­tal­gia. Aho­ra tra­ba­jan más en pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos, pe­ro aún con­ser­van en Drop­box una car­pe­ta que cada tan­to es­cu­chan y con más de 150 canciones que com­pu­sie­ron en la épo­ca en que fun­da­ron el es­tu­dio.

Tam­bién es­tán Ovy On The Drums –que es ver­sá­til en­tre el trap y el re­gue­tón– y Day­me & El High –que tra­ba­ja con ar­tis­tas co­mo Ke­vin Rol­dan, Andy Ri­ve­ra, Al­ber­to Sty­le, y Ñen­go Flow–, so­lo por nom­brar al­gu­nos.

Por otro la­do, las com­pa­ñías au­dio­vi­sua­les apro­ve­cha­ron el au­ge de es­te gé­ne­ro y em­pe­za­ron a ha­cer vi­deo­clips. 36 Gra­dos, la más reconocida de la ciu­dad, co­men­zó en 2011 pro­du­cien­do el vi­deo de “Cripy cripy”, de Yan­dar y Yos­tin, con un pre­su­pues­to de dos mi­llo­nes de pe­sos. “Esa his­to­ria la he­mos con­ta­do tan­tas ve­ces que a uno le pa­re­ce ra­ro que to­da­vía le pre­gun­ten có­mo hi­ci­mos ese vi­deo”, di­ce Lu­cas Spot, el di­rec­tor de ar­te. Es un roc­ke­ro que vis­te com­ple­ta­men­te de ne­gro, pe­ro que le im­pri­me el co­lor y la crea­ti­vi­dad a cada uno de los vi­deos de re­gue­tón que ha gra­ba­do.

Un año des­pués, con “Pa­ja­ri­tos en el ai­re”, de Yan­dar y Yos­tin con Andy Ri­ve­ra, lo­gra­ron 100 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be. En el vi­deo, las cá­ma­ras si­guen a una mu­jer ves­ti­da de no­via que ca­mi­na por un puen­te mien­tras per­so­na­jes con más­ca­ras de pá­ja­ros le ofre­cen di­ne­ro y via­jes. Era un mo­men­to en que ni si­quie­ra Daddy Yan­kee, lí­der del gé­ne­ro, re­gis­tra­ba esos nú­me­ros.

Des­de en­ton­ces han tra­ba­ja­do con Ka­rol G, Ma­lu­ma, Plan B, Nicky Jam, J Ál­va­rez, Ale­xis y Fi­do, pe­ro su re­la­ción más fuer­te es la que tie­nen con J Bal­vin: en po­co más de un año, el vi­deo de “Mi gen­te”, pro­du­ci­do por ellos, cuen­ta con ca­si dos mil mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes en YouTu­be, un nú­me­ro que ni si­quie­ra “Hotli­ne Bling” –uno de los ma­yo­res éxi­tos de

“QUE­RÍA­MOS A POR­TAR UN SO­NI­DO DI­FE­REN­TE, QUE­RÍA­MOS APUN­TAR LES A UNOS GR A MM Y CON UN SO­NI­DO MU CH OMÁS IN­TER­NA­CIO­NAL Y TAM­BIÉN QUE­RÍA­MOS QUE LAS LÍ RI­CAS TU­VIE­RAN UN CON­SU­MO MÁS GLO­BAL. QUE EL PA­PÁ PU­SIE­RA LA CAN­CIÓN Y TAM­BIÉN LA ABUE­LI­TA Y LATÍA ”.

Dra­ke– ha lo­gra­do en dos años al ai­re. Tam­bién hay otras com­pa­ñías au­dio­vi­sua­les ba­sa­das en Me­de­llín, co­mo Vi­sual 1, que es­tán ha­cien­do vi­deos pa­ra Greeicy, Pa­sa­bor­do y Ka­pla & Miky.

Esos son los in­gre­dien­tes de la in­dus­tria.

El pri­mer re­gue­tón que so­nó en una emi­so­ra de Me­de­llín fue re­pro­du­ci­do des­de un CD pi­ra­ta.

La fre­cuen­cia Rum­ba 106.3 FM era una emi­so­ra cros­so­ver fa­mo­sa por su es­pon­ta­nei­dad y por­que sus oyen­tes po­dían es­cu­char to­dos los gé­ne­ros sin mu­cha or­ga­ni­za­ción: so­na­ban Sal­se­rín, Vi­cen­te Fer­nán­dez y has­ta el ál­bum Ab­baPa­ter, de Juan Pa­blo II. Fer­nan­do Lon­do­ño, di­rec­tor de la emi­so­ra –co­no­ci­do co­mo El Gu­rú del Sabor– y Luis Fer­nan­do He­nao –DJ Se­má­fo­ro– te­nían una es­pe­cie de ri­tual: co­mo tra­ba­ja­ban en el edi­fi­cio Col­te­jer, en pleno cen­tro de Me­de­llín, ca­mi­na­ban por la ca­lle Ju­nín des­pués de al­mor­zar y re­vi­sa­ban los CD pi­ra­tas pa­ra me­dir el im­pac­to de las canciones que es­ta­ban so­nan­do. Ade­más, de pa­so, bus­ca­ban nue­vos te­mas.

Una tar­de de ju­nio o ju­lio de 2002 vie­ron una can­ción que se re­pe­tía en los CD de mp3 que te­nían los ven­de­do­res: “El la­ti­ga­zo”, de Daddy Yan­kee. El CD les cos­tó tres mil pe­sos y traía en­tre ochen­ta y cien canciones más. Emi­tir la com­po­si­ción des­de un me­dio pi­ra­ta no era al­go le­gal, pe­ro pa­ra ellos era im­po­si­ble con­se­guir la can­ción de otra ma­ne­ra. Ese día los oyen­tes la pi­die­ron va­rias ve­ces y co­mo la ver­sión que ha­bían con­se­gui­do no du­ra­ba ni dos mi­nu­tos, la re­pi­tie­ron sin ce­sar.

El im­pac­to del re­gue­tón en el pú­bli­co pai­sa fue tan gran­de que pa­ra di­ciem­bre de 2002, El Gu­rú del Sabor y DJ Se­má­fo­ro to­ma­ron la de­ci­sión de mez­clar los clá­si­cos na­vi­de- ños y de fin de año con éxi­tos de re­gue­tón. Los me­de­lli­nen­ses es­cu­cha­ron “El au­sen­te”, de Pas­tor Ló­pez, des­pués de “Fe­li­na”, de Héc­tor & Ti­to; lue­go se­guía “Ca­ri­ñi­to”, de Ro­dol­fo Ai­car­di, y la tan­da re­ma­ta­ba con “Sal­go fi­lo­teao”, don­de se unían las vo­ces de Di­vino y Wi­sin & Yan­del. La emi­so­ra fue la más es­cu­cha­da en esa tem­po­ra­da y pa­ra enero de 2003 de­ci­die­ron con­ver­tir Rum­ba en una es­ta­ción cien­to por cien­to de re­gue­tón.

No pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que los mú­si­cos pai­sas em­pe­za­ran a in­tere­sar­se en el gé­ne­ro y abrie­ran los pri­me­ros es­tu­dios de gra­ba­ción de­di­ca­dos al re­gue­tón. Uno de ellos fue La Pal­ma, fun­da­do en 2002 en el ba­rrio Ro­ble­do. “Si­ga, es la ca­sa con la pal­me­ra enor­me afue­ra”, de­cía el por­te­ro que per­ma­ne­cía en la en­tra­da de la uni­dad re­si­den­cial don­de es­ta­ba el es­tu­dio. Cuan­do apa­re­cía la pal­ma, ha­bía que su­bir los tres pi­sos de la ca­sa has­ta una man­sar­da don­de –al prin­ci­pio– no ha­bía mu­cho: ape­nas una or­ga­ne­ta y un equi­po de so­ni­do pa­ra gra­bar y re­gra­bar ca­se­tes. “El es­tu­dio era del ta­ma­ño de un ba­ño y allá nos me­tía­mos to­dos los que par­chá­ba­mos más los ami­gos de cada uno”, di­ce T1­gre (Se­bas­tián Aris­ti­zá­bal), uno de los pri­me­ros ar­tis­tas que gra­bó allí. “Me acuer­do que es­tá­ba­mos sin ca­mi­sa su­dan­do ho­rri­ble y que com­prá­ba­mos pan y Co­ca-Co­la pa­ra cuan­do nos da­ba ham­bre”.

La Pal­ma na­ció por­que el gru­po Gol­pe a Gol­pe –con­for­ma­do por Pequeño Juan (Juan Fer­nan­do Res­tre­po) y Mr. Deck (Da­niel Ca­lle)– ne­ce­si­ta­ba un lu­gar pa­ra ha­cer su mú­si­ca. Am­bos se ha­bían des­ta­ca­do co­mo ar­tis­tas de rap en los gru­pos La Ca­sa Negra y Se­lec­to Dia­lec­to des­de me­dia­dos de la dé­ca­da de 1990, pe­ro en 2001 em­pe­za­ron a mez­clar rit­mos que es­cu­cha­ban en ca­na­les in­ter­na­cio­na­les co­mo Te­le­mun­do y en ca­se­tes que con­se­guían en las ca­lles Ju­nín y La Pla­ya. Así fue­ron acer­cán­do­se a ar­tis­tas co­mo Vi­co C, Baby Ras­ta, Grin­go y Big Boy. Has­ta que se en­con­tra­ron con el re­gue­tón.

Cuan­do na­ció La Pal­ma, Pequeño Juan te­nía 19 años y Mr. Deck, 16. Ellos re­cuer­dan la his­to­ria en una sa­la de reunio­nes de la em­pre­sa que hoy les ma­ne­ja la pren­sa. Pequeño Juan no es pequeño: mi­de ca­si dos me­tros, vis­te to­do de ne­gro –a ex­cep­ción de una cha­que­ta vino tin­to–, usa dos ani­llos en cada mano y del cue­llo le cuel­gan dos co­lla­res: uno con un di­je de búho y otro con la ca­ra de Je­sús. En los dien­tes lle­va

un grillz pla­tea­do que cam­bia le­ve­men­te la for­ma en la que ha­bla.

“Una vez que es­tá­ba­mos en el es­tu­dio re­ci­bi­mos una lla­ma­da y nos di­je­ron que nos iban a ma­tar. Ha­bía mu­cho ra­di­ca­lis­mo con­tra el re­gue­tón que em­pe­za­mos a ha­cer los que ve­nía­mos de la es­cue­la del rap”, re­cuer­da Pequeño Juan. Los ra­pe­ros más ra­di­ca­les sen­tían que el re­gue­tón era una de­gra­da­ción del gé­ne­ro y en al­gu­nos círcu­los los em­pe­za­ron a til­dar de trai­do­res. Sin em­bar­go, mu­chos de los jó­ve­nes de Me­de­llín que se es­ta­ban in­tere­san­do en el re­gue­tón ve­nían del rap. Otros ca­sos son los de Tres Pe­sos –una de las pri­me­ras agru­pa­cio­nes de la ciu­dad– e in­clu­so de J Bal­vin, que fue re­co­no­ci­do por su im­pro­vi­sa­ción an­tes de ser una es­tre­lla del re­gue­tón. “El re­gue­tón tie­ne la mis­ma idio­sin­cra­sia de los ra­pe­ros ame­ri­ca­nos, la for­ma de ves­tir, la for­ma de mo­ti­lar­se, las ex­pre­sio­nes, las jo­yas, el bling­bling, to­do”, con­ti­núa. “Sim­ple­men­te cam­bia­ba el rit­mo”.

A La Pal­ma em­pe­za­ron a lle­gar ar­tis­tas de to­dos los al­re­de­do­res de Me­de­llín. Ve­nían de Don­ma­tías, de Ya­ru­mal, de San Cris­tó­bal, de En­vi­ga­do, de Za­mo­ra. Los pro­duc­to­res agen­da­ban tres ci­tas al día –por trein­ta mil pe­sos cada una– y to­dos los que iban sa­lían con una can­ción com­ple­ta. “En un cua­derno íba­mos es­cri­bien­do el nom­bre de las per­so­nas y agru­pa­cio­nes que pa­sa­ron por La Pal­ma, pe­ro cuan­do so­bre­pa­sa­mos las 500 de­ja­mos de ano­tar”, re­cuer­da Pequeño Juan. Por el es­tu­dio pa­sa­ron ar­tis­tas co­mo Ma­lu­ma, Ka­rol G, Rey­kon, J Bal­vin y Andy Ri­ve­ra (An­drés Ri­ve­ra).

Sin em­bar­go, en las emisoras co­mo Rum­ba se­guía so­nan­do re­gue­tón bo­ri­cua. Los DJ y pro­duc­to­res lo­ca­les ha­cían agru­pa­cio­nes, co­mo Co­lom­bian Flow o Uni­ver­si­dad de la Ca­lle, pe­ro sus canciones no eran con­si­de­ra­das pa­ra la pa­rri­lla ra­dial por­que El Gu­rú del Sabor pen­sa­ba que la ca­li­dad era ma­la, que los jó­ve­nes de Me­de­llín no es­ta­ban lis­tos, que el re­gue­tón era un rit­mo ex­clu­si­va­men­te puer­to­rri­que­ño. Sin em­bar­go, en 2002, cuan­do El Gu­rú lan­zó Pa’las­que­sea –su pro­pio ál­bum, que te­nía cua­tro canciones–, lo pro­mo­cio­nó en su emi­so­ra. Los in­te­gran­tes de Co­lom­bian Flow –DJ Pope, Gol­pe a Gol­pe, Gran Ches­ter, J To­bo­ne, Ára­be & Tiam y Los Full– se eno­ja­ron tan­to que sa­ca­ron la pri­me­ra “ti­rae­ra” (una can­ción que sir­ve pa­ra bus­car­le pe­lea a otro ar­tis­ta) del re­gue­tón co­lom­biano, ti­tu­la­da “Ti­rae­ra al Gu­rú”:

Es­to es­pa­ra­ti Gu­rú Es­to es­tu­ve­lo­rio En qué pen­sas­te tú, en qué pe ns as te Gu­rú Si te ba­jan con bo­te­llas, ché­ca­lo full Te man­do el ran­king pe­ro no obs­tan­te Sa­co el ti em­po­pa’ aplas­tar al lo­cu­tor que se cree can­tan­te

En 2003, el re­gue­tón lo­cal lo­gró te­ner un pro­gra­ma en la ra­dio que se lla­ma­ba Flow­de­mi tie­rra. “Me die­ron un es­pa­cio los do­min­gos a las ocho de la no­che, la ho­ra en que na­die es­cu­cha ra­dio”, afir­ma Sha­ko (San­tia­go Cha­cón), un es­tu­dian­te de co­mu­ni­ca­ción so­cial de la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín, que lue­go for­mó par­te del gru­po Fi­nal & Sha­ko, quien ha­cía el pro­gra­ma con DJ HZ (Hil­de­mir Za­pa­ta). “Hi­ci­mos una es­tra­te­gia pa­ra que los ar­tis­tas pre­sen­ta­ran la mú­si­ca y así in­vo­lu­cra­ban a sus co­mu­ni­da­des y ga­ná­ba­mos au­dien­cia”.

El es­tu­dio La Pal­ma tam­bién ha­cía gran­des la­bo­res de dis­tri­bu­ción. En cada tra­ba­jo em­pa­que­ta­ban a to­dos los ar­tis­tas del es­tu­dio: “¿Us­ted ter­mi­nó su can­ción? Lis­to, yo se la en­tre­ga­ba. Pe­ro le en­tre­ga­ba tam­bién la úl­ti­ma de Bal­vin, Gol­pe a Gol­pe, Rey­kon, El Car­tel, Ára­be y Tiam… Así es­to se re­ga­ba tam­bién”, di­ce Mr. Deck. La es­ce­na del re­gue­tón en Me­de­llín se ha ca­rac­te­ri­za­do por te­ner un mar­ca­do ca­rác­ter co­la­bo­ra­ti­vo, los re­mix en­tre ar­tis­tas pai­sas son co­mu­nes y cons­tan­te­men­te se ve en re­des so­cia­les a los ar­tis­tas apo­yán­do­se en­tre ellos cuan­do hay lan­za­mien­tos de canciones o vi­deos.

La Uni­ver­si­dad de la Ca­lle –Mi­ke Cor­tez (hoy co­no­ci­do co­mo Rey­kon), Mu­sik Man (Da­niel Ta­bor­da), Gol­pe a Gol­pe, J Bal­vin, DJ Pope (Jo­se Da­vid Ri­ve­ra) y T1­gre– tam­bién em­pe­za­ron a tra­ba­jar en la di­fu­sión de sus canciones y or­ga­ni­za­ron pre­sen­ta­cio­nes en pe­que­ños ba­res y dis­co­te­cas de Me­de­llín los fi­nes de se­ma­na. La ca­lle 68 del ba­rrio Cas­ti­lla, en la zo­na no­roc­ci­den­tal de

la ciu­dad, se con­vir­tió en el pun­to de par­ti­da. El Clan, por ejem­plo, era un lu­gar pequeño, os­cu­ro, con unas es­ca­las de sa­li­da pe­li­gro­sa­men­te es­tre­chas don­de los ar­tis­tas te­nían que can­tar subidos en la ba­rra. “Siem­pre que íba­mos a to­car, lle­vá­ba­mos a ami­gos pa­ra que re­par­tie­ran CD que­ma­dos a los asis­ten­tes”, re­cuer­da T1­gre. Así, ellos mis­mos fue­ron crean­do una fa­na­ti­ca­da que los se­guía a otros ba­rrios, co­mo Manrique, Ro­ble­do y Bue­nos Ai­res, que tam­bién ha­cían par­te de la ru­ta de es­tas fiestas de re­gue­tón.

Ha­cia 2005, cuan­do el re­gue­tón ya se ha­bía asen­ta­do en Me­de­llín, los ar­tis­tas em­pe­za­ron a sa­lir a otras ciu­da­des pa­ra pre­sen­tar­se en con­cier­tos or­ga­ni­za­dos por emisoras ra­dia­les: “Una vez tu­vi­mos un show en Pe­rei­ra con los de la Uni­ver­si­dad de la Ca­lle, co­mo Rey­kon, Gol­pe a Gol­pe y J Bal­vin”, re­cuer­da El T1­gre. “Al­qui­la­mos una van y nos fui­mos muy con­ten­tos, has­ta que lle­gan­do a La Pin­ta­da un de­rrum­be nos ce­rró la vía. ¡Era al me­nos una cua­dra en­te­ra de tie­rra y lo­do! Así que nos to­có pa­sar por en­ci­ma a pie y ter­mi­na­mos con pan­tano has­ta en la ca­ra. Cuan­do pa­sa­mos, con­se­gui­mos otra van y con las me­dias nos to­có lim­piar­nos to­do el pan­tano de los te­nis y el cuer­po por­que lle­gá­ba­mos de­re­cho a can­tar y a de­vol­ver­nos esa mis­ma no­che”.

J Bal­vin em­pe­zó a sa­lir de Me­de­llín a es­te ti­po de even­tos con canciones co­mo Obra­de ar­te, que fue im­por­tan­te en el Eje Ca­fe­te­ro, San­tan­der y la cos­ta atlán­ti­ca, y se vol­vió mu­cho más na­cio­nal cuan­do lan­zó “Ella me cau­ti­vó”, en 2009. Sin em­bar­go, des­de an­tes, el re­gue­tón pai­sa ya es­ta­ba rom­pien­do fron­te­ras.

En 2008, Da­niel Ta­bor­da, co­no­ci­do co­mo El Nar­ko de la Red, cur­sa­ba oc­ta­vo en el co­le­gio John F. Ken­nedy en Ita­güí y era un afi­cio­na­do de los compu­tado­res. Su pri­mer tra­ba­jo fue mo­de­rar la sección de mú­si­ca de una pá­gi­na de fo­ros lla­ma­da fo­ro­me­de­llin.com. Era ca­si un tra­ba­jo de pi­ra­te­ría: “Yo mon­ta­ba la mú­si­ca con per­mi­so de los ar­tis­tas, la di­vul­ga­ba en di­fe­ren­tes fo­ros e in­clu­so crea­ba per­fi­les que se de­di­ca­ban ex­clu­si­va­men­te a una agru­pa­ción o so­lis­ta, co­mo Rey­kon, Yan­dar & Yos­tin, Andy Ri­ve­ra…”, di­ce Ta­bor­da en me­dio del es­tu­dio de Day­me y el High en el ba­rrio Lau­re­les, del que hoy ha­ce par­te en­car­gán­do­se del área de mar­ke­ting di­gi­tal. “En ese pro­ce­so lle­gué in­clu­so a en­ta­blar fuer­tes re­la­cio­nes con otras per­so­nas que ha­cían lo mis­mo que yo en Puer­to Ri­co, Chi­le, Ar­gen­ti­na”. De esa ma­ne­ra, el re­gue­tón de Me­de­llín em­pe­zó a so­nar por fue­ra de las fron­te­ras de Co­lom­bia.

Por esa mis­ma épo­ca, Sky, el pro­duc­tor de J Bal­vin, te­nía 16 años. Cuan­do no es­ta­ba en el co­le­gio o ha­cien­do mú­si­ca, es­ta­ba me­ti­do en los es­pa­cios di­gi­ta­les de Mes­sen­ger y MyS­pa­ce: “Yo no te­nía un par­che co­mo los de Ro­ble­do y En­vi­ga­do, en­ton­ces lo que ha­cía era iden­ti­fi­car quiénes eran los que es­ta­ban ha­cien­do cosas y uno se con­se­guía el Mes­sen­ger y man­da­ba el ma­te­rial que te­nía”, di­ce Sky mien­tras se pre­pa­ra pa­ra Sel­vá­ti­ca en Me­de­llín, el pri­mer con­cier­to don­de en el li­neup apa­re­ce su nom­bre. Des­pués de “Gin­za” si­guió pro­du­cien­do canciones y hoy tra­ba­ja prin­ci­pal­men­te en Mia­mi con ar­tis­tas co­mo Lee Brian, Ozu­na, Ka­rol G, Se­bas­tián Ya­tra, en­tre otros.“Yo no te­nía quién me es­cu­cha­ra en­tre mis ami­gos, en­ton­ces por ahí co­no­cí gen­te. Tam­bién con MyS­pa­ce. Esas eran las he­rra­mien­tas nú­me­ro uno pa­ra co­nec­tar gen­te acá en Me­de­llín”.

Las conexiones que ellos hi­cie­ron de­fi­nie­ron sus ca­rre­ras. En el jar­dín de ICON Mu­sic, Feid em­pie­za a reír­se cuan­do re­cuer­da có­mo co­no­ció a Mosty, uno de sus so­cios ac­tua­les: “Mosty te­nía una can­ción que ha­bía pe­ga­do que se lla­ma­ba ‘Me enamo­ro’, pe­ro na­die sa­bía quién era él”, di­ce Feid. “Una ami­ga mía te­nía su Mes­sen­ger y me lo dio, en­ton­ces yo le man­dé unas canciones. Me di­jo que so­na­ban muy ma­lu­co, pe­ro que yo can­ta­ba ba­cano, que ca­ye­ra a su ca­sa”, di­ce. “Yo pen­sé que era un se­ñor por­que las canciones de él so­na­ban su­per­bién, pe­ro cuan­do lle­gué a la ca­sa me hi­cie­ron pa­sar a una ha­bi­ta­ción y ha­bía un pe­lao con el uni­for­me del co­le­gio de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na. Yo lo sa­lu­dé y me que­dé es­pe­ran­do. Al ra­to le di­je: ‘Par­ce, ¿y Mosty qué? ¿Se­rá que se de­mo­ra mu­cho?’. Y él: ‘Ah par­ce, yo soy Mosty’. Des­de eso ha­ce­mos mú­si­ca jun­tos. Éra­mos unos ni­ños”.

DJ Pope es un ti­po al­to con la bar­ba al­ta y pu­li­da, que vis­te siem­pre te­nis gran­des y ca­mi­se­tas lla­ma­ti­vas. En 2012, cuan­do te­nía trein­ta años, creó el es­tu­dio In­fi­nity Mu­sic con una so­la vi­sión: ha­cer éxi­tos in­ter­na­cio­na­les y de mu­cha ca­li­dad. Canciones que –en sus pa­la­bras– no tu­vie­ran un so­ni­do “tan ca­lle”.

“Que­ría­mos apor­tar un so­ni­do di­fe­ren­te, que­ría­mos apun­tar­les a unos Grammy con

un so­ni­do mu­cho más in­ter­na­cio­nal y tam­bién que­ría­mos que las lí­ri­cas tu­vie­ran un con­su­mo más glo­bal. Que el pa­pá pu­sie­ra la can­ción y tam­bién la abue­li­ta y la tía”, di­ce Pope, quien hoy es el DJ de J Bal­vin. Sky, Mosty y Feid fue­ron al­gu­nos de los que se su­ma­ron al pro­yec­to In­fi­nity, que pro­du­jo canciones de J Bal­vin, Ma­lu­ma, Nicky Jam, De la Ghet­to, Ar­cán­gel, Ke­vin Roldán, Mi­ke Bahía y Jua­nes, en­tre otros.

In­fi­nity ya no exis­te, pe­ro él tie­ne un es­tu­dio lla­ma­do 574 que bus­ca co­nec­tar a Me­de­llín con el mun­do en va­rios as­pec­tos cul­tu­ra­les: mú­si­ca, mo­da y ar­te. El lu­gar que­da en Lla­no­gran­de y es­tá cu­bier­to de ar­te po­pu­lar: hay gra­fi­tis, un par de es­cul­tu­ras que pa­re­cen de Kaws y fo­to­gra­fías de con­cier­tos, vi­deos y via­jes to­ma­das por Or­li Arias –el fo­tó­gra­fo ofi­cial de J Bal­vin– y por Fe­li­pe Za­pa­ta.

En esas fo­to­gra­fías se pue­de ras­trear có­mo el re­gue­tón pai­sa con­quis­tó el mun­do.

Se­gún DJ Pope el apor­te que Me­de­llín le hi­zo al re­gue­tón fue neu­tra­li­zar el len­gua­je: “Lo pu­so más su­til, más di­ge­ri­ble pa­ra to­do el mun­do. In­clu­so, mu­chos puer­to­rri­que­ños en­ten­die­ron eso y nos aco­pla­mos to­dos. To­da­vía es­tá el pe­rreo, tam­bién hay canciones ro­mán­ti­cas, pe­ro tam­bién se in­ten­ta neu­tra­li­zar el gé­ne­ro des­de las le­tras, el rit­mo y las me­lo­días pa­ra vol­ver­lo más glo­bal. Hoy es­ta­mos vien­do esos re­sul­ta­dos”. Ese es­ti­lo de­pu­ra­do fue el que po­si­cio­nó a Me­de­llín co­mo un nue­vo cen­tro del re­gue­tón: allí es­ta­ban los pro­duc­to­res, los má­na­ger, los es­ti­lis­tas, los pro­duc­to­res de vi­deo, las ofi­ci­nas de pren­sa y los con­tac­tos pa­ra ha­cer gran­des con­cier­tos.

Ar­tis­tas de to­do el mun­do em­pe­za­ron a mi­grar a Me­de­llín. In­clu­so al­gu­nos puer­to­rri­que­ños, co­mo Nicky Jam (Nick Ri­ve­ra), Mackie (Luis En­ri­que Pi­za­rro) y J Ál­va­rez (Ja­vid Da­vid Ál­va­rez), se es­ta­ble­cie­ron en la ca­pi­tal an­tio­que­ña.

Mackie se sien­ta en un mu­ro cer­ca de la pis­ci­na del es­tu­dio Ilu­mi­na­do, en el ba­rrio El Te­so­ro. Tie­ne una lar­ga ca­be­lle­ra de dread­locks que cons­tan­te­men­te se ti­ra ha­cia atrás y son­ríe cada vez que ha­bla de Puer­to Ri­co. “An­tes a lo me­jor ha­cía­mos una can­ción y lo de­más lo de­já­ba­mos un po­qui­to más pa­ra lo úl­ti­mo”, di­ce con su ca­rac­te­rís­ti­ca voz ron­ca que se pue­de es­cu­char en canciones co­mo “Ase­chán­do­te”, “Mau­lla” y “La be­lla­que­ra”. Se re­fie­re a cuan­do em­pe­zó a ha­cer re­gue­tón en su is­la, a fi­na­les de la dé­ca­da de 1990. “Yo creo que per­día­mos mu­cho di­ne­ro por­que no sa­bía­mos qué ha­cer con la mú­si­ca que te­nía­mos”. Aho­ra es­tá crean­do mú­si­ca con un gru­po con pro­duc­to­res que ha co­no­ci­do en Me­de­llín. “Acá hay una in­dus­tria co­mo tal. To­do es­tá tan es­truc­tu­ra­do que se tra­ba­ja más rá­pi­do, más efi­cien­te. Acá van al grano y tie­nes to­do a la mano”.

Con otras pa­la­bras, Jai­me Mon­sal­ve, di­rec­tor mu­si­cal de la Ra­dio Na­cio­nal de Co­lom­bia, coin­ci­de con Pope y con Mackie: “La vo­ca­ción que tie­ne Me­de­llín co­mo ca­pi­tal in­dus­trial de Co­lom­bia y el te­ma de la pu­jan­za pai­sa no pue­de echar­se a un la­do cuan­do uno pien­sa en es­ta suer­te de apro­pia­ción de mú­si­cas que no se ori­gi­na­ron allí. La muer­te de Gar­del en Me­de­llín hi­zo que el tan­go se con­vir­tie­ra en mú­si­ca re­gio­nal pro­pia y lo mis­mo pa­só con la mú­si­ca tro­pi­cal y el va­lle­na­to gui­ta­rre­ro”.

Gra­cias a su di­fu­sión e in­dus­tria­li­za­ción los pai­sas asu­mie­ron al re­gue­tón rá­pi­da­men­te co­mo al­go pro­pio. La eti­que­ta “He­cho en Me­de­llín” en un ar­tis­ta o una can­ción se con­vir­tió en mo­ti­vo de or­gu­llo y ge­ne­ró una es­pe­cie de his­te­ria co­lec­ti­va por ser par­te de ese dem­bow que aún no ha pa­ra­do.

El 26 de no­viem­bre de 2016 la Pla­za de To­ros la Ma­ca­re­na de Me­de­llín pre­sen­ció un mo­men­to his­tó­ri­co. J Bal­vin se pre­sen­tó en Bruut­tal y du­ran­te el con­cier­to hi­zo un re­pa­so por su carrera mu­si­cal al la­do de to­dos sus ami­gos.

A las on­ce de la no­che las pan­ta­llas del es­ce­na­rio se vol­vie­ron ro­jas y la pis­ta de la can­ción “Ve­neno” em­pe­zó a so­nar. Las pri­me­ras lí­neas fue­ron can­ta­das por la voz de un J Bal­vin que aún no apa­re­cía so­bre el es­ce­na­rio, pe­ro ca­si ter­mi­nan­do el se­gun­do ver­so y em­pe­zan­do el co­ro el ar­tis­ta fue ele­va­do a tra­vés de una pla­ta­for­ma y apa­re­ció en me­dio de la ta­ri­ma:

Yo sue­ño tan al­to que los veo en el sue­lo No me pue­den pa­rar, soy in­ter­na­cio­nal

J Bal­vin can­ta­ba mien­tras se de­ja­ba ver lu­cien­do com­ple­ta­men­te de ne­gro y por­tan­do una cha­que­ta bri­llan­te, una ca­de­na y el ca­be­llo cas­ta­ño pei­na­do ha­cia atrás.

Des­pués can­tó “Tran­qui­la”, “Yo te lo di­je” y “Si­go ex­tra­ñán­do­te” y em­pe­za­ron a apa­re­cer un des­fi­le de in­vi­ta­dos que na­die se es­pe­ra­ba: Nicky Jam, Yan­del, Zion & Len­nox, Fa­rru­ko, Rey­kon, Jut­ha y Small, BIA, Jo­well y Randy, Feid, Fue­go, y Fi­nal & Sha­ko se le unie­ron en ta­ri­ma y du­ran­te ca­si tres ho­ras hi­cie­ron un re­pa­so pre­ci­so de to­da la carrera del ar­tis­ta pai­sa.

J Bal­vin di­jo que ese con­cier­to fue un ho­me­na­je a Me­de­llín y que era su ma­ne­ra de de­vol­ver­le to­do lo que le dio y le si­gue dan­do.

Me­de­llín es un epi­cen­tro del re­gue­tón. Otros even­tos co­mo El Cho­li se Mu­da a Me­de­llín –que reúne ar­tis­tas clá­si­cos puer­to­rri­que­ños co­mo Te­go Cal­de­rón, J Ál­va­rez, Don Omar, Ar­cán­gel, Di­vino y Tre­bol Clan, en­tre otros– se es­tán vol­vien­do co­ti­dia­nos y es­te año la dis­co­te­ca Bo­lí­var, en el Po­bla­do, fue el es­ce­na­rio del pri­mer Boi­ler Room en el mun­do cien­to por cien­to de­di­ca­do al re­gue­tón. El Boi­ler Room es una fies­ta prin­ci­pal­men­te de mú­si­ca elec­tró­ni­ca que fue crea­da en In­gla­te­rra en 2010 y que ha si­do ce­le­bra­da en más de cien paí­ses; su par­ti­cu­la­ri­dad es que trans­mi­te vía strea­ming cada even­to y a la fe­cha ha trans­mi­ti­do en vi­vo más de 4.000 mi­llo­nes de mi­nu­tos de mú­si­ca. No es me­nor que la fies­ta ha­ya ocu­rri­do en la ca­pi­tal an­tio­que­ña y que ha­yan par­ti­ci­pa­do pro­duc­to­res lo­ca­les co­mo Feid, Ka­pla y Miky con The Ru­de Boys y Ovy On The Drums.

El re­gue­tón de Me­de­llín aho­ra des­pier­ta emo­cio­nes en to­do el mun­do. El 20 de agos­to, Ma­lu­ma fue uno de los ar­tis­tas in­vi­ta­dos a los Vi­deo Mu­sic Awards en el Ra­dio City Mu­sic Hall, en Nue­va York, y con su can­ción “Fe­li­ces los cua­tro” pu­so a bai­lar a to­da la in­dus­tria mu­si­cal nor­te­ame­ri­ca­na. El re­gue­to­ne­ro pai­sa apa­re­ció con un tra­je pla­tea­do de Dol­ce & Gab­ba­na ro­dea­do de bai­la­ri­nas con ves­ti­dos do­ra­dos, pe­ro lo que cau­só más im­pac­to fue el bre­ve en­cuen­tro con Ma­don­na que tu­vo an­tes de su pre­sen­ta­ción: en su cuen­ta de Ins­ta­gram Ma­lu­ma di­jo que la di­va del pop le ha­bía da­do la ben­di­ción y le ha­bía di­cho que es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra el si­guien­te ni­vel.

Han pa­sa­do dos años des­de el pri­mer Bruut­tal y aho­ra las mis­mas canciones que J Bal­vin can­tó en Me­de­llín son can­ta­das por fran­ce­ses, is­rae­líes y ru­ma­nos. En agos­to de es­te año, por ejem­plo, J Bal­vin se pre­sen­tó en To­kio y su Ins­ta­gram era un com­pen­dio de vi­deos en los que los ja­po­ne­ses co­rea­ban sus canciones sin du­dar una so­la pa­la­bra y en don­de los fa­ná­ti­cos lle­ga­ban a la fir­ma de au­tó­gra­fos con co­pias de los ta­tua­jes de J Bal­vin en to­do su cuer­po.

Ellos son estrellas glo­ba­les he­chas en Me­de­llín. El me­jor ejem­plo del ne­go­cio.

¿Cuál es el lí­mi­te? Na­die lo sa­be. El pro­pio J Bal­vin di­ce que has­ta aho­ra él es­tá em­pe­zan­do.

FEID Y EL ROLO

DJ GANGS­TA

SHA­KO

MACKIE

GOL­PE A GOL­PE

J BAL­VIN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.