SEAFLOWER LA REI­NA DEL CA­RI­BE

ARE­NA BLAN­CA, PLA­YAS VíR­GE­NES Y ARRE­CI­FE S CO­RA­LI­NOS. ES­TA ES LA CO­LOM­BIA PRO­TE­GI­DA POR LA AR­MA­DA NA­CIO­NAL.

Don Juan - - NEWS - POR EDWARD LO­ZANO

Des­de ha­ce años, es­ta her­mo­sa ca­ri­be­ña es reconocida por co­lom­bia­nos y ex­tran­je­ros.

Ella no so­lo guar­da una be­lle­za inigua­la­ble, tam­bién tie­ne la ca­pa­ci­dad de ser la más dig­na re­pre­sen­tan­te del Ca­ri­be co­lom­biano en un rei­na­do in­ter­na­cio­nal. Es una flor del mar que ha­ce alar­de de su nom­bre con una be­lle­za úni­ca y sin igual: la tez blan­ca de su are­na con­tras­ta con la ale­gría de los co­lo­res y sa­bo­res ca­ri­be­ños; y, co­mo si fue­ra su ves­ti­do de al­ta cos­tu­ra, los co­ra­les ofre­cen un es­pec­tácu­lo al re­fle­jar la ri­que­za in­com­pa­ra­ble del mar.

Ha­ce si­glos, ella tu­vo pre­ten­dien­tes in­gle­ses y ho­lan­de­ses, en­tre mu­chos otros. Los es­pa­ño­les in­ten­ta­ron con­quis­tar­la, in­clu­so es­ta­dou­ni­den­ses y cen­troa­me­ri­ca­nos se han atre­vi­do a cor­te­jar­la, pe­ro ella siem­pre ha te-

ni­do cla­ro que su be­lle­za per­te­ne­ce a to­da la hu­ma­ni­dad y, so­bre to­do, a los co­lom­bia­nos, pues son ellos quie­nes la han he­cho res­pe­tar.

Ella es una flor del mar, que es me­jor co­no­ci­da co­mo Seaflower.

Es­ta re­ser­va de bios­fe­ra es­tá com­pues­ta por 180.000 km2 de ri­que­za ma­rí­ti­ma y te­rres­tre, con­for­ma­da por eco­sis­te­mas ma­ri­nos y cos­te­ros. Hay arre­ci­fes co­ra­li­nos, man­gla­res, la­gu­nas arre­ci­fa­les, pas­tos ma­ri­nos, pla­yas y mar abier­to. Ade­más, Seaflower po­see la ter­ce­ra ba­rre­ra de co­ral más gran­de del mun­do y com­pren­de al Ar­chi­pié­la­go, que es el de­par­ta­men­to más gran­de de Co­lom­bia. Allí es­tán, de nor­te a sur, las áreas emer­gi­das de Ba­jo Nue­vo, Ba­jo Ali­cia, Se­rra­ni­lla, Se­rra­na, Qui­ta­sue­ño, Ron­ca­dor, Pro­vi­den­cia y San­ta Ca­ta­li­na, San An­drés, ca­yo Bo­lí­var y los ca­yos de Al­bu­quer­que. To­dos alo­jan cien­tos de es­pe­cies de flo­ra y fau­na, ahí ra­di­ca su im­por­tan­cia y la ra­zón por la que fue reconocida por la Unes­co co­mo una re­ser­va de bios­fe­ra pa­ra la hu­ma­ni-

dad, que lue­go se con­so­li­dó co­mo un Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da (AMP), ha­ce más de una dé­ca­da.

A la Re­ser­va Seaflower, la más be­lla del Ca­ri­be, la cui­da, pro­te­ge y ha­ce res­pe­tar la Ar­ma­da Na­cio­nal de Co­lom­bia des­de ha­ce si­glos. Jun­to con la Di­rec­ción Ge­ne­ral Ma­rí­ti­ma, la Ar­ma­da ejer­ce la so­be­ra­nía y re­gu­la la pes­ca an­ces­tral y equi­li­bra­da. Ade­más, apo­ya las di­fe­ren­tes expediciones cien­tí­fi­cas coor­di­na­das por la Co­mi­sión Co­lom­bia­na del Océano y las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Cor­po­ra­ción pa­ra el De­sa­rro­llo Sos­te­ni­ble del Ar­chi­pié­la­go –Co­ra­li­na– y del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­ri­nas y Cos­te­ras –In­ve­mar–.

En es­tas expediciones tam­bién han par­ti­ci­pa­do ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior pa­ra ge­ne­rar co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co in­te­gral, con­cien­cia y com­pro­mi­so con ac­ti­vi­da­des que fa­vo­re­cen la sos­te­ni­bi­li­dad del me­dioam­bien­te, y de la ri­que­za bio­ló­gi­ca bio­ceá­ni­ca, flu­vial y te­rres­tre que nos per­mi­ti­rá el de­sa­rro­llo co­mo un país ma­rí­ti­mo in­men­sa­men­te ri­co.

FO­TO­GRA­FíA: JULIáN MANRIQUE

LAS EXPEDICIONES cien­tí­fi­cas Seaflower per­mi­ten la in­ves ti­ga­ción y el de­sa­rro­llo ma­rí­ti­mo.

SEAFLOWER ES una re­ser va pa­ra di­fe­ren­tes es­pe­cies, en­tre ellas tor tu­gas ca­ret­ta, anémo­nas gi­gan­tes del Ca­ri­be y aves co­mo los sú­li­dos, una fa­mi­lia de al­ca­tra­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.