A fal­ta de olas du­ran­te el in­vierno ca­li­for­niano, los jó­ve­nes de los años cin­cuen­ta de­ci­die­ron po­ner­le rue­das a una ta­bla de ma­de­ra e in­ven­tar el “surf en la ace­ra”. Aho­ra, el ska­te­boar­ding es uno de los deportes más emo­cio­nan­tes y es­ta ta­bla, la Fi­bre Fl

EN IN­VIERNO NO HAY OLAS EN CA­LI­FOR­NIA. POR ESO FUE CREA­DO UNO DE LOS DEPORTES UR­BA­NOS MÁS RE­CO­NO­CI­DO S DEL MUN­DO.

Don Juan - - SUMARIO -

En los años cin­cuen­ta, los sur­fis­tas ca­li­for­nia­nos tu­vie­ron una idea bri­llan­te. Es tan ob­via y tan ri­dí­cu­la que pa­re­ce ha­ber si­do con­ce­bi­da en un só­tano nu­bla­do por el hu­mo de al­gu­na sus­tan­cia psi­coac­ti­va: ¿Qué tal sur­fear en la tie­rra, con una ta­bla con rue­das? Wow!

Por su­pues­to, la idea de po­ner­le unas cuan­tas rue­das a una ta­bla no era nue­va: des­de ha­cía ra­to la gen­te se lo ha­cía a las ca­jas de ma­de­ra pa­ra crear una es­pe­cie de mo­no­pa­tín. Ade­más, en Fran­cia, a fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, una mu­jer del ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se vio a ni­ños ju­gan­do so­bre pe­da­zos de ma­de­ra que te­nían pe­ga­das las rue­das me­tá­li­cas de los pa­ti­nes.

Pe­ro fue en Ca­li­for­nia don­de na­ció el ska­te­boar­ding, ori­gi­nal­men­te lla­ma­do si­de­walk sur­fing, o “surf en la ace­ra”. Po­co a po­co el de­por­te em­pe­zó a to­mar for­ma: en los se­sen­ta, los pri­me­ros fa­bri­can­tes de ta­blas co­mo Val Surf y

Gor­don & Smith cam­bia­ron las rue­das de me­tal –que ha­cían vol­car to­do el apa­ra­to cuan­do se to­pa­ban con la grie­ta más mí­ni­ma– por las rue­das de ar­ci­lla y de go­ma. Así, el ska­te­boar­ding de­jó de ser so­lo una ma­ne­ra de pa­sar el tiem­po mien­tras se es­pe­ra­ban las olas del ve­rano y los jó­ve­nes que lo prac­ti­ca­ban em­pe­za­ron a in­ven­tar nue­vos tru­cos o a im­por­tar­los del surf, co­mo los gi­ros de 360 gra­dos o los whee­lies con las pun­tas. En la re­vis­ta Li­fe del 5 de ju­nio de 1964 apa­re­ce un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Aquí vie­nen los sur­fis­tas del pa­vi­men­to”: se ha­bía crea­do una cul­tu­ra.

Lo que em­pe­zó ha­ce más de cin­cuen­ta años con es­tos jó­ve­nes que mon­ta­ban ta­blas de ma­de­ra des­cal­zos, se ha con­ver­ti­do hoy en una in­dus­tria que en 2020 po­dría su­pe­rar los cin­co bi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas. Tie­ne sus pro­pios even­tos de­por­ti­vos, co­mo los X Ga­mes, y ade­más películas y vi­deo­jue­gos: ¿quién no ju­gó Tomm­yHaw­kP­roS­ka­ter? Pa­ra ha­ber co­men­za­do co­mo un pe­da­zo de ma­de­ra con rue­das, es un cam­bio muy ra­di­cal.

VI­DEO VID DAYS (1991), el de­but co­mo di­re di­rec tor de Spi­keJon­ze, es con­si­de­rad ra­do el cor to­me­tra­je más in­flu­yen­te sob so­bre el ska­ting y su for­ma­to al mom mo­men­to de gra­bar­lo.

LA CO­RO­NA MIKIMOTO, que se usó en la úl­ti­ma edi­ción de Miss Uni­ver­so, es­tá he­cha por un ta­ller ar te­sa­nal de Ja­pón. Tie­ne 500 dia­man­tes y 140 per­las de Ako­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.