JUANPAB LO

CALVÁS

Don Juan - - NEWS - A VE­CES CALVÁSDEJ AL OS MICRó FO NOS D EL AWYSEPO NE A ES­CRI­BIR SO­BRE LO QUE LO APA­SIO­NA: LA HIS­TO­RIA.

Juan Pa­blo Calvás es­tá des­ti­na­do a ha­cer ra­dio. Cuan­do era un ni­ño es­cu­cha­ba el ra­dio vie­jo de la co­ci­na de su ca­sa, lue­go ocu­pó va­rios car­gos en Ra­dio Na­cio­nal y hoy es edi­tor ge­ne­ral e imi­ta­dor de vo­ces en La W, jun­to a Ju­lio Sán­chez Cris­to. Es él quien ha­ce que per­so­na­jes co­mo Pa­che­co y Jean Clau­de Bes­su­do to­men vi­da pa­ra los oyen­tes. Pe­ro tam­bién tie­ne un pie en la es­cri­tu­ra: una co­lum­na de opi­nión de ElTiem­po y Nos­pin­ta­ron­pa­ja­ri­to­se­ne­lai­re, su pri­mer li­bro, en el que ha­ce un re­cuen­to de las pro­me­sas in­cum­pli­das de los pre­si­den­tes de Co­lom­bia: des­de la ca­rre­te­ra de Quib­dó a Nu­quí has­ta la utó­pi­ca Ma­ran­dúa, la ca­pi­tal que pro­me­tió Be­li­sa­rio Be­tan­cur y que re­sul­tó ser un cho­rro de ba­bas.

¿De dón­de na­ce su amor por la ra­dio?

Na­ció cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio. Mis pa­pás nos pu­sie­ron un ra­dio­des­per­ta­dor pa­ra arran­car la ma­ña­na: en lu­gar de des­per­tar­nos ellos, el que nos des­per­ta­ba a las 5:30 era el ra­dio, con una emi­so­ra lla­ma­da Ca­ra­col Es­té­reo. Me des­per­ta­ba es­cu­chan­do no­ti­cias y re­por­ta­jes que ha­cía el que aho­ra es mi je­fe, Ju­lio Sán­chez Cris­to. Me enamo­ré de la ra­dio oyen­do ra­dio y, par­ti­cu­lar­men­te, oyen­do a Ju­lio. Muy jo­ven yo ya sa­bía que era eso lo que que­ría ha­cer.

¿Tu­vo al­gún gol­pe cuan­do em­pe­zó a tra­ba­jar?

Me pu­se a tra­ba­jar cuan­do es­ta­ba en ter­cer o cuar­to se­mes­tre. Yo que­ría lo prác­ti­co, sa­lir a la ca­lle y ha­cer re­por­te­ría, así que con­se­guí tra­ba­jo en una emi­so­ra que se lla­ma­ba Ra­dio San­tan­der. Mi pri­mer je­fe, Juan Gui­ller­mo Ríos, me ci­tó un día, ha­bla­mos y al fi­nal me di­jo: “Ven­ga ma­ña­na a las cin­co y lo va­mos a pro­bar por tres días. Si sir­ve, se que­da”, y me que­dé año y me­dio. El pri­mer gol­pe que me dio la reali­dad, o tal vez el más fuer­te, fue el día que mi edi­tor me re­ga­ñó por­que no te­nía no­ti­cias: “Vá­ya­se y no vuel­va”, me di­jo. “Si us­ted no tie­ne na­da, no es pe­rio­dis­ta. Un pe­rio­dis­ta siem­pre tie­ne al­go pa­ra con­tar”. Esa lec­ción siem­pre me que­dó gra­ba­da.

¿Si su vi­da es el ra­dio, por qué em­pe­zó a es­cri­bir?

Des­de chi­qui­to que­ría es­cri­bir una co­lum­na en un pe­rió­di­co. Una vez les pre­gun­té a mis pa­pás, se­ña­lan­do un pe­rió­di­co: “¿Uno có­mo lle­ga a te­ner una co­lum­na”. “Pues es­cri­bien­do y con pa­cien­cia”, me res­pon­die­ron. Lo del li­bro sí es más re­cien­te, al­go de mu­cho res­pe­to: ho­ras y ho­ras y ho­ras pa­ra es­cri­bir un tex­to, pu­lir­lo, me­jo­rar­lo… No se con­so­li­dó sino has­ta el año pa­sa­do, cuan­do de Edi­to­rial Pla­ne­ta me lla­ma­ron a de­cir: “Que­re­mos ha­cer un li­bro con us­ted”.

¿Qué es­pe­ra que se lle­ve el lec­tor de Nos

pin­ta­ron­pa­ja­ri­to­se­ne­lai­re?

A ser más exi­gen­te con los po­lí­ti­cos. Aquí en Co­lom­bia no lo so­mos. ¿Cree­mos que con de­po­si­tar el vo­to en una ur­na bas­ta? ¡No bas­ta! Un ciu­da­dano de­be­ría ani­mar­se a sa­lir a las ca­lles, a pro­tes­tar cuan­do al­go no le gus­ta. De­be­ría ani­mar­se a bus­car al con­gre­sis­ta por el que vo­tó, a ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble has­ta que le di­ga: “Us­ted no es­tá res­pe­tan­do lo que pro­me­tió”. Lo mis­mo de­be pa­sar con los pre­si­den­tes de la re­pú­bli­ca: es muy fá­cil ir pin­tan­do pa­ja­ri­tos en el ai­re y es aún más fá­cil ha­cer­lo cuan­do ni si­quie­ra le van a exi­gir por esos pa­ja­ri­tos que pin­tó.

Siem­pre ha­bla de la im­por­tan­cia de los te­rri­to­rios mar­gi­na­les de Co­lom­bia, que cu­brió cuan­do tra­ba­ja­ba en Ra­dio Na­cio­nal. ¿Allí pu­do ver de pri­me­ra mano al­gu­nas de es­tas pro­me­sas ro­tas?

Sí. Siem­pre es a las zo­nas más apar­ta­das del país a las que más les in­cum­plen por­que las ven dis­tan­tes, por­que con­si­de­ran que son in­sig­ni­fi­can­tes. Se les lle­na la bo­ca di­cien­do cosas co­mo que van a ha­cer una ca­rre­te­ra pa­ra unir a Quib­dó con el mar, has­ta Nu­quí. Al­guien la pro­me­te, lue­go el que si­gue y lue­go el que si­gue, pe­ro nun­ca cum­plen. O una ciu­dad co­mo Buenaventura, que des­de ha­ce cua­ren­ta años di­cen que van a in­ter­ve­nir pa­ra con­tra­rres­tar los fe­nó­me­nos de po­bre­za y de violencia, pe­ro no pa­sa ab­so­lu­ta­men­te na­da. A las zo­nas ale­ja­das se les ven­de es­pe­ran­za y ellos la com­pran por­que creen que es­ta vez sí, que es­ta va a ser su opor­tu­ni­dad.

¿Por qué tie­ne tan­ta re­le­van­cia el hu­mor, no so­lo en es­te li­bro sino en su ma­ne­ra de ser? Creo que el hu­mor es el me­jor vehícu­lo pa­ra lle­gar­les a las per­so­nas. Pun­to. Aho­ra, hay di­fe­ren­tes ti­pos de hu­mor: el cáus­ti­co, el sar­cas­mo... A mí me gus­ta la iro­nía y se me vie­nen a la ca­be­za dos co­me­dian­tes grin­gos que ha­cen hu­mor del día a día: Jerry Sein­feld y Larry Da­vid. Creo que ha­cer hu­mor sin re­cu­rrir a exa­ge­ra­cio­nes o ca­ri­ca­tu­ras, es lo me­jor.

¿Y có­mo pu­so a prue­ba ese hu­mor al es­cri­bir

Nos­pin­ta­ron­pa­ja­ri­to­se­ne­lai­re?

Le­yén­do­me a mí mis­mo. Si es­bo­za­ba una me­dio son­ri­sa, sig­ni­fi­ca que es­ta­ba fun­cio­nan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.