El oso an­dino es el úni­co oso de Amé­ri­ca del Sur. Aun­que vi­ve en to­da la cor­di­lle­ra de los Andes, es ca­paz de an­dar tan­to en los pá­ra­mos co­mo en los bos­ques de tie­rras ba­jas y en las mo­ne­das de cin­cuen­ta pe­sos. Sa­li­mos a bus­car a es­te fa­bu­lo­so ani­mal.

DEL OSO

Don Juan - - Sumario - POR JO­SÉ AGUS­TÍN JA­RA­MI­LLO

PE­SA 150 KI­LOS, ES CA­PAZ DE TRE­PAR UNA PAL­MA DE 40 ME­TROS EN UN MI­NU­TO Y PUE­DE RE­CO­RRER HAS­TA 30 KM EN UN DÍA, UNA DIS­TAN­CIA EQUI­VA­LEN­TE A LA QUE HAY EN­TRE BOGOTÁ Y ZIPAQUIRÁ. EN AL­GÚN MO­MEN­TO, AN­TES DE QUE DESTRUYÉRAMOS SU HÁ­BI­TAT, EL OSO AN­DINO FUE EL REY DE LAS COR­DI­LLE­RAS. VI­VIÓ DES­DE BO­LI­VIA HAS­TA VE­NE­ZUE­LA Y LOS IN­DÍ­GE­NAS LO RE­LA­CIO­NA­BAN CON LAS FIES­TAS Y LAS BORRACHERAS DE LA CO­SE­CHA, POR­QUE ERA UN ES­PÍ­RI­TU IN­DO­MA­BLE QUE LLE­GA­BA A RO­BAR­SE EL MAÍZ. FUI­MOS A BUS­CAR EL OSO A UNO DE LOS PO­COS BOS­QUES DON­DE TO­DA­VÍA VI­VE, EN EL MA­CI­ZO CHIN­GA­ZA, Y CO­NO­CI­MOS CÓ­MO VI­VE UNO DE LOS ANI­MA­LES MÁS QUE­RI­DOS Y OL­VI­DA­DOS DEL PAÍS.

AÁn­ge­la, Ós­car y Julián sa­bían que ha­bía un oso cer­ca.

Ahí es­ta­ban las ho­jas mor­di­das de una pu­ya que el oso ha­bía arran­ca­do pa­ra co­mer y de­jó en or­den, una en­ci­ma de otra, a un la­do de la ca­rre­te­ra. Nin­gu­na hue­lla cer­ca del si­tio, pe­ro ellos re­cor­da­ban ha­ber­lo vis­to fu­gaz­men­te esa ma­ña­na: una man­cha ne­gra que apa­re­ció en la ca­rre­te­ra des­pués de una cur­va y que sa­lió co­rrien­do ha­cia el bos­que cuan­do sin­tió la pre­sen­cia de la ca­mio­ne­ta. Por eso es­ta­ban se­gu­ros de que el oso se ha­lla­ba en al­gún lu­gar de ese va­lle lleno de ar­bus­tos, bro­me­lias y frai­le­jo­nes que se ex­ten­día has­ta el em­bal­se de Chu­za, el que le da agua pu­ra a to­do Bogotá.

Es­tá­ba­mos en el al­to de los Cón­do­res, en to­do el co­ra­zón del Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral Chin­ga­za. Ha­bían si­do ca­si tres ho­ras de ca­mino por ca­rre­te­ras des­ta­pa­das lle­nas de ba­rro que se tre­pa­ban en­tre la nie­bla has­ta lle­gar a pun­tos don­de se em­pie­zan a ver ve­na­dos que cru­zan las ca­rre­te­ras y se me­ten en­tre las es­pe­le­tias –los frai­le­jo­nes– y los sie­te­cue­ros flo­re­ci­dos.

Ángela Pa­rra, Ós­car Rai­go­zo y Julián Zamora ha­cen par­te del gru­po de tra­ba­jo con el oso an­dino del par­que. De re­pen­te Julián sa­ca su cá­ma­ra y en­fo­ca un ave que vue­la por el va­lle.

–Es un cón­dor –di­ce–. Es más di­fí­cil ver al cón­dor que al oso, so­lo hay dos en to­do el par­que, pe­ro mi­re. Es­te se nos apa­re­ció.

Pa­re­ce ab­sur­do que sea tan com­pli­ca­do ver un oso: un ani­mal ne­gro, gran­de y pe­lu­do que pue­de lle­gar a pe­sar 150 ki­los y a me­dir, de pie, ca­si dos me­tros de al­tu­ra; uno de los ma­mí­fe­ros te­rres­tres más gran­des de Amé­ri­ca, que es­tá pre­sen­te en to­dos los Andes, des­de Bo­li­via has­ta Ve­ne­zue­la y en bos­ques con al­ti­tu­des en­tre 300 y 4.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Cuan­do es­tá pa­ra­do, un oso no de­ja de ins­pi­rar res­pe­to, así lo úni­co que quie­ra sea ras­car­se la es­pal­da en un tron­co. No es ex­tra­ño pen­sar que en al­gún mo­men­to de la his­to­ria, cuan­do no ha­bía ciu­da­des ni ca­rre­te­ras, es­te ani­mal fue el ver­da­de­ro rey de Su­ra­mé­ri­ca.

Sin em­bar­go, el oso an­dino es tí­mi­do: la ma­yo­ría, ma­chos y hem­bras, ca­mi­nan so­los por el bos­que bus­can­do se­mi­llas y fru­tos con las ga­rras lar­gas de sus pa­tas de­lan­te­ras. Siem­pre tie­nen man­chas o lí­neas blan­cas en la fren­te, el cue­llo o al­re­de­dor del ho­ci­co y por eso les pu­sie­ron “osos de an­te­ojos”. Ahí hay que ha­cer una pre­ci­sión: aun­que las per­so­nas pien­san en los osos an­di­nos co­mo ani­ma­les que siem­pre tie­nen aros al­re­de­dor de los ojos y una gran man­cha blan­ca en el pe­cho, la gran ma­yo­ría, por lo me­nos en Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la, son ca­ri­ne­gros y tie­nen man­chas bas­tan­te su­ti­les. Nin­gún ex­per­to sa­be exac­ta­men­te cuán­tos hay.

Sa­ben, eso sí, que no que­dan mu­chos y que si se ven más es por­que se con­cen­tran en los po­cos par­ches de bos­ques vír­ge­nes que que­dan.

Ángela Pa­rra es bió­lo­ga e in­ves­ti­ga a los osos an­di­nos des­de 2011. Me di­ce que la ali­men­ta­ción prin­ci­pal de los osos, al me­nos en Chin­ga­za, son las bro­me­lias o las pu­yas, unas pen­cas es­pi­no­sas que arran­can con sus ga­rras pa­ra lle­gar has­ta la fi­bra ri­ca en azú­car que es­tas plan­tas guar­dan en su in­te­rior. Tam­bién co­men uvas ca­ma­ro­nas y el fru­to de los ár­bo­les de lau­rel. Ós­car, uno de los asis­ten­tes de in­ves­ti­ga­ción, se­ña­la un co­me­de­ro que es­tá a po­cos me­tros, un pe­da­zo de pá­ra­mo don­de hay ma­to­rra­les aplas­ta­dos, co­mo si hu­bie­ra ocu­rri­do una pe­lea. “Pe­ro esos son co­me­de­ros vie­jos, tie­nen por ahí dos se­ma­nas”. En cam­bio, los osos que vi­ven en bos­ques de tie­rras más ba­jas se tre­pan a las pal­mas de 30 o 40 me­tros de al­tu­ra pa­ra bus­car los co­go­llos tier­nos, los arran­can, los ti­ran al pi­so y lue­go se los co­men. De he­cho, en mu­chas oca­sio­nes, pa­ra en­con­trar a un oso hay que mi­rar ha­cia las co­pas de ár­bo­les tu­pi­dos: allí tam­bién ar­man sus ni­dos.

Ese día, sin em­bar­go, no vi­mos nin­gu­na otra hue­lla fres­ca. Y no fue de­cep­cio­nan­te: in­clu­so en­tre los ex­per­tos ver un oso en la na­tu­ra­le­za es un mo­men­to que se con­vier­te en le­yen­da, un re­ga­lo del bos­que.

Pa­ra en­con­trar a un oso, en úl­ti­mas, se ne­ce­si­ta suer­te. Adria­na Reyes, bió­lo­ga de la Fun­da­ción Wii, tra­ba­ja con osos an­di­nos des­de 2008. Los bus­có en la se­rra­nía del Pe­ri­já, en el Ce­sar, un pá­ra­mo se­co des­de don­de se ob­ser­van las lu­ces del Ce­rre­jón en las no­ches; en el Par­que Na­cio­nal Ta­má, en Nor­te de San­tan­der y en va­rios lu­ga­res del Hui­la. Sin em­bar­go, su pri­mer oso se le apa­re­ció el año pa­sa­do en la ca­rre­te­ra que con­du­ce ha­cia Chin­ga­za: “Un chi­qui­tín que pa­re­cía un pe­rri­to ne­gro”, re­cuer­da con emo­ción. “Cuan­do nos vio, se me­tió al bos­que”.

Ángela Pa­rra no tu­vo que es­pe­rar tan­to. Cuan­do co­men­za­ba a tra­ba­jar con la es­pe­cie iba en un ca­rro por Chin­ga­za y el guar­da­par­ques con el que es­ta­ba pa­ró de re­pen­te: “Elías tie­ne un imán pa­ra ver osos”, di­ce ella. “Él di­jo que nos ba­já­ra­mos en si­len­cio, se­ña­ló un pun­to y ahí es­ta­ba. Ellos son cu­rio­sos, lo que hi­zo fue ha­cer­se de­trás de una ra­mi­ta de na­da, se pa­ró en dos pa­tas y se pu­so a ol­fa­tear”.

Otras ve­ces so­lo hay que es­tar en el lu­gar co­rrec­to: Ós­car Rai­go­zo di­ce que du­ran­te ca­si una se­ma­na un oso es­tu­vo cer­ca de un pues­to de Chin­ga­za que se lla­ma Pa­la­cio: “Lle­ga­ba a me­nos de 500 me­tros de la ca­ba­ña, don­de ha­bía unas se­mi­llas; par­tía los ga­jos y se sen­ta­ba a co­mer”.

Pe­ro el que me­nos suer­te tie­ne, sin lu­gar a du­das, es Robert Már­quez, di­rec­tor del pro­gra­ma de osos an­di­nos en Co­lom­bia de WCS. Él lle­va 18 años si­guién­do­les las hue­llas a los osos en to­do el con­ti­nen­te, pe­ro ja­más se ha en­con­tra­do con uno:

–Yo ten­go un he­chi­zo pa­ra no ver al oso –me di­jo du­ran­te una lla­ma­da por Sky­pe–. Tra­ba­jo en es­to des­de 1999 y so­lo el año pa­sa­do vi mi pri­mer oso… O no sé si lo vi por­que fue­ron dos man­chi­tas ne­gras a lo le­jos. Es­ta­ba en Chin­ga­za, con Ángela Pa­rra, y me di­jo: “¡Mi­ra un par de osos!”. Y yo le di­je: “Ah, Ok”. “Pe­ro alé­gra­te, son osos”. “Sí, pe­ro son dos pun­tos ne­gros”. “¡Pe­ro si esos pun­tos ne­gros son osos!”. Y así has­ta que le res­pon­dí: “¡Mi­ra, ayer me ca­yó una ba­su­ra en el ojo y vi co­mo diez osos!”.

Des­pués de reír, con­ti­núa su re­la­to.

–¿Sabes? Tal vez si veo a un oso a diez me­tros me emo­cio­ne. O tal vez no. Es que yo sé qué ha­ce el oso y si qui­sie­ra ver­lo pon­dría una es­ta­ción de ob­ser­va­ción, pe­ro no me ob­se­sio­na. En cam­bio, cuan­do voy por un sen­de­ro, pue­do de­cir­te: “Acá pa­só un oso, acá se fro­tó, con las ma­nos de­lan­te­ras arran­có es­ta cor­te­za y con el vien­tre ro­zó es­ta plan­ta por­que hay pe­los en­re­da­dos”. To­do lo que te pue­do des­cri­bir con se­ña­les es mu­cho más de lo que cual­quier per­so­na que ha­ya vis­to al oso te pue­de de­cir.

Quie­nes tra­ba­jan con osos son detectives. Ellos se de­jan lle­var por las se­ña­les, se me­ten en el mun­do del ani­mal que bus­can en­ten­der y a par­tir de un ras­gu­ño, una plan­ta aplas­ta­da o una ra­ma par­ti­da, pue­den re­crear es­ce­nas exac­tas. Des­pués de un ra­to, Robert re­cuer­da una vez que en Ve­ne­zue­la en­con­tró un sen­de­ro fres­co jus­to en un si­tio lleno de tam­pa­co –el mis­mo cu­cha­ro o ga­que, un ár­bol de raí­ces y ra­mas grue­sas– y de re­pen­te em­pe­zó a tre­par­se pa­ra bus­car más se­ña­les:

–El oso iba de­re­cho ha­cia un si­tio don­de ha­bía ár­bo­les de agua­ca­tes sil­ves­tres. En­tre las ra­mas ha­bía he­cho mu­chos ni­dos, por­que el oso pue­de dor­mir en­tre las co­pas de los ár­bo­les. Pe­ro nos abs­traí­mos tan­to que no nos di­mos cuen­ta de que ha­bía­mos re­co­rri­do ca­si 200 me­tros en­tre las co­pas de los ár­bo­les a 15 me­tros de al­tu­ra”. En otra oca­sión, tam­bién en Ve­ne­zue­la, a Robert y a su pro­fe­sor, Isaac Golds­tein, les in­for­ma­ron que un oso ha­bía ata­ca­do a un ga­na­do: “En­con­tra­mos una va­ca muer­ta y mor­di­da en me­dio de una que­bra­da. Em­pe­za­mos a su­bir y vi­mos que un oso ha­bía arras­tra­do a la va­ca por en­tre el bos­que por 100 o 150 me­tros por­que ha­bía hier­ba aplas­ta­da, pe­los de la va­ca y ras­gu­ños en los ár­bo­les; pe­ro en un pun­to, el ras­tro se con­ver­tía en una lí­nea cla­ra y tran­qui­la del pa­so de una va­ca. Jus­to en ese pun­to se cru­za­ba el ras­tro de un oso an­dino. En­ton­ces en­ten­di­mos que el oso ha­bía ata­ca­do en ese pun­to pre­ci­so, la ha­bía tum­ba­do y la ha­bía mor­di­do ahí. Así nos di­mos cuen­ta de que el oso no so­lo co­mía ca­rro­ña, eso ya lo sa­bía­mos; tam­bién po­día ata­car si que­ría co­mer car­ne”.

El tra­ba­jo del de­tec­ti­ve siem­pre va a re­sul­tar in­fa­li­ble pa­ra en­ten­der a los osos. Sin em­bar­go, tam­bién hay otros mé­to­dos de in­ves­ti­ga­ción, co­mo los co­lla­res de te­le­me­tría VHF que se pu­sie­ron de mo­da en los años no­ven­ta. Da­niel Ro­drí­guez, di­rec­tor de la fun­da­ción Wii e in­ves­ti­ga­dor de osos des­de 1985, re­cuer­da que des­pués de cap­tu­rar un oso y de po­ner­le un co­llar ha­bía que sa­lir a co­rrer de­trás del ani­mal.

–Era muy ve­rra­co. Esos co­lla­res se pier­den en la mon­ta­ña por las ca­ña­das y los ris­cos, pe­ro uno te­nía que sa­lir por el mon­te con una an­te­ni­ta y se­guir la se­ñal to­do el tiem­po. Ahí vi­mos que el ani­mal se mo­vía mu­cho más y mu­cho más rá­pi­do de lo que un hu­mano po­día se­guir­lo en­tre el bos­que.

Des­pués lle­ga­ron los co­lla­res sa­te­li­ta­les, con un sis­te­ma GPS que en­via­ba no­ti­fi­ca­cio­nes a un co­rreo elec­tró­ni­co con la ubi­ca­ción exac­ta del ani­mal. En 2005, por ejem­plo, con la ayu­da de Cor­po­gua­vio –la cor­po­ra­ción am­bien­tal de va­rios mu­ni­ci­pios del ma­ci­zo Chin­ga­za– la Fun­da­ción Wii lo­gró es­ta­ble­cer que du­ran­te 45 días un oso ma­cho po­día mo­ver­se por un área de 24.000 hec­tá­reas, ca­si un cuar­to de to­do Bogotá. Tam­bién des­cu­brie­ron que los osos se des­per­ta­ban a las cin­co de la ma­ña­na y te­nían mu­cho mo­vi­mien­to has­ta las diez, des­pués des­can­sa­ban y se reac­ti­va­ban por la tar­de pa­ra apro­ve­char las ho­ras an­tes de que ano­che­cie­ra.

–Son co­mo no­so­tros –di­ce Da­niel–. Tam­bién les gus­ta echar­se la sies­ta.

En Ecua­dor, otros in­ves­ti­ga­do­res hi­cie­ron sus pro­pios es­tu­dios con ras­trea­do­res GPS. Armando Cas­te­lla­nos, de la Fun­da­ción Oso An­dino, ha re­in­tro­du­ci­do 22 osos a los bos­ques de su país y fue uno de los pio­ne­ros en el uso de es­tos co­lla­res. Gra­cias a ellos pu­do des­cri­bir la ma­ne­ra co­mo las hem­bras crían a sus osez­nos.

Re­bec­ca, por ejem­plo, fue una osa que em­pe­zó a ras­trear cuan­do se vol­vió co­mún ver­la cru­zar una au­to­pis­ta cer­ca de la re­ser­va Ca­yam­be-Co­ca, a po­cos ki­ló­me­tros de Qui­to: “Has­ta ha­ce unos años se pen­sa­ba que los osos que res­ca­tá­ba­mos lle­ga­ban a no­so­tros por­que ha­bían ma­ta­do a la ma­dre, pe­ro des­de ha­ce tres o cua­tro años, gra­cias a Re­bec­ca, sa­be­mos que la ma­dre sa­le a bus­car co­mi­da, a ve­ces por dos o tres días, y que son los cam­pe­si­nos los que ex­tir­pan los osi­tos que sa­len so­los a des­cu­brir; es­tas per­so­nas creen que la osa los aban­do­nó”, ex­pli­ca. Mu­chos de los osos que es­tán en los cen­tros de re­cu­pe­ra­ción de fau­na sil­ves­tre o en los zoo­ló­gi­cos –co­mo Con­go, el ma­cho del zoo­ló­gi­co de Ca­li, que tie­ne 19 años– fue­ron ha­lla­dos por au­to­ri­da­des am­bien­ta­les en fin­cas de cam­pe­si­nos que de­cían ha­ber en­con­tra­do a los osi­tos sin que na­die los cui­da­ra.

–Ahí hay dos po­si­bi­li­da­des: ma­ta­ron a la ma­má y se que­da­ron con los ca­cho­rros o, por des­co­no­ci­mien­to, pen­sa­ron que res­ca­tan­do al osi­to lo es­ta­ban pro­te­gien­do –di­ce Or­lan­do Fe­li­ciano, di­rec­tor de la fun­da­ción BioAn­di­na, que ma­ne­ja un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción cer­ca de Chin­ga­za.

Sin em­bar­go, úl­ti­ma­men­te las cá­ma­ras tram­pa han si­do una de las pun­tas de lan­za pa­ra la in­ves­ti­ga­ción. Es­tos dis­po­si­ti­vos que to­man fo­to­gra­fías o vi­deos cuan­do cap­tan mo­vi­mien- to se ubi­can en lu­ga­res con al­to trá­fi­co de osos. A par­tir de las imá­ge­nes los in­ves­ti­ga­do­res han po­di­do iden­ti­fi­car in­di­vi­duos es­pe­cí­fi­cos, to­do gra­cias a las man­chas de sus ca­ras, que son tan úni­cas co­mo una hue­lla dac­ti­lar. Da­niel Ro­drí­guez y Adria­na Reyes des­cu­brie­ron tam­bién que las hem­bras po­dían criar ca­cho­rros de dis­tin­tas ca­ma­das, pues en sus vi­deos apa­re­cie­ron osas guian­do, al mis­mo tiem­po, ca­cho­rros de tres me­ses y de dos años y me­dio.

–¿Y cuan­tos osos han iden­ti­fi­ca­do? –He­mos iden­ti­fi­ca­do a 66 osos en los al­re­de­do­res de Chin­ga­za, pe­ro hay dos ani­ma­les que po­de­mos re­co­no­cer a sim­ple vis­ta –res­pon­de Adria­na–. Son dos ma­chos, Juan­cho y Pepe: Juan­cho tie­ne un pro­ble­ma de ar­ti­cu­la­ción y ca­mi­na co­jo. Lo iden­ti­fi­ca­mos en 2011 en un pro­yec­to con Cor­po­gua­vio, en Ju­nín. En 2015 vol­vi­mos a po­ner cá­ma­ras y cuan­do el asis­ten­te me di­jo que mi­ra­ra el ca­mi­na­do ra­ro de un ani­mal yo me pu­se a sal­tar y di­je: “¡To­da­vía es­tá vi­vo!”.

La preo­cu­pa­ción no es exa­ge­ra­da. To­dos los años hay osos muer­tos que se con­vier­ten en no­ti­cia. A fi­na­les de agos­to, por ejem­plo, un oso des­cuar­ti­za­do fue ha­lla­do en la ca­sa de un in­dí­ge­na en Sa­ra­ve­na, Arau­ca, cer­ca del PNN El Co­cuy. La in­dig­na­ción, sin em­bar­go, em­pe­zó a cre­cer des­de 2016 con la muer­te de un oso en Ju­nín, Cun­di­na­mar­ca. Fue la pri­me­ra vez en que la muer­te de un ani­mal sil­ves­tre ge­ne­ró un ope­ra­ti­vo po­li­cial y del CTI de la Fis­ca­lía pa­ra en­con­trar y en­car­ce­lar al res­pon­sa­ble, que fi­nal­men­te fue cas­ti­ga­do con una mul­ta y cin­co años de ca­sa por cár­cel. Po­co des­pués la ga­rra de un oso des­cuar­ti­za­do lle­gó a la se­de de Par­ques Na­cio­na­les en el Cau­ca con un pan­fle­to que de­cía: “Ban ( sic) a ma­tar­nos a to­dos, créan­me. Ya son dos en cin­co días, gra­cias a Par­ques y Cor­po­na­ri­ño”.

Ca­da cier­to tiem­po a los in­ves­ti­ga­do­res que tra­ba­jan con los osos los lla­man a ve­ri­fi­car ca­sos. Por lo ge­ne­ral son ru­mo­res de per­so­nas que les re­por­tan a las au­to­ri­da­des re­gio­na­les que hay un oso cer­ca de una fin­ca, que otro ma­tó un ter­ne­ro muer­to o que un oso los tie­ne can­sa­dos y lo van a ir a ma­tar.

Os­car Rai­go­zo, uno de los asis­ten­tes de cam­po del PNN Chin­ga­za, re­cuer­da que en mar­zo de 2017 lle­gó a Fó­me­que pa­ra ve­ri­fi­car un su­pues­to ata­que de ga­na­do que le ha­bían re­por­ta­do a Cor­po­gua­vio. En el lu­gar ha­bía mu­chas se­ña­les: ni­dos, hue­llas, pe­los: era cla­ro que ha­bía un oso por allí. To­dos los ras­tros se con­ver­tían en un sen­de­ro por don­de al­go se ha­bía arras­tra­do. ¿Aca­so se ha­bía lle­va­do a la va­ca al bos­que? No, no ha­bía hue­llas de la va­ca.

–Ha­bía tan­tas se­ña­les que les di­je a mis com­pa­ñe­ros que nos se­pa­rá­ra­mos. Yo me fui por el ca­mino de aba­jo y me con­cen­tré en las vo­ces pa­ra ver por dón­de ve­nían, cuan­do me res­ba­lé ha­cia una que­bra­da y ¡waaah! Caí jus­to en­ci­ma del oso.

Era el ca­dá­ver de un ma­cho gran­de que ha­bía muer­to ha­cía dos o tres días, pues ya ha­bía mu­chas mos­cas ron­dan­do el cuer­po. Ós­car lla­mó a sus com­pa­ñe­ros y a la po­li­cía, que tam­bién es­ta­ba apo­yan­do la bús­que­da. Las pá­gi­nas web de los pe­rió­di­cos pu­bli­ca­ron la fo­to del le­vant­mien­to: cua­tro per­so­nas que car­gan dos ra­mas grue­sas de las cua­les cuel­ga el oso muer­to, ta­pa­do a me­dias por una te­la blan­ca.

–¿Le ha­bían me­ti­do un ti­ro?

–Tres –In­te­rrum­pe Ángela Pa­rra–. En la ne­crop­sia en­con­tra­ron que él si ha­bía co­mi­do ca­rro­ña, pe­ro no car­ne fres­ca. El no ha­bía ma-

ta­do a la va­ca. Pu­di­mos es­ta­ble­cer que el oso sa­lió co­rrien­do des­pués del dis­pa­ro y que fue a la que­bra­da por­que, co­mo a cual­quier he­ri­do, le dio sed. Pro­ba­ble­men­te ahí lo re­ma­ta­ron.

Por eso otra de las res­pon­sa­bi­li­da­des de los in­ves­ti­ga­do­res ha si­do la edu­ca­ción: tan­to Par­ques Na­cio­na­les co­mo las fun­da­cio­nes que tra­ba­jan por la con­ser­va­ción del oso ha­cen ta­lle­res en las ve­re­das y en las es­cue­las de los pue­blos don­de hay osos. Da­niel Ro­drí­guez, de la Fun­da­ción Wii, es­tá se­gu­ro que gra­cias a eso han po­di­do evi­tar la muer­te de va­rios ani­ma­les:

–Uno de los mo­men­tos más ché­ve­res fue una vez que vi un vi­deo de una cá­ma­ra tram­pa con un cam­pe­sino en Ju­nín –di­ce–. Sa­lía un oso ba­ñán­do­se en una la­gu­na. El cam­pe­sino di­jo: “Qué ani­mal tan lin­do. Lás­ti­ma que me ven­ga a jo­der mis va­cas. ¿Por qué no se va pa’ otro la­do? ¡Es que es muy lin­do!”. O sea, es­to em­pie­za a rom­per el pa­ra­dig­ma de que el oso es un enemi­go y el ani­mal le em­pie­za a im­por­tar.

A prin­ci­pios del si­glo XIX una ex­pe­di­ción de Luis XVIII com­pró un oso an­dino en un puer­to de Chi­le y lo me­tió vi­vo en un bar­co pa­ra lle­var­lo ha­cia Eu­ro­pa. El oso, co­mo era ca­si ob­vio, no re­sis­tió el via­je, pe­ro Fré­de­ric Cu­vier es­tu­dió su piel e in­clu­yó la descripción del ani­mal en su His­to­ria­na­tu­ral­de­los­ma­mí­fe­ros. El oso de las cor­di­lle­ras de Chi­le era el pri­mer oso que se ha­lla­ba en Sur Amé­ri­ca, es­ta­ba em­pa­ren­ta­do con otros osos del mun­do por te­ner plan­tas en las pa­tas tra­se­ras y, se­gún la fi­cha, pre­sen­ta­ba en el cue­llo al­gu­nas ca­pas de pe­lo más lar­go, co­mo las de un león. Pe­ro el ras­go más des­ta­ca­do eran las man­chas fa­cia­les, lí­neas cla­ras que le en­vol­vían al oso los ojos y la trom­pa.

Así fue co­mo el oso na­ció pa­ra la cien­cia. Sin em­bar­go, el oso an­dino si­guió sien­do una es­pe­cie des­co­no­ci­da. Du­ran­te años con­vi­vió con los cam­pe­si­nos, los in­dí­ge­nas y los co­lo­nos de to­da la cor­di­lle­ra, has­ta que a fi­na­les de la dé­ca­da de 1970 un es­cul­tor nor­te­ame­ri­ca- no –Ber­nard Pey­ton– em­pe­zó a es­tu­diar­lo en Ma­chu Pic­chu, en el Pe­rú.

–En esa épo­ca éra­mos cua­tro pen­de­jos y no sa­bía­mos na­da so­bre los osos –cuen­ta Da­niel Ro­drí­guez, di­rec­tor de la Fun­da­ción Wii e in­ves­ti­ga­dor de osos an­di­nos des­de 1985–. Cuan­do me en­te­ré de que ha­bía osos en Su­ra­mé­ri­ca em­pe­cé a ave­ri­guar­lo to­do so­bre la es­pe­cie y una de las co­sas que bus­qué fue có­mo le de­cían los in­dí­ge­nas al oso, pe­ro no en­con­tré ca­si na­da. Uno iba al Mu­seo del Oro y ha­bía ja­gua­res, pumas, mur­cié­la­gos, tu­ca­nes. ¿Y osos? ¿Có­mo era po­si­ble que un bi­cho ne­gro de 150 ki­los que lle­ga a co­mer­se el maíz pa­sa­ra des­aper­ci­bi­do? Po­co des­pués, él y un gru­po de es­tu­dian­tes or­ga­ni­za­ron un via­je al Co­cuy pa­ra eva­luar el há­bi­tat del oso. Sus ver­da­de­ros pro­fe­so­res fue­ron los in­dí­ge­nas tu­ne­bos, que ha­bían vi­vi­do con el oso des­de ha­cía si­glos. Ellos fue­ron los que les en­se­ña­ron a los fu­tu­ros bió­lo­gos a re­co­no­cer las se­ña­les del ani­mal y les con­ta­ron que el oso, den­tro de su mi­to­lo­gía, ha­bía si­do el pri­mer hom­bre, un hu­mano fa­lli­do.

–Re­sul­ta que el dios en­car­ga­do de crear a los hom­bres es­cul­pió la fi­gu­ra en ba­rro y la

pu­so a co­ci­nar, pe­ro se que­dó dor­mi­do, se le que­mó y le sa­lió un hom­bre im­per­fec­to, que era el oso –cuen­ta Da­niel–. Des­pués re­pi­tió el pro­ce­so, ya sin erro­res, y sa­lió el ser hu­mano. Si un tu­ne­bo ma­ta un oso es­tá que­bran­do una ley de ori­gen y es­tá ma­tan­do a su her­mano ma­yor. ¡Y tie­ne sen­ti­do por­que co­mo el oso es plan­tí­gra­do sus hue­llas se ven igua­les a las de un hu­mano des­cal­zo!

Da­niel via­jó por otras zo­nas del país y des­cu­brió más mi­tos. Adria­na Reyes, que tra­ba­ja con Da­niel des­de 2008, cuen­ta que Nen­ca­ta­coa, uno de los hi­jos de Bo­chi­ca y Ba­chué, se aso­cia al oso y es el crea­dor de la fies­ta, los co­lo­res y la bo­rra­che­ra. Esa re­la­ción se da­ba por­que el oso ba­ja­ba siem­pre a don­de vi­vía la gen­te en la épo­ca de la co­se­cha, cuan­do el maíz es­ta­ba cho­clo y se ha­cía la chi­cha, pa­ra co­mer­se las ma­zor­cas. En el sur del Pe­rú, el fes­ti­val del Uku­ku tam­bién es­tá ba­sa­do en un mi­to pa­re­ci­do: un ser mi­tad hom­bre y mi­tad oso, que es pa­rran­de­ro, ha­ce lo que quie­re y al fi­nal de la fies­ta ba­ja agua de la mon­ta­ña pa­ra to­da la co­mu­ni­dad. En otras re­gio­nes, co­mo la se­rra­nía del Pe­ri­já, el pue­blo yuk­pa no con­si­de­ra al oso un her­mano, pe­ro sí ve en él la fuer­za y la abun­dan­cia. En la épo­ca de la co­se­cha del maíz sa­lían a ca­zar­lo y lo ma­ta­ban con unas fle­chas in­men­sas de tres pun­tas: si caía bo­ca aba­jo, no se po­día to­car, pe­ro si caía de es­pal­das usa­ban la car­ne pa­ra ha­cer los bo­llos pre­ña­dos, un pla­to pa­re­ci­do a las ha­ya­cas. Des­pués, uti­li­za­ban el col­mi­llo y la ga­rra del ani­mal co­mo amu­le­tos pa­ra sem­brar el maíz y ga­ran­ti­zar una bue­na co­se­cha.

Los ca­za­do­res tam­bién se con­vir­tie­ron en maestros de los bió­lo­gos. Robert Már­quez, por ejem­plo, cuen­ta que to­do lo que apren­dió so­bre las se­ña­les se lo de­be a Víc­tor Gue­rre­ro, el hi­jo de un ca­za­dor de oso. Él con­ta­ba que los hom­bres co­mo su pa­dre ga­na­ban po­der y res­pe­to en­tre sus ve­ci­nos por­que re­par­tían la car­ne del ani­mal en lu­ga­res que es­ta­ban a más de do­ce ho­ras de ca­mino de una ca­rre­te­ra.

Los osos to­da­vía se ca­zan por va­rias ra­zo­nes. Or­lan­do Fe­li­ciano di­ce que en mu­chos pue­blos de Co­lom­bia se usa la gra­sa del oso co­mo una me­di­ci­na tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go la prin­ci­pal ame­na­za pa­ra los osos an­di­nos en to­da Amé­ri­ca del Sur es la ga­na­de­ría: des­de que se em­pe­za­ron a tum­bar los bos­ques pa­ra trans­for­mar­los en po­tre­ros, al­gu­nos osos ata­ca­ron las va­cas, otros lle­ga­ron a ca­rro­ñar y los cam­pe­si­nos sa­lie­ron ar­ma­dos a bus­car ven­gan­za. Sue­na ex­tra­ño po­ner en la mis­ma es­ce­na a un oso y a una va­ca, pe­ro no es ra­ro en­con­trar ca­be­zas de ga­na­do en los bos­ques al­toan­di­nos. Cuan­do fui al Par­que Chin­ga­za, por ejem­plo, vi ca­si diez va­cas y ter­ne­ros co­mién­do­se la hier­ba del pá­ra­mo al bor­de de una de las vías que atra­vie­san el área pro­te­gi­da, a más de 3.000 me­tros de al­tu­ra.

–Al­gu­nas per­so­nas de­jan el ga­na­do en lo­tes que que­dan le­jos, a ve­ces a diez o do­ce ho­ras de ca­mino –ex­pli­ca Ángela Pa­rra–. Lo de­jan pa­ra de­mos­trar pro­pie­dad, se de­vuel­ven a sus ve­re­das y dos o tres se­ma­nas des­pués vuel­ven a bus­car­lo. Te­ne­mos re­gis­tro de va­cas a 3.700 me­tros de al­tu­ra, ellas em­pie­zan a ca­mi­nar y les rin­de mu­chí­si­mo.

Y la si­tua­ción no se re­suel­ve cul­pan­do a los cam­pe­si­nos, pues de­trás de to­do es­to hay un con­flic­to so­cial:

–Ima­gí­na­te a un cam­pe­sino que tie­ne cua­tro va­cas y el oso le ma­ta dos. Y que esas va­cas eran pa­ra la na­vi­dad de los hi­jos o pa­ra arre­glar el ba­ño de la ca­sa. Si va a la au­to­ri­dad am­bien­tal le di­cen: “¡No! ¡Si us­ted ma­ta al oso se va a ir pre­so!” –ex­pli­ca Da­niel Ro­drí­guez–. ¿Pe­ro qué otro in­gre­so tie­ne el cam­pe­sino más que la ven­ta de sus pro­duc­tos? No­so­tros hi­ci­mos un son­deo y lo má­xi­mo eran 200.000 pe­sos men­sua­les, y eso cuan­do se los ganan jor­na­lean­do por­que cuan­do ven­den sus pro­duc­tos van a pér­di­das.

–A los de la ciu­dad nos me­tie­ron el chis­me de que el que tie­ne que con­ser­var el oso es el cam­pe­sino –di­ce Adria­na Reyes–, pe­ro no­so­tros no ayu­da­mos al cam­pe­sino; al con­tra­rio, lo es­ta­mos ata­can­do.

–Y re­sol­ver eso es fá­cil si no se co­rrom­pe –di­ce Or­lan­do Fe­li­ciano–. Diez mi­llo­nes de co­lom­bia­nos en Bogotá y los al­re­de­do­res se chu­pan agua que pro­du­ce en el ma­ci­zo Chin­ga­za. Si un por­cen­ta­je mí­ni­mo de lo que pa­gan por el ser­vi­cio se de­vuel­ve a la re­gión pa­ra que se ha­gan pro­gra­mas de con­ser­va­ción, se pue­de lo­grar un ci­clo que in­clu­ya a los cam­pe­si­nos.

Fe­li­ciano tam­bién de­fien­de la idea de una cá­te­dra de vi­da sil­ves­tre co­lom­bia­na pa­ra que los ni­ños en los co­le­gios de­jen de di­bu­jar leo­nes y ele­fan­tes cuan­do les pre­gun­tan por los ani­ma­les sal­va­jes. De he­cho, mu­chas de las es­tra­te­gias más re­cien­tes pa­ra con­ser­var el oso an­dino tie­nen que ver con edu­ca­ción y al­ter­na­ti­vas eco­nó­mi­cas reales pa­ra quie­nes vi­ven en el cam­po.

La re­ser­va El Pá­ra­mo li­mi­ta di­rec­ta­men­te con el Par­que Chin­ga­za con una cer­ca que es­tá en el pi­so. Allí, pro­te­gi­do por va­rios ki­ló­me­tros de tro­chas, que­da el cen­tro de re­cep­ción de fau­na sil­ves­tre que di­ri­ge Or­lan­do Fe­li­ciano, un ve­te­ri­na­rio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. Él me re­ci­be en una rús­ti­ca co­ci­na ro­dea­da de bos­que, jus­to al la­do de un sa­lón don- de guar­da va­rios gua­ca­les. Es­tá preo­cu­pa­do por­que le aca­ban de anun­ciar que vie­ron a un oso cer­ca del cas­co ur­bano de Fó­me­que, pe­ro al fi­nal to­do re­sul­ta ser una fal­sa alar­ma.

Des­de ha­ce trein­ta años Fe­li­ciano de­ci­dió tra­ba­jar con osos, ja­gua­res, cón­do­res, dan­tas, ti­gri­llos, le­chu­zas y mu­chos otros ani­ma­les que a dia­rio in­cau­tan o en­cuen­tran las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les. Su ob­je­ti­vo es sim­ple: recuperarlos y vol­ver­los a sol­tar en lu­ga­res se­gu­ros.

–El pri­mer oso con el que tra­ba­jé di­rec­ta­men­te fue en 1994 –re­cuer­da–. Fue en el al­to del Ti­gre, ba­jan­do a Villavicencio, cer­ca de Gua­ya­be­tal: el oso pi­só una mi­na y se vo­ló una par­te del pie.

Fe­li­ciano ha­bla con frial­dad, re­mi­tién­do­se a los da­tos más téc­ni­cos.

–¿Una mi­na?

–Eso pa­só en una mon­ta­ña don­de ha­bía una an­te­na re­pe­ti­do­ra y un des­ta­ca­men­to del ejér­ci­to. Era una épo­ca du­ra y so­lo se po­día lle­gar por vía aé­rea, pues la ca­rre­te­ra es­ta­ba mi­na­da por se­gu­ri­dad. A ese oso le hi­ci­mos una ra­dio­gra­fía, le cui­da­mos la he­ri­da por­que era abier­ta y fi­nal­men­te lo lle­va­mos a Chin­ga­za. Allí se cu­ró, se reha­bi­li­tó y se li­be­ró.

Dos o tres ve­ces por se­ma­na él re­ci­be lla­ma­das re­la­cio­na­das con fau­na sil­ves­tre. Des­de un oso ca­cho­rro que en­cuen­tran en la fin­ca de un cam­pe­sino has­ta coatíes be­bés que in­cau­ta la po­li­cía. El úl­ti­mo ca­so que aten­dió, cuen­ta él, fue el de un oca­rro, un ar­ma­di­llo gi­gan­te que se apa­re­ció en Medina, Cun­di­na­mar­ca.

–¿Qué tan le­jos de aquí es­tán los osos? –le pre­gun­to.

–Es­ta­mos a dos­cien­tos o tres­cien­tos me­tros. Aho­ri­ta mis­mo hay ocho osos, in­clu­yen­do uno que es­tá yen­do y vi­nien­do por to­da la re­ser­va. Sa­be­mos que ese oso po­de­mos lle­var­lo al bos­que y que no se va a ir a las ca­sas por­que cuan­do lo ve a uno, sa­le co­rrien­do. Ya tie­ne el com­por­ta­mien­to de un oso sil­ves­tre.

A po­cos me­tros de la ca­sa prin­ci­pal hay una cons­truc­ción don­de se guar­da la co­mi­da de los ani­ma­les. En el lu­gar hay una ne­ve­ra con car­ne pa­ra los fe­li­nos y va­rios ca­jo­nes lle­nos de ci­rue­las, za­naho­rias, man­za­nas, pe­ras, ba­na­nos y pa­ti­llas pa­ra los osos.

–Mi cri­te­rio pa­ra dar­les ali­men­to a los osos es que las fru­tas es­tén tan bue­nas co­mo pa­ra co­mér­me­las yo –di­ce.

Fe­li­ciano em­pie­za a cor­tar una za­naho­ria en pe­da­zos gran­des mien­tras me da ins­truc­cio­nes de echar ci­rue­las con un pla­tón en ca­da uno de los bal­des que usa pa­ra lle­var la fru­ta.

–¿Pue­do ir con us­ted a ali­men­tar a los osos? –me ani­mo a pre­gun­tar.

Or­lan­do du­da un mo­men­to, sa­ca una pa­ti­lla y em­pie­za a cor­tar­la en cuar­tos.

–Lis­to. Me pue­de acom­pa­ñar, pe­ro no pue­de to­mar fo­tos. Y tam­po­co pue­de ha­blar si los osos es­tán cer­ca.

Los re­cin­tos don­de se en­cuen­tran los osos es­tán es­con­di­dos en­tre los ar­bus­tos del bos­que. Hay uno que des­ta­ca en­tre to­dos: un cam­po de 3.000 me­tros cua­dra­dos don­de es­tán

tres osos en etapa de re­cu­pe­ra­ción. Lo ro­dea una ma­lla de tres me­tros de al­tu­ra y uno de ca­blea­do eléc­tri­co, que evi­ta que los se tre­pen pa­ra es­ca­par. Aden­tro, unos ar­bus­tos ra­quí­ti­cos so­bre­vi­ven en me­dio del ba­rro, ya gas­ta­dos por las mor­di­das de los ani­ma­les.

–Mi idea es cons­truir aquí un san­tua­rio de osos con 15 re­cin­tos así. El te­rreno po­dría re­cu­pe­rar­se mien­tras los osos es­tán en otro re­cin­to y los osos es­ta­rían mu­cho más có­mo­dos. ¿Pe­ro sa­be cuán­to me cos­tó es­te? 120 mi­llo­nes de pe­sos.

Los osos nos mi­ran con re­ce­lo y acer­can el ho­ci­co a la re­ja, pa­ra in­ten­tar­nos oler. Or­lan­do aga­rra un pe­da­zo de za­naho­ria y lo lan­za por en­ci­ma de la cer­ca. Yo ha­go lo mis­mo y en­ton­ces em­pie­zan a caer cer­ca de los osos mu­chos pe­da­zos de pi­ña, pe­ra, man­za­na, pa­ti­lla. Ellos los re­co­gen con las ga­rras, los hue­len y sin nin­gún afán los em­pie­zan a co­mer.

Cuan­do aca­ba­mos vol­ve­mos por más bal­des lle­nos de fru­ta y nos di­ri­gi­mos a otros re­cin­tos. Or­lan­do cuen­ta que ca­da día un oso en re­cu­pe­ra­ción se co­me un po­co más de diez ki­los de fru­ta. Eso, ca­da se­ma­na, se tra­du­ce en un mer­ca­do de dos mi­llo­nes de pe­sos. Par­te de su tra­ba­jo es ges­tio­nar los re­cur­sos pa­ra po­der se­guir fun­cio­nan­do, y eso no siem­pre re­sul­ta fá­cil.

En otro re­cin­to, es­te del ta­ma­ño del área de un cam­po de fút­bol, dos osos ma­chos se per­si­guen mien­tras uno lan­za gri­tos tris­tes y en el úl­ti­mo que me per­mi­te vi­si­tar vi­ve una osa con una gran mar­ca en la fren­te. Cuan­do nos ve lle­gar con las fru­tas, em­pie­za a emi­tir un gru­ñi­do su­til, co­mo un ron­ro­neo. Ella no pue­de vol­ver al bos­que: fue res­ca­ta­da de un cir­co don­de le ampu­taron las ga­rras.

–Ese so­ni­do lo ha­cen las hem­bras pa­ra lla­mar a sus crías –di­ce.

–Or­lan­do, ¿qué tan­to se de­mo­ra un oso pa­ra vol­ver al bos­que?

–Pue­den ser años –res­pon­de–. La idea de la re­cu­pe­ra­ción con­sis­te en rom­per con el víncu­lo oso per­so­na, pe­ro en es­tas con­di­cio­nes es di­fí­cil por­que un oso no es bobo. El man re­co­no­ce a la per­so­na que le lle­vó de co­mer y aso­cia la pre­sen­cia hu­ma­na con ali­men­to. He­mos vis­to que al­gu­nos co­mien­zan a te­ner­les con­fian­za so­lo a los tra­ba­ja­do­res del si­tio, pe­ro no es con to­do el mun­do. Cuan­do ve­mos que el ani­mal es­tá lis­to pa­ra li­be­rar­se, se le ha­ce un ma­ne­jo di­fe­ren­te: le de­ja­mos la co­mi­da pa­ra que la bus­que y si nos lo en­con­tra­mos en el bos­que, lo es­pan­ta­mos pa­ra que vea que la cer­ca­nía hu­ma­na es una ame­na­za. Tam­bién le cam­bia­mos la fru­ta por pu­yas, pal­ma y co­go­llos, pa­ra que el man se­pa qué es lo que tie­ne que co­mer.

–Tal vez le sue­ne es­tú­pi­da la pre­gun­ta, ¿pe­ro por qué hay que con­ser­var el oso?

Esa pre­gun­ta se la hi­ce a ca­si to­dos los que par­ti­ci­pa­ron en es­te re­por­ta­je. La ma­yo­ría da­ban res­pues­tas cien­tí­fi­cas y eco­ló­gi­cas.

Ángela Pa­rra ex­pli­ca que el oso an­dino es una es­pe­cie som­bri­lla y que por ser uno de los prin­ci­pa­les ma­mí­fe­ros de los Andes, con­ser­var­lo a él im­pli­ca es­fuer­zos pa­ra coor­di­nar el bos­que al­toan­dino y el pá­ra­mo, la pu­re­za del agua, la ve­ge­ta­ción na­ti­va de la zo­na y las es­pe­cies con las que se re­la­cio­na. Or­lan­do Fe­li­ciano, por su par­te, ex­pli­ca que aho­ra que se es­tán aca­ban­do los in­sec­tos por cul­pa de los fer­ti­li­zan­tes, el oso cum­ple el pa­pel de lle­var­se el po­len en el pe­lo y po­li­ni­zar al­gu­nas es­pe­cies ve­ge­ta­les del bos­que. Y Da­niel Ro­drí­guez aña­de que cuan­do el oso se ali­men­ta de los fru­tos del lau­rel, se cuel­ga de las ra­mas pa­ra par­tir­las y al ha­cer­lo par­te el te­cho del bos­que: “Cuan­do en­tra la luz, las plan­tas que es­tán em­pe­zan­do a ger­mi­nar pue­den cre­cer y así na­ce un nue­vo ár­bol”.

Sin em­bar­go, la me­jor res­pues­ta la dio Adria­na Reyes:

–Al oso hay que pro­te­ger­lo por­que es­tá vi­vo.

Los pla­nes de con­ser­va­ción del oso es­tán em­pe­zan­do a pen­sar en ar­ti­cu­lar va­rias ins­ti­tu­cio­nes a tra­vés de es­tu­dios cien­tí­fi­cos, tra­ba­jo con co­mu­ni­da­des y apo­yo de las em­pre­sas pri­va­das. La idea es lo­grar pro­te­ger al oso en to­do el país.

Sin em­bar­go, pa­ra es­cri­bir pla­nes con­cre­tos fal­ta in­for­ma­ción. Na­die se atre­ve a de­cir el nú­me­ro de osos an­di­nos que exis­ten en Co­lom­bia. El úni­co que se atre­vió a dar una ci­fra fue Da­niel Ro­drí­guez, de la Fun­da­ción Wii, que des­pués de un es­tu­dio con cá­ma­ras tram­pa en el área que ro­dea el Par­que Chin­ga­za hi­zo un cálcu­lo de den­si­dad de po­bla­ción que le arro­jó un re­sul­ta­do de 1,9 osos por ca­da 100 km2:

–No sé si es­té bien o si es­té mal, pe­ro es el úni­co es­tu­dio de den­si­dad de po­bla­ción de osos que ac­tual­men­te se ha he­cho en Co­lom­bia y el re­sul­ta­do di­ce que en esa área hay más o me­nos 120 osos… A ojo de buen cu­be­ro.

Robert Már­quez, por otro la­do, ex­pli­ca que WCS es­tá tra­ba­jan­do de la mano con Par­ques Na­cio­na­les en el pri­mer pro­yec­to na­cio--

nal pa­ra me­dir la den­si­dad de ocu­pa­ción de los osos an­di­nos en zo­nas cla­ves de Co­lom­bia. Ese se­ría el pri­mer pa­so pa­ra acer­car­se a un es­ti­ma­do de po­bla­ción na­cio­nal:

–Uno de los gran­des in­con­ve­nien­tes es que nin­gún área pro­te­gi­da de Co­lom­bia tie­ne el ta­ma­ño ne­ce­sa­rio pa­ra con­ser­var la es­pe­cie. Sin em­bar­go, hay al me­nos ocho si­tios don­de es­ta­mos se­gu­ros de que el oso an­dino, si se man­tie­nen las con­di­cio­nes ac­tua­les, va a du­rar pa­ra siem­pre. Y de esos ocho, sa­be­mos que si ha­ce­mos el ma­ne­jo ade­cua­do en cin­co, po­de­mos ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción.

El pro­gra­ma in­clu­ye la crea­ción de cin­co áreas in­men­sas que en­ca­de­nan va­rios par­ques na­cio­na­les: en las tres cor­di­lle­ras del país. Una de ellas, por ejem­plo, une los par­ques Chin­ga­za, Su­ma­paz y se­rra­nía de los Pi­ca­chos y otra, en la cor­di­lle­ra Orien­tal, en­glo­ba a Ta­ta­má, Fa­ra­llo­nes de Ca­li y Mun­chi­que. Robert ex­pli­ca que du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años, ins­ti­tu­cio­nes co­mo WCS, Par­ques Na­cio­na­les y el Ins­ti­tu­to Hum­boldt, apo­ya­dos por va­rias em­pre­sas pri­va­das, es­ta­rán ha­cien­do pro­yec­tos de mo­ni­to­reo pa­ra es­ta­ble­cer cuán­tos osos an­di­nos hay en Co­lom­bia y es­tu­dios ge­né­ti­cos pa­ra en­ten­der si las po­bla­cio­nes de osos real­men­te es­tán bien.

Son mu­chos los es­fuer­zos in­di­vi­dua­les que es­tán pen­san­do en la con­ser­va­ción de la es­pe­cie. Al­gu­nos, in­clu­so, pien­san en so­lu­cio­nes a lar­go pla­zo que pre­vén es­ce­na­rios más com­pli­ca­dos. Car­los Gal­vis, bió­lo­go del Zoo­ló­gi­co de Ca­li, ex­pli­ca la im­por­tan­cia de Ah­ni –una hem­bra que na­ció allí ha­ce tres años– pa­ra los osos an­di­nos ba­jo cui­da­do hu­mano. Los zoo­ló­gi­cos in­ten­tan man­te­ner una po­bla­ción pa­ra­le­la a la sil­ves­tre y par­tir de un analá­sis ge­né­ti­co que se in­clu­ye en un plan de ma­ne­jo de po­bla­cio­nes y la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Zoo­ló­gi­cos –de la que ha­ce par­te el Zoo­ló­gi­co de Ca­li– su­gie­re que ella sea tras­la­da­da a Fi­la­del­fia pa­ra re­pro­du­cir­se con un ma­cho que es­tá allá. Sin em­bar­go, pa­ra sa­lir del país, Ah­ni ne­ce­si­ta un per­mi­so y Car­los no de­ja de es­tar an­sio­so por­que en el mo­men­to de ce­rrar es­te ar­tícu­lo, aún no lo ha­bía re­ci­bi­do.

–Yo en­tien­do que son le­yes pa­ra evi­tar el trá­fi­co ile­gal, pe­ro uno se an­gus­tia por­que lo ideal se­ría que es­ta hem­bra lo­gre en­con­trar una pa­re­ja re­pro­duc­ti­va. So­lo así po­dría con­tri­buir al ma­ne­jo de la po­bla­ción de osos que cui­da­mos en los zoo­ló­gi­cos y a la con­ser­va­ción de su es­pe­cie –di­ce Gal­vis.

Pa­ra él los osos ba­jo cui­da­do hu­mano se­rían co­mo un ar­ca de Noé. En ca­so de una ex­tin­ción in­mi­nen­te, es­tos in­di­vi­duos po­drían re­in­tro­du­cir­se a la vi­da sil­ves­tre y vol­ver a po­blar. Es una so­lu­ción extrema, un as ba­jo la man­ga, pe­ro es me­jor te­ner­lo dis­po­ni­ble.

Afor­tu­na­da­men­te, ese es­ce­na­rio re­sul­ta hi­po­té­ti­co. Es po­si­ble sal­var al oso y quie­nes tra­ba­jan con la es­pe­cie lo sa­ben bas­tan­te bien. Julián Zamora, por ejem­plo, na­ció en la ve­re­da Mun­do Nue­vo, de La Ca­le­ra, y mien­tras re­co­rre­mos Chin­ga­za en una to­do­te­rreno re­cuer­da que so­lo te­nía 10 años cuan­do vio su pri­mer oso. A él le gus­ta­ba sa­lir a ca­mi­nar, ya fue­ra con ami­gos, so­lo o con sus her­ma­nos, que subían has­ta el pá­ra­mo a bus­car las va­cas. Aho­ra él tra­ba­ja con Par­ques Na­cio­na­les y su fa­mi­lia lle­va ca­si diez años sin lle­var ga­na­do a los bos­ques.

–Yo te­nía 16 años y mi her­mano me ha- bía re­ga­la­do mi pri­mer ter­ne­ro. Un día me di­jo que lo acom­pa­ña­ra a bus­car el ga­na­do, pe­ro cuan­do lle­ga­mos al pre­dio vi­mos a un oso ne­gro y gran­de que jus­to se ha­bía co­mi­do a mi ter­ne­ro. Cuan­do lo vi­mos, el oso se tre­pó a un ár­bol y se que­dó ahí quie­to, mi­rán­do­nos. En­ton­ces mi her­mano sa­có la es­co­pe­ta y em­pe­zó a apun­tar­le.

Julián, que hoy tie­ne 28, ha­ce la mí­mi­ca de apun­tar ha­cia un ár­bol y mi­ra ha­cia el va­cío has­ta que el si­len­cio se vuel­ve in­có­mo­do.

–Mi her­mano le es­tu­vo apun­tan­do por un ra­to, has­ta que ba­jó el ri­fle, lo des­ar­mó y me di­jo: “¡Va­ya re­co­ja esas va­cas y bá­je­las a la ve­re­da”. Yo es­ta­ba mo­les­to por­que era mi ter­ne­ro… Y pues uno de die­ci­séis años se emo­cio­na con esas si­tua­cio­nes, pe­ro él es­ta­ba bra­vo y no le di­je na­da has­ta que lle­ga­mos a la ca­sa.

En ese pun­to, Julián son­ríe.

–Cuan­do es­tá­ba­mos co­mien­do, ya me ani­mé y le di­je: “Oi­ga, Tu­lio. ¿Us­ted por que no ma­tó al oso?”.

El her­mano de Julián se le­van­tó de la me­sa, lo mi­ró fi­jo a los ojos y le di­jo ta­jan­te:

–Por­que cuan­do mi hi­jo es­té gran­de y pue­da lle­vár­me­lo a ca­mi­nar por el pá­ra­mo yo pre­fie­ro de­cir­le “¡mi­re, allá va al oso!” y no “mi­re, aquí fue don­de lo ma­té”.

OSOS AN­DI­NOS cap­ta­dos por una cá­ma­ra tram­pa de la Fun­da­ción Wiien Cun­di­na­mar­ca du­ran­te 2012 y 2013.

RES­TOS DEL CO­RA­ZóN y de las ho­jas de una pu­ya, o bro­me­lia,uno de los prin­ci­pa­les ali­men­tos del oso an­dino.

UVA CAMARONA, otro de los ali­men­tosdel oso en los bos­ques al­toan­di­nos.

HUE­LLA DE OSO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.