JOHN DOU­GLAS LYNCH

GRA­CIAS A IN­VES­TI­GA­DO­RES CO MOL YN CH SE PUE­DE DE­CIR CON AR­GU­MEN­TOS QUE CO­LOM­BIA ES UNO DE LOS PAÍ­SES MÁS BIODIVERSOS DEL MUN­DO.

Don Juan - - News -

El pro­fe­sor Lynch es, pro­ba­ble­men­te, el ma­yor ex­per­to en ra­nas de Co­lom­bia, al­go que no re­sul­ta na­da fá­cil y en el se­gun­do país con ma­yor di­ver­si­dad de an­fi­bios. Ha­bla es­pa­ñol es­tre­lla­do con un mar­ca­do acen­to del in­glés, pe­ro cuen­ta con emo­ción la di­ver­si­dad y las anéc­do­tas del país don­de ha vi­vi­do y via­ja­do fe­liz­men­te –ex­cep­to un par de des­afor­tu­na­dos en­cuen­tros con las gue­rri­llas– du­ran­te más de vein­te años. Hoy es el cu­ra­dor de la co­lec­ción de an­fi­bios y rep­ti­les de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal y aun­que tie­ne 76 años si­gue apro­ve­chan­do ca­da opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta pa­ra ir a bus­car “bi­chos” en el cam­po.

Leí que cuan­do es­tu­dia­ba bio­lo­gía en Illi­nois, en los años se­sen­ta, que­dó atra­pa­do en una ne­va­da...

¡Ah, sí! Era un es­tu­dian­te ig­no­ran­te y pen­sé: “¡En la Se­ma­na San­ta iré al cam­po a co­lec­cio­nar serpientes!”. Lle­gué con mi co­mi­da, mi ro­pa, mi car­pa y mon­té cam­pa­men­to, pe­ro al día si­guien­te me le­van­to y ¡juepu­ta, ha­bía trein­ta cen­tí­me­tros de nie­ve! Era im­po­si­ble bus­car cu­le­bras así, pe­ro me pa­sé to­da esa se­ma­na des­cu­brien­do que los an­fi­bios eran in­tere­san­tes y no so­lo co­mi­da pa­ra mis serpientes. Aho­ra lle­vo cin­cuen­ta años es­tu­dian­do ex­clu­si­va­men­te ra­nas.

¿Cuán­do vino por pri­me­ra vez a Co­lom­bia? De­ci­dí vi­si­tar el país en 1967 por­que es co­no­ci­do que la di­ver­si­dad de ra­nas en Co­lom­bia es mu­cho ma­yor que la de otros paí­ses cer­ca­nos, co­mo Ecua­dor, don­de ha­bía es­ta­do. Vi­ne a bus­car dos ra­nas en par­ti­cu­lar y una es­ta­ba por la zo­na es­me­ral­di­fe­ra. Mi con­tac­to, un her­pe­tó­lo­go li­tuano que era el úni­co que co­no­cía acá en Co­lom­bia, me di­jo “¡No, no, no! ¡Es su­per­pe­li­gro­so ir allá!”. La otra fue una ra­na que se en­con­tra­ba en el pá­ra­mo La Ru­sia, en Bo­ya­cá, pe­ro mi con­tac­to di­jo otra vez: “¡Ahí es­tá peor! La violencia ha ma­ta­do mu­cha gen­te por allá. Me­jor que te que­des acá en Villavicencio”. Fue muy abu­rri­do. Pe­ro lue­go vol­vió en 1979. ¿Có­mo era el es­ta­do del es­tu­dio de an­fi­bios en Co­lom­bia en ese en­ton­ces?

En esa épo­ca ha­bía so­lo unas 200 es­pe­cies de ra­nas re­por­ta­das en el país, ca­si to­das de tie­rras ba­jas. El pro­fe­sor Pe­dro Ruiz ape­nas ha­bía ini­cia­do la co­lec­ción de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal con so­lo 5.000 ejem­pla­res que na­die po­día iden­ti­fi­car. Mi vi­si­ta en 1979 fue muy opor­tu­na por­que em­pe­cé a iden­ti­fi­car­las en fras­cos.

Y ahí sí em­pe­zó a co­no­cer el país…

Em­pe­cé a ve­nir en­tre dos y sie­te me­ses ca­da año. Que­ría­mos pro­bar si el po­bre re­gis­tro de fau­na era de­bi­do a la fal­ta de in­ves­ti­ga­ción en las fal­das de los Andes. ¡Y cla­ro que lo era! El pro­fe­sor Ruiz y yo hi­ci­mos 21 tra­yec­tos en las cor­di­lle­ras, a pu­ro ca­rro, ca­ba­llo y mu­la por­que él te­nía mie­do de vo­lar. Yo ha­bía ini­cia­do des­crip­cio­nes con ejem­pla­res de ra­nas co­lom­bia­nas, pe­ro con ejem­pla­res con­ser­va­dos en al­cohol, en­ton­ces fue muy ri­co des­cu­brir bi­chos que yo mis­mo ha­bía nom­bra­do y sa­ber có­mo se veían en vi­da. Pa­ra fi­na­les de los no­ven­ta te­nía­mos 35.000 ejem­pla­res en la co­lec­ción y hoy la fau­na de ra­nas de Co­lom­bia es nú­me­ro dos en el mun­do, con unas 740 es­pe­cies. Yo he des­cri­to en­tre 250 y 300. ¿Al­gu­na de es­tas es­pe­cies que us­ted des­cri­bió pue­de es­tar ya ex­tin­ta?

Te­ne­mos la sos­pe­cha de que he­mos per­di­do un nú­me­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­pe­cies en Co­lom­bia, pre­ci­sa­men­te por da­ño am­bien­tal. Los bos­ques que que­dan en la cor­di­lle­ra cer­ca­na a Bogotá, por ejem­plo, ya so­lo son frag­men­ti­cos en las ci­mas de las mon­ta­ñas. Ade­más, los agro­quí­mi­cos pa­ra me­jo­rar la pro­duc­ción de la agricultura tam­bién son muy da­ñi­nos pa­ra el am­bien­te y sin há­bi­tat las ra­nas no pue­den so­bre­vi­vir.

De las es­pe­cies que us­ted ha des­cri­to, tres son bas­tan­te no­to­rias: una es la Ate­lo­pus far­ci, que bau­ti­zó así por las Farc…

La en­con­tré en un bos­que bien pre­ser­va­do y res­trin­gi­do en Al­bán, Cun­di­na­mar­ca. La pin­ta de es­ta ra­na era pu­ro ca­mu­fla­je y me pa­re­ció que era par­ti­cu­lar nom­brar es­ta es­pe­cie por las Farc. En es­tos años he re­co­no­ci­do que, pa­ra el me­dioam­bien­te, las Farc no fue­ron ne­ga­ti­vas: fre­na­ron la fron­te­ra agrí­co­la en mu­chas par­tes, pro­te­gien­do así mu­chos or­ga­nis­mos.

Las otras son la Eleut­he­ro­dacty­lus ca­rran­gue­ro­rum y la Eleut­he­ro­dacty­lus jor­ge­ve­lo­sai, por la ca­rran­ga, y por Jor­ge Ve­lo­sa.

Eso fue por pu­ra amis­tad. Me gus­ta mu­cho la mú­si­ca ca­rran­gue­ra, Jor­ge es buen ami­go y he co­no­ci­do a va­rios de los ca­rran­gue­ros de Co­lom­bia. Pa­ra la sal­sa no ten­go uso, pa­ra el va­lle­na­to y la mú­si­ca llanera tam­po­co, pe­ro la ca­rran­ga to­ca mi co­ra­zón.

¿Al­gu­na vez al­gún in­ves­ti­ga­dor le ha pues­to su nom­bre a una es­pe­cie?

¡Ah, sí! Hay una es­pe­cie de An­tio­quia, una de Kan­sas, otra de Te­xas… ¡Le han pues­to mi nom­bre co­mo a quin­ce!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.