JOR­GE FRAN­CO

EL CIE­LO A TI­ROS, SU NUE­VA NO­VE­LA, NA­RRA LAS SE­CUE­LAS DE LA VIOLENCIA Y LA GUE­RRA EN ME­DE­LLÍN.

Don Juan - - News -

Jor­ge Fran­co es un ro­mán­ti­co em­pe­der­ni­do en ca­da una de sus obras, pe­ro la violencia en Me­de­llín lo con­mo­vió tan­to que de­ci­dió ha­blar de to­do aque­llo al­re­de­dor de la gue­rra y el nar­co­trá­fi­co pa­ra que la his­to­ria no se re­pi­ta. Ga­nó un pre­mio Al­fa­gua­ra con El­mun­do­dea­fue­ra en el 2014, pe­ro la no­ve­la que le cam­bió la vi­da fue Ro­sa­rio Ti­je­ras, pu­bli­ca­da en 1999, que ha si­do tra­du­ci­da has­ta al grie­go y ha te­ni­do se­ries te­le­vi­si­vas por to­da La­ti­noa­mé­ri­ca. Aho­ra vuel­ve con El­cie­lo ati­ros, un li­bro de fic­ción que cuen­ta la vi­da de los hi­jos de los nar­cos des­pués de la era de Pa­blo Es­co­bar.

¿Por qué em­pe­zó a es­cri­bir so­bre la problemática so­cial de Me­de­llín?

Cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do de es­cri­bir Ma­la no­che, una pri­ma me pa­só su te­sis de psi­co­lo­gía. En es­ta te­sis se ha­bla­ba de la re­la­ción que ha­bía en­tre la re­li­gión, el cri­men y el si­ca­ria­to. Ahí ha­bían unos tes­ti­mo­nios de unas me­no­res de edad que per­te­ne­cían a pan­di­llas de si­ca­rios, al­gu­nas es­ta­ban en una cár­cel co­rrec­cio­nal de Me­de­llín. Cuan­do ter­mi­né de leer esas en­tre­vis­tas sen­tí un clic de al­go que se te­nía que con­tar, era esa violencia ca­lle­je­ra des­de el pun­to de vis­ta de una mu­jer. In­ves­ti­gué más a fon­do y co­men­cé a es­cri­bir Ro­sa­rio-Ti­je­ras. En­tre reali­dad y fic­ción.

¿Có­mo es­cri­bir so­bre es­to sin caer en el cli­ché de lo que to­dos han que­ri­do con­tar de Me­de­llín?

Siem­pre soy ho­nes­to y cau­te­lo­so con es­te ti­po de te­mas. Ha­go una ra­dio­gra­fía de ca­da con­flic­to, pe­ro es el lec­tor quien sa­ca sus pro­pias con­clu­sio­nes, sin ol­vi­dar que en esas historias hu­bo víc­ti­mas, violencia y do­lor. Es im­po­si­ble no con­tar lo que es­tá pa­san­do si se ha vi­vi­do de ma­ne­ra tan cer­ca­na. To­do país tie­ne de­re­cho a con­tar­se a sí mis­mo. Es co­mo una ne­ce­si­dad o un de­ber. En el si­glo pa­sa­do exis­tió la lu­cha bi­par­ti­dis­ta y to­da la li­te­ra­tu­ra ha­bla­ba de es­to. Aho­ra pa­sa lo mis­mo, el nar­co­trá­fi­co no es so­lo una co­sa, son va­rios te­mas que ca­da au­tor na­rra de ma­ne­ra di­fe­ren­te. Pro­ba­ble­men­te la li­te­ra­tu­ra que vie­ne sea más en­fo­ca­da en pro­ce­sos de paz, pa­ra­mi­li­ta­ris­mo y co­rrup­ción.

¿Se acuer­da qué es­ta­ba ha­cien­do cuan­do se mu­rió Pa­blo Es­co­bar?

Por esa épo­ca yo te­nía una agen­cia de pu­bli­ci­dad. Re­cuer­do que uno de los di­se­ña­do­res que tra­ba­ja­ba con­mi­go siem­pre es­ta­ba oyen­do ra­dio y en­tró a mi ofi­ci­na y me con­tó, pe­ro no le creí por­que lo “ma­ta­ban” a ca­da ra­to. Yo era de los pe­si­mis­tas que creían que Pa­blo Es­co­bar se iba a adue­ñar de es­to, que no ha­bía ma­ne­ra de de­rro­tar­lo por­que ha­bía co­rrom­pi­do to­do. Ahí pen­sé: “Si el enemi­go es de­rro­ta­ble hay opor­tu­ni­dad”.

¿Có­mo es su pro­ce­so pa­ra es­cri­bir, de dón­de vie­ne ca­da nue­va idea y ca­da personaje? Es­cri­bir es un pro­ce­so de ma­du­rez que va cam­bian­do con los años. Co­men­zar una his­to­ria es lo más len­to y lo más di­fí­cil. Siem­pre bo­to ideas en el compu­tador, a ve­ces guar­do otras en las no­tas del ce­lu­lar, ten­go un ta­ble­ro don­de anoto otras y, si la his­to­ria lo re­quie­re, des­pués em­pie­zo a in­ves­ti­gar. Pa­ra El­cie­loa­ti­ros, por ejem­plo, el li­bro de Gay Ta­le­se Hon­ra­rá­sa­tu-Pa­dre me ins­pi­ró mu­chí­si­mo, por­que ha­bla so­bre la ma­fia ita­lia­na en Nue­va York.

¿Qué li­bro le ha cam­bia­do la vi­da?

Mu­chos li­bros. Aho­ra es­toy le­yen­do Ma­ga­lla­nes de Ste­fan Zweig. Ten­go la teo­ría de que no nos pue­de cam­biar la vi­da un so­lo li­bro, sino la su­ma de mu­chos. In­clu­si­ve, co­mo es­cri­tor, pien­so que los ma­los li­bros tam­bién sir­ven pa­ra no ser co­mo otros es­cri­to­res.

¿Có­mo sur­gió la idea de es­cri­bir El­cie­loa ti­ros?

Es­ta no­ve­la es la re­sa­ca de lo que pa­só en Ro­sa­rio Ti­je­ras. En Ro­sa­rio hu­bo una fies­ta lo­ca lle­na de muer­tos, se­xo, dro­ga y ex­ce­sos y que­dó to­do des­trui­do. En El­cie­loa­ti­ros es­tá la re­sa­ca, lo que vino vein­te años des­pués. Era ne­ce­sa­rio echar una mi­ra­da crí­ti­ca a esa nue­va ge­ne­ra­ción que vino cuan­do se mu­rió Pa­blo Es­co­bar y a los que sur­gie­ron cuan­do de al­gu­na for­ma se ter­mi­nó el nar­co­trá­fi­co e in­clu­si­ve a los hi­jos de los nar­cos. A tra­vés de la me­mo­ria po­de­mos no re­pe­tir la his­to­ria.

Ro­sa­rio-Ti­je­ras fue la fies­ta y El cie­lo ati­ros es la re­sa­ca. ¿Qué li­bro vie­ne aho­ra?

Qui­sie­ra apar­tar­me un po­co de Me­de­llín a ver qué pa­sa y qué ti­po de his­to­ria po­dría sur­gir. El te­ma de la co­rrup­ción es al­go in­tere­san­te que tie­ne mil ver­tien­tes y me in­tere­sa. Tam­bién ten­go pen­dien­te un li­bro de no fic­ción que quie­ro es­cri­bir so­bre la adop­ción en Co­lom­bia, por­que soy pa­dre adop­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.