EL MAES­TRO DE LA PIEL

LOS HOM­BRES NO TE­NE­MOS MUY CLA­RO CÓ­MO CUI­DAR­NOS LA PIEL. EL DE R MA­TÓ LO G OJO Sé RI­CAR­DO BE­CE­RRA SA­BE CÓ­MO DE­JAR­LA PER­FEC­TA.

Don Juan - - News -

“To­do ha cam­bia­do. Aho­ra el hom­bre se cui­da un po­co más que an­tes”, di­ce el mé­di­co der­ma­tó­lo­go Jo­sé Ri­car­do Be­ce­rra. An­tes los hom­bres mi­ra­ban con re­ce­lo una cre­ma hu­mec­tan­te, pe­ro aho­ra la bus­can pa­ra sal­dar la deu­da que tie­nen con su ros­tro. Al fi­nal, una piel sa­na es una car­ta de pre­sen­ta­ción. El mis­mo Be­ce­rra, a sus 39 años, cons­ti­tu­ye una prue­ba vi­vien­te de que un buen cui­da­do de la piel re­sul­ta cla­ve, más cuan­do fac­to­res co­mo los ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios y la con­ta­mi­na­ción son una ma­yor ame­na­za que an­tes: “Hoy, el 40 % de las con­sul­tas der­ma­to­ló­gi­cas son de hom­bres”, di­ce. Aun­que lo me­jor pa­ra cui­dar su ca­ra es con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal, co­mo el doc­tor Be­ce­rra, hay unos pa­sos bá­si­cos que pue­de apli­car en su ca­sa.

Un ja­bón es­pe­cial, pre­fe­ri­ble­men­te lí­qui­do –que son me­nos irri­tan­tes–, es lo pri­me­ro: “Los lim­pia­do­res per­mi­ten ha­cer un barrido de las sus­tan­cias que se ge­ne­ran por la po­lu­ción, el su­cio am­bien­tal”, di­ce Be­ce­rra. “Eso lle­ga a la piel y ta­pa los po­ros, qui­tán­do­le oxi­ge­na­ción a la piel. Por eso la im­por­tan­cia de la­var­se una o dos ve­ces al día”. Otro ele­men­to im­por­tan­te es la hi­dra­ta­ción: un pro­duc­to que evi­ta la re­se­que­dad ayu­da a que la piel se re­cu­pe­re de irri­ta­cio­nes –que son na­tu­ra­les en mo­men­tos co­mo el de afei­tar­se– y a com­ba­tir se­ña­les del en­ve­je­ci­mien­to.

Por úl­ti­mo, el blo­quea­dor so­lar es obli­ga­to­rio: “Es­te no se apli­ca una so­la vez, sino ca­da tres ho­ras”, di­ce Be­ce­rra. Mu­chos hom­bres le te­men al blo­quea­dor so­lar “pla­ye­ro”, pe­ro Be­ce­rra re­cuer­da que tam­bién hay blo­quea­do­res se­cos y se­do­sos, que le dan un tono ma­te a la piel. “El fo­to­en­ve­je­ci­mien­to se ma­ni­fies­ta en for­ma de arru­gas y ade­más el cáncer en la piel es el más fre­cuen­te de to­dos los ti­pos de cáncer”.

Sin em­bar­go, to­do es­te cui­da­do es in­su­fi­cien­te si se acom­pa­ña de ma­los há­bi­tos co­mo el ci­ga­rri­llo, que se­gún Be­ce­rra “pro­du­ce hi­po­xia, una dis­mi­nu­ción de la irri­ga­ción san­guí­nea en el te­ji­do que re­sul­ta en una piel más opa­ca, y tam­bién las lla­ma­das lí­neas pe­ri­bu­ca­les”. Las dro­gas, las co­mi­das gra­so­sas e in­clu­so el es­trés, ha­cen más fre­cuen­tes las en­fer­me­da­des de la piel. “Si si­guen los há­bi­tos, igual es­tás ha­cien­do da­ño y no hay un an­tí­do­to”.

FO­TO­GRA­FíA: PA­BLO SAL­GA­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.