EX­TRA­ÑOS EN LA CA­MA

CUAN­DO SE FIN­GE SERALGUIENMÁS DU­RAN­TE EL SE­XO, LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES SON IN­FI­NI­TA SY MU CH OMÁSEXCIT AN­TES.

Don Juan - - News -

“Una no­che, le en­vié men­sa­jes con una his­to­ria: un jue­go de rol en el que el lo­bo fe­roz atra­pa a una Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja in­de­fen­sa y per­di­da, sal­ta so­bre ella, la ame­na­za con co­mér­se­la, pe­ro cam­bia de idea cuan­do la chi­ca em­pie­za a su­pli­car”. Así em­pe­zó el jue­go de rol que es­te hom­bre y su pa­re­ja lle­va­ron a la ca­ma: se­gún él, el lo­bo le di­ce a Ca­pe­ru­ci­ta co­sas co­mo: “Quie­ro pro­bar­te, pe­que­ña”, ella le rue­ga que la cas­ti­gue, se arran­can la ro­pa y, al fi­nal, ex­pe­ri­men­tan el se­xo más gra­ti­fi­can­te que han te­ni­do.

Pue­de so­nar ra­ro, pe­ro en es­ta obra de tea­tro que mon­ta­ron en la al­co­ba hay al­go bas­tan­te li­be­ra­dor. To­do se re­du­ce a ac­tuar co­mo per­so­na­jes que no son ellos: “Ti­rar con una Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja in­de­fen­sa mien­tras gri­ta por ayu­da y gi­me… Nun­ca pen­sé que me gus­ta­ría, pe­ro ha si­do el or­gas­mo del si­glo pa­ra mí”.

Pe­ro ¿por qué es tan ex­ci­tan­te po­ner­se en los za­pa­tos de otra per­so­na? Así co­mo ju­gar un vi­deo­jue­go o ver una pe­lí­cu­la, el ro­le­play –o jue­go de rol– es una for­ma de es­ca­par de la vi­da co­ti­dia­na y de las ru­ti­nas ya es­ta­ble­ci­das. Mi­llo­nes de per­so­nas lo ha­cen pa­ra vi­vir de ma­ne­ra se­gu­ra sus fan­ta­sías se­xua­les. “Pa­ra ellos, es­tos jue­gos eró­ti­cos son for­mas de po­ner al­go de pi­can­te a re­la­cio­nes mo­nó­ga­mas, au­men­tar la ex­ci­ta­ción y me­jo­rar los or­gas­mos”, es­cri­be la se­xó­lo­ga Glo­ria Bra­me en Co­mehit­her:a com­mon­sen­se­gui­de­to­kinky­sex.

Así que si quie­re in­ten­tar­lo, ¡ade­lan­te! No hay na­da es­cri­to, pues los lí­mi­tes y re­glas se po­nen en pa­re­ja. Es im­por­tan­te con­ver­sar los de­ta­lles pa­ra acor­dar qué ro­les se asu­men y has­ta qué pun­to se sien­ten có­mo­dos. In­clu­so, pue­den ele­gir el pa­pel y la si­tua­ción que quie­ran: un pro­fe­sor an­te una es­tu­dian­te que bus­ca me­jo­rar su no­ta, o un pa­cien­te fren­te a una en­fer­me­ra al­go atre­vi­da (la gen­te va de es­ce­na­rios co­mu­nes co­mo se­du­cir a un des­co­no­ci­do en un bar, a si­tua­cio­nes más ela­bo­ra­das que in­clu­yen fan­ta­sías con per­so­na­jes de fic­ción co­mo el Gua­són o Har­ley Quinn).

Pe­ro es im­por­tan­te re­cor­dar que es­to no se tra­ta más que de un jue­go, así que no se pue­de to­mar tan en se­rio. Por eso, pue­de que el me­jor con­se­jo pa­ra el ro­le play ven­ga de un hom­bre al que no le da ver­güen­za sen­tir­se ri­dícu­lo en la ca­ma: “De­ci­di­mos una si­tua­ción en la que los dos es­ta­mos in­tere­sa­dos, ar­ma­mos un ves­tua­rio y lue­go em­pe­za­mos a ju­gar”, cuen­ta. “Hay que rom­per el hie­lo por­que al prin­ci­pio pue­de ser muy ri­dícu­lo, en­ton­ces sim­ple­men­te hay que con­ti­nuar y pa­ra cuan­do lle­gó el se­xo ya es­tá­ba­mos có­mo­dos con el len­gua­je y los per­so­na­jes, ¡en ese pun­to, ha­blar su­cio re­sul­ta fá­cil y es muy sen­sual!”.

FO­TO­GRA­FíA:ANDREAHAST / 123RF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.