Víc­tor Abril re­tra­tó a Valerie Do­mín­guez en las pla­yas de Ca­li­for­nia. La ac­triz y se­ño­ri­ta Co­lom­bia y ac­triz nos dio, ade­más de unas fo­tos es­pec­ta­cu­la­res, una emo­ti­va en­tre­vis­ta.

DO­MIN­GUEZ

Don Juan - - Sumario - FO­TO­GRA­FÍA VI­KIN­GO MA­QUI­LLA­JE: VÍC­TOR ABRIL // ASIS­TEN­TE DE MA­QUI­LLA­JE: ANA MA­RIA MARS­HALL // VES­TI­DOS DE BA­ÑO: @LAGARZETTA Y DUL­CE MEN­TA // JO­YAS: @ROYALARTJOYERIA // LO­CA­CIÓN: MA­TA­DOR BEACH // PRO­DUC­CIÓN: PAU­LA SANMIGUEL

ES­TU­DIÓ DI­SE­ÑO DE MO­DAS Y DI­SE­ÑO DE JO­YAS EN ITA­LIA. FUE SE­ÑO­RI­TA CO­LOM­BIA Y ES­TU­VO EN­TRE LAS DIEZ FI­NA­LIS­TAS DE MISS UNI­VER­SO. SE CON­VIR­TIÓ EN AC­TRIZ. PA­SÓ POR UN CA­PÍ­TU­LO DE MAL­TRA­TO FÍ­SI­CO Y ES­TU­VO IN­VO­LU­CRA­DA EN EL ESCANDALO DE AGRO IN­GRE­SO SE­GU­RO. FUE DE­CLA­RA­DA INOCEN­TE DES­PUÉS DE CUA­TRO AÑOS Y SE FUE A LOS ES­TA­DOS UNI­DOS. ES­TU­DIÓ AC­TUA­CIÓN EN NUE­VA YORK Y TU­VO VA­RIOS TRA­BA­JOS EXI­TO­SOS EN LOS ÁN­GE­LES. AHO­RA ES­TÁ OTRA VEZ EN CO­LOM­BIA. ES­TA ES SU HIS­TO­RIA.

L“Los ita­lia­nos me de­ja­ron mar­ca­da: siem­pre ha­blan con las ma­nos”, di­ce, y une los de­dos de am­bas co­mo un fut­bo­lis­ta del Cal­cio pa­ra re­cla­mar­le al­go al ár­bi­tro. Valerie fue fut­bo­lis­ta en el co­le­gio: “Yo lle­va­ba siem­pre el nú­me­ro 10. Mi pri­ma y yo éra­mos muy bue­nas. Aho­ra veo al equi­po de fút­bol fe­me­nino de Co­lom­bia y cuan­do apa­re­cen en Ins­ta­gram pien­so que me en­can­ta­ría es­tar ahí”. En su pri­me­ra in­fan­cia que­ría ser “ac­to­ra”, pe­ro la idea se le per­dió en el ca­mino; de­ci­dió ser di­se­ña­do­ra de mo­das y es­tu­dió en Mi­lán, lue­go se mu­dó a Florencia pa­ra es­tu­diar di­se­ño de jo­yas y con­ti­nuar con el ne­go­cio de su fa­mi­lia. “Cuan­do lle­gué, vi­vía con una ami­ga en un apar­ta­men­to que era un co­rre­dor di­mi­nu­to, con una co­ci­na di­mi­nu­ta a un la­do y dos cuar­tos igual de di­mi­nu­tos. A los po­cos me­ses me mu­dé so­la”. En unas va­ca­cio­nes se en­con­tró con una de­le­ga­da del rei­na­do de be­lle­za y, en un “te lla­mo lue­go”, su nom­bre ter­mi­nó en la car­pe­ta de Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co: “Mi pa­pá me lla­mó a Florencia, me pa­re­ció di­ver­ti­do y le di­je: “¿Po­de­mos?”. Me di­jo que sí y vol­ví pa­ra par­ti­ci­par en el rei­na­do por­que no me que­ría arre­pen­tir y to­das mis de­ci­sio­nes en la vi­da son igua­les, in­me­dia­tas –di­ce ella–. En­ton­ces to­do se vol­vió una fies­ta: mi fa­mi­lia fue con las ca­mi­se­tas ro­jas de Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co a Car­ta­ge­na y ga­né. Hi­cie­ron lo mis­mo en Miss Uni­ver­so. ¡No pu­de dis­fru­tar con ellos, pe­ro se la go­za­ron!”.

Miss Uni­ver­so 2006 se lle­vó a ca­bo en Los Án­ge­les, la ciu­dad de los sue­ños, la mis­ma ciu­dad de la que aca­ba de re­gre­sar des­pués de ca­si una dé­ca­da de tra­ba­jo: “Ha­ce unos años mis pa­pás fue­ron a ver­me. Mi pa­pá te­nía unas ga­nas te­rri­bles de ha­cer un via­je en una ca­sa ro­dan­te y fui con ellos y una ami­ga. Vi­mos unos ama­ne­ce­res es­pec­ta­cu­la­res, me­di­té, sen­tí que el pe­so de las co­sas ma­las que te­nía aden­tro se des­pla­za­ba y lue­go se iba. Mi pa­pá se reía, pe­ro al fi­nal, de­ba­jo de un ár­bol, me de­cía: ‘En­sé­ña­me a me­di­tar’”.

Me­di­tar y ha­cer ejer­ci­cio la sal­va­ron. Du­ran­te el mo­men­to más com­pli­ca­do de su vi­da –el es­cán­da­lo de Agro In­gre­so Se­gu­ro– fue a ver a un te­ra­peu­ta y le re­co­men­da­ron to­mar an­ti­de­pre­si­vos; se ne­gó de ta­jo y se re­fu­gió en el de­por­te: to­dos los días a las 4:30 de la ma­ña­na su en­tre­na­dor per­so­nal, Car­los Pá­ra­mo, se plan­ta­ba en la puer­ta de su edi­fi­cio con la me­jor ener­gía pa­ra sa­lir a tro­tar y ani­mar­la pa­ra que ella lue­go sa­lie­ra a en­fren­tar el día. Te­nía la pre­sión me­diá­ti­ca y las pe­leas con su novio de ca­si cua­tro años, Juan Ma­nuel Dávila, que en ese mo­men­to fue pro­ce­sa­do y lue­go con­de­na­do por el ca­so de Agro In­gre­so Se­gu­ro; tam­bién las reunio­nes con su abo­ga­do, el ex mi­nis­tro de jus­ti­cia Ye­sid Reyes, y las gra­ba­cio­nes de Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren bru­tas.

¿Có­mo em­pe­zó su ca­rre­ra co­mo ac­triz? Nun­ca so­ñé con ser rei­na, pe­ro cuan­do era chi­qui­ta mi ma­má me pre­gun­ta­ba: “¿Qué quie­res ser cuan­do gran­de?” Yo le de­cía “ac­to­ra”, y ella me co­rre­gía: “ac­triz, ac­triz”. Pe­ro en la ado­les­cen­cia fui cam­bian­do de pro­fe­sión: di­se­ñé la bi­blio­te­ca del co­le­gio, hi­ce obras de tea­tro... Mi pa­pá me pe­día que lo acom­pa­ña­ra a las fe­rias de jo­ye­ría de Sui­za, Ita­lia y Es­ta­dos Uni­dos. Yo ini­cial­men­te no que­ría es­tu­diar di­se­ño de jo­yas por­que me en­can­ta­ba ha­cer­lo sin que fue­ra una obli­ga­ción, pe­ro mi pa­pá de­cía que era el ne­go­cio que ha­bía man­te­ni­do mu­chos años a la fa­mi­lia y yo de­bía co­no­cer­lo me­jor.

Cuan­do me gra­dué del co­le­gio, a los 18 años, me fui a Ita­lia a es­tu­diar di­se­ño de mo­da en Mi­lán y di­se­ño de jo­yas en Florencia, pe­ro an­tes hi­ci­mos un tour de uni­ver­si­da­des por Ca­na­dá, Nue­va York y Bos­ton. Un día, en el desa­yuno, es­tá­ba­mos con mi tío y él le di­jo a mi pa­pá: “Si ella quie­re es­tu­diar mo­da, mán­da­la a Eu­ro­pa, no a Es­ta­dos Uni­dos”. Or­ga­ni­cé un fól­der de uni­ver­si­da­des en Ita­lia, con­se­guí un pro­fe­sor de ita­liano, me acep­ta­ron y arran­qué al Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign.

Des­pués de Mi­lán, me mu­dé a Florencia a es­tu­diar jo­ye­ría en Al­chi­mia Con­tem­po­rary Je­we­llery School. Mi ma­má via­jó pa­ra mi gra­do y me ayu­dó a mu­dar. Nos fui­mos en tren. Es­tu­dié tres años ahí y a mi re­gre­so abrí jo­ye­rías WAO. To­da­vía ten­go mi ne­go­cio de jo­ye­ría en Ba­rran­qui­lla, pe­ro ter­mi­né de rei­na por ca­sua­li­dad y des­pués del rei­na­do de­ci­dí que­dar­me en Co­lom­bia. Fue una gran ex­pe­rien­cia y una lin­da opor­tu­ni­dad po­der re­pre­sen­tar a mi país y via­jar por Co­lom­bia apo­yan­do obras so­cia­les, me lla­ma­ron va­rios re­pre­sen­tan­tes has­ta que un día co­no­cí a Glo­ria de la Pa­va. Ella fue mi pri­me­ra má­na­ger, nos sen­ta­mos a co­mer y nos lle­va­mos su­per­bién des­de el pri­mer día. Rai­mun­do Angulo me lla­mó pa­ra de­cir­me que me que­rían en Bai­lan­do­po­run­sue­ño. Fui y bai­lé. Des­pués me en­te­ré que me que­rían en Fac­to­rX co­mo par­ti­ci­pan­te; les di­je que no can­ta­ba, pe­ro co­mo era pa­ra una cau­sa so­cial me me­tí de una y ca­si lle­go a la fi­nal.

Ahí lle­gó mi de­but en el ci­ne. Es­tu­ve en Es­tohue­le­mal , de Jor­ge Alí Tria­na; me ti­ré al agua por­que ni si­quie­ra sa­bía có­mo eran los be­sos ac­tua­dos. Al mis­mo tiem­po me sa­lió Has­ta­que­la pla­ta­nos­se­pa­re. Unas co­sas sa­lie­ron pri­me­ro al ai­re, pe­ro gra­bé ca­si to­do al mis­mo tiem­po. Des­pués Adria­na Suá­rez, la guio­nis­ta de Elúl­ti­mo ma­tri­mo­nio­fe­liz, vio una por­ta­da mía en la que apa­re­cía con una pe­lu­ca ru­bia que sa­lió en Aló y di­jo: “Es­ta es mi Bár­ba­ra”; sin em­bar­go, en la au­di­ción, me di cuen­ta de que el di­rec­tor no me que­ría ahí, ellos bus­ca­ban ac­tri­ces pro­fe­sio­na­les. Me me­tí en cla­ses con Ni­co­lás Mon­te­ro y Ram­sés Ra­mos. Luis Ore­jue­la, el di­rec­tor, fue bas­tan­te es­tric­to y sa­có lo me­jor de mí. Yo que­ría que se sin­tie­ra or­gu­llo­so de mi tra­ba­jo. Al fi­nal me di­jo: “¡Te

fe­li­ci­to, ¡Lo hi­cis­te a la al­tu­ra de Ale­jan­dra Bo­rre­ro!”. Pa­ra mi fue in­creí­ble. Cuan­do es­ta­ba en las gra­ba­cio­nes de El úl­ti­mo ma­tri­mo­nio fe­liz me lla­ma­ron pa­ra Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren bru­tas y di­je: “¡Wow!”.

En­ton­ces es­ta­lló el es­cán­da­lo.

En la mi­tad de la gra­ba­ción de Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren bru­tas pa­só to­do. Yo me en­te­ré del es­cán­da­lo por la ra­dio, a las cin­co de la ma­ña­na. Yo oía y no sa­bía qué es­ta­ba pa­san­do ni de qué es­ta­ban ha­blan­do. No sa­bía por qué mi nom­bre es­ta­ba ahí. Even­tual­men­te me en­te­ré de to­do y aun­que tra­ta­ba de es­tar al cien­to por cien­to en el tra­ba­jo, emo­cio­nal­men­te yo no es­ta­ba bien. Tra­ta­ba de en­fo­car­me y de de­jar­lo to­do afue­ra cuan­do en­tra­ba en el es­tu­dio, pe­ro no era fá­cil. Me lle­va­ron a un psi­quia­tra y me di­je­ron que que­rían me­di­car­me. Yo no que­ría to­mar el ca­mino más fá­cil, no que­ría vol­ver­me adic­ta a na­da, así que de­ci­dí le­van­tar­me a tro­tar ca­da ma­ña­na al ama­ne­cer. Esa fue mi te­ra­pia. En las gra­ba­cio­nes to­dos me apo­ya­ron, des­de los di­rec­to­res has­ta el elen­co. Me di cuen­ta quié­nes eran mis ami­gos: Pa­tri­cia Castañeda, Juan Pa­blo Ra­ba, Mi­jael Mul­kai, Ales­san­dro Angulo... En esos mo­men­tos es cuan­do real­men­te te das cuen­ta de quié­nes son tus ami­gos. To­do el pro­ce­so ju­di­cial du­ró cin­co años, pe­ro al cuar­to año me de­cla­ra­ron inocen­te y lue­go ape­la­ron. Al fi­nal, to­do se de­mo­ró un año más. Yo me fui a Mia­mi, des­pués re­gre­sé pa­ra gra­bar Un sue­ño lla­ma­do sal­sa y, en­tre­tan­to, me to­ca­ba re­gre­sar alas au­dien­cias. Fi­nal­men­te de­ci­dí arran­car a Nue­va York a es­tu­diar ac­tua­ción for­mal­men­te. Hoy mi­ro pa­ra atrás y pien­so en to­do lo que cre­cí a tra­vés de eso que me pa­só. Fue muy fuer­te to­do: to­có es­pe­rar un año pa­ra po­der ha­cer pú­bli­cas las prue­bas. Al co­mien­zo na­die sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do, ni en­ten­día na­da.

¿Por qué?

Las prue­bas sa­lie­ron al año y no fue fá­cil. To­do sa­lió a la luz en el juz­ga­do, in­clu­so el mal­tra­to del que fui víc­ti­ma. Pa­ra uno es un te­ma di­fí­cil co­mo mu­jer: to­das he­mos cre­ci­do en una so­cie­dad muy ma­chis­ta. Hay al­go más fuer­te que el mal­tra­to fí­si­co y es el mal­tra­to psi­co­ló­gi­co. So­lo aho­ra que es­toy en Co­lom­bia de nue­vo sien­to que vol­ví a ser

la que era an­tes. Tu­ve un break en mi vi­da, un pa­rén­te­sis. Yo no sa­bía lo mal que es­ta­ba has­ta que, con la dis­tan­cia, me di cuen­ta. Yo no veía que es­tu­vie­ra tan mal y sa­lir de ahí me to­mó tiem­po. Me en­can­ta­ría que las mu­je­res en­ten­die­ran es­to cuan­do co­no­cen a al­guien: cuan­do tú sa­les con una per­so­na, al prin­ci­pio so­lo ves lo que quie­res ver. Tú, a tu pa­re­ja, le cuen­tas to­do: tus in­se­gu­ri­da­des, tus mie­dos; te abres. Esa per­so­na de­ci­de si te apo­ya pa­ra ser ca­da día me­jor, o si usa to­da esa in­for­ma­ción pa­ra ha­cer lo que quie­ra cuan­do quie­ra. Pe­ro yo so­lo en­ten­dí eso des­pués. Tu­ve mo­men­tos en los que no me re­co­no­cía. En la re­la­ción to­do fue in­creí­ble al prin­ci­pio, al mes y me­dio de co­no­cer­nos él me pro­pu­so ma­tri­mo­nio y lue­go nos fui­mos a vi­vir jun­tos. Fue co­mo un ma­tri­mo­nio. Nun­ca pu­se fe­cha pa­ra la bo­da por­que te­nía mu­cho tra­ba­jo.

¿En qué mo­men­to se dio cuen­ta de que to­do es­ta­ba mal con su novio?

Siem­pre ha­bían ban­de­ras ro­jas. Co­si­tas que se iban acu­mu­lan­do, co­sas de las que uno se iba dan­do cuen­ta. Pa­só el mal­tra­to y se lo co­men­té a per­so­nas cer­ca­nas, ahí no lo hi­ce pú­bli­co. La gen­te no sa­be por lo que uno es­tá pa­san­do y es fá­cil de­cir: “¿Por qué si­gue con él si pa­só es­to o lo otro?”. El mal­tra­to psi­co­ló­gi­co es al­go muy fuer­te. Cuan­do tú es­tás me­ti­do en al­go así la ma­ni­pu­la­ción es tan fuer­te que tú no pue­des sa­lir tan fá­cil. Aho­ra pue­do ha­blar mi­ran­do ha­cia atrás. Una per­so­na muy cer­ca­na a mí me di­jo: “Tú no tie­nes ni idea en lo que es­tás me­ti­da”. Y sí, yo no sa­bía.

¿Cua­les son esas ban­de­ras ro­jas?

Ce­los ex­tre­mos, pe­leas sin sen­ti­do... Soy ac­triz y en mi tra­ba­jo hay to­do ti­po de es­ce­nas, pe­ro te­ner es­ce­nas ín­ti­mas era un pro­ble­ma. Lle­gar tar­de de las gra­ba­cio­nes, de las fo­tos de por­ta­das de re­vis­tas, o de lo que fue­ra. Lle­ga­ba al otro día con los ojos hin­cha­dos y no dor­mía na­da, las pe­leas du­ra­ban has­ta las tres de la ma­ña­na.

¿Qué le di­jo su abo­ga­do?

A Ye­sid Reyes lo amo. Él, al prin­ci­pio, no es­ta­ba in­tere­sa­do, pe­ro cuan­do es­cu­chó la his­to­ria y vio las prue­bas, en­ten­dió lo que es­ta­ba pa­san­do. La re­la­ción que tu­vi­mos du­ran­te to­do el pro­ce­so fue muy bo­ni­ta por­que co­no­ció to­dos los de­ta­lles. Co­no­ció a mi fa­mi­lia, co­no­ció las prue­bas. Tu­vo to­do de pri­me­ra mano pa­ra po­der en­ten­der lo que me ha­bía pa­sa­do.

No pu­de es­tar en me­jo­res ma­nos. Lle­gué a él por Glo­ria de la Pa­va. Al co­mien­zo de la reunión to­do fue di­fí­cil, pe­ro cuan­do vio to­da la ver­dad di­jo: “Va­mos”.

¿Qué fue lo pri­me­ro que hi­zo cuan­do se fue de Co­lom­bia?

Cuan­do co­men­cé co­mo ac­triz no sa­bía lo que era real­men­te pre­pa­rar un personaje. Fui a The Lee Stras­berg Thea­tre And Film Ins­ti­tu­te en Nue­va York y en un año me di cuen­ta de que to­do lo que me ha­bía pa­sa­do y me es­ta­ba pa­san­do era lo me­jor que me ha­bía po­di­do pa­sar co­mo ac­triz. Cam­bié una si­tua­ción ma­la y la con­ver­tí en al­go bueno pa­ra mi ca­rre­ra. Apren­dí a desa­rro­llar mis emo­cio­nes y a lle­gar a otros ni­ve­les. Ahí em­pe­cé a ver las co­sas de otra ma­ne­ra. Sa­né, cre­cí, per­do­né y vi que no to­do lo ma­lo es ma­lo. Lue­go lle­gué a Mé­xi­co a ha­cer un cur­so con un pro­fe­sor que se lla­ma Fer­nan­do Pier­nas, me que­dé los días que du­ró el cur­so y co­no­cí a Fabiola Peña, una má­na­ger me­xi­ca­na. A los dos días de ter­mi­nar el cur­so ella me lla­mó a de­cir­me que ha­bía sa­li­do un an­ta­gó­ni­co, pe­ro ter­mi­né de pro­ta­go­nis­ta de La Clí­ni­ca. Me que­dé ocho me­ses en Mé­xi­co y cuan­do ter­mi­né me ofre­cie­ron un tra­ba­jo con Te­le­vi­sa, pe­ro de­ci­dí no to­mar­lo por­que que­ría pro­bar en Los Án­ge­les con una au­di­ción que ca­si gano. Yo nun­ca so­ñé con vi­vir en Los Án­ge­les ni con ir a Holly­wood, pe­ro la vi­da me es­ta­ba lle­van­do y de­jé que to­do flu­ye­ra. Lle­gué a la ciu­dad y em­pe­cé el pro­ce­so de cas­tings. Ge­ne­ral­men­te los cas­ting son muy rá­pi­dos, más o me­nos diez mi­nu­tos en una ofi­ci­na y nun­ca sabes real­men­te si te fue bien o no.

Cuan­do lle­gué me sa­lió una pe­lí­cu­la de en­tra­da: El po­der de­la cruz. Ahí tra­ba­jé con Sean As­tin y Mi­ra Sor­vino y gra­bé una bue­na can­ti­dad de co­mer­cia­les na­cio­na­les. Ha­ce un año es­tu­ve muy cer­ca de pro­ta­go­ni­zar una se­rie de ac­ción pa­ra la ca­de­na ABC. ¡Era el pa­pel de mis sue­ños! Des­pués de pa­sar va­rias au­di­cio­nes y tests, fi­nal­men­te fir­mé con el ca­nal, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te el epi­so­dio pi­lo­to no avan­zó.

En Los Án­ge­les te ha­ces un máster en re­cha­zo. Es ahí cuan­do em­pie­zas a de­jar el ego a un la­do y en­tien­des que no es per­so­nal, es so­lo que es­tán bus­can­do a otra per­so­na, más al­ta o más fla­ca o más gor­da, o con otro co­lor de ojos... Cuan­do en­tras al cuar­to de los cas­tings, los di­rec­to­res ya sa­ben en un 80 % si les fun­cio­nas o no, por­que ellos tie­nen muy cla­ro lo que es­tán bus­can­do y eso no sig­ni­fi­ca que seas buen ac­tor o no. En las au­di­cio­nes de ci­ne y te­le­vi­sión es muy chis­to­so, por­que cuan­do vas, to­dos se pa­re­cen a ti. Tie­nen tu mis­mo pe­lo o tu co­lor de piel o es­tán ves­ti­das igual. Al prin­ci­pio era un po­co es­tre­san­te, pe­ro hoy ya me di­vier­to mu­cho: to­do es­to me ha­ce re­cor­dar al personaje de Joey, en Friends, en la es­ce­na en la que di­ce: “Me voy a dor­mir tem­prano, ma­ña­na ten­go una es­ce­na en la que ten­go 19 años”. ¡Eso tam­bién me pa­só!

Ha­ce un ra­to ha­bla­ba de la me­di­ta­ción y el ejer­ci­cio, ¿por qué son tan im­por­tan­tes? Cuan­do ate­rri­cé en Los Án­ge­les em­pe­cé con el yo­ga y me di cuen­ta de mu­chas co­sas que uno guar­da en el cuer­po sin sa­ber por­que em­pe­cé a li­be­rar­las du­ran­te las cla­ses. Lue­go em­pe­cé a me­di­tar y la vi­da me cam­bió po­qui­to a po­qui­to. Em­pe­cé a crear una re­la­ción con­mi­go, apren­dí a re­car­gar­me de ener­gía, a res­pi­rar y vi­vir mo­men­to a mo­men­to, a vi­vir el aho­ra; y to­do des­de el amor. Esa trans­for­ma­ción me ayu­dó en el amor pro­pio. Em­pe­cé a bus­car co­sas di­fe­ren­tes en las per­so­nas, a sen­tir sus ener­gías y a co­nec­tar­me de ma­ne­ras que no co­no­cía. Ha si­do un pro­ce­so con­mi­go mis­ma de re­cons­truc­ción. To­das las en­se­ñan­zas que me ha da­do la vi­da me han lle­va­do a don­de es­toy. Y me sien­to ple­na, aún con mu­cho por aprender, pe­ro fe­liz. No me cam­bio por na­die en nin­gún as­pec­to.

¿Cuál ha si­do un mo­men­to me­mo­ra­ble?

Mi abue­lo na­ció en Nue­va York y le en­can­ta­ba via­jar. Siem­pre so­ña­ba con los pa­seos de ca­sas ro­dan­tes y mi pa­pá tam­bién. Ha­ce dos años mi pa­pá y mi ma­má lle­ga­ron a Los Án­ge­les y al­qui­la­ron una ca­sa ro­dan­te. ¡Es­ta­ba muy emo­cio­na­da! Arran­ca­mos des­de Los Án­ge­les y lle­ga­mos a San Fran­cis­co pa­san­do por Yo­se­mi­tee, Se­quoia... Nos par­queá­ba­mos en los par­ques es­pe­cia­li­za­dos pa­ra es­tos ca­rros a pa­sar la no­che. Los ama­ne­ce­res en ca­da lu­gar fue­ron in­creí­bles y las no­ches eran lle­nas de es­tre­llas.

A ese via­je tam­bién fue una ami­ga, Na­ti, que aca­ba­ba de ha­cer un via­je a Pe­rú y de ha­cer ce­re­mo­nias sa­na­do­ras con ins­tru­men­tos. Un día, por ca­sua­li­da­des de la vi­da, nos ba­ja­mos en una ofi­ci­na de in­for­ma­ción y es­ta­ba ce­rra­da, pe­ro ha­bía un pa­pe­li­to que de­cía “Sound Bath”. Era una gen­te de So­no­ma. Y el even­to em­pe­za­ba en me­dia ho­ra. Mis pa­pás nos de­ja­ron mien­tras bus­ca­ban el par­que pa­ra pa­sar la no­che. ¡Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble! Dos ho­ras de­ján­do­te ba­ñar por es­tos so­ni­dos en una me­di­ta­ción con ins­tru­men­tos pa­ra re­la­jar­nos y co­nec­tar­nos con el “su­tra­ma”. Fue al­go real­men­te es­pe­cial en don­de sa­qué mu­chas co­sas que te­nía guar­da­das. Era al­go nue­vo pa­ra mí. Cuan­do ter­mi­né, una mu­jer se acer­có y me di­jo: “Es­ta­bas ce­rra­da, así que ya te abri­mos”. Fue un mo­men­to es­pi­ri­tual muy bo­ni­to. Te­nía que pa­sar­me en ese mo­men­to: a esa ho­ra y en ese lu­gar. ¡Real­men­te fue to­da una aven­tu­ra! Vi­ví mo­men­tos de co­ne­xión úni­cos con mis pa­pás en los que nos pu­di­mos dis­fru­tar mu­tua­men­te. Na­ti nos en­se­ñó a ha­cer fo­ga­tas y has­ta Lo­la, mi pe­rri­ta, hi­zo par­te del pa­seo.

¿Se va a que­dar en Co­lom­ba?

Por aho­ra sí. Lle­gué a ha­cer una pro­duc­ción con Ca­nal Ca­ra­col. Por pri­me­ra vez, un an­ta­gó­ni­co. Es la vi­da del Gran Mar­tín Elías, el hi­jo de Dio­me­des. Los va­lle­na­tos que más me gus­tan son los de él. Yo vi­ne en agos­to pa­ra el cum­plea­ños de mi ma­má y pa­sé por Bogotá un día. Ese día me lla­ma­ron pa­ra pre­sen­tar la au­di­ción y cuan­do re­gre­sé a Los Án­ge­les, una se­ma­na des­pués, me pre­gun­ta­ron si que­ría ir­me pa­ra Co­lom­bia. Sin pen­sar­lo di­je: ¡De una!

¿Tie­ne otros pro­yec­tos?

Lle­vo ha­cien­do uno ha­ce más de un año. Hay so­cios y es­cri­to­res a bor­do. Ya es­ta­mos muy ade­lan­ta­dos e ini­cian­do reunio­nes en Es­ta­dos Uni­dos. Ha si­do un pro­ce­so muy in­tere­san­te, so­bre to­do por­que por pri­me­ra vez es­toy del otro la­do, pro­du­cien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.