Apren­da a dis­tri­buir el tiem­po en­tre la uni­ver­si­dad y el tra­ba­jo

Cum­plir con va­rios com­pro­mi­sos al tiem­po po­dría con­ver­tir­se en un pro­ble­ma pa­ra mu­chos es­tu­dian­tes, sn em­bar­go, to­do es­to se pue­de cum­plir con dis­ci­pli­na y de­di­ca­ción.

El Caribe a la U - - Índice -

Es­tu­diar y tra­ba­jar al tiem­po es una ac­ti­vi­dad ca­da día más co­mún en­tre los jó­ve­nes, quie­nes ade­más de apos­tar­le a su for­ma­ción pro­fe­sio­nal, ven la ne­ce­si­dad de ga­nar ex­pe­rien­cia en su área de es­tu­dio y ade­más po­der ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra cum­plir con sus obli­ga­cio­nes.

Aun­que los ex­per­tos lo ven co­mo una bue­na op­ción, por­que pue­den po­ner en prác­ti­ca los co­no­ci­mien­tos apren­di­dos en el au­la, lo cier­to es que pa­ra mu­chos es­tu­dian­tes al­gu­nas ve­ces es­to pue­de con­ver­tir­se en un pro­ble­ma, al no sa­ber có­mo li­diar con am­bas res­pon­sa­bi­li­da­des al tiem­po.

An­te ello, Car­men Ri­car­do, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Educación de la Uni­ver­si­dad del Nor­te, re­co­mien­da que si se pre­ten­de cum­plir de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria con am­bas res­pon­sa­bi­li­da­des, se de­be crear un cro­no­gra­ma de tra­ba­jo, por­que una per­so­na or­ga­ni­za­da pue­de ma­ne­jar su tiem­po y prio­ri­zar sus ne­ce­si­da­des aun­que im­pli­que sa­cri­fi­cios.

Den­tro de la agen­da, se­ña­la Ri­car­do, hay que te­ner en cuen­ta los tiem­pos de tra­ba­jo y por su­pues­to, la de­di­ca­ción que se le de­be al de­sa­rro­llo de las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas.

De acuer­do a la ex­per­ta, “ade­más te­ner pre­sen­te que hay fa­mi­lia y ami­gos y pa­ra cum­plir con to­dos se de­ben ha­cer al­gu­nos sa­cri­fi­cios en el nú­me­ro de ho­ras de nues­tra

ac­ti­vi­dad dia­ria pa­ra asu­mir es­tos to­dos esos ro­les”, y agre­ga que la “cla­ve es­tá en la bue­na ad­mi­nis­tra­ción del tiem­po y eso es esen­cial pa­ra po­der ha­cer­lo ren­dir y te­ner bue­nos re­sul­ta­dos”.

EL ES­TU­DIAN­TE QUE TRA­BA­JA

Juan Jo­sé Acos­ta Osio, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla, se­ña­la que pro­duc­to de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca en que nos en­con­tra­mos in­mer­sos, ne­ce­sa­ria­men­te la po­bla­ción es­tu­dian­til de­be dis­tri­buir su tiem­po en­tre el tra­ba­jo y el es­tu­dio; por cuan­to re­sul­ta im­po­si­ble, en la ma­yo­ría de los ca­sos, con­tar con el res­pal­do o apo­yo eco­nó­mi­co des­de su nú­cleo fa­mi­liar pa­ra fi­nan­ciar sus es­tu­dios.

Aho­ra bien, las ven­ta­jas de rea­li­zar am­bas ac­ti­vi­da­des im­pli­can por un la­do apli­car los co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos en la prác­ti­ca, otor­gán­do­le ma­yor ex­per­ti­cia an­te quie­nes no la­bo­ran, ló­gi­ca­men­te si rea­li­za sus la­bo­res en la mis­ma área de es­tu­dios.

“Es­ta al­ter­na­ti­va de tra­ba­jar y es­tu­diar al tiem­po se cons­ti­tu­ye en un me­ca­nis­mo pa­ra po­der rea­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te y cre­cer per­so­nal­men­te”, ano­ta Acos­ta Osio.

Co­mo des­ven­ta­ja se­ña­la la li­mi­ta­ción que tie­nen los es­tu­dian­tes en la se­lec­ción de la ofer­ta aca­dé­mi­ca que se pre­sen­ta es­tric­ta­men­te en ho­ra­rios diur­nos, da­da la na­tu­ra­le­za de las mis­mas.

Por su par­te, la es­tu­dian­te Lau­ra Patricia Ce­ra, quien cur­sa una es­pe­cia­li­za­ción en Educación en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, sos­tie­ne que aun­que pue­de cum­plir con sus obli­ga­cio­nes a dia­rio, las jor­na­das son ex­haus­ti­vas y en al­gu­nos ca­sos ha pen­sa­do en aban­do­nar los es­tu­dios.

“Tra­ba­jar es lo que to­dos que­re­mos, so­bre to­do cuan­do con­ta­mos con una for­ma­ción co­mo pro­fe­sio­na­les, sin em­bar­go, al­ter­nar­lo con es­tu­dios es bas­tan­te com­ple­jo, por­que no so­lo asis­tes a cla­se, sino que de­bes cum­plir con res­pon­sa­bi­li­da­des fue­ra del au­la”, agre­ga la es­tu­dian­te.

Su jor­na­da co­mo em­plea­da co­mien­za a las 5 de la ma­ña­na y ter­mi­na a las

6 de la tar­de. Los vier­nes y sá­ba­dos de­be asu­mir su rol de es­tu­dian­te pa­ra lue­go asis­tir a reunio­nes fa­mi­lia­res y si le que­da tiem­po ver­se con al­gu­nos ami­gos.

La es­tu­dian­te ad­vier­te que aun­que no es fá­cil, el sa­cri­fi­cio que ac­tual­men­te es­tá ha­cien­do le ser­vi­rá pa­ra te­ner más y me­jo­res opor­tu­ni­da­des en ade­lan­te, así co­mo pa­ra de­ven­gar un me­jor sa­la­rio.

Juan Jo­sé Acos­ta Osio, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla, se­ña­la que pro­duc­to de la re­ce­sión eco­nó­mi­ca en que nos en­con­tra­mos in­mer­sos, ne­ce­sa­ria­men­te la po­bla­ción es­tu­dian­til de­be dis­tri­buir su tiem­po en­tre el tra­ba­jo y el es­tu­dio; por cuan­to re­sul­ta im­po­si­ble, en la ma­yo­ría de los ca­sos, con­tar con el res­pal­do o apo­yo eco­nó­mi­co des­de su nú­cleo fa­mi­liar pa­ra fi­nan­ciar sus es­tu­dios.

Aho­ra bien, las ven­ta­jas de rea­li­zar am­bas ac­ti­vi­da­des im­pli­can por un la­do apli­car los co­no­ci­mien­tos teó­ri­cos en la prác­ti­ca, otor­gán­do­le ma­yor ex­per­ti­cia an­te quie­nes no la­bo­ran, ló­gi­ca­men­te si rea­li­za sus la­bo­res en la mis­ma área de es­tu­dios.

“Es­ta al­ter­na­ti­va de tra­ba­jar y es­tu­diar al tiem­po se cons­ti­tu­ye en un me­ca­nis­mo pa­ra po­der rea­li­zar­se pro­fe­sio­nal­men­te y cre­cer per­so­nal­men­te”, ano­ta Acos­ta Osio.

Co­mo des­ven­ta­ja se­ña­la la li­mi­ta­ción que tie­nen los es­tu­dian­tes en la se­lec­ción de la ofer­ta aca­dé­mi­ca que se pre­sen­ta es­tric­ta­men­te en ho­ra­rios diur­nos, da­da la na­tu­ra­le­za de las mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.