DES­DE LA UNI­VER­SI­DAD

El Caribe a la U - - Índice -

Ser un jo­ven em­pren­de­dor sig­ni­fi­ca es­ta­ble­cer me­tas y ha­cer to­do lo que es­te a tu al­can­ce pa­ra cum­plir­las. El em­pren­di­mien­to se re­fie­re a la ca­pa­ci­dad que tie­nen las per­so­nas pa­ra ha­cer es­fuer­zos adi­cio­na­les por al­can­zar sus ob­je­ti­vos e ini­ciar una nue­va em­pre­sa o pro­yec­to. Es to­mar de­ci­sio­nes an­ti­ci­pan­do los pro­ble­mas que se po­drían te­ner si no se to­man esas de­ci­sio­nes.

Des­de que so­mos ni­ños te­ne­mos sue­ños, me­tas, co­sas que nos apa­sio­nan y que que­re­mos rea­li­zar. A me­di­da que cre­ce­mos, de­sa­rro­lla­mos esas ideas y crea­mos pro­yec­tos a lar­go pla­zo que pa­san por nues­tra men­te cons­tan­te­men­te. No de­bes es­pe­rar a ser adul­to, in­de­pen­dien­te o pro­fe­sio­nal pa­ra cum­plir tus ob­je­ti­vos por­que la cla­ve del éxi­to es em­pe­zar hoy.

CUA­LI­DA­DES DE UN JO­VEN EM­PREN­DE­DOR:

Per­se­ve­ran­cia: cree que pue­des lo­grar tus me­tas ¡Nun­ca te rin­das!

Crea­ti­vi­dad: in­no­var y desa­rro­llar nue­vas ideas pro­duc­ti­vas.

Ma­ne­jar el di­ne­ro sa­bia­men­te: es im­por­tan­te sa­ber in­ver­tir y aho­rrar.

Ser or­ga­ni­za­do: te­ner to­do ba­jo con­trol y pla­near ca­da pa­so.

To­mar ries­gos y en­fren­tar nue­vos desafíos.

Te­ner una men­te abier­ta pa­ra re­ci­bir de bue­na ma­ne­ra to­das las cir­cuns­tan­cias.

Ob­ser­va­dor: En­cuen­tra ne­ce­si­da­des en otros y no so­la­men­te te in­tere­ses en lo tu­yo. Mar­co ini­ció pres­tan­do ser­vi­cios de pu­bli­ci­dad en goo­gle. Se­gún di­ce, to­có mu­chas puer­tas a em­pre­sas que que­rían te­ner más pre­sen­cia en Ba­rran­qui­lla. “Era muy di­fí­cil ven­der un pro­duc­to que en ese mo­men­to las per­so­nas no co­no­cían, pe­ro fue una ex­pe­rien­cia in­tere­san­te por­que me di cuen­ta de lo di­fí­cil que eran las ven­tas y del po­ten­cial que ha­bía en in­ter­net”, afir­ma.

La dis­ci­pli­na es un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra po­der al­can­zar los lo­gros que te pro­po­nes. Al prin­ci­pio, los em­pren­de­do­res pa­san por mu­chos obs­tácu­los y fa­llan en va­rios pro­yec­tos an­tes de te­ner éxi­to, no te frus­tres y si­gue ade­lan­te. Es po­si­ble que mien­tras tus ami­gos es­tén de fies­ta, tu ten­gas que es­tar tra­ba­jan­do y cum­plien­do com­pro­mi­sos. ¡No te des­ani­mes! To­dos tus es­fuer­zos y sa­cri­fi­cios pro­du­ci­rán gran­des re­sul­ta­dos. La me­jor re­com­pen­sa se­rá ver los fru­tos de tu em­pren­di­mien­to y su­pe­rar­te.

¡Tú tam­bién pue­des ser un jo­ven em­pren­de­dor!

De­bes te­ner tu idea de ne­go­cio, bus­car he­rra­mien­tas que te ayu­den, unir­te a ami­gos o co­no­ci­dos que apor­ten a tu tra­ba­jo y em­pe­zar a ven­der.

“Te­ner di­ne­ro sin es­tar fe­liz in­ter­na­men­te es el peor fra­ca­so de to­dos. Eso no es ser exi­to­so”, Mar­co Oroz­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.