EDI­TO­RIAL

El Es­ta­do, có­mo no, asu­mi­rá la car­ga del des­mi­na­do del te­rri­to­rio na­cio­nal. Las Farc y de­más gru­pos tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me, y es­tá bien que coad­yu­ven a se­me­jan­te re­to.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TA­BAN PARÍS

“El Es­ta­do, có­mo no, asu­mi­rá la car­ga del des­mi­na­do del te­rri­to­rio na­cio­nal. Las Farc y de­más gru­pos tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me, y es­tá bien que coad­yu­ven a se­me­jan­te re­to”.

El pa­sa­do sá­ba­do, des­de La Ha­ba­na, se emi­tió un co­mu­ni­ca­do con­jun­to del Go­bierno co­lom­biano y de las Farc, en el que anun­cia­ban que den­tro del mar­co de deses­ca­la­mien­to del con­flic­to ar­ma­do, se ini­cia­rá un pro­ce­so de lim­pie­za y des­con­ta­mi­na­ción de “mi­nas an­ti­per­so­nal, ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos, mu­ni­cio­nes sin ex­plo­tar o restos ex­plo­si­vos de gue­rra en ge­ne­ral”.

To­do es­te pro­ce­so se va a rea­li­zar en­tre re­pre­sen­tan­tes de las par­tes, con la co­la­bo­ra­ción de la or­ga­ni­za­ción Ayu­da Po­pu­lar No­rue­ga (APN) y la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va del Ba­ta­llón de Des­mi­na­do del Ejér­ci­to Na­cio­nal, BI­DES.

Es­te es uno de los pa­sos que los co­lom­bia­nos más es­pe­rá­ba­mos. Se tra­ta, en pri­me­ra ins­tan­cia, de un acuer­do que plas­ma as­pec­tos pu­ra­men­te ope­ra­ti­vos, de­jan­do la de­fi­ni­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra más ade­lan­te. In­clu­so, di­ce el tex­to del acuer­do que co­rren por cuen­ta del Go­bierno Na­cio­nal los re­cur­sos téc­ni­cos y ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var a la agen­cia no­rue­ga y a los acom­pa­ñan­tes de la gue­rri­lla y el Go­bierno a las zo­nas de tra­ba­jo.

Esas dis­cu­sio­nes de las res­pon­sa­bi­li­da­des le­ga­les y pa­tri- mo­nia­les por los da­ños cau­sa­dos po­drán abor­dar­se lue­go. El tra­ba­jo hu­ma­ni­ta­rio, en cam­bio, no da es­pe­ra. Se­gún da­tos de or­ga­nis­mos tan­to ofi­cia­les como in­de­pen­dien­tes, prác­ti­ca­men­te to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal tie­ne zo­nas que o es­tán sem­bra­das de mi­nas an­ti­per­so­nal o son zo­nas de ries­go. Mu­chos de esos ar­te­fac­tos no son de­tec­ta­bles ni si­quie­ra con apa­ra­tos es­pe­cia­li­za­dos.

Ayer en es­te pe­rió­di­co se con­tó la his­to­ria de Rei­nel Bar­bo­sa, quien en 2008 per­dió su pier­na iz­quier­da por una mi­na sem­bra­da por la gue­rri­lla en La Uri­be (Me­ta). El año pa­sa­do hi­zo par­te de la de­le­ga­ción de víc­ti­mas que via­jó a La Ha­ba­na pa­ra que las Farc las es­cu­cha­ran. Allí plan­tó su pró­te­sis en la pro­pia me­sa. “Me lo pi­die­ron las víc­ti­mas de esos ar­te­fac­tos y así lo hi­ce”.

Rei­nel so­bre­vi­vió, al igual que otras 8.834 per­so­nas que que­da­ron gra­ve­men­te mu­ti­la­das en­tre 1990 y enero de 2015 (da­tos ofi­cia­les de la Di­rec­ción con­tra las Mi­nas de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca).

Pe­ro tam­bién hay 2.209 per­so­nas que mu­rie­ron por mi­nas de las Farc, del Eln y de­más gru­pos ile­ga­les que con­si­de­ra­ron que es­tas ar­mas eran vá­li­dos ins­tru­men­tos de re­be- lión “po­lí­ti­ca”. De las per­so­nas ase­si­na­das de esa for­ma, 235 eran me­no­res de edad.

Por eso el sá­ba­do, Hum­ber­to de la Ca­lle ini­ció su men­sa­je di­ri­gién­do­lo a los ni­ños de Co­lom­bia. Aque­llos que en el cam­po sa­len bus­can­do apren­der en las es­cue­las y en­cuen­tran o la muer­te o la mu­ti­la­ción o la des­truc­ción de sus fa­mi­lias.

De las 11.043 víc­ti­mas con­ta­bi­li­za­das des­de 1990, 2.459 fue­ron en An­tio­quia. Y en el de­par­ta­men­to so­lo cua­tro mu­ni­ci­pios han te­ni­do des­mi­na­do hu­ma­ni­ta­rio (Co­cor­ná, Granada, Na­ri­ño y San Francisco).

Es­ta se­rá una ta­rea de dé­ca­das. En la que ade­más de lim­piar la tie­rra de es­tos ins­tru­men­tos de muer­te, los en­car­ga­dos de ha­cer­la se to­pa­rán con mi­les de his­to­rias de do­lor y de des­ga­rro hu­mano. En­fren­tan­do no so­lo las con­di­cio­nes ad­ver­sas de te­rri­to­rios de gue­rra sino los in­tere­ses cri­mi­na­les de con­tro­la­do­res de cul­ti­vos ilí­ci­tos, ro­dea­dos tam­bién de mi­nas no pro­pia­men­te por ra­zo­nes re­vo­lu­cio­na­rias.

Anun­ciar una Co­lom­bia li­bre de mi­nas sue­na tan di­fí­cil y re­mo­to como una Co­lom­bia pa­cí­fi­ca en su sen­ti­do más ín­te­gro. Pe­ro por lo me­nos ya en la pri­me­ra se va a em­pe­zar

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.