LA MAR­CHA MOCKUSIANA: DA­TOS OBJETIVOS

El Colombiano - - OPINIÓN -

Es po­si­ti­vo en de­mo­cra­cia que las per­so­nas pue­dan sa­lir a las ca­lles a ma­ni­fes­tar sus reivin­di­ca­cio­nes y an­he­los. Mar­char por la vida, en el sen­ti­do de exi­gir el ce­se de ma­ni­fes­ta­cio­nes cri­mi­na­les que le pon­gan fin an­tes de que el ci­clo bio­ló­gi­co así lo de­ter­mi­ne, es un pro­pó­si­to no­ble. Y la de­mo­cra­cia per­mi­te el es­pa- cio pa­ra ello, in­clu­so to­le­ran­do el evi­den­te opor­tu­nis­mo de los po­lí­ti­cos de turno ham­brien­tos de fi­gu­ra­ción y aplau­sos.

Aho­ra bien, la ciu­da­da­nía es­pe­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción in­for­ma­ción ve­raz y ob­je­ti­va. Por mu­cha sim­pa­tía que des­pier­te An­ta­nas Moc­kus, y re­co­no­cien­do el de- re­cho in­di­vi­dual de ad­he­rir a sus pro­cla­mas, una co­sa es una co­sa y otra co­sa es otra co­sa. La mar­cha fue un ejer­ci­cio de ci­vi­li­dad pe­ro tam­bién un even­to de reivin­di­ca­ción y des­agra­vio per­so­nal de quien la li­de­ró, con un apo­yo que dis­tó mu­cho de ser tan mul­ti­tu­di­na­rio como se es­pe­ra­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.