Ja­pón, tras cua­tro años del tsu­na­mi

Cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nos y cam­pe­si­nos no pue­den aún vol­ver a sus ho­ga­res por el al­to gra­do de ra­dio­ac­ti­vi­dad que per­sis­te en las zo­nas ale­da­ñas a la cen­tral nu­clear de Fu­kus­hi­ma.

El Colombiano - - PORTADA - Por DANIEL ARMIROLA R.

La tragedia vi­vi­da en 2011 con te­rre­mo­to, tsu­na­mi y la ex­plo­sión de la cen­tral nu­clear de Fu­kus­hi­ma aún no se ol­vi­da.

Más de 15.800 muer­tos de­jó el te­rre­mo­to, pos­te­rior tsu­na­mi, y ex­plo­sión de la Cen­tral Nu­clear de Fu­kus­hi­ma el 11 de mar­zo de 2011. Tras cua­tro años de una tragedia que im­pac­tó al mun­do y que vol­vió uná­ni­me el gri­to de so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal por Ja­pón, el país se es­fuer­za por sol­ven­tar sus con­se­cuen­cias.

Ese vier­nes los ja­po­ne­ses es­pe­ra­ban un fin de se­ma­na cuan­do me­nos tran­qui­lo, aun­que dos días an­tes se ha­bía pre­sen­ta­do un sis­mo de 7,2 gra­dos, en la mis­ma zo­na de la cos­ta orien­tal de Hons­hu, y con una pro­fun­di­dad de 14 km. A las 2: 45 p.m. ho­ra lo­cal un te­rre­mo­to de 9 gra­dos sa­cu­dió la is­la, en es­pe­cial al es­te.

Los ciu­da­da­nos ni­po­nes, acos­tum­bra­dos a ta­les su­ce­sos por vi­vir cer­ca a la fo­sa don­de la pla­ca del Pa­cí­fi­co sub­du­ce ba­jo la pla­ca de Ojotsk, y muy pre­pa­ra­dos pa­ra el sis­mo como tal, no pre­veían sin em­bar­go que se apro­xi­ma­ba un tsu­na­mi que re­gis­tró olas con al­tu­ras de has­ta de 15 me­tros.

De in­me­dia­to, bue­na par­te de las lo­ca­li­da­des cos­te­ras del no­res­te de Ja­pón fue­ron de­vas­ta­das, se­gún su cer­ca­nía al epi­cen­tro del even­to. De­ce­nas de mi­les lle­ga­ron a su ho­ra fa­tí­di­ca, y de otros 3.000 no se su­po tras la en­tra­da vio­len­ta del mar. Pe­ro fal­ta­ba lo peor.

El desas­tre se tor­nó ra­dio­ac­ti­vo cuan­do una inun­da­da Cen­tral Nu­clear de Fu­kus­hi­ma I - Daii­chi, veía sus sis­te­mas al­ter­nos de pro­duc­ción de elec­tri­ci­dad inope­ran­tes, y, por tan­to, per­día el con­trol de la tem­pe­ra­tu­ra de los reac­to­res I, II y III. Las fu­sio­nes de sus nú­cleos y las ex­plo­sio­nes fue­ron con­se­cuen­cia in­elu­di­ble en ho­ras pos­te­rio­res. per­so­nas fue­ron re­por­ta­das como des­apa­re­ci­das en los días pos­te­rio­res al te­rre­mo­to y tsu­na­mi de 2011.

Es­fuer­zos pa­ra re­cons­truir

La tragedia nu­clear su­pu­so la eva­cua­ción de más de 170.000 ja­po­ne­ses da­da una zo­na de ex­clu­sión con un ra­dio de 20 km des­de la zo­na del ac­ci­den­te. Cua­tro años des­pués, las per­so­nas si­guen in­ten­tan­do reha­cer sus vi­das.

Los al­tos ni­ve­les de ra­dia­ción han sig­ni­fi­ca­do que más de 120.000 per­so­nas no pue­dan re­tor­nar a sus ho­ga­res, mien­tras el go­bierno es­ti­ma en 16,9 bi­llo­nes de ye­nes (156.500 mi­llo­nes de eu­ros) los da­ños en edi­fi­cios, in­fra­es­truc­tu­ras, vehícu­los, fá­bri­cas e ins­ta­la­cio­nes agrí­co­las y pes­que­ras, en­tre otros.

En­tre tan­ta des­truc­ción, gran­je­ros como Mu­neo Kanno in­ten­tan, como pue­den, ha­cer sus tie­rras pro­duc­ti­vas, a so­lo 25 mi­llas del lu­gar. “La pro­duc­ción se ha re­cu­pe­ra­do, pe­ro no lo su­fi­cien­te. Los pre­cios si­guen ba­jos por­que na­die quie­re com­prar pro­duc­tos cer­ca­nos a Fu­kus­hi­ma”, di­jo a The Wall Street Jour­nal.

Kanno y otros jue­gan con fue­go. So­lo en cuan­to al cán­cer, es­tu­dios del go­bierno han en­con­tra­do que de dos ca­sos de la en­fer­me­dad en un mi­llón de ni­ños an­tes de la tragedia, aho­ra se re­gis­tran más de 100 en­tre 300.000 en Ja­pón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.