EDI­TO­RIAL

Pa­rar un mes el bom­bar­deo a cam­pa­men­tos de las Farc, sin con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, es pres­cin­dir de un ar­ma de gue­rra clave. El Go­bierno apues­ta muy du­ro en un pro­ce­so que nos to­ca a to­dos.

El Colombiano - - PORTADA -

“Pa­rar un mes el bom­bar­deo a cam­pa­men­tos de las Farc, sin con­di­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, es pres­cin­dir de un ar­ma de gue­rra clave. El Go­bierno apues­ta muy du­ro en un pro­ce­so que nos to­ca a to­dos”.

El dis­cur­so del pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos de las úl­ti­mas tres se­ma­nas ha­cía pre­sa­giar que, en lo in­me­dia­to, to­ma­ría una o va­rias me­di­das pa­ra ini­ciar el deses­ca­la­mien­to del con­flic­to ar­ma­do con las Farc. Pe­ro pa­rar el ins­tru­men­to de gue­rra más de­mo­le­dor y efi­caz que te­nía -los bom­bar­deos a cam­pa­men­tos gue­rri­lle­ros- cons­ti­tu­ye una apues­ta al­tí­si­ma que de­be ser me­jor ex­pli­ca­da al país.

En es­pe­cial por­que en un exa­men a los com­pro­mi­sos del Go­bierno pa­ra ne­go­ciar con la sub­ver­sión, es evi­den­te que hay un cam­bio par­cial a la po­lí­ti­ca de que no se sus­pen­de­rían las ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res. Y es­ta es, cla­ra­men­te, una re­duc­ción de las ac­cio­nes con­tra las Farc.

Por eso una de­ci­sión de ta­les im­pli­ca­cio­nes de­be­ría es­tar fun­da­da en con­tra­pres­ta­cio­nes no­to­rias, en al­gún avan­ce con­cre­to de la me­sa en Cu­ba que mues­tre y de­mues­tre que las Farc van ca­mino de su des­apa­ri­ción de­fi­ni­ti­va como gru­po ar­ma­do ile­gal, y que esa des­mo­vi­li­za­ción se com­pa­de­ce con el an­he­lo de jus­ti­cia y re­pa­ra­ción de los co­lom­bia­nos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te afec­ta­dos por sus de­li­tos atro­ces.

Y ca­be la an­ti­ci­pa­ción a cual­quier efec­to po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo, en par­ti­cu­lar des­fa­vo­ra­ble, que pue­da traer es­ta de­ci­sión del pre- si­den­te Santos pa­ra las tro­pas ofi­cia­les, la po­bla­ción ci­vil o las mis­mas Farc, en el sen­ti­do de que se apro­ve­chen de tal con­ce­sión pa­ra su re­cu­pe­ra­ción mi­li­tar y lo­gís­ti­ca, como ocu­rrió en los pro­ce­sos con otros go­bier­nos.

El pre­si­den­te com­pro­me­te a fon­do su cre­di­bi­li­dad, la del pro­ce­so y la del fu­tu­ro mis­mo de la ne­go­cia­ción en La Ha­ba­na. Lo pri­me­ro es que pu­so un pla­zo de un mes; es de­cir, cual­quier ex­ten­sión de la me­di­da de­be­rá ser jus­ti­fi­ca­da am­plia­men­te, por sus bon­da­des, a fa­vor de la re­duc­ción de las hos­ti­li­da­des y sin me­nos­ca­bo de la se­gu­ri­dad te­rri­to­rial y ciu­da­da­na. Es­te la­bo­ra­to­rio, es­te ex­pe­ri­men­to, no pue­de ma­nia­tar a las tro­pas en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio reac­ti­var los bom­bar­deos con­tra cam­pa­men­tos de las Farc.

El país no en­ten­de­ría, en­tre tan­to, que se fre­nen el avan­ce y la ofen­si­vi­dad te­rres­tre y flu­vial de las Fuer­zas Ar­ma­das. Se­ría inacep­ta­ble que, de sú­bi­to, sin be­ne­fi­cios cons­ta­ta­dos de res­pe­to a la vida, hon­ra y bie­nes y a la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca y pri­va­da, por par­te de las Farc, el pre­si­den­te Santos am­plíe su anun­cio a una tre­gua bi­la­te­ral ple­na e in­de­fi­ni­da. Y me­nos sin que los cin­co pun­tos de la agen­da ha­yan si­do ago­ta­dos, acor­da­dos y ex­pli­ca­dos con cla­ri­dad a la opi- nión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Tal como lo re­cuer­dan ex­per­tos y ana­lis­tas mi­li­ta­res, la cua­li­fi­ca­ción de la fuer­za aé­rea per­mi­tió mi­nar la mo­ral de com­ba­te de las Farc, arrin­co­nar a la gue­rri­lla en áreas sel­vá­ti­cas mar­gi­na­les, pre­sio­nar des­mo­vi­li­za­cio­nes y des­ba­ra­tar nú­cleos sub­ver­si­vos y aco­rra­lar y dar de baja a je­fes his­tó­ri­cos como alias “Raúl Re­yes”, “Mono Jo­joy”, “Al­fon­so Cano” o “Ja­co­bo Aran­go”. La gen­te re­cha­za la idea de que el Go­bierno ce­de sin re­ci­bir de las Farc po­co me­nos que exi­gen­cias des­ca­ra­das e in­cum­pli­bles.

En el exa­men de los efec­tos de la sus­pen­sión tem­po­ral de los bom­bar­deos, pe­ro en ge­ne­ral fren­te al avan­ce del pro­ce­so y su tras­pa­ren­cia, se­rá ca­pi­tal el pa­pel de la nue­va Co­mi­sión Ase­so­ra de Paz. Sus per­so­na­li­da­des de­be­rán ser muy ri­gu­ro­sas y exi­gen­tes en el trán­si­to fi­nal a la ter­mi­na­ción del con­flic­to.

El país no se pue­de per­mi­tir que los anun­cios del pre­si­den­te Santos -aun­que pro­me­te­do­res­ter­mi­nen con­ver­ti­dos en bom­bas que chis­peen po­pu­la­ri­dad pe­ro que, en úl­ti­mas, so­lo ter­mi­nen por des­truir la que, a jui­cio de al­gu­nos ex­per­tos, es la opor­tu­ni­dad que más ha avan­za­do en el lo­gro de la so­lu­ción dia­lo­ga­da del con­flic­to. “Ace­le­rar” la ne­go­cia­ción no ne­ce­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca ase­gu­rar su éxi­to

ILUS­TRA­CIÓN ESTEBAN PARÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.