EDI­TO­RIAL

“Los jue­ces con­si­de­ran que alias “el Ale­mán” cum­plió con la Ley de Jus­ti­cia y Paz. Ade­más de la ver­dad y la re­pa­ra­ción, él aún pue­de re­sar­cir a la so­cie­dad, al re­nun­ciar del to­do y por siem­pre al cri­men”.

El Colombiano - - PORTADA -

La Sa­la de Jus­ti­cia y Paz del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Me­de­llín aten­dió la so­li­ci­tud ele­va­da por la de­fen­sa del ex­pa­ra­mi­li­tar Freddy Ren­dón He­rre­ra, alias “el Ale­mán”, pa­ra de­cre­tar su li­ber­tad, al cum­plir el má­xi­mo de con­de­na es­ta­ble­ci­da en la Ley 975 de 2005, lla­ma­da Ley de Jus­ti­cia y Paz.

En­car­ce­la­do des­de fe­bre­ro de 2007, alias “el Ale­mán” ago­tó la pe­na de pri­sión de­cre­ta­da por los jue­ces. La se­ma­na en­tran­te la or­den de li­ber­tad se so­me­te­rá a un con­trol por par­te de un juz­ga­do de Bo­go­tá. En la au­dien­cia del pa­sa­do jue­ves, a la me­di­da de li­ber­tad no se opu­sie­ron ni la Fis­ca­lía, ni el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ni el re­pre­sen­tan­te de las víc­ti­mas.

Ob­via­men­te, la po­si­ble li­ber­tad de es­te ex­je­fe pa­ra­mi­li­tar cau­sa in­quie­tu­des en mu­chos ám­bi­tos. La fi­gu­ra de Freddy Ren­dón sus­ci­ta te­mo­res. Se tra­ta de uno de los pa­ra­mi­li­ta­res más fo­guea­dos y co­no­ce­do­res de la zo­na de Ura­bá, en­cla­ve hoy de re­no­va­dos fe­nó­me­nos de ban­das cri­mi­na­les y nar­co­trá­fi­co. Ren­dón pa­só por to­dos los “es­ta­dios” de las au­to­de­fen­sas de los her­ma­nos Cas­ta­ño Gil, has­ta crear y co­man­dar el Blo­que Él­mer Cár­de­nas en Ar­bo­le­tes, Ne­co­clí, Acan­dí y Un­guía.

Ren­dón co­no­ce, ade­más, mu­chos de los se­cre­tos y por­me­no­res que, aun­que hoy pa­re­cie­ran en­te­rra­dos, aún gra­vi­tan so­bre la for­ma­ción de las Auc y su se­ña­la­da re­la­ción con al­gu­nos man­dos mi­li­ta­res, lí­de­res po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios agroin­dus­tria­les en Ura­bá. Por eso des­de ya se ad­vier­ten las me­di­das de se­gu­ri­dad que de­be­rían ro­dear su vida en li­ber­tad.

Es inevi­ta­ble, tam­bién, re­mi­tir­se a la fi­gu­ra de alias “don Ma­rio” (Daniel Ren­dón), su her­mano y ex­je­fe de “los Ura­be­ños”, cap­tu­ra­do en abril de 2009. En­tre tan­to, la Po­li­cía se­ña­la que otro más de los her­ma­nos del clan Ren­dón He­rre­ra es­tá vin­cu­la­do, hoy, con ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas.

Por su for­ma­ción pa­ra­mi­li­tar, por su pa­sa­do de crí­me­nes atro­ces en las fi­las de lo que ellos lla­ma­ban au­to­de­fen­sas, por su lar­ga per­ma­nen­cia en es- truc­tu­ras ile­ga­les en An­tio­quia y Cho­có, aso­cia­das con el nar­co­trá­fi­co y la pa­ra­po­lí­ti­ca, con el des­pla­za­mien­to, la vio­len­cia y el des­po­jo de tie­rras de co­mu­ni­da­des del río Atra­to y del gol­fo de Ura­bá, es que hay ex­pec­ta­ti­va res­pec­to de la re­so­cia­li­za­ción que más de ocho años de cár­cel le ha­yan per­mi­ti­do a Freddy Ren­dón, y so­bre la suer­te que pue­da co­rrer en un con­tex­to de dispu­tas de ban­das ile­ga- les que si­guen ac­ti­vas y en­tre las cua­les Ren­dón He­rre­ra pue­de ser vis­to como una fi­gu­ra ries­go­sa pa­ra sus in­tere­ses.

Y por ello los in­te­rro­gan­tes so­bre la fir­me­za de la vo­lun­tad que ten­ga y pue­da de­mos­trar pa­ra man­te­ner­se al mar­gen de un pa­sa­do y un pre­sen­te con tan­tos in­flu­jos des­de la ile­ga­li­dad. Por­que pue­de dar un ver­da­de­ro gi­ro y ser un fa­ci­li­ta­dor de re­con­ci­lia­ción, o vol­ver a las an­da­das pa­ra ad­qui­rir nue­va­men­te po­der de coac­ción an­te sus ri­va­les.

El to­do es que es­ta li­ber­tad es con­se­cuen­te con la ley vi­gen­te. Si la jus­ti­cia tie­ne acre­di­ta­do que él cum­plió su par­te en cuan­to a ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y ga­ran­tías de no re­pe­ti­ción, el Es­ta­do de­be cum­plir la su­ya.

Que crí­me­nes atro­ces tu­vie­ran una con­se­cuen­cia pe­nal de ocho años cons­ti­tu­yó mo­ti­vo de opo­si­ción ha­ce diez años, al dis­cu­tir la Ley de Jus­ti­cia y Paz. Hoy, mu­chos de los que en­ton­ces se opu­sie­ron con to­da cla­se de ra­zo­nes, aplau­den ya no las pe­nas ba­jas, sino in­clu­so la au­sen­cia to­tal de pe­na. La li­ber­tad de es­tos je­fes pa­ra­mi­li­ta­res po­ne de ma­ni­fies­to, en­tre otras co­sas, ese do­ble ra­se­ro tan fal­to de cohe­ren­cia con un sen­ti­do uni­ver­sal de los de­re­chos hu­ma­nos

ILUS­TRA­CIÓN ESTEBAN PARÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.