Elec­cio­nes cru­cia­les en Israel

Se­gún en­cues­tas, el Cam­po Sio­nis­ta, de cen­troiz­quier­da, ga­na­rá la elec­ción con 24 es­ca­ños en el Par­la­men­to. El par­ti­do de­re­chis­ta Li­kud, de Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, que­da­ría en se­gun­da po­si­ción.

El Colombiano - - PORTADA - Por DIA­NA CA­RO­LI­NA JI­MÉ­NEZ CA­MI­LA HE­RRE­RA

Mien­tras el primer mi­nis­tro Ben­ja­mín Ne­tan­yahu ase­gu­ra que “no ha­brá Es­ta­do pa­les­tino”, el lí­der de la coa­li­ción Cam­po Sio­nis­ta, Isaac Her­zog, di­ce que Israel de­be abrir­se a los sec­to­res so­cia­les, sin ex­clu­sión.

Los co­mi­cios que hoy con­vo­can a las ur­nas a 5,9 mi­llo­nes de is­rae­líes no so­lo de­fi­ni­rán la vi­gé­si­ma le­gis­la­tu­ra del Par­la­men­to y el tri­gé­si­mo cuar­to go­bierno de Israel.

Tam­bién de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro de un país que se ale­ja ca­da vez más de la paz con los pa­les­ti­nos; que hoy es­tá dis­tan­cia­do de Es­ta­dos Uni­dos, su alia­do his­tó­ri­co, por cuen­ta de un po­si­ble acuer­do nu­clear con Irán y a cu­yas fron­te­ras se acer­can si­gi­lo­sa­men­te las fuer­zas del yiha­dis­mo is­la­mis­ta.

La amal­ga­ma elec­to­ral, que su­pera la trein­te­na de par­ti­dos que re­co­rren el es­pec­tro des­de la iz­quier­da más ex­tre­ma has­ta la de­re­cha más na­cio­na­lis­ta, no pa­re­ce con­fun­dir a la ma­yo­ría de vo­tan­tes que, des­de el ini­cio de la cam­pa­ña elec­to­ral, tie­ne cla­ro los fa­vo­ri­tos: el primer mi­nis­tro is­rae­lí y di­ri­gen­te del par­ti­do Li­kud, Ben­ja­mín Ne­tan­yahu, y el lí­der de la pla­ta­for­ma Cam­po Sio­nis­ta, que aglu­ti­na al cen­tro-la­bo­ris­ta del país, Isaac Her­zog.

Am­bos rea­li­za­ron ayer di­ver­sos ac­tos elec­to­ra­les en los que ape­la­ron, por un la­do, a la uni­dad na­cio­nal y, por otro, a la ne­ce­si­dad de abrir­se a to­dos los sec­to­res so­cia­les, sin ex­clu­sión.

“Lo pro­me­to: se­ré el primer mi­nis­tro de to­dos y pa­ra to­dos, pa­ra la de­re­cha y la iz­quier­da, pa­ra los ul­tra­or­to­do­xos y los lai­cos, pa­ra los ára­bes, los drusos, los cir­ca­sia­nos. Se­ré el primer mi­nis­tro del cen­tro y de la pe­ri­fe­ria; de los es­tu­dian­tes y de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad”, re­cal­có Her­zog.

Los úl­ti­mos son­deos dan la vic­to­ria al Cam­po Sio­nis­ta, que ob­ten­dría 24 dipu­tados, fren­te a los 20 o 21 que re­ci­bi­ría el Li­kud, un mar­gen que, sin em­bar­go y de­bi­do a la ex­tre­ma­da ato­mi­za­ción del vo­to en Israel, po­dría ser in­su­fi­cien­te pa­ra que el cen­tro-iz­quier­da for­ma­ra go­bierno.

En es­te sen­ti­do, el Li­kud se­ría el más be­ne­fi­cia­do de esa frag­men­ta­ción del vo­to, pues en el par­la­men­to ha­bría más re­pre­sen­ta­ción de fuer­zas de de­re­cha y ex­tre­ma de­re­cha que de cen­tro e iz­quier­da, lo que uni­do al apo­yo de los par­ti­dos ul­tra­or­to­do­xos, po­dría de­ter­mi­nar que Ne­tan­yahu si­guie­ra es­tan­do al fren­te del Eje­cu­ti­vo is­rae­lí.

“Si Ne­tan­yahu re­fren­da con una vic­to­ria, la du­re­za de Israel con res­pec­to a los pa­les­ti­nos, su com­pro­mi­so en la lu­cha con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co, y la mul­ti­pli­ca­ción de asen­ta­mien­tos ju­díos en tie­rra pa­les­ti­na, es­ta­rá ase­gu­ra­da”, di­jo a EL CO­LOM­BIANO Jo­sé Án­gel Hernández, di­rec- tor del De­par­ta­men­to de His­to­ria de la U. Ser­gio Ar­bo­le­da.

El do­cen­te ex­pli­có que a fa­vor de Ne­tan­yahu es­ta un cre­ci­mien­to de la eco­no­mía de Israel, “pe­ro en su con­tra es­tá la ca­res­tía de la vida des­de que él lle­gó. Por pri­me­ra vez, la cues­tión so­cial es más im­por­tan­te pa­ra el elec­to­ra­do que la se­gu­ri­dad, y es­to pue­de ir en con­tra de Ne­tan­yahu y a fa­vor de Her­zog. De to­das ma­ne­ras el es­pec­tro po­lí­ti­co is­rae­lí es tan frac­cio­na­do y com­ple­jo que las coa­li­cio­nes pos­te­rio­res a las elec­cio­nes se­rán muy com­pli­ca­das”.

Pe­ro ¿qué pa­sa­ría si hay un cam­bio en la car­te­ra del Primer Mi­nis­tro? Mar­cos Pec­kel, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Con­fe­de­ra­ción de Co­mu­ni­da­des Ju­días de Co­lom­bia, se­ña­ló que un cam­bio “no im­pli­ca­ría ne­ce­sa­ria­men­te gran­des trans­for­ma­cio­nes en la po­lí­ti­ca de Israel. Ob­via­men­te que cual­quier co­sa que su­ce­da en Israel tie­ne efec­tos so­bre la re­gión, pe­ro hay que en­ten­der que lo que ocu­rre en la re­gión no de­pen­de de Israel y la paz con los pa­les­ti­nos no so­lo de­pen­de de Israel”.

El peor es­ce­na­rio pa­ra el ana­lis­ta ju­dío se­ría una pa­ri­dad en los blo­ques, en­tre la cen­troiz­quier­da y la cen­tro-de­re­cha, lo cual po­dría lle­var a que to­me de­ma­sia­do tiem­po for­mar­se una coa­li­ción de go­bierno y a que es­te se pa­ra­li­ce por las di­fe­ren­cias en­tre sus miem­bros

FO­TOI­LUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.