Chu­cho Val­dés, la le­yen­da del jazz la­tino, hoy en Me­de­llín.

Una le­yen­da del jazz la­tino, Chu­cho Val­dés, se pre­sen­ta es­ta no­che con su quin­te­to The Afro Cu­ban Mes­sen­gers.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN SALDARRIAGA

Chu­cho Val­dés, el De­cano del Jazz La­tino, es una de las fi­gu­ras clave de la es­ce­na mu­si­cal del mun­do. Él, con su piano, al fren­te de su quin­te­to The Afro Cu­ban Mes­sen­gers, se pre­sen­ta es­ta no­che en Me­de­llín.

Hi­jo del cé­le­bre pia­nis­ta cu­bano Be­bo Val­dés y de la tam­bién pia­nis­ta y can­tan­te is­le­ña Pi­lar Ro­drí­guez, Chu­cho ha he­cho mú­si­ca po­pu­lar an­ti­lla­na, como in­te­gran­te de im­por­tan­tes or­ques­tas o con sus pro­pios gru­pos, y ha ex­pe­ri­men­ta­do con fu­sio­nes rít­mi­cas fol­cló­ri­cas y uni­ver­sa­les con sus ban­das.

En una épo­ca do­ra­da del bo­le­ro, los años se­sen­ta, hi­zo par­te de la or­ques­ta de su pa­dre, Sa­bor de Cu­ba, con la cual acom­pa­ñó a es­tre­llas como Ro­lan­do La­se­rie, Fer­nan­do Ál­va­rez y Pío Leyva. En 1973 fun­dó Ira­ke­re, una de las ban­das más im­por­tan­tes de la mú­si­ca cu­ba­na de to­dos los tiem­pos.

El vir­tuo­sis­mo mu­si­cal de es­te ar­tis­ta ha con­se­gui­do que uno de los más re­co­no­ci­dos fa­bri­can­tes de pia­nos del mun­do, el ja­po­nés Sa­kai, ha­ya de­ci­di­do sa­car la lí­nea de pia­nos Chu­cho, es­pe­cial­men­te pa­ra jazz la­tino.

Ga­na­dor de ocho pre­mios Grammy, cin­co an­glos y tres la­ti­nos, Chu­cho Val­dés es Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad de La Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Agri­cul­tu­ra y la Alimentación, FAO.

EL CO­LOM­BIANO ha­bló con él des­de Má­la­ga, Es­pa­ña.

Cre­ció en un am­bien­te fa­mi­liar muy mu­si­cal. ¿Sí te­nía tiem­po de ju­gar, como ca­si

to­dos los ni­ños?

“Como di­ces, el am­bien­te mu­si­cal en ca­sa era ge­ne­ral. Mi pa­pá fue pia­nis­ta de mu­chas es­tre­llas. A mi ca­sa iban Ce­lia Cruz, los mu­cha­chos de la So­no­ra Ma­tan­ce­ra... La cre­ma de la mú­si­ca. Me críe es­cu­chan­do con­ver­sa­cio­nes de pro­yec­tos de dis­cos. A los tres años to­ca­ba de oí­do en el piano lo que es­cu­cha­ba en la ra­dio. Ese fue mi pun­to de par­ti­da. Pe­ro sí, ju­ga­ba al béis­bol con los ami­gos. Me gus­ta­ba ju­gar de pri­me­ra ba­se, por­que era al­to y en ese pues­to de­be es­tar el pe­lo­te­ro de ma­yor es­ta­tu­ra. Íba­mos al río y pes­cá­ba­mos. Tam­bién íba­mos de ca­za al bos­que. Los sá­ba­dos es­tu­dia­ba mú­si­ca y el domingo ha­cía las ta­reas del co­le­gio”.

¿Cuán­tos años te­nía cuan­do su fa­mi­lia se tras­la­dó de la pro­vin­cia de Ma­ya­be­que a La Ha­ba­na?

“De Qui­vi­cán, mi pue­blo, sa­lí a los tres años con la fa­mi­lia pa­ra la ca­pi­tal. Era un pue­blo de cam­po. Mi pa­pá era pro­fe­sor y es­ta­ba jo­ven. El tras­la­do fue un cam­bio pa­ra pro­gre­sar en la mú­si­ca”.

¿Re­cuer­da al­gu­nas pa­la­bras de su pa­dre cuan­do us­ted ini­cia­ba en la mú­si­ca?

“Mi pa­pá me de­cía: mu­chas per­so­nas vie­nen con ta­len­to pa­ra la mú­si­ca pe­ro si no lo desa­rro­llan, no pa­sa na­da”.

Pa­re­ce que us­ted es­tu­vie­ra sig­na­do por el cam­bio. Cam­bios de lu­ga­res, rit­mos, gé­ne­ros mu­si­ca­les, for­ma­tos de los gru­pos...

“El cam­bio es el que per­mi­te el desa­rro­llo. La hu­ma­ni­dad siem­pre va trans­for­mán­do­se pa­ra me­jo­rar, con nue­vas ideas. Creo que uno de­be se­guir, por­que de lo con­tra­rio se va que­dan­do. No cri­ti­co a los nos­tál­gi­cos que en­cuen­tran una ma­ne­ra de ha­cer las co­sas, les fun­cio­na y se que­dan con ella, pe­ro yo soy hi­jo del cam­bio”.

Con Chu­cho Val­dés & The Afro Cu­ban Mes­sen­gers, la ban­da y los ins­tru­men­tos cuen­tan la his­to­ria. Cuan­do tie­ne vo­ca­lis­tas en la agru­pa­ción, ¿no sien­te que es-

tos se ro­ban pro­ta­go­nis­mo?

“Me gus­ta la in­ter­pre­ta­ción ins­tru­men­tal. Des­de chico, apren­dí los clá­si­cos Mo­zart, Beet­ho­ven. Pe­ro con can­to, tam­bién me gus­ta. Sa­bes que to­qué con Oma­ra Por­tuon­do, Sil­vio Ro­drí­guez, Pablo Mi­la­nés... Acom­pa­ñar es de­di­car­se a ha­cer­le la vida fá­cil al so­lis­ta. Que se sien­ta có­mo­do con su pa­pel. Ca­da so­lis­ta tie­ne su pro­pio dis­cur­so. Es di­fí­cil acom­pa­ñar a los can­tan­tes”.

Se di­ce que la mú­si­ca es un len­gua­je uni­ver­sal. ¿Sien­te que le en­tien­den igual en Amé­ri­ca La­ti­na que en Asia u Ocea­nía?

“Sí, se di­ce que es un len­gua­je uni­ver­sal. Pe­ro, en ella, hay fracs que les sir­ven a to­dos: hay te­mas es­tán­da­res como Bé­sa­me mu­cho, que sir­ve en China, Aus­tra­lia, Bra­sil. Los acep­tan y es­tán pe­ga­dos. Fui por pri­me­ra vez, ha­ce po­cos me­ses, a Nue­va Ze­lan­da. La gen­te te­nía dis­cos de Ira­ke­re. Can­ta­ban Ba­ca­lao con pan. Pa­ra que se­pas has­ta dón­de lle­ga la mú­si­ca”.

Há­ble­nos de esa bella res­pon­sa­bi­li­dad de ser Em­ba­ja­dor de Bue­na Vo­lun­tad de la FAO

“Siem­pre es gra­to po­der ayu­dar a per­so­nas que ha­bi­tan en lu­ga­res po­bres y ca­re­cen de alimentación. Doy con­cier­tos pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra es­ta cau­sa. El úl­ti­mo fue a fa­vor de Hai­tí, don­de un hu­ra­cán de­jó gran­des da­ños y po­bre­za. Es­toy ra­di­ca­do en Má­la­ga, Es­pa­ña, fui de­cla­ra­do Hi­jo Pre­di­lec­to. Y me nom­bra­ron Em­ba­ja­dor de una ins­ti­tu­ción que asis­te a en­fer­mos de cán­cer. Tam­bién doy con­cier­tos pa­ra con­se­guir fon­dos pa­ra es­ta en­ti­dad”

“En una de mis vi­si­tas a Me­de­llín, uno de mis mú­si­cos se que­dó a vi­vir allí. Es una ciu­dad que me en­can­ta”.

FO­TO COR­TE­SÍA

To­ca­rá una mez­cla de te­mas vie­jos con nuevos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.