Yiha­dis­mo tam­bién enluta a Co­lom­bia

El vio­len­to ata­que de va­rios te­rro­ris­tas con­tra tu­ris­tas que pa­sea­ban por el cen­tro de Tú­nez de­jó 21 víc­ti­mas mor­ta­les, dos de ellas co­lom­bia­nas.

El Colombiano - - PORTADA - Por DANIEL ARMIROLA R.

De­ce­nas de tu­ris­tas de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des pen­sa­ron que, tras ba­jar­se de un cru­ce­ro que re­co­rría el Mar Me­di­te­rrá­neo, y po­ner un pie en Tú­nez, en­tra­ban a una de las na­cio­nes más se­gu­ras del mun­do mu­sul­mán, al me­nos en cuan­to a te­rro­ris­mo. No es­ta­ban en Si­ria ni en Irak, pe­ro no es­pe­ra­ban o que mo­ri­rían, o que per­de­rían a sus se­res más cer­ca­nos.

Cuan­do ciu­da­da­nos ita­lia­nos, españoles, po­la­cos, ale­ma­nes, bra­si­le­ños, co­lom­bia­nos y me­xi­ca­nos an­da­ban por el cen­tro de la ciu­dad, y lle­ga­ban a la se­de del Par­la­men­to, fue­ron re­ci­bi­dos por rá­fa­gas de fu­sil, que de in­me­dia­to ma­ta­ron a sie­te de ellos. El guía tu­rís­ti­co del gru­po, Wa­sel Bu­sid, des­cri­bió al te­rro­ris­ta como un “jo­ven de unos 22 años”, que sin oír a sus com­pa­ñe­ros cri­mi­na­les abrió fue­go al ver a los tu­ris­tas.

So­lo has­ta que, ins­tan­tes des­pués, los otros mal­he­cho­res lle­ga­ron al si­tio don­de se aca­ba­ban de ase­si­nar ba­nal­men­te sie­te vi­das hu­ma­nas —que na­da te­nían que ver en esa lu­cha—, es que los bár­ba­ros de­ci­die­ron to­mar a los otros tu­ris­tas como rehe­nes y es­cu­dar­se como co­bar­des en ellos.

Los lle­va­ron al cer­cano Mu­seo del Bar­do, mien­tras los tu­ris­tas pen­sa­ban en có­mo en un se­gun­do, un via­je so­ña­do pa­ra co­no­cer tie­rras le­ja­nas se tor­na­ba en una pe­sa­di­lla.

Ho­ras des­pués, fuer­zas es­pe­cia­les irrum­pían en el lu­gar y da­ban de baja a dos yiha­dis­tas. En­tre­tan­to, tal como con­fir­mó en rue­da de pren­sa el primer mi­nis­tro de Tú­nez, Ha­bib Es­sid, “otros dos o tres se da­ban a la hui­da”. El sal­do ofi­cial es por el mo­men­to 17 tu­ris­tas muer­tos, ade­más de dos tu­ne­ci­nos: un po­li­cía y un con­duc­tor de au­to­bús, más los dos te­rro­ris­tas.

Co­lom­bia de­rra­mó san­gre

Mien­tras en el mun­do, y en es­pe­cial en Eu­ro­pa, los me­dios po­nían a la ciu­da­da­nía aler­ta por lo que pa­sa­ba en el país ma­gre­bí, des­de Su­da­mé­ri­ca se veía el su­ce­so con des­con­cier­to y preo­cu­pa­ción, pe­ro no con cer­ca­nía. To­do cam­bió cuan­do se re­por­tó la muer­te de dos co­lom­bia­nos y un bra­si­le­ño en el he­cho.

Los com­pa­trio­tas fa­lle­ci­dos son Mi­riam Martínez de Ca­me­lo y Javier Ca­me­lo Martínez, es­po-

sa e hi­jo del ge­ne­ral re­ti­ra­do Jo­sé Ar­tu­ro Ca­me­lo, de­cano de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Es­cue­la Mi­li­tar de Ca­de­tes Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, y ex­di­rec­tor de Jus­ti­cia Pe­nal Mi­li­tar.

En las úni­cas de­cla­ra­cio­nes que ha da­do tras el in­ci­den­te, a Blu Ra­dio, Ca­me­lo so­lo di­jo, con voz en­tre­cor­ta­da, “es­toy bien, me en­cuen­tro bien. En es­te mo­men­to no les pue­do dar de­ta­lles, es­toy con unas di­li­gen­cias muy im­por­tan­tes”.

El ge­ne­ral re­ti­ra­do Jai­me Ruiz Ba­rre­ro, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Ofi­cia­les en Re­ti­ro ( Aco­re), ase­gu­ró que Ca­me­lo y su fa­mi­lia se en­con­tra­ban de va­ca­cio­nes en el país ex­tran­je­ro y coin­ci­die­ron con el ata-

que del que él y su otro hi­jo so­bre­vi­vie­ron.

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos ex­pre­só su so­li­da­ri­dad an­te lo ocu­rri­do una vez co­no­ci­do el he­cho, me­dian­te su cuen­ta de Twit­ter: “La­men­ta­mos muer­te de 2 co­lom­bia­nos en Tú­nez y ofre­ce­mos con­do­len­cias a su fa­mi­lia. @Can­ci­lle­riaCol es­ta tra­ba­jan­do en su re­pa­tria­ción”.

Pre­ci­sa­men­te, la Can­ci­lle­ría emi­tió un co­mu­ni­ca­do en el que ade­más de dar sus con­do­len­cias a los alle­ga­dos de la fa­mi­lia Ca­me­lo, ex­pli­ca que “des­de que co­no­ció es­ta no­ti­cia es­ta­ble­ció con­tac­to di­rec­to con el co­lom­biano sobreviviente. A tra­vés de la Di­rec­ción de Asun­tos Con­su­la­res, y de los re­pre­sen­tan­tes de nues­tras Em­ba­ja- das en Ar­ge­lia y Es­pa­ña, la Can­ci­lle­ría ha es­ta­do en per­ma­nen­te con­tac­to con él y con sus fa­mi­lia­res brin­dan­do la asis­ten­cia que re­quie­ran”.

“En las pró­xi­mas ho­ras, fun­cio­na­rios de la Em­ba­ja­da de Co­lom­bia en Ar­ge­lia, cu­ya sec­ción con­su­lar tie­ne la cir­cuns­crip­ción pa­ra Tú­nez, via­ja­rán a di­cho país pa­ra en­car­gar­se del pro­ce­so de re­pa­tria­ción de los cuer­pos de las víc­ti­mas”, agre­ga el do­cu­men­to.

Mien­tras dis­tin­tas na­cio­nes con­de­nan el he­cho, lo acon­te­ci­do con los Ca­me­lo re­cuer­da que no es la pri­me­ra vez que la yihad de­ja con­na­cio­na­les muer­tos, y que las 20 víc­ti­mas co­lom­bia­nas de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001 no se de­bie­ron so­lo a un in­ci­den­te ais­la­do.

Ideo­lo­gía en ex­pan­sión

Ade­más de la iden­ti­dad de los ase­si­nos y del gru­po yiha­dis­ta al que po­drían per­te­ne­cer, son nu­me­ro­sos los in­te­rro­gan­tes que el mun­do se ha­ce an­te lo ocu­rri­do en el Ma­greb. ¿Có­mo y por qué el ata­que se dio en una de las na­cio­nes más lai­cas del mun­do mu­sul­mán? ¿Y qué men­sa­je pre­ten­de dar el te­rror con es­ta abo­mi­na­ble ac­ción?

En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, el Imam Ju­lián Za­pa­ta, co­fun­da­dor del Cen­tro Cul­tu­ral Is­lá­mi­co, con­si­de­ró que “he­chos como es­te de­mues­tran que el mun­do no es­tá com­ba­tien­do como de­be al yiha­dis­mo, da­do que se cen­tra en sus con­se­cuen­cias más que en en­fren­tar las raí­ces ideo­ló­gi­cas sa­la­fis­tas/waha­bis­tas que le sub­ya­cen y que es­tán fue­ra de con­trol”.

Jo­sé Án­gel Hernández, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad Ser­gio Ar­bo­le­da afir­mó que “ata­car a Tú­nez, una de las na­cio­nes más cul­tas y lai­cas del mun­do mu­sul­mán, es un men­sa­je de que no hay nin­gún país a sal­vo del te­rro­ris­mo”.

Por úl­ti­mo, Za­pa­ta ad­vir­tió que “el he­cho de que ha­ya co­lom­bia­nos muer­tos por es­to, de­be­ría im­pli­car pa­ra el Go­bierno de nues­tro país, que em­pie­ce a re­vi­sar y es­tu­diar con mu­cho cui­da­do qué ti­po de Is­lam lle­ga a las fron­te­ras, sa­bien­do que es un pro­ble­ma de ca­rác­ter glo­bal y que nos con­cier­ne”

FO­TO AFP

Fuer­zas es­pe­cia­les y de res­ca­te res­pon­die­ron rá­pi­da­men­te al he­cho, pe­ro no pu­die­ron evi­tar de­ce­nas de muer­tes .

FO­TO AFP

Ade­mas de dos te­rro­ris­tas da­dos de baja, el go­bierno tu­ne­cino ad­vir­tió de la hui­da de otros “dos o tres” cri­mi­na­les, mien­tras el mun­do no de­ja de ex­pre­sar su so­li­da­ri­dad con el país ma­gre­bí y su con­de­na fren­te al vil ata­que con­tra ci­vi­les inocen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.