800 mi­llo­nes de per­so­nas, sin agua po­ta­ble

Así lo di­jo Ber­nar­do Kliks­berg, uno de los hom­bres más sa­bios del pla­ne­ta en asun­tos de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

El Colombiano - - PORTADA - Por DIA­NA CA­RO­LI­NA JI­MÉ­NEZ

Ber­nar­do Kliks­berg, ase­sor de la FAO en asun­tos de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, di­jo a EL CO­LOM­BIANO que el ham­bre y la fal­ta de agua po­ta­ble ma­tan, ca­da mi­nu­to, a 12 ni­ños en el mun­do.

Ca­da mi­nu­to mue­ren 12 ni­ños en el mun­do a cau­sa del ham­bre y de ma­les aso­cia­dos a la fal­ta de agua po­ta­ble y la au­sen­cia de sa­nea­mien­to bá­si­co. Esa ci­fra, de­mo­le­do­ra por don­de se mi­re, le qui­ta el sue­ño a Ber

nar­do Kliks­berg, ase­sor prin­ci­pal de la di­rec­ción de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Alimentación y la Agri­cul­tu­ra (FAO) y úni­co la­ti­noa­me­ri­cano miem­bro del co­mi­té di­rec­ti­vo del Pa­nel de al­to ni­vel en se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y nu­tri­ción.

“Esas son muer­tes ab­so­lu­ta­men­te evi­ta­bles y sin jus­ti­fi­ca­ción en un pla­ne­ta que tie­ne tec­no­lo­gías tan avan­za­das, y que en dos años ten­drá au­tos vo­la­do­res e im­pre­so­ras que re­pro­du­ci­rán ór­ga­nos en ter­ce­ra di­men­sión”, di­jo a EL CO­LOM­BIANO el doc­tor en Eco­no­mía y en Ad­mi­nis­tra­ción, con­si­de­ra­do re­fe­ren­te mun­dial en te­mas de po­bre­za y gu­rú de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial.

La vi­sión so­bre la lu­cha con­tra el ham­bre del au­tor de 64 li­bros que­dó plas­ma­da en un diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO. Su apues­ta: una eco­no­mía hu­ma­na. Su ins­pi­ra­ción: la Bi­blia.

¿Cree que el ham­bre mun­dial es­tá en el top de la agen­da de los paí­ses?

“De­be­ría es­tar­lo. Es ab­so­lu­ta­men­te inacep­ta­ble que el mun­do pro­duz­ca hoy ali­men­tos pa­ra 10.000 mi­llo­nes de per­so­nas y que, de una po­bla­ción to­tal de 7.200 mi­llo­nes de per­so­nas, 805 mi­llo­nes en to­do el pla­ne­ta ten­gan ham­bre. Eso, a sa­bien­das de que el ham­bre ma­ta, el ham­bre no per­do­na. Si un ni­ño en los 1.000 pri­me­ros días de vida no es­tá su­fi­cien­te­men­te ali­men­ta­do va a te- ner re­tra­sos se­ve­ros tan­to en su es­truc­tu­ra ósea como en las co­ne­xio­nes in­tra­neu­ro­na­les del ce­re­bro. El ham­bre tie­ne la ca­rac­te­rís­ti­ca que no es en­men­da­ble a pos­te­rio­ri, no se pue­de so­bre­ali­men­tar a al­guien pa­ra com­pen­sar”.

¿Amé­ri­ca La­ti­na ha he­cho bien la ta­rea?

“Amé­ri­ca La­ti­na ba­jó el ham­bre de 53 mi­llo­nes, que era la ci­fra ha­ce una dé­ca­da, a 37 mi­llo­nes hoy, una baja muy fuer­te en un pe­rio­do muy cor­to. La clave es­tu­vo en la im­ple­men­ta­ción de po­lí­ti­cas que em­po­de­ran a los pe­que­ños cam­pe­si­nos po­bres como cré­di­tos, tec­no­lo­gías bá­si­cas y la or­ga­ni­za­ción a tra­vés de coo­pe­ra­ti­vas. To­do eso su­ma­do al di­se­ño de pla­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas con­tra el ham­bre en gran es­ca­la y la Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Em­pre­sa­rial. Bra­sil, con su pro­gra­ma Ham­bre Ce­ro, es una re­fe­ren­cia pa­ra la FAO y su mo­de­lo es apli­ca­do en paí­ses afri­ca­nos. Sin em­bar­go, la re­gión tie­ne 10 de los 15 paí­ses más de­sigua­les del pla­ne­ta y el peor coe­fi­cien­te Gi­ni del mun­do”.

Us­ted ha­bla de un es­cán­da­lo éti­co en los te­mas del ham­bre. ¿A qué se re­fie­re?

“Al he­cho de que ha­ya 805 mi­llo­nes de per­so­nas con ham­bre en el pla­ne­ta y que de ellas un por­cen­ta­je sig­ni­fi­ca­ti­vo sean ni­ños y ma­dres em­ba­ra­za­das. Hoy el pro­ble­ma es de ac­ce­so: es­tos 805 mi­llo­nes no ac­ce­den a los ali­men­tos por­que es­tán den­tro de la po­bla­ción mun­dial que es­tá en po­bre­za ex­tre­ma. Se­gún el Ban­co Mun­dial, po­bre­za ex­tre­ma es cuan­do las per­so­nas ga­nan me­nos de 1,25 dó­la­res dia­rios. Un in­gre­so que, si lo gas­tan to­do en com­prar ali­men­tos, no les al­can­za pa­ra com­prar el mí­ni­mo de ca­lo­rías y pro­teí­nas que ne­ce­si­ta el ser hu­mano. Hay 1.200 mi­llo­nes de per­so­nas en po­bre­za ex­tre­ma. Hay otros 700 mi­llo­nes que es­tán vul­ne­ra­bles a caer a la po­bre­za ex­tre­ma”.

¿Qué im­pi­de hoy el ac­ce­so a los ali­men­tos?

“Se tra­ta de un te­ma de jus­ti­cia so­cial ele­men­tal. Yo di­ría de jus­ti­cia so­cial bí­bli­ca, por­que la Bi­blia or­de­na ter­mi­nan­te­men­te que to­do el mun­do de­be te­ner de­re­cho a ser ali­men­ta­do. Los obs­tácu­los de esa jus­ti­cia so­cial es­tán hoy en tres cam­pos.

El pri­me­ro es la pro­duc­ción de ali­men­tos, pues los cam­pe­si­nos po­bres son las víc­ti­mas ma­yo­res del cam­bio cli­má­ti­co, que los es­tá des­pla­zan­do de sus zo­nas de cul­ti­vos tra­di­cio­na­les. El se­gun­do pro­ble­ma es la de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción del in­gre­so por la es­pe­cu­la­ción en el mer­ca­do de ali­men­tos y por la vo­la­ti­li­dad de los pre­cios. Los pre­cios de los ali­men­tos que con­su­men los po­bres del mun­do ( arroz, papa) es­tán su­je­tos a vai­ve­nes y tie­nen la ten­den­cia al al­za des­pués de la cri­sis del sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial en­tre 2007 y 2008.

El ter­ce­ro es el des­per­di­cio de ali­men­tos en los pro­ce­sos de al­ma­ce­na­je, pro­duc- ción y con­su­mo. El Papa

Francisco ha di­cho la Asam­blea Ge­ne­ral de la FAO que es im­po­si­ble acep­tar que el 40 por cien­to de los ali­men­tos en el mun­do se des­per­di­cien.

A es­to le su­ma­mos que hay 800 mi­llo­nes de per­so­nas que no tie­nen agua po­ta­ble, el ali­men­to más bá­si­co de to­dos, lo que los obli­ga a to­mar agua con­ta­mi­na­da, que es el gran pro­duc­tor de en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les como la dia­rrea in­fan­til, que a su vez es el se­gun­do ase­sino de chi­cos en el mun­do. Tam­bién hay 2.400 mi­llo­nes de per­so­nas sin una ins­ta­la­ción sa­ni­ta­ria ade­cua­da”.

¿La acu­mu­la­ción de ri­que­za en el mun­do tie­ne so­lu­ción?

“Ox­fam ha in­for­ma­do so­bre los ni­ve­les de de­sigual­dad en el pla­ne­ta: el 1 por cien­to de po­bla­ción más ri­ca del mun­do tie­ne el 48 por cien­to del PIB mun­dial. El 80 por cien­to del pla­ne­ta tie­ne el 5.5 por cien­to del PIB mun­dial. Eso sig­ni­fi­ca que ese uno por cien­to tie­ne po­si­bi­li­da­des de con­su­mo in­fi­ni­tas. Otra ci­fra de­mo­le­do­ra: 80 per­so­nas tie­nen hoy más que la mi­tad de to­da la po­bla­ción del pla­ne­ta de me­no­res in­gre­sos, es de­cir 3.600 mi­llo­nes de per­so­nas. Un ca­mino es mi­rar los paí­ses nór­di­cos, en los que no hay de­sigual­dad. No­rue­ga, Sue­cia, Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia tie­nen un coe­fi­cien­te Gi­ni de 0,25 y en­ca­be­zan to­das las ta­blas que us­ted bus­que. ¿Có­mo lo han he­cho? No lo han he­cho a tra­vés de re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios. To­do lo con­tra­rio, son de­mo­cra­cias con al­tí­si­ma par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na don­de la clave es que han uni­ver­sa­li­za­do a to­da la po­bla­ción en educación de ca­li­dad, sa­lud y opor­tu­ni­da­des”.

“¿Có­mo jus­ti­fi­car 805 mi­llo­nes de per­so­nas con ham­bre en un mun­do tan avan­za­do que ten­drá en los pró­xi­mos dos años au­tos vo­la­do­res e im­pre­so­ras 3D?”

Y la em­pre­sa pri­va­da es un ac­tor im­por­tan­te…

“La em­pre­sa pri­va­da es muy ac­ti­va en esos paí­ses y tie­ne al­tí­si­mo gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Es una coa­li­ción en­tre po­lí­ti­cas pú­bli­cas, em­pre­sas pri­va­das con res­pon­sa­bi­li­dad, sin­di­ca­tos, par­ti­dos po­lí­ti­cos, igle­sias y uni­ver­si­da­des. El eje es la igual­dad. Allí la dis­tan­cia pue­de ser 5 a 1 en­tre lo que ga­nan los al­tos eje­cu­ti­vos y lo que ga­nan la lí­nea de ope­ra­cio­nes. En otros lu­ga­res del mun­do esa dis­tan­cia es abis­mal”.

Asis­ten­cia­lis­mo y. Ge­ren­cia so­cial. Cuán­do se cru­za la lí­nea?

“Una idea de la ge­ren­cia so­cial es crear con­di­cio­nes que les per­mi­tan a los po­bres ali­men­tar­se, em­po­de­rar­los pro­duc­ti­va­men­te con po­lí­ti­cas so­cia­les: no les lle­ga el pa­que­te de co­mi­da en un avión, sino que se les brin­dan se­mi­llas, abono, téc­ni­cas, ca­pa­ci­ta­ción. No es asis­ten­cia­lis­mo, se tra­ta de no de­jar­los so­los. Que con las po­cas hec­tá­reas que tie­nen, pue­dan pro­du­cir más y me­jor y que es­tén or­ga­ni­za­dos. Re­pi­to: no es asis­ten­cia­lis­mo, es que hay que ayu­dar­los aho­ra mis­mo”.

¿Qué pien­sa de la si­tua­ción en la eco­no­mía que atra­vie­sa Ve­ne­zue­la?

“No pa­sa so­lo en Ve­ne­zue­la. Pa­sa en mu­chos paí­ses. Lo más im­por­tan­te de to­do es la éti­ca en la eco­no­mía. Es lo que di­ce el Papa: que to­da la gen­te co­ma, que ten­ga ac­ce­so a la sa­lud, a la educación. Las eco­no­mías éti­cas son las que ase­gu­ran to­do eso. Yo juz­go las eco­no­mías por los re­sul­ta­dos que tie­nen en la gen­te y las que no los tie­nen son in­efi­cien­tes fue­ren cual fue­ren su eti­que­ta. Hay que ca­li­fi­car a las po­lí­ti­cas por el im­pac­to que tie­nen en la gen­te. El Papa ha di­cho que el ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je es una eco­no­mía que ma­ta, por ejem­plo. Él no ha­bla de una doc­tri­na u otra. Mi con­clu­sión es que ne­ce­si­ta­mos eco­no­mías con ros­tro hu­mano. Eco­no­mías que en vez de ma­tar, den vida”

Kliks­berg es­tu­vo en el país pa­ra la inau­gu­ra­ción del año lec­ti­vo de la

COLPRENSA

Cá­te­dra Ber­nar­do Kliks­berg éti­ca y em­pre­sa de la U. EAN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.