Un mu­ral que di­ce mu­chas co­sas

Ca­da tra­zo, co­lor o fi­gu­ra tie­nen un sim­bo­lis­mo por la de­fen­sa del Pla­ne­ta y la cons­truc­ción del nue­vo hom­bre.

El Colombiano - - METRO - Por JO­SÉ GUILLERMO PA­LA­CIO

Si us­ted le pre­gun­ta a Fredy Ja­ra­mi­llo Suá­rez, quién es él, le con­tes­ta­rá que no sa­be, pe­ro si se de­tie­ne fren­te al mu­ral de más de 140 me­tros de lar­go, por 1,10 de al­to, que pin­ta en la vía a El Sa­la­do, en En­vi­ga­do, y des­ci­fra uno de los de­ta­lles de sus tra­zos, fi­gu­ras y co­lo­res, pen­sa­rá que es­tá fren­te a un maes­tro, un poe­ta, un re­bel­de que apren­dió a vi­vir de la na­da, una de las fuen­tes que ali­men­tan un es­pí­ri­tu que se nu­tre de sen­si­bi­li­da­des.

Fredy es un ser de es­te mun­do, ha­bi­tan­te de es­ta di­men­sión, aun­que con la men­te en otra di­men­sión. El se­cre­to de la trans­for­ma­ción de la epi­der­mis la­ce­ra­da del mu­ro en co­lor de ma­ri­po­sas y pá­ja­ros; en vue­los lu­mi­no­sos de gua­ca­ma­yas y en pe­rros fe­li­ces, lle­van­do de pa­seo a sus amos, o pe­rros ca­lle­je­ros olien­do ca­ne­cas; en leo­nes y flo­res, de­mues­tra su in­te­rés por en­viar un men­sa­je que, di­ce, le lle­ga del Uni­ver­so, el cual bus­ca com­par­tir con el res­to de los mor­ta­les.

Su obra es qui­jo­tes­ca. Lle­va más de dos años en la mis­ma. Sin na­da a cam­bio, co­mien­za a las 5:30 de la ma­ña­na y ter­mi­na a las 5:00 de la tar­de cuan­do re­co­ge sus pin­ce­les, pin­tu­ras, som­bre­ro, lla­ma con un sil­bi­do a su pe­rro, de nom­bre So­la­ri­za­do, cru­za el puen­te de la que­bra­da La Ayu­rá y se va con su pre­sen­cia e ideas a otros la­dos. Su es­pí­ri­tu que­da como vi­gía del mu­ral.

Es gra­dua­do en la es­cue­la de la vida. Ha si­do maes­tro como ven­de­dor de man­gos y obre­ro en la cons­truc­ción; ar­tí­fi­ce de nu­me­ro­sas obras co­mu­ni­ta­rias, sem­bra­dor de jar­di­nes y ge­nio en el re­bus­que.

Fren­te al mar en­con­tró las lla­ves de una fuen­te ma­ra­vi­llo­sa de pen­sa­mien­to que trans­for­mó su vida: el taoís­mo.

Su re­co­rri­do por es­ta di­men­sión ha si­do tan am­plio como pro­fun­do. Na­ció en el mis­mo ba­rrio don­de lle­na de ins­pi­ra­ción a ve­ci­nos y cien­tos de de­por­tis­tas y des­pre­ve­ni­dos que cru­zan rum­bo al par­que El Sa­la­do, exu­be­ran­te de fuen­tes, bos­ques y ce­rros in­abor­da­bles.

Como mu­chos de los que lle­gan a vi­vir de es­ta­dos con­tem­pla­ti­vos fue ex­pul­sa­do de la ca­sa pa­ter­na. Re­cuer­da, con al­gu­nas du­das, por ha­ber­se de­ja­do se­du­cir de una hier­ba que por allí abun­da. Como su vida es sue­ño, la se­pa­ra­ción lo de­jó, de la no­che a la ma­ña­na, fren­te al mar en Car­ta­ge­na. La in­men­si­dad siem­pre abre mun­dos ex­tra­or­di­na­rios, a Fredy, lue­go de un al­muer­zo ve­ge­ta­riano, que lo de­jó ex­ta­sia­do, re­ci­bió su pri­me­ra lec­ción so­bre el taoís­mo, una fuer­za que le mo­vió el mun­do y lo pu­so a mo­ver­se en él.

El mu­ral

Por esa for­ma par­ti­cu­lar de ver el mun­do, que es mi­le­na­ria, la pre­sen­cia de las ma­ri­po­sas en el mu­ral no es otra co­sa que la pre­sen­cia de una re­gen­te cós­mi­ca, muy es­pe­cial, que se in­ter­pre­ta como la Vir­gen Ma­ría del eso­te­ris­mo, una fuen­te re­li­gio­sa de ener­gía di­vi­na, la par­te fe­me­ni­na de Dios que se in­terio­ri­zó en un cuer­po de mu­jer.

De ma­ne­ra len­ta, pau­sa­da, ha­cien­do ren­dir ca­da go­ta de pin­tu­ra, ma­te­rial es­ca­so que ob­tie­ne por apor­tes so­li­da­rios de gra­ti­tud por su obra, Fredy no aho­rra pa­la­bras pa­ra en­tre­gar sus men­sa­jes taoís­tas a quie­nes se acer­can pa­ra fe­li­ci­tar­lo o es­pe­ran­do ex­pli­ca­cio­nes por las fi­gu­ras que allí co­bran vida.

Al­gu­nas de sus pin­tu­ras son tan per­fec­tas, que asom­bran y ter­mi­nan por se­du­cir a las pro­pias aves de plu­mas y hue­sos que le sir­vie­ron como ins­pi­ra­ción. Se­rá un asun­to de rea­lis­mo má­gi­co, pe­ro una ma­ña­na, cuan­do da­ba sus úl­ti­mos pin­ce­la­zos a la fi­gu­ra de una So­le­dad, her­mo­so pá­ja­ro an­dino, al que ja­más na­die ha vis­to al la­do de su par, el pin­tor se que­dó ex­ta­sia­do al ob­ser­var, fren­te al mu­ro, a tres so­le­da­des jun­tas, con­tem­plán­do­se en la fi­gu­ra de la gran So­le­dad que, a su vez, las mi­ra­ba des­de el mu­ral. “Los pá­ja­ros se pa­ra­ban a mi­rar­se en el pá­ja­ro de la pin­tu­ra. Na­die me lo pue­de creer pe­ro su­ce­dió”, di­ce Fredy.

Cuan­do El Co­lom­biano ha­bla­ba con el ar­tis­ta, fue tes­ti­go del ata­que de un pá­ja­ro, co­no­ci­do como Pan­ta­ne­ra, a una ar­di­lla que osó po­sar­se so­bre el mu­ral.

La ideal ini­cial del mu­ral era lle­nar­lo to­do de pá­ja­ros, de tan­tos pá­ja­ros como los hay en El Sa­la­do, los mis­mos que de ma­ne­ra len­ta, la gen­te ha apren­di­do a ad­mi­rar y en al­gu­nos ca­sos ali­men­tar.

Has­ta el mu­ral y las ca­sas ve­ci­nas hoy lle­gan las gua­cha­ra­cas con sus rui­dos del años lle­va Fredy Ja­ra­mi­llo pin­tan­do el mu­ral. So­bre­vi­ve por la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na. pa­raí­so. Son bu­lli­cio­sas y aho­ra no te­men al hom­bre, que has­ta ha­ce po­co la ca­zó tan­to que las pu­so en pe­li­gro de ex­tin­ción. La gua­cha­ra­ca so­bre­vi­vió a la fe­roz ca­ce­ría y lo­gró que Fredy en su mun­do taoís­ta la exal­ta­ra en el mu- ral. No lo lo­gró el chin­guí, del que ha­bla­ban los an­ti­guos como una es­pe­cie de co­ne­jo o pe­rro pe­que­ño muy “sa­bro­so”, tan­to que lo ani­qui­la­ron.

El azul que se ex­tien­de a lo lar­go de la obra, bien pue­de re­pre­sen­tar La Ayu­rá, fuen­te a la que iban a ba­ñar­se to­das las pa­re­jas del Va­lle de Aburrá que no po­dían te­ner hi­jos pa­ra lo­grar el mi­la­gro de la fe­cun­da­ción. La maes­tra taoís­ta Ma­ría Ele­na, an­tes de que la ne­bli­na aban­do­ne los bos­ques de El Sa­la­do, se su­mer­ge en las fuen­tes he­la­das del afluen­te pa­ra car­gar­se con su

En mu­ral tie­ne 140 me­tros de lar­go, por 1,10 de al­to. Es­tá en la vía a El Sa­la­do, es una cá­te­dra de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.