CIU­DA­DA­NA ALAR­MA­DA POR DES­CON­TROL VIAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por LU­CÍA GÁL­VEZ ÁN­GEL

Por ra­zo­nes pro­fe­sio­na­les he re­gre­sa­do nue­va­men­te a vi­vir a mi ciu­dad adop­ti­va, Me­de­llín, aho­ra de­no­mi­na­da “la más in­no­va­do­ra del mun­do”. Aun­que du­ran­te los úl­ti­mos 12 años vi­si­ta­ba es­po­rá­di­ca­men­te a ami­gos y fa­mi­lia­res, no ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de re­co­rrer­la tan in­ten­sa­men­te como en es­tos úl­ti­mos me­ses. Es­toy per­fec­ta­men­te cons­cien­te de la gran sen­si­bi­li­dad de los pai­sas fren­te a cual­quier co­men­ta­rio que se ha­ga so­bre la Ca­pi­tal de la Mon­ta­ña o en ge­ne­ral so­bre to­do el de­par­ta­men­to, y tam­bién de la irri­ta­ción que a mu­chos les pro­du­ce que no se di­gan siem­pre co­sas bue­nas.

Me li­mi­ta­ré en­ton­ces a com­par­tir mis im­pre­sio­nes so­bre he­chos que me lle­van a con­cluir que en mu­chas co- sas Me­de­llín se es­tá “bo­go­ta­ni­zan­do” (a mu­chos bo­go­ta­nos no les gus­ta­rá tam­po­co es­ta fi­gu­ra com­pa­ra­ti­va). Prin­ci­pal­men­te en el trá­fi­co y en la congestión. Al igual que en Bo­go­tá, son es­ca­sos los ta­xis­tas que po­nen di­rec­cio­na­les, y los par­ti­cu­la­res tam­po­co las es­tán usan­do. An­tes en es­ta ciu­dad ce­dían el pa­so a quien iba a en­trar a la vía prin­ci­pal, aho­ra ya es ca­da vez más di­fí­cil.

Pe­ro lo más de­ses­pe­ran­te y pe­li­gro­so es la for­ma de con­du­cir de los mo­to­ci­clis­tas. ¡Hay ver­da­de­ros sui­ci­das en po­ten­cia, que por fa­vor la au­to­ri­dad ob­ser­ve y mo­ni­to­ree ese fe­nó­meno en la lla­ma­da au­to­pis­ta! Van a mil por ho­ra, ¿se­rá que si los do­mi­ci­lios lle­gan 15 mi­nu­tos más tar­de es un pro­ble­ma muy gran­de? ¡Qué des­con­trol el que ge­ne­ran tan­tos lo­cos en dos rue­das! En los úl­ti­mos años ha si­do evi­den­te un cam­bio no­to­rio en la edad de la gen­te afec­ta­da por pro­ble­mas emo­cio­na­les. Mien­tras que an­tes la de­pre­sión y la an­sie­dad eran más fre­cuen­tes en­tre las per­so­nas ma­yo­res, hoy son más usua­les en­tre los ni­ños.

Los ex­per­tos en el te­ma di­cen que es­to se de­be al ex­ce­si­vo in­te­rés de los pa­dres por pro­te­ger a sus hi­jos de si­tua- cio­nes es­tre­san­tes y de pro­ble­mas inexis­ten­tes. Son tan­tos los cui­da­dos y las re­co­men­da­cio­nes que les ha­cen cons­tan­te­men­te que su sis­te­ma ner­vio­so es­tá pre­dis­pues­to a so­breex­ci­tar­se an­te cual­quier co­sa y a en­con­trar to­da suer­te de pe­li­gros a don­de no los hay.

Por es­te mo­ti­vo, hoy son mu­chos los ni­ños que le te­men a cual­quier co­sa que no les sea fa­mi­liar. Ca­da vez son más los me­no­res que tien­den a ser de­ma­sia­do cau­te­lo­sos, re­traí­dos o a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra so­cia­li­zar con sus pa­res y por es­te mo­ti­vo son más in­fluen­cia­bles y más vul­ne­ra­bles a ser abu­sa­dos por los de­más.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre es­te te­ma han mos­tra­do que, cuan­do los pa­dres son muy aprehen­si­vos, los te­mo­res de los ni­ños se in­ten­si­fi­can, mien­tras que cuan­do per­mi­ten que se las arre­glen so­los pue­den su­pe­rar­los sin ma­yo­res pro­ble­mas. Es­to sig­ni­fi­ca que quie­nes pi­den con­ce­sio­nes es­pe­cia­les pa­ra sus hi­jos, no los es­tán ayu­dan­do sino de­bi­li­tan­do.

Es­tá vis­to que la so­bre­pro- tec­ción pre­dis­po­ne el sis­te­ma ner­vio­so de los pe­que­ños a te­mer lo peor y sue­le crear una per­du­ra­ble vul­ne­ra­bi­li­dad a la an­sie­dad y a la de­pre­sión. De tal ma­ne­ra que por “ayu­dar­los” más de lo de­bi­do es­ta­mos em­po­bre­cien­do la con­fian­za en sí mis­mos y en el mun­do que les ro­dea.

Es ur­gen­te per­mi­tir que los hi­jos li­dien con los desafíos nor­ma­les de su vida. Nues­tra ex­ce­si­va pro­tec­ción lo que lo­gra es que ellos sean más in­se­gu­ros y de­pen­dien­tes de la opi­nión de los de­más, me­nos aser­ti­vos, más te­me­ro­sos y dis­pues­tos a so­me­ter­se a las de­man­das de los más po­de­ro­sos.

Lo que ne­ce­si­tan los ni­ños es te­ner su­fi­cien­tes desafíos pa­ra desa­rro­llar la va­len­tía que les per­mi­ta ven­cer las di­fi­cul­ta­des y no ser ven­ci­dos por las mis­mas. Cuan­do per­mi­ti­mos que ellos en­fren­ten y so­lu­cio­nen sus pro­ble­mas, los ayu­da­mos a que desa­rro­llen las cua­li­da­des que re­quie­ren pa­ra vi­vir en fun­ción, no de re­cos­tar­se en los de­más, sino de dar lo me­jor de sí mis­mos al mun­do y a los de­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.