He­nao: “a Dios le de­bo la vida y el po­der­me re­cu­pe­rar rá­pi­do”

El Club Aca­de­mia de Natación Li­bre es el úni­co en Co­lom­bia que tra­ba­ja con ni­ñas sor­das en sin­cro­ni­za­do.

El Colombiano - - DEPORTES - MA­RIT­ZA CAM­POS SÁENZ JU­LIE­TA PIN­TO Por FE­DE­CI­CLIS­MO AR­CHI­VO

“So­mos un club in­clu­yen­te, y nues­tra preo­cu­pa­ción se cen­tra en la dis­ca­pa­ci­dad. Nues­tro ob­je­ti­vo es que los de­por­tis­tas pue­dan sa­lir ade­lan­te”. “El na­do sin­cro­ni­za­do es pa­ra es­tas ni­ñas la po­si­bi­li­dad de en­con­trar­se con al­go di­fe­ren­te, en es­te ca­so el de­por­te. Son fe­li­ces prac­ti­cán­do­lo”. La fuer­za fí­si­ca y men­tal de Ser­gio Luis He­nao han es­ta­do a prue­ba de to­do.

Des­de que su­frió el gra­ve ac­ci­den­te que lo mar­gi­nó de la al­ta com­pe­ten­cia, el ma­yor de la di­nas­tía He­nao siem­pre ha te­ni­do la men­te pues­ta en re­gre­sar a la ca­rre­te­ra.

Ese ha si­do su ma­yor es­tí­mu­lo, pues más allá de la mano ca­li­fi­ca­da de los ex­per­tos de la ciencia, el apo­yo in­con­di­cio­nal de su fa­mi­lia y el staff del Team Sky, vol­ver a mon­tar ha si­do su an­he­lo, el mo­tor más fuer­te y la ca­tar­sis ne­ce­sa­ria pa­ra re­be­lar­se con­tra un des­tino que pa­re­cía cruel.

“A Dios le de­bo la vida y la fuer­za de po­der­me re­cu­pe­rar de al­go tan de­li­ca­do”, di­jo Ser­gio, que en ju­nio de 2014 fue arro­lla­do por un ca­rro mien­tras re­co­no­cía el tra­za­do de la con­tra­rre­loj la Vuel­ta a Sui­za.

Aquel mo­men­to sig­ni­fi­có su sa­li­da in­tem­pes­ti­va del cir­cui­to mun­dial y el ini­cio de una ex­ten­sa eta­pa de re­cu­pe­ra­ción en la que ha de­bi­do su­pe­rar pro­ce­sos mé­di­cos de to­do ti­po.

Su evo­lu­ción ha si­do pro­gre­si­va y con pa­rá­me­tros bien de­fi­ni­dos, lo que le ha per­mi­ti­do avan­zar has­ta lle­gar a la par­te fi­nal sin mo­les­tias y con la mo­ti­va­ción en el pun­to más al­to.

“Me sien­to en con­di­cio­nes de es­tar en las clá­si­cas de un día. Soy cons­cien­te de que fal­ta rit­mo de ca­rre­ra, por­que al ocu­rrir el ac­ci­den­te son me­ses de inac­ti­vi­dad, de fal­ta de com­pe­ten­cia. Tra­té de no co­ger tan­to pe­so pa­ra que al vol­ver no me die­ra tan du­ro”, ase­gu­ra el pe­da­lis­ta de 27 años, quien ha ha­bla­do con el cuer­po téc­ni­co del equi­po bri­tá­ni­co pa­ra em­pe­zar a com­pe­tir en la Vuel­ta al País Vasco.

“Si por mí fue­ra, me gus­ta­ría ha­cer­lo. Me gus­ta­ría em­pe­zar con eso”, ase­gu­ra con con­vic­ción de cam­peón el hom­bre que du­ran­te su pe­rio­do

post­ope­ra­to­rio siem­pre es­tu­vo “cus­to­dia­do” por su no­via Ca­ro­li­na, fi­sio­te­ra­peu­ta de pro­fe­sión y la per­so­na que co­no­ce al de­ta­lle las te­ra­pias del co­rre­dor co­lom­biano. “Es­toy en un 70%”, afir­ma. Y agre­ga: “he he­cho las co­sas bien, res­pe­tan­do y aca­tan­do las de­ci­sio­nes de los ex­per­tos pa­ra vol­ver a ser más cons­tan­te e ir de me­nos a más”.

“La cons­tan­cia, la dis­ci­pli­na y las ga­nas me han mo­ti­va­do a que el re­gre­so fue­ra más rá­pi­do y en buen ni­vel”, cuen­ta son­rien­te Ser­gio Luis, uno de los ta­len­tos que abrió las puer­tas del World Tour a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del país.

En­tre ellos a su pri­mo Sebastián. “Él es un her­mano pa­ra mí y pe­se a su cor­ta edad es muy ma­du­ro y pro­fe­sio­nal, pe­ro es ob­vio que tie­ne mu­chas co­sas pa­ra apren­der aún. Tie­ne un mar­gen de me­jo­ra al­to por­que su ju­ven­tud le per­mi­te eso. En dos o tres años se­rá un co­rre­dor pa­ra pe­lear las me­jo­res ca­rre­ras en Eu­ro­pa”, afir­mó.

Y en cuan­to al cre­ci­mien­to del pe­da­lis­mo na­cio­nal en el cir­cui­to mun­dial UCI, el an­tio­que­ño es cla­ro: “has­ta aho­ra em­pie­za la era del ciclismo co­lom­biano. Aho­ra ga­na­mos en to­dos los te­rre­nos y vie­nen nuevos ta­len­tos”

Pre­si­den­te Club Aca­de­mia Do­cen­te

FO­TO

Ser­gio He­nao, una de las car­tas fuer­tes del Sky.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.