Ca­yo Bo­lí­var, cer­ca a San An­drés, es un des­tino pa­ra ex­plo­rar.

A 50 mi­nu­tos de San An­drés, via­jan­do en ca­ta­ma­rán, es­te ca­yo es un lu­gar pa­ra ex­plo­rar y des­can­sar.

El Colombiano - - PORTADA - Por JO­SÉ ALE­JAN­DRO PÉ­REZ M.

Si es de los que año­ra pa­sar un día de pla­ya, pe­ro le­jos del bu­lli­cio de ve­ci­nos in­có­mo­dos que lle­van a cues­tas un equi­po de so­ni­do, o del aco­so de ven­de­do­res de cuan­to ca­chi­va­che y ser­vi­cio de ma­sa­jes y tren­ci­tas que abun­dan en las pla­yas más po­pu­la­res del país y que con su in­sis­ten­cia no dan es­pa­cio pa­ra la tran­qui­li­dad, no se ago­bie. Aún es po­si­ble en­con­trar esa pla­ya vir­gen que es­tá ahí pues­ta so­lo pa­ra el des­can­so y el dis­fru­te del cuer­po y el es­pí­ri­tu.

Eso sí , pa­ra lle­gar se ne­ce­si­ta un po­co de pa­cien­cia, por­que no es­tá al al­can­ce del primer vue­lo que to­me.

Es un des­tino que se ha­ce es­pe­rar un po­co.

A una ho­ra de San An­drés, par­tien­do des­de el mue­lle de To­ni­nos, una de las ma­ri­nas que exis­ten a lo lar­go de la is­la y des­de la que par­ten dia­ria­men­te em­bar­ca­cio­nes a los di­fe­ren­tes re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos, y abor­dan­do un ca­ta­ma­rán, esa es­pe­cie de pa­raí­so per­di­do lo pue­de re­com­pen­sar con sus pla­yas blan­cas y sus aguas ti­bias que re­fle­jan al­gu­nos de esos co­lo­res que han he­cho tan fa­mo­so el ar­chi­pié­la­go.

Ca­yo Bo­lí­var es su nom­bre, aun­que en reali­dad son dos ca­yos, de no más de 7 ki­ló­me­tros de lar­go y me­nos de 5 de an­cho. En uno de ellos la Ar­ma­da Na­cio­nal tie­ne un pues­to de vi­gi­lan­cia y con­trol; y el otro es ese pa­raí­so se­mi per­di­do al que se lle­ga lue­go de po­co más de 50 mi­nu­tos de na­ve­ga­ción.

Mar aden­tro

El ca­ta­ma­rán Splen­dor es una em­bar­ca­ción ca­rac­te­ri­za­da por su di­se­ño con ba­se en dos pontones que, ex­pli­ca Fer­nan­do Ga­lán, ge­ren­te de la fir­ma Co­no­ce­mos Na­ve­gan­do, ha­ce que su na­ve­ga­ción sea mu­cho más es­ta­ble.

Una ven­ta­ja que se apre­cia cuan­do en me­dio del re­co­rri­do en­tre San An­drés y Ca­yo Bo­lí­var la em­bar­ca­ción a ve­ces de­be afron­tar ola en pro­me­dio de 3 me­tros, y que de­jan la sen­sa­ción de via­jar como en una mon­ta­ña ru­sa acuá­ti­ca, pe­ro se­gu­ra.

Ade­más si en el tra­yec­to, como es ca­si se­gu­ro que ocu­rra, se en­cuen­tra con un gru­po de del­fi­nes que acom­pa­ñan bue­na par­te del re­co­rri­do de la em­bar­ca­ción, la ex­pe­rien­cia de abor­dar es­ta na­ve ya co­mien­za a pa­gar­se por sí so­la.

Pa­ra los cuer­pos que no es-

Ca­yo Bo­lí­var se ubi­ca a 50 mi­nu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.