De Ca­yo Bo­lí­var

El Colombiano - - TENDENCIAS - RÓBINSON SÁENZ

tán acos­tum­bra­dos al tra­to con las olas y el mar, no so­bra la re­co­men­da­ción de su pas­ti­lla de ma­reol una me­dia ho­ra an­tes de em­pren­der el re­co­rri­do.

Lue­go de ca­si la ho­ra de na­ve­ga­ción Ca­yo Bo­lí­var se di­vi­sa al ho­ri­zon­te, un mar­co de co­lo­res en las ga­mas de azul y verde acom­pa­ña la vis­ta de una fran­ja de tie­rra en la que se apre­cian des­de la dis­tan­cia las pal­mas de co­cos y al­gu­nos ar­bus­tos pe­que­ños.

Al­gu­nos me­tros an­tes de la pla­ya la na­ve se de­tie­ne y el pro­ce­so fi­nal de acer­ca­mien­to se ha­ce por me­dio de un pe­que­ño bo­te con mo­tor fue­ra de bor­da.

Aho­ra sí, to­da la pla­ya a su dis­po­si­ción.

Oja­lá con un buen par de zapatillas pa­ra el mar, por­que ade­más de are­na tam­bién es po­si­ble pi­sar al­gu­nas pie­dre­ci­llas y ca­ra­co­les, se pue­de re­co­rrer en po­cos mi­nu­tos el en­torno.

Can­gre­jos blan­cos, ca­si trans­pa­ren­tes, la­gar­ti­jas de co­lo­res ver­do­sos y azu­la­dos bri­llan­tes que sin te­mor co­rre­tean al la­do de los tu­ris­tas, y al­gu­nas es­pe­cies de aves ma­ri­nas se­rán la com­pa­ñía per­fec­ta en la ca­mi­na­ta. Y de fon­do

el so­ni­do del mar rom­pien­do con­tra la pla­ya y con­tra la ba­rre­ra de co­ral que se en­cuen­tra en uno de los la­dos de es­te is­lo­te y en el que es po­si­ble rea­li­zar ac­ti­vi­da­des como el ca­re­teo o la in­mer­sión con snor­kel, pa­ra apre­ciar la be­lle­za y la de­li­ca­de­za de es­te eco­sis­te­ma en el que ca­da par­te cum­ple una fun­ción vi­tal, y en el que el hom­bre so­lo es in­vi­ta­do a mi­rar, sin in­ter­ve­nir.

Leer, bus­car los me­jo­res án­gu­los y las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas pa­ra pre­ser­var en el re­cuer­do grá­fi­co ese pe­da­zo de cie­lo, ca­mi­nar sin pri­sa o tum­bar­se en la are­na pa­ra ser aca­ri­cia­do por el sol y la bri­sa ma­ri­na (de­bi­da­men­te pro­te­gi­do) ha­cen par­te de las op­cio­nes de des­can­so que Ca­yo Bo­lí­var ofre­ce pa­ra unas ho­ras de des­co­ne­xión to­tal del mun­do y un re­en­cuen­tro con lo ma­ra­vi­llo­so de la sen­ci­llez de la na­tu­ra­le­za

FO­TO

tos de San An­drés. Lu­gar pa­ra ex­plo­rar y, so­bre to­do, cui­dar su en­torno na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.