Lo im­por­tan­te es la de­ja­ción de ar­mas por las Farc: Whi­ta­ker

El em­ba­ja­dor de E.U. en Co­lom­bia, Ke­vin Whi­ta­ker, ad­vir­tió avan­ces en el pro­ce­so de paz en­tre Go­bierno y Farc y lo con­si­de­ró bien di­se­ña­do. Sin em­bar­go, di­jo que hay co­sas por me­jo­rar.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por MI­GUEL GA­RRI­DO Y AR­CA­DIO GONZÁLEZ

Ha­ce un año Ke­vin Whi­ta­ker es el em­ba­ja­dor de E.U. en Co­lom­bia, pe­ro él di­ce que co­no­ce “muy bien” nues­tro país des­de 2008, pues en to­do ese tiem­po ha ve­ni­do es­tu­dian­do su si­tua­ción.

No le fal­ta ra­zón, pues en Was­hing­ton es con­si­de­ra­do uno de los fun­cio­na­rios que más sa­be de es­ta par­te del he­mis­fe­rio. Fue sub­se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra Amé­ri­ca del Sur, je­fe de mi­sión en Ve­ne­zue­la y ocu­pó car­gos di­plo­má­ti­cos en Ni­ca­ra­gua, Hon­du­ras y Ja­mai­ca, ade­más fue coor­di­na­dor de la Ofi­ci­na pa­ra Asun­tos Cu­ba­nos en la can­ci­lle­ría de E.U.

Ese co­no­ci­mien­to de nues­tro país le da pro­pie­dad pa­ra ha­blar de los te­mas que mar­can la re­la­ción bi­la­te­ral. En es­ta en­tre­vis­ta, Whi­ta­ker ha­bló prio­ri­ta­ria­men­te del pro­ce­so de paz con las Farc, al que su país aca­ba de unir­se a tra­vés de un de­le­ga­do es­pe­cial.

¿Có­mo ve el pro­ce­so de paz con las Farc?

“Lo pri­me­ro es de­cir que es­tá muy bien di­se­ña­do. En el pa­sa­do ha ha­bi­do mu­chos pro­ble­mas con otros pro­ce­sos de­bi­do a sus de­bi­li­da­des. En es­te ca­so se han evi­ta­do esas de­bi­li­da­des gra­cias a un es­fuer­zo muy se­rio de Ser­gio Ja­ra­mi­llo, Hum­ber­to de la Ca­lle y to­dos los or­ga­ni­za­do­res, pa­ra que se en­fo­que en lo que es, no en si de­mo­cra­cia sí o no, ca­pi­ta­lis­mo sí o no; lo im­por­tan­te es la de­ja­ción de ar­mas y la in­te­gra­ción de las Farc a la vida ci­vil, de­mo­crá­ti­ca y des­ar­ma­da. Ha ha­bi­do unos lo­gros, como lo de la si­tua­ción agra­ria, dro­gas, la si­tua­ción po­lí­ti­ca, las par­tes más di­fí­ci­les son las que se pre­sen­tan aho­ra, como la jus­ti­cia tran­si­cio­nal, que es una si­tua­ción muy com­pli­ca­da por­que a los co­lom­bia­nos les to­ca en­fren­tar es­to des­pués de la crea­ción de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal. An­tes exis­tían am­nis­tía e in­dul­to, hoy no exis­ten esas po­si­bi­li­da­des pa­ra Co­lom­bia”.

¿Hay al­go que le cau­se a E.U. al­gún ti­po de du­da fren­te al pro­ce­so, por ejem­plo, la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca in­ter­na?

“No he ha­bla­do con na­die en es­te país que crea que es po­si­ble lo­grar paz sin in­vo­lu­cra­mien­to ma­si­vo. En la elec­ción pa­sa­da ha­bía mu­cha di­vi­sión, pe­ro la opo­si­ción del Cen­tro De­mo­crá­ti­co no es­tá di­cien­do que es­tá con­tra la paz, es­tá di­cien­do que tie­ne otros con­cep­tos. Y la vin­cu­la­ción de es­tos sec­to­res es muy im­por­tan­te pa­ra lo­grar la paz. En es­tos pro­ce­sos de­be ha­ber un in­vo­lu­cra­mien­to ma­si­vo, como lo hu­bo en Cen­troa­mé­ri­ca”.

¿La lle­ga­da del De­le­ga­do Es­pe­cial de Es­ta­dos Uni­dos pue­de ser una al­ter­na­ti­va a la ru­ta de la jus­ti­cia tran­si­cio­nal que pa­sa por la CPI, da­do que su país no ha ra­ti­fi­ca­do el Tra­ta­do de Roma?

“Nues­tra par­ti­ci­pa­ción no tie­ne na­da que ver con ese par­ti­cu­lar, es un pro­ce­so de acom­pa­ña­mien­to, es una mues­tra más del com­pro­mi­so de E.U. de ser par­te de la so­lu­ción. En­fa­ti­zo que no so­mos me­dia­do­res, no so­mos par­te de la ne­go­cia­ción. Se nom­bró a Ber­nard Aron­son por­que el Go­bierno de Co­lom­bia, nues­tro so­cio, nues­tro ‘part­ner’, nues­tro ami­go, nos lo ha pe­di­do. Aho­ra bien, Ber­nard Aron­son vie­ne con unas ha­bi­li­da­des y una ex­pe­rien­cia muy im­por­tan­tes y por eso se le nom­bró. La ex­pe­rien­cia que él tie­ne le da ha­bi­li­dad de ne­go­cia­ción.

¿Qué ti­po de in­tere­ses tie­ne E.U. en Co­lom­bia que se pue­dan abrir con la par­ti­ci­pa­ción del se­ñor Aron­son?

“Hay va­rias for­mas de res­pon­der a es­ta pre­gun­ta. Si po­de­mos ayu­dar a Co­lom­bia en ese es­fuer­zo los beneficiados van a ser los co­lom­bia­nos. Hay un in­vo­lu­cra­mien­to muy pro­fun­do con us­te­des, los co­lom­bia­nos, y si se pue­de lo­grar la paz, va a abrir unas pers­pec­ti­vas de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, par­ti­ci­pa­ción, in­clu­sión, eli­mi­na­ción de la vio­len­cia, eso va a ser muy im­por­tan­te.

Se­gun­do, una paz en Co­lom­bia va a de­mos­trar la fac­ti­bi­li­dad, la uti­li­dad de im­ple­men­tar el mo­de­lo que di­se­ña­mos con­jun­ta­men­te con los co­lom­bia­nos. Yo he tra­ba­ja­do so­bre Co­lom­bia des­de 2008 y an­tes de eso en un país ve­cino (Ve­ne­zue­la) y sé muy bien que la in­ver­sión por nues­tra par­te ha si­do muy fuer­te y re­pre­sen­ta como el 4% de la in­ver­sión to­tal. Ob­via­men­te, si se lo­gra la paz va a im­pli­car co­sas como la ma­ne­ra de en­fren­tar el nar­co­trá­fi­co, y los ele­men- tos ju­di­cia­les, por­que te­ne­mos una co­la­bo­ra­ción ju­di­cial muy fuer­te con Co­lom­bia y pue­de ha­ber mpli­ca­cio­nes pa­ra E.U. en esas re­la­cio­nes”.

¿Có­mo po­dría cam­biar la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co?

“Bueno, uno de los subacuer­dos que se han lo­gra­do (en La Ha­ba­na) es la erra­di­ca­ción vo­lun­ta­ria y si eso no sir­ve hay una erra­di­ca­ción ma­nual for­za­da y si eso no sir­ve, pues fi­nal­men­te va­mos a la as­per­sión. Es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en la erra­di­ca­ción ma­nual y la as­per­sión. En­tien­do la ló­gi­ca del Go­bierno co­lom­biano de tra­tar de ver si eso fun­cio­na, prác­ti­ca­men­te re­clu­tan­do a las Farc en la par­ti­ci­pa­ción del pro­ble­ma”.

¿Cuál se­rá la par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de E.U. en el pos­con­flic­to?

“Us­te­des sa­ben có­mo fun­cio­na nues­tro Go­bierno: el Eje­cu­ti­vo pi­de y el Con­gre­so da, en­ton­ces no pue­do ha­cer com­pro­mi­sos en nom­bre del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos. Ha­bien­do di­cho eso, mi po­si­ción como em­ba­ja­dor es que es de su­ma im­por­tan­cia man­te­ner esa re­la­ción y la ha­bi­li­dad de con­ti­nuar ayu­dan­do a Co­lom­bia en ese es­fuer­zo. Se ha ha­bla­do de un Plan Mars­hall, de otro Plan Co­lom­bia, no sé lo que re­sul­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.