EL DE­MO­CRÁ­TA QUE LLE­GÓ A LA ME­SA

El Colombiano - - ACTUALIDAD -

El 20 de fe­bre­ro pa­sa­do el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de Es­ta­dos Uni­dos anun­ció que el de­mo­cra­ta Ber­nard Wi­lliam Aron­son se­ría el en­via­do es­pe­cial de ese país pa­ra el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia, un es­pal­da­ra­zo pa­ra el plan del pre­si­den­te Juan Ma­nuel Santos. John Kerry, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de E.U., anun­ció el en­via­do di­plo­má­ti­co pa­ra las con­ver­sa­cio­nes de paz des­de Was­hing­ton: “Tras una cui­da­do­sa eva­lua­ción, el pre­si­den­te Oba­ma lle­gó a la con­clu­sión de que, aun­que per­sis­ten obs­tácu­los sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra una paz ne­go­cia­da en Co­lom­bia, me­re­ce la pe­na ayu­dar en lo que po­da­mos”. Aron­son se reunió con am­bas de­le­ga­cio­nes ne­go­cia­do­ras pa­ra co­no­cer los por­me­no­res de los diá­lo­gos en­tre el Go­bierno y las Farc.

Us­ted co­no­ce va­rios pro­ce­sos si­mi­la­res en el mun­do, su lec­tu­ra es que sin ese acom­pa­ña­mien­to fra­ca­san los pro­ce­sos…

“Es di­fí­cil ha­blar en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, ca­da pro­ce­so de­be mi­rar­se se­gún sus pro­pios ele­men­tos. En los pro­ce­sos de Amé­ri­ca Cen­tral la paz vino muy rá­pi­do, vino por con­sen­so muy fuer­te de to­dos los sec­to­res de la so­cie­dad. En los con­flic­tos en el Cono Sur exis­tía la jus­ti­cia tran­si­cio­nal, y se ha­bla mu­cho acá en Co­lom­bia de la se­gu­ri­dad ju­di­cial. Es bueno que se es­té en­fo­can­do lo de la es­ta­bi­li­dad ju­di­cial.

¿Có­mo lo­grar una jus­ti­cia tran­si­cio­nal equi­li­bra­da que sal­ve es­te pro­ce­so de paz pe­ro que es­pan­te el fan­tas­ma de la CPI en un fu­tu­ro?

“Hay dos ele­men­tos. Uno, es po­si­ble que se so­bre-en­fa­ti­cen los pro­ble­mas que se pue­dan pre­sen­tar con la CPI; no ha­blo por ellos, pe­ro sí en­tien­do que su po­si­ción no es fre­nar pro­ce­sos de paz sino ayu­dar en pro­ce­sos de paz, bus­car unos es­tán­da­res mí­ni­mos de jus­ti­cia pa­ra que no ten­gan que in­vo­lu­crar­se. El otro ele­men­to, que pa­ra mí es el más im­por­tan­te, es lo que el pue­blo co­lom­biano va a acep­tar. No pue­do de­cir si en cin­co o 10 años (de cár­cel), o una pri­sión es­pe­cial, esas son de­ci­sio­nes co­lom­bia­nas, pe­ro el pa­que­te to­tal ne­ce­si­ta ser ex­pli­ca­do muy bien al pue­blo y acep­ta­do por us­te­des”.

Si el pro­ce­so de paz sa­le ade­lan­te, se­gu­ra­men­te ven­drá una re­duc­ción en ma­te­ria de nar­co­trá­fi­co. En ese ca­so ¿no ha­bría ne­ce­si­dad de más ex­tra­di­cio­nes, el te­ma de­be­ría ser re­vi­sa­do?

“No es­toy de acuer­do con ese plan­tea­mien­to. Hay un mer­ca­do, la gran ma­yo­ría de la co­caí­na que se con­su­me en es­ta­dos Uni­dos lle­ga de Co­lom­bia, es de­cir so­mos par­te del mis­mo pro­ble­ma. El he­cho de que se fir­me un do­cu­men­to en La Ha­ba­na no va a aca­bar ese pro­ble­ma, el nar­co­trá­fi­co se­gui­rá exis­tien­do. Eli­mi­nan­do la vio­len­cia y la ame­na­za que sig­ni­fi­can las FARC se van a crear las con­di­cio­nes pa­ra que la Fuer­za Pú­bli­ca pue­da en­fren­tar más otros as­pec­tos del cri­men. Aho­ra, no es­toy se­gu­ro de que eso va a dis­mi­nuir la ne­ce­si­dad de la ex­tra­di­ción, que es una co­sa

muy bue­na pa­ra la jus­ti­cia. El 95% de los ex­tra­di­ta­dos ter­mi­nan con­de­na­dos en E.U. y la ca­si to­ta­li­dad de ese 95% ad­mi­te su cul­pa­bi­li­dad. Eso be­ne­fi­cia a la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na y tam­bién a la co­lom­bia­na, pe­ro lo más im­por­tan­te es que fi­nal­men­te be­ne­fi­cia a las víc­ti­mas, que re­cla­man jus­ti­cia. Esa es la he­rra­mien­ta más pro­duc­ti­va de co­la­bo­ra­ción en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos”.

Esas per­so­nas ex­tra­di­ta­das ne­go­cian sus for­tu­nas con la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra con­se­guir re­ba­ja de pe­nas, pe­ro no que­da con qué re­pa­rar a las víc­ti­mas que de­ja­ron en Co­lom­bia…

“El pro­ce­so de re­ba­jar con­de­nas no tie­ne que ver con for­tu­nas ilí­ci­tas que han ga­na­do, no se com­pran los be­ne­fi­cios. La pre­gun­ta que ten­go es: ¿Y si se que­dan en el sis­te­ma ju­di­cial co­lom­biano las víc­ti­mas sí re­ci­ben com­pen­sa­ción? Creo que no pa­sa. Des­de ese pun­to de vis­ta ¿es me­jor o peor es­tar en E.U. o en Co­lom­bia? A mi mo­do de ver es igual”.

Las Fuer­zas Mi­li­ta­res se for­ta­le­cie­ron con el Plan Co­lom­bia. ¿Des­de su ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal, de fir­mar­se la paz con las Farc ha­bría ne­ce­si­dad de re­es­truc­tu­rar­las?

“Hay unos ele­men­tos im­por­tan­tes y creo que el prin­ci­pal es que ba­jo el li­de­raz­go del mi­nis­tro Pin­zón (Juan Carlos, de De­fen­sa) y to­dos los je­fes mi­li­ta­res se em­pe­zó un pro­ce­so de pen­sar en eso ha­ce un año, y ese pen­sa­mien­to es­tá muy avan­za­do. Se­gun­do, las­ti­mo­sa­men­te Co­lom­bia va a se­guir sien­do un país con unos pro­ble­mas de vio­len­cia muy gra­ves. La ta­sa de ho­mi­ci­dios es de 27 por cien mil, si qui­ta­mos los ho­mi­ci­dios por el con­flic­to con la gue­rri­lla, des­cien­de como a 24. Eso in­di­ca que va a ha­ber mu­cho tra­ba­jo pa­ra la Fuer­za Pú­bli­ca. Ter­ce­ro, es­ta es una cues­tión pa­ra los co­lom­bia­nos, por­que nues­tra ayu­da mi­li­tar a Co­lom­bia es mí­ni­ma, 30 mi­llo­nes de dó­la­res al año. El grue­so del pre­su­pues­to Co­lom­bia vie­ne de us­te­des”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.