En­tre las ta­blas de

Es­ta es la his­to­ria de un hom­bre que, te­nien­do dos ca­rre­ras

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

Tres pa­sio­nes tie­ne Jo­sé Sie­rra*: tra­ba­jar la ma­de­ra, las ma­te­má­ti­cas y ju­gar fút­bol. Y en eso ha pa­sa­do la vida des­de los do­ce años.

Na­ci­do en Bue­nos Ai­res y cria­do en Cai­ce­do. Es­te ra­pa­do hom­bre del ase­rrín des­cu­brió pri­me­ro su amor por la ma­de­ra. Te­nía do­ce años. Su pa­dre era un cur­ti­do car­pin­te­ro, es­pe­cia­lis­ta en pin­tu­ra y aca­ba­do, y el mo­co­so acu­día los vier­nes por la no­che a li­jar las ta­blas y, con el tiem­po, a pin­tar tam­bién. Le to­mó tan­to gus­to a es­te ofi­cio, que no veía la ho­ra de que lle­ga­ra el vier­nes pa­ra co­rrer a la car­pin­te­ría. Se es­me­ra­ba en pu­lir las ta­blas, de mo­do que si su pa­dre pa­sa­ba la mano por esa su­per­fi­cie tu­vie­ra la sen­sa­ción de que es­ta­ba aca­ri­cian­do una por­ce­la­na.

¿Y sa­ben cuál fue el primer mue­ble que fa­bri­có com­ple­to, sin la ayu­da de na­die, pa­ra po­ner a prue­ba su apren­di­za­je? ¡Una ca­ma! Él no qui­so em­pe­zar, como ca­si to­dos los apren­di­ces, con un can­de­la­bro o una re­pi­sa. No; una ca­ma do­ble, de un me­tro con cua­ren­ta de an­cho, que to­da­vía es­tá en uso: “en ella duer­me mi ma­má”. Es una ca­ma gran­de, en­cha­pa­da y ta­lla­da. Me de­mo­ré como tres o cua­tro me­ses ha­cién­do­la”. Ya te­nía cua­tro años de es­tar de­di­ca­do a es­te ofi­cio.

El amor por el fút­bol vino po­co des­pués. Ju­ga­dor del Idem In­dus­trial An­to­nio Me­za Naranjo, se pa­sa­ba las tar­des en Cai­ce­do, por ju­gar en la can­cha de es­te ba­rrio. Y pron­to pa­só a ha­cer par­te de la di­vi­sio­nes in­fe­rio­res del De­por­ti­vo In­de­pen­dien­te Me­de­llín, don­de, se­gún in­di­ca, le in­cul­ca­ron dis­ci­pli­na. Y pa­só ale­ja­do de los vi­cios, que, como en to­das par­tes, pu­lu­la­ban, por­que ca­da ocho días les ha­cían prue­ba de espu­to. Ni un ci­ga­rri­llo lle­gó a pro­bar.

Lo que sí apren­dió en aque­lla zo­na fue a to­mar el fa­mo­so cham­ber­lain de vez en cuan­do. Un coc­tel que ellos man­da­ban a ha­cer a unos ex­per­tos que, pa­ra su ela­bo­ra­ción, les pe­dían al­cohol, esen­cia de vai­ni­lla, le­che con­den­sa­da, li­mo­nes, qui­si­to y un ti­po de ga­seo­sa con sa­bor a ca­ra­me­lo... años te­nía Jo­sé cuan­do des­cu­brió su amor por tra­ba­jar la ma­de­ra. Des­de en­ton­ces ha per­ma­ne­ci­do.

Y el amor por las ta­blas... las de mul­ti­pli­car, se des­per­tó en oc­ta­vo gra­do, en el cur­so de Ál­ge­bra. Le pa­re­ció un asun­to tan en­can­ta­dor ese de las ecua­cio­nes y de la fac­to­ri­za­ción, que se im­pu­so como re­to re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas de to­das las mis­ce­lá­neas que apa­re­cen en la edi­ción co­no­ci­da por el pin­to­res­co re­tra­to del ma­te­má­ti­co y as­tró­no­mo ára­be al-Jua­ris­mi.

“Eso fue el amor, pe­ro la pa­sión por los nú­me­ros se me des­per­tó en dé­ci­mo gra­do, en las cla­ses de Fí­si­ca —acla­ra—. La pri­me­ra vez que vi­mos el te­ma de di­ná­mi­ca, pen­sé: ‘es­ta va a ser mi ca­rre­ra’”.

Así fue. Y tan­to a su amor como a su pa­sión con­si­guió dar­les sus­ten­to: in­gre­só a las Uni­ver­si­da­des de An­tio­quia y Na­cio­nal a es­tu­diar Fí­si­ca Pura y Ma­te­má­ti­cas Pu­ras, res­pec­ti­va­men­te.

“En­con­tré a unos pro­fe­so­res ri­gu­ro­sos y rí­gi­dos: la ucra­nia­na Ga­li­na Li­ko­so­va; el ale­mán Vol­ker Ol­sen... Le cuen­to que no era fá­cil ga­nar­les la ma­te­ria”.

No es­pe­ró gra­duar­se de las uni­ver­si­da­des pa­ra vol­ver, en 1999, a tra­ba­jar de lleno en la eba­nis­te­ría. Pri­me­ro, so­lo en un ta­ller, en el que se en­car­ga­ba de sa­car las ta­blas de la tro­za pa­ra con­ver­tir­las en me­si­tas de cen­tro de sa­la. So­lo me­sas. Des­pués, en ta­lle­res gran­des don­de el tra­ba­jo es en ca­de­na: unos ar­man, otros pu­len, otros pin­tan... Dis­tin­gue su la­bor de la car­pin­te­ría, por­que aque­lla se ocu­pa de la fa­bri­ca­ción de mue­bles, en tan­to que es­ta, a los ele­men­tos que no se pue­den mo­ver, como los ar­ma­rios em­po­tra­dos.

“Ex­tra­ña­ba el con­tac­to con la ma­de­ra; me ha­cían fal­ta mis mue­bles”. Por eso, si bien vi­ve pen­san­do en nú­me­ros, en los nu­dos de los pro­ble­mas no re­suel­tos mien­tras aca­ri­cia la ma­de­ra, mien­tras pa­sa la pu­li­do­ra por los enchapes del ar­ma­zón del ca­ma­ro­te en el que tra­ba­ja hoy, le de­di­ca más ho­ras al tra­ba­jo que apren­dió de su pa­dre. Es uno de los ar­te­sa­nos de un re­co­no­ci­do ta­ller de En­vi­ga-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.