20% del país, en ries­go elec­to­ral

El Colombiano - - PORTADA - Por DANIEL PA­LA­CIOS ME­JÍA

Sie­te blo­ques de las Farc en tres re­gio­nes del país tie­nen a 203 mu­ni­ci­pios con un al­to ni­vel de ries­go elec­to­ral de ca­ra a los co­mi­cios lo­ca­les y de­par­ta­men­ta­les de oc­tu­bre, se­gún un in­for­me de la MOE.

Se­gún el in­for­me los ciu­da­da­nos vo­tan en ma­yor me­di­da por Al­cal­des y po­co por los Con­ce­jos.

De los 1.101 mu­ni­ci­pios que tie­ne Co­lom­bia en la ac­tua­li­dad, ca­si el 20 por cien­to de ellos, es de­cir, 203 pre­sen­tan un al­to ni­vel de ries­go elec­to­ral de ca­ra a los co­mi­cios de oc­tu­bre pró­xi­mo por la pre­sen­cia de la gue­rri­lla, se­gún lo re­ve­ló la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral ( MOE) en un re­cien­te in­for­me so­bre el pa­no­ra­ma en las re­gio­nes.

Ca­mi­lo Var­gas Be­tan­court, coor­di­na­dor del Ob­ser­va­to­rio Po­lí­ti­co Elec­to­ral de la MOE acla­ró que el pro­pó­si­to del in­for­me era ha­cer un diag­nós­ti­co del pa­no­ra­ma elec­to­ral en las re­gio­nes en las que ha­ce pre­sen­cia la gue­rri­lla pa­ra en­tre­gar­le una se­rie de re­co­men­da­cio­nes al Go­bierno de ca­ra a las elec­cio­nes re­gio­na­les de oc­tu­bre.

Se­gún el ma­pa en­tre­ga­do por la MOE, los 203 mu­ni­ci­pios en ries­go por pre­sen­cia gue­rri­lle­ra se con­cen­tran bá­si­ca­men­te en la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la, el nor­te de An­tio­quia y el sur del país.

En esas zo­nas, en las que tie­nen in­fluen­cia sie­te blo­ques de las Farc, se han iden­ti­fi­ca­do unos pa­tro­nes de com­por­ta­mien­tos elec­to­ra­les muy dis­tin­tos a los de los de­más mu­ni­ci­pios. Sin em­bar­go, tal como lo afir­mó Var­gas, “eso se pue­de de­ber más a una coin­ci­den­cia que a un ver­da­de­ra in­ci­den­cia de los ile­ga­les en el pro­ce­so elec­to­ral”.

“His­tó­ri­ca­men­te y so­bre to­do ha­ce más o me­nos una dé­ca­da era mu­cho más pal­pa­ble que la pre­sen­cia de las Farc o de otra gue­rri­lla coin­ci­die­ra con un boi­cot a las elec­cio­nes, pa­ros ar­ma­dos o ame­na­zas a los can­di­da­tos, pe­ro en los úl­ti­mos años es­to ha de­ja­do de pa­sar. Ya no ha­bla­mos tan­to de un efec­to de la gue­rri­lla so­bre el pro­ce­so elec­to­ral, sino de una coin­ci­den­cia y de cier­tos pa­tro­nes elec­to­ra­les en esos mu­ni­ci­pios, no ha­bla­mos de la gue­rri­lla como un ries­go elec­to­ral pro­pia­men­te”, agre­gó Var­gas.

Sin em­bar­go, el pro­fe­sor de Cien­cias Po­lí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de La Sa­ba­na, Die­go Ce­diel, no es­tá del to­do de acuer­do con esa afir­ma­ción. Pa­ra él, es in­du­da­ble que la pre­sen­cia de ac­to­res ar­ma­dos como la gue­rri­lla en de­ter­mi­na­das re­gio­nes del país ejer­ce una

in­fluen­cia di­rec­ta o in­di­rec­ta en el pro­ce­so elec­to­ral.

“No se pue­de ol­vi­dar que las Farc siem­pre han tra­ta­do de in­ci­dir en el dis­cur­so po­lí­ti­co y es­to pue­de es­tar su­ce­dien­do aho­ra cuan­do se apro­xi­ma un pro­ce­so elec­to­ral y pue­den te­ner cier­to in­te­rés en man­te­ner su in­fluen­cia en al­gu­nos de sus bas­tio­nes his­tó­ri­cos o en el reaco­mo­do de las ló­gi­cas elec­to­ra­les y te­rri­to­ria­les”, di­jo Ce­diel.

Abs­ten­cio­nis­mo se­lec­ti­vo

Uno de los ha­llaz­gos de la MOE es que en aque­llos mu­ni­ci­pios en los que hay pre­sen­cia gue­rri­lle­ra, se evi­den­cia un des­ape­go fren­te a las elec­cio­nes de ca­rác­ter na­cio­nal, con­tra­rio a lo que su­ce­de en las con­tien­das lo­ca­les, don­de los ín­di­ces de par­ti­ci­pa­ción au­men­tan de for­ma con­si­de­ra­ble.

Pe­ro, ex­tra­ña­men­te, eso so­lo su­ce­de en las vo­ta­cio­nes pa­ra ele­gir al­cal­de, lo que in­di­ca que las per­so­nas se abs­tie­nen de ma­ne­ra se­lec­ti­va.

Al res­pec­to Var­gas se­ña­ló que “en las re­gio­nes es la elec­ción del al­cal­de la que mo­ti­va a las per­so­nas a sa­lir a vo­tar. A la gen­te le dan cua­tro tar­je­to­nes, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te vo­ta en to­dos. Al­gu­nos son de­po­si­ta­dos sin mar­car, otros los anu­lan, pe­ro lo que ve­mos es que el que sí se lle­na siem­pre es el de al­cal­de, en com­pa­ra­ción con lo que su­ce­de con las elec­cio­nes de Go­ber­na­dor, dipu­tados y Con­ce­jos”.

Por ejem­plo, la MOE agru­pó aque­llos mu­ni­ci­pios del país en los que el ín­di­ce de abs­ten­ción es su­pe­rior al 60 por cien­to y con­clu­yó que la me­dia na­cio­nal de abs­ten­ción pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es del 29,1 por cien­to, mien­tras que en los mu­ni­ci­pios con pre­sen­cia gue­rri­lle­ra la abs­ten­ción sube a un preo­cu­pan­te 58,6 por cien­to.

Lo mis­mo su­ce­de con la abs­ten­ción en las elec­cio­nes al Con­gre­so cu­yo pro­me­dio na­cio­nal es del 21 por cien­to, pe­ro que en los mu­ni­ci­pios de in­fluen­cia gue­rri­lle­ra al­can­za ca­si un 50 por cien­to.

Pe­ro en las elec­cio­nes lo­ca­les no ocu­rre lo mis­mo, pues mien­tras la me­dia na­cio­nal es­ca­sa­men­te lle­ga a un 2,6 por cien­to, en los mu­ni­ci­pios don­de his­tó­ri­ca­men­te la gue­rri­lla ha he­cho pre­sen­cia el pro­me­dio de abs­ten­ción no su­pera el 10 por cien­to, lo que com­prue­ba la im­por­tan­cia de las elec­cio­nes de al­cal­de en esas re­gio­nes.

Sin em­bar­go, ese des­ape­go de los ciu­da­da­nos ha­cia las elec­cio­nes de con­ce­ja­les, cu­ya fun­ción de con­trol po­lí­ti­co a la ad­mi­nis­tra­ción es vi­tal pa­ra la de­mo­cra­cia, tie­ne una con­se­cuen­cia muy da­ñi­na y es que le dan un po­der ex­ce­si­vo al al­cal­de con­vir­tién­do­los ca­si, como lo afir­ma la MOE, en los “due­ños de los mu­ni­ci­pios”, y eso in­du­da­ble­men­te re­per­cu­te en los in­di­ca­do­res y coin­ci­de con ba­jos ni­ve­les de ges­tión ins­ti­tu­cio­nal y de desem­pe­ño fis­cal su­ma­dos a al­tos ni­ve­les de po­bre­za y des­em­pleo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.