EDI­TO­RIAL

“La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal anun­ció pa­ra ma­ña­na una ren­di­ción de cuen­tas. Es mu­cho lo que hay que acla­rar. No so­lo Pretelt de­be dar la ca­ra. ¿Han guar­da­do to­dos fi­de­li­dad a la Cons­ti­tu­ción y la ley?”.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

Ca­da vez co­ge más fuer­za la vi­sión de que mu­chos de los co­le­gas del ma­gis­tra­do Jor­ge Pretelt con­si­de­ra­ban que sa­cán­do­lo de la Cor­te, pre­sio­nan­do su sa­li­da, el país que opi­na que­da­ría tran­qui­lo y se ocu­pa­ría de otros asun­tos. Se equi­vo­ca­ron. Las mi­ra­das si­guen po­sa­das en esa cor­po­ra­ción y en sus in­te­gran­tes, al­gu­nos de ellos tam­bién con in­te­rro­gan­tes por res­pon­der. A tal pun­to han sen­ti­do la mi­ra­da in­qui­si­ti­va de la so­cie­dad que en se­sión ex­tra­or­di­na­ria del lu­nes fes­ti­vo acor­da­ron ofre­cer una ren­di­ción pú­bli­ca de cuen­tas el pró­xi­mo jue­ves.

Allí, se­gún el co­mu­ni­ca­do, ha­rán un ba­lan­ce de ges­tión ge­ne­ral 2009-2015 y ofre­ce­rán “res­pues­tas in­di­vi­dua­les de los ma­gis­tra­dos so­bre as­pec­tos ac­tua­les de es­pe­cial in­te­rés pa­ra la opi­nión pú­bli­ca”.

¿In­for­ma­rán los se­ño­res ma­gis­tra­dos so­bre au­dien­cias pri­va­das, sea en sus des­pa­chos ofi­cia­les, sea en otros re­cin­tos, que ha­yan sos­te­ni­do con abo­ga­dos li­ti­gan­tes de ex­pe­dien­tes so­me­ti­dos a su co­no­ci­mien­to? ¿Se re­fe­ri­rán a los po­de­ro­sos ca­bil­deos de ex­ma­gis­tra­dos de al­ta cor­te, ha­rán re- cuen­to de los ex­pe­dien­tes pa­tro­ci­na­dos por esos ex­ma­gis­tra­dos y el re­sul­ta­do ob­te­ni­do en sus pre­ten­sio­nes?

Si bien erra­ron el cálcu­lo al creer que Pretelt ser­vi­ría de úni­ca ca­be­za di­mi­ten­te pa­ra ba­jar­le pre­sión a una ina­ta­ja­ble cri­sis de cre­di­bi­li­dad, ha­rán bien to­dos los se­ño­res ma­gis­tra­dos en ren­dir cuen­tas sin­ce­ras, sin arro­par­las ba­jo len­gua­je re­tó­ri­co o le­gu­le­yo.

De ese ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia de­pen­de­rá que el país exi­ja un com­pro­mi­so se­rio que obli­gue a las de­más cor­tes a ha­cer un ejer­ci­cio si­mi­lar. To­das pa­san­do al ta­ble­ro y ba­ján­do­se de los pe­des­ta­les que les ga­ran­ti­zan in­dem­ni­dad fren­te a cual­quier cues­tio­na­mien­to.

No se tra­ta de ha­cer un lin­cha­mien­to pú­bli­co, en­tre otras co­sas por­que no to­dos los ma­gis­tra­dos han in­cu­rri­do en esa po­li­ti­que­ría, ni en esa pu­ja por pues­tos pú­bli­cos, ni en esos ca­rru­se­les pen­sio­na­les, ni en esas subas­tas de sen­ten­cias que tan­tos abo­ga­dos li­ti­gan­tes de­nun­cian en pri­va­do pe­ro po­cos en pú­bli­co.

La Co­mi­sión In­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal de la Ra­ma Ju­di­cial pi­dió la se­ma­na pa­sa­da al ma­gis­tra­do Pretelt que re­nun­cia­ra, por­que so­bre él pe­san “acu­sa­cio­nes se­rias que des­le­gi­ti­man la Ra­ma”. Esa so­li­ci­tud de­be ser aplicada pa­ra to­dos los mis­mos que fir­ma­ron esa car­ta, si quie­ren ser cohe­ren­tes y jus­tos. Hay mu­chas ra­zo­nes pa­ra que Jor­ge Pretelt re­nun­cie, como las hay pa­ra que otros se so­me­tan a un ri­gu­ro­so exa­men so­bre su fi­de­li­dad a la Cons­ti­tu­ción y a las le­yes. Una lu­pa ri­gu­ro­sa en la ra­ma ju­di­cial y no so­lo pa­ra los ma­gis­tra­dos, ha­ría aver­gon­zar a más de uno y ha­cer­se a un la­do.

Tie­ne ra­zón el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca al pe­dir que no se arra­se con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, pues no es aca­ban­do con las cor­tes como se so­lu­cio­na­rá la co­rrup­te­la. Aho­ra bien, en los pun­tos que el Je­fe de Es­ta­do anun­ció ano­che, na­da va más allá de lo que ya se pro­po­ne en la re­for­ma de equi­li­brio de po­de­res. In­clu­so, al re­afir­mar que el Tri­bu­nal de Afo­ra­dos se li­mi­ta­rá a pro­po­ner acu­sa­cio­nes al Con­gre­so, que se­rá el que de­ci­da la suer­te de los al­tos fun­cio­na­rios, es­ta­mos pe­da­lean­do en bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca: en na­da se avan­za­rá con esa fór­mu­la

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.