Mu­chas pre­gun­tas sin re­sol­ver de­ja ac­ci­den­te del vue­lo 9525

Ex­per­tos se pre­gun­tan por qué los pi­lo­tos no in­te­rrum­pie­ron un fa­tí­di­co des­cen­so a los Alpes fran­ce­ses.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por DANIEL ARMIROLA R.

Los úl­ti­mos ins­tan­tes del vue­lo 9525 de Ger­man­wings —y en la vida de 150 per­so­nas de por lo me­nos 6 na­cio­na­li­da­des, en­tre ellas dos de Co­lom­bia—, fue­ron te­rro­rí­fi­cos, y los in­ves­ti­ga­do­res in­ten­tan de­ter­mi­nar qué lle­vó a la tragedia. Mien­tras es­to pa­sa, mu­chos se pre­gun­tan por qué la avia­ción pa­sa por una épo­ca de apa­ren­te ac­ci­den­ta­li­dad.

A las 10: 47 de la ma­ña­na ho­ra lo­cal (4:47 a.m. de Co­lom­bia), el Air­bus A320 de la ae­ro­lí­nea ale­ma­na, que se di­ri­gía del Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Bar­ce­lo­na - El Prat rum­bo al de Dus­sel­dorf - Flug­ha­fen, lle­va­ba tiem­po sin trans­mi­tir da­tos a los con­tro­la­do­res en tie­rra, por lo que es­tos emi­tían se­ñal de emer­gen­cia pa­ra in­ten­tar de­ter­mi­nar qué ocu­rría.

La bús­que­da ini­cia­ba y los pri­me­ros re­por­tes, aun­que es­cue­tos, del in­ci­den­te tras­cen­dían a la pren­sa. Ho­ras des­pués se ha­lla­ban los restos del avión en los Alpes fran­ce­ses, a una al­tu­ra ma­yor a los 2.000 me­tros. Tal como in­for­ma­ron au­to­ri­da­des, el si­tio del si­nies­tro se ubi­có en es­car­pa­das pen­dien­tes en me­dio del ma­ci­zo de Trois Evê­ches, en el de­par­ta­men­to de Alpes de Hau­te-Pro­ven­ce.

Fue el pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is Ho­llan­de, el que dio ca­rác­ter ofi­cial a la in­for­ma­ción. “Es una tragedia en nues­tro sue­lo. La ope­ra­ción de bús­que­da y res­ca­te se­rá ex­tre­ma­da­men­te lar­ga y di­fí­cil, por la ubi­ca­ción de la zo­na”, ase­gu­ró en rue­da de pren­sa.

Pre­ci­sa­men­te, en ho­ras de la no­che al­pi­na, y mien­tras es­te pe­rió­di­co se es­cri­bía por la tar­de, los cuer­pos de res­ca­te te­nían que sus­pen­der par­cial­men­te el ope­ra­ti­vo por mal cli­ma en las cum­bres mon­ta­ño­sas don­de se en­cuen­tran los restos del avión.

La tragedia to­có a Co­lom­bia

Lo que se pre­gun­ta­ban en el país, una vez co­no­ci­do el desas­tre, era si ha­bía con­na­cio­na­les en el vue­lo de Ger­man­wings, no­ti­cia que se con­fir­mó pa­sa­do el me­dio­día, tras co­no­cer­se la muer­te del ar­qui­tec­to pa­ya­nés Luis Eduar­do Me­drano y la eco­no­mis­ta Ma­ría del Pi­lar Te­ja­da.

Del pri­me­ro, la en­car­ga­da de con­fir­mar el de­ce­so fue su Al­ma Ma­ter, la Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Po­pa­yán (FUP), que me­dian­te co­mu­ni­ca­do la­men­tó los he­chos: “el ar­qui­tec­to Me­drano, de 36 años, era egre­sa­do de la FUP y desem­pe­ña­ba la­bo­res en Ba­ta Li­to­ral, Guinea Ecua­to­rial (Áfri­ca), en don­de des­de 2009 tra­ba­ja­ba pa­ra Atland Glo­bal,

Es­ca­la años pa­sa­ron des­de el primer vue­lo del avión A320 con ma­trí­cu­la D-AIPX, en 1991.

ca­ta­lo­ga­da como una de las cin­co me­jo­res em­pre­sas de­di­ca­das a la in­ter­ven­to­ría y con­sul­to­ría del país”.

Por su par­te, des­de Bar­ce­lo­na, Carlos An­drés Suá­rez, es­po­so de la eco­no­mis­ta Te­ja­da, con­fir­mó vía te­le­fó­ni­ca a Ca­ra­col Ra­dio la pre­sen­cia de es­ta otra con­na­cio­nal en el fa­tí­di­co vue­lo: “Ten­go la in­for­ma­ción que dan las au­to­ri­da­des aquí en Ca­ta­lu­ña y el lis­ta­do de per­so­nas que abor­da­ron el vue­lo y ella sí lo abor­dó (...) La Can­ci­lle­ría ya me con­tac­tó y es­tán

*Al cie­rre de la edi­ción pen­dien­tes. Lo que es­toy es es­pe­ran­do la in­for­ma­ción de au­to­ri­da­des y la ae­ro­lí­nea pa­ra sa­ber cuál es el pro­ce­di­mien­to (de re­pa­tria­ción)”.

La Can­ci­lle­ría pre­ci­sa­men­te se re­fi­rió en co­mu­ni­ca­do al si­nies­tro, y afir­mó que “fun­cio­na­rios de los Con­su­la­dos de Co­lom­bia en Bar­ce­lo­na y París ya to­ma­ron con­tac­to con las fa­mi­lias a fin de acom­pa­ñar­los y brin­dar el apo­yo que re­quie­ren fren­te a la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da por las ca­rac­te­rís­ti­cas que ro­dean el ac­ci­den­te”.

“Des­de el mo­men­to en que se co­no­ció la no­ti­cia, la Can­ci­lle­ría co­lom­bia­na ac­ti­vó un plan de con­tin­gen­cia pa­ra coor­di­nar con las au­to­ri­da­des y or­ga­nis­mos de so­co­rro de Es­pa­ña y Fran­cia, así como con las di­rec­ti­vas de la ae­ro­lí­nea, cual­quier re­que­ri­mien­to de do­cu­men­ta­ción o trá­mi­te de iden­ti­fi­ca­ción que pu­die­ra ne­ce­si­tar­se”, agre­gó.

Pes­qui­sa en cur­so

Aun­que la ope­ra­ción de res­ca­te se sus­pen­dió por el mal tiem­po, el primer mi­nis­tro fran­cés Ma­nuel Valls al­can­zó a in­for­mar que los he­li­cóp­te­ros que so­bre­vo­la­ron y ate­rri­za­ron en el lu­gar no ha­lla­ron nin­gún sobreviviente. Mien­tras tan­to el con­ce­jal de la cer­ca­na lo­ca­li­dad de Cas­te­lla­ne, Gil­bert Sau­van, di­jo al dia­rio Les Echos que “el avión se de­sin­te­gró, el res­to más gran­de es del ta­ma­ño de un au­to”.

Pe­ro la bús­que­da de la ver­dad no se ve fre­na­da por la fa­ta­li­dad, y den­tro de to­do lo trá­gi­co, al me­nos los in­ves­ti­ga­do­res pu­die­ron ya en­con­trar una de las ca­jas ne­gras pa­ra de­ter­mi­nar los mo­ti­vos del ac­ci­den­te. Se tra­ta de la me­tros es la al­tu­ra en la que es­tán ubi­ca­dos los restos del Air­bus A320-200.

Gra­ba­do­ra de Da­tos de Vue­lo (FDR, por su si­gla en in­glés), se­gún con­fir­mó a CNN el mi­nis­tro fran­cés del In­te­rior, Ber­nard Ca­ze­neu­ve.

¿Pe­ro cuá­les po­drían ser las cau­sas de es­te desas­tre? EL CO­LOM­BIANO con­sul­tó con ex­per­tos de la aeronáutica que, acla­ran­do que na­da se pue­de afir­mar con se­gu­ri­dad an­tes del in­for­me fi­nal, va­rios fac­to­res so­bre­sa­len y po­drían ser pie­zas clave de la pes­qui­sa.

Ál­va­ro Se­que­ra Duar­te, ex­per­to en de­re­cho in­ter­na­cio-

Fuen­te: Fligh­ta­wa­re, Reuters y Wi­ki­pe­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.