IN­TER­NET In­ter­net ten­drá su pro­pio mu­seo

Un gru­po de vo­lun­ta­rios tra­ba­ja pa­ra crear un mu­seo en ho­nor de In­ter­net. Se­rá en Berlín y abri­rá en di­ciem­bre.

El Colombiano - - INTERACCION - Por MARGGIE RIA­ZA

Des­pués de 46 años de ser­vi­cio, fi­nal­men­te In­ter­net ten­drá su pro­pio mu­seo en 2015.

Se tra­ta del am­bi­cio­so pro­yec­to in­ter­net­mu­seum.ber­lin, li­de­ra­do por los di­se­ña­do­res Paul y Pau­li­na Ras­che­ja, quie­nes, de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, es­tán pro­mo­vien­do la cons­truc­ción de un edi­fi­cio en Berlín en ho­nor de la que de­no­mi­nan “la idea más in­no­va­do­ra del si­glo XX”.

Se­rán mil me­tros cua­dra­dos de­di­ca­dos a ex­plo­rar la web des­de sus ini­cios. Los vi­si­tan­tes en­con­tra­rán des­de compu­tado­ras an­ti­guas has­ta las más so­fis­ti­ca­das tec­no­lo­gías so­por­ta­das por la In­ter­net, pa­san­do por los por­ta­les y los per­so­na­jes que han he­cho po­si­ble es­ta apo­teó­si­ca evo­lu­ción di­gi­tal.

El lu­gar ten­drá sa­las de ex­hi­bi­ción que al­ber­ga­rán mues­tras tra­di­cio­na­les e ins­ta­la­cio­nes di­gi­ta­les in­ter­ac­ti­vas. Tam­bién con­ta­rá con un ca­fé, tien­da y sa­lo­nes en los que se dic­ta­rán ta­lle­res edu­ca­ti­vos.

“Los mu­seos son como una esen­cia de la reali­dad que pre­ser­va ob­je­tos, ideas y fe­nó­me­nos tan im­por­tan­tes que de­ben ser con­ser­va­dos, pe­ro tam­bién co­mu­ni­ca­dos y de­ben ser­vir pa­ra edu­car al pú­bli­co” ex­pli­ca Clau­dia Agui­rre, mas­ter en mu­seo­lo­gía y di­vul­ga­ción de las cien­cias de la U. París XI.

Berlín, se­de del Mu­seo de la In­ter- net, fue ele­gi­da por el gran nú­me­ro de em­pren­de­do­res di­gi­ta­les emer­gen­tes allí y por ser la ciu­dad de re­si­den­cia de im­por­tan­tes ac­ti­vis­tas di­gi­ta­les como Chaos Com­pu­ter Club, la aso­cia­ción de hac­kers más gran­de de Eu­ro­pa.

La ini­cia­ti­va es­pe­ra re­cau­dar 600 mil eu­ros con ayu­da de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas ale­ma­nas, ne­ce­sa­rios pa­ra la cons­truc­ción y pues­ta en mar­cha del mu­seo. Asi­mis­mo, los Ras­che­ja han si­do con­tac­ta­dos por cien­tos de aman­tes de la In­ter­net, quie­nes han pues­to a dis­po­si­ción del pro­yec­to má­qui­nas an­ti­guas y ob­je­tos re­le­van­tes pa­ra la colección.

“Los mu­seos no son un ne­go­cio lu­cra­ti­vo pe­ro Ale­ma­nia, y Eu­ro­pa en ge­ne­ral, per­te­ne­cen a una cul­tu­ra don­de la vi­si­ta a los mu­seos ha­ce par­te de la vida co­ti­dia­na. Y son es­ta­dos que en­tien­den la im­por­tan­cia de ha­cer con­ver­ger las he­rra­mien­tas de la educación for­mal con las ins­ti­tu­cio­nes de educación in­for­mal -como los mu­seos- pa­ra lo­grar cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la educación” agre­ga Agui­rre.

Ca­be acla­rar que In­ter­net ya tie­ne al­gu­nos mu­seos on li­ne, sien­do el más po­pu­lar the­bi­gin­ter­net­mu­seum.com.

No obs­tan­te, pa­ra Paul y Pau­li­na un edi­fi­cio tie­ne mu­cha más po­ten­cia, opi­nión que com­par­te Agui­rre: “Creo que ha­ce fal­ta una ex­pe­rien­cia sen­so­rial fuer­te pa­ra de­cir que uno es­tu­vo en el mu­seo. Aun­que los mu­seos se trans­for- man, una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­ce mu­seo a un mu­seo, es la po­si­bi­li­dad de com­bi­nar va­rios ti­pos de in­ter­ac­ción: la in­te­lec­tual o cog­ni­ti­va, la emo­cio­nal y la fí­si­ca”.

Pe­ro más allá del pro­yec­to como es­truc­tu­ra fí­si­ca, lo más des­ta­ca­ble del in­ter­net­mu­seum.ber­lin se­rán sus pro­pues­tas edu­ca­ti­vas. “En­ten­der to­do lo que su­ce­dió an­tes y des­pués de la crea­ción de In­ter­net es apa­sio­nan­te y con mu­chí­si­mas po­si­bi­li­da­des edu­ca­ti­vas: ac­ti­vi­da­des de pro­gra­ma­ción, apren­der a na­ve­gar de for­ma se­gu­ra o efi­cien­te, en­tre otras”, ase­gu­ra Clau­dia Agui­rre.

Los Ras­che­ja es­pe­ran abrir su mu­seo en di­ciem­bre de es­te año, pe­ro si us­ted no pue­de via­jar has­ta Berlín pa­ra vi­si­tar­lo, des­de el si­tio web ofi­cial tam­bién po­drá dis­fru­tar de una par­te de la ex­hi­bi­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.