Muer­te en el avión: lo im­pen­sa­ble

Aun­que los in­di­ca­do­res de se­gu­ri­dad aé­rea son su­pe­rio­res a ca­si to­das las de­más for­mas de trans­por­te, un he­cho como el co­no­ci­do ayer, de si­nies­tro de­li­be­ra­do, es­tre­me­ce al mun­do en­te­ro.

El Colombiano - - OPINIÓN - ESTEBAN PARÍS

Los ac­ci­den­tes aé­reos, so­bre to­do los de la avia­ción co­mer­cial de pa­sa­je­ros, siem­pre pro­du­cen alar­ma y con­fu­sión. Si el in­ge­nio del hom­bre lo­gró crear apa­ra­tos que ven­cie­ran to­dos los lí­mi­tes de la ima­gi­na­ción pa­ra al­can­zar uno de los sue­ños eter­nos de la Hu­ma­ni­dad, que esos for­mi­da­bles me­ca­nis­mos se es­tre­llen es mo­ti­vo de frus­tra­ción y di­le­ma per­ma­nen­te no so­lo pa­ra in­ge­nie­ros ae­ro­náu­ti­cos y pi­lo­tos.

El si­nies­tro en los Alpes fran­ce­ses del Air­bus A320 de Ger­man­wings, que ha­cía la ru­ta Bar­ce­lo­na-Dus­sel­dorf y que cos­tó la vida a 150 per­so­nas cau­só, ade­más del do­lor ex­pli­ca­ble, per­ple­ji­dad des­de el primer mo­men­to, pues­to que no ha­bía mo­ti­vos téc­ni­cos que ob­je­tar de la ri­gu­ro­sa ae­ro­lí­nea Luft­han­sa ni, a pri­me­ra vis­ta, de los pi­lo­tos.

To­do cam­bió drás­ti­ca­men­te ayer con la se­ca de­cla­ra­ción del fis­cal de Mar­se­lla, Bri­ce Ro­bin, a car­go de la investigación: el co­pi­lo­to, el ale­mán An­dreas Lu­bitz, echó in­ten­cio­nal­men­te el avión a tie­rra. La opi­nión pú­bli­ca eu­ro­pea en­tró en cho­que, y pa­ra las fa­mi­lias de las víc­ti­mas, al do­lor por la muer­te sú­bi­ta, se su­ma la in­dig­na­ción por lo que pa­re­ce ser un cri­men inex­pli­ca­ble.

Aun­que los dia­rios ale­ma­nes re­se­ñan epi­so­dios de­pre­si­vos del jo­ven co­pi­lo­to Lu­bitz en 2009, su su­pues­to do­lo, lle­van­do a la muer­te a otras 149 per­so­nas, plantea inevi­ta­bles pre­gun­tas so­bre las ra­zo­nes por las cua­les to­mó una de­ci­sión de se­me­jan­te al­can­ce.

El im­pac­to de un he­cho de tal na­tu­ra­le­za de­be ser­vir, apar­te de las re­vi­sio­nes de pro­to­co­los y de las ex­pe­rien­cias de las que de­ba to­mar­se no­ta, pa­ra mi­rar cifras. Que uno de los pi­lo­tos es­tre­lle de­li­be­ra­da­men­te una ae­ro­na­ve es atí­pi­co y com­ple­ta­men­te anor­mal. Ayer los es­pe­cia­lis­tas re­cor­da­ban cin­co an­te­ce­den­tes con­fir­ma­dos en las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das (fren­te a lo cual hay que de­cir que en 2013 hu­bo 36,4 mi­llo­nes de vue­los). Igual­men­te, se­gún da­tos ofi­cia­les de la Aso­cia­ción de Trans­por­te Aé­reo In­ter­na­cio­nal ( IATA), los ac­ci­den­tes son uno por ca­da 2,4 mi­llo­nes de vue­los (dato de 2013).

Y com­ple­ta­men­te me­nor en com­pa­ra­ción con las víc­ti­mas mor­ta­les por ac­ci­den­tes de trá­fi­co te­rres­tre en el mun­do: ca­si 3.500 al día, se­gún la Glo­bal Road Sa­fety Part­ners­hip (de la cual ha­cen par­te, en­tre otras, la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal). En el ca­so del tren, la Eu­ro­pean Rail­way Agency (ERA) tie­ne cifras de se­gu­ri­dad al­tas, equi­pa­ra­bles a las de la avia­ción co­mer­cial, ob­via­men­te mu­cho me­jo­res que las del trans­por­te te­rres­tre: tres ve­ces más se­gu­ro que los bu­ses y cua­tro más que los au­to­mó­vi­les.

No hay que apre­su­rar­se res­pec­to del fon­do de un ac­to hu­mano in­di­vi­dual que enluta al me­nos 18 paí­ses y la avia­ción co­mer­cial del mun­do. Pe­ro es­tas ac­cio­nes, ca­li­fi­ca­das de im­pre­vi­si­bles e inevi­ta­bles por par­te de al­gu­nos ex­per­tos, obli­gan a re­plan­tear otros as­pec­tos de la ya de por sí exi­gen­te se­gu­ri­dad aé­rea, en es­pe­cial los re­fe­ri­dos al con­trol de las tri­pu­la­cio­nes, su sa­lud si­co­ló­gi­ca y sus víncu­los y en­tor­nos so­cia­les. Na­da pue­de que­dar re­le­ga­do es­tric­ta­men­te a las ac­tua­cio­nes en vue­lo y en ca­bi­na, sino que el his­to­rial de pi­lo­tos y tri­pu­la­cio­nes me­re­ce un es­tric­to se­gui­mien­to.

El pi­lo­to Lu­bitz ape­nas te­nía 28 años. Se ha­bía for­ma­do en la es­cue­la de la pres­ti­gio­sa ae­ro­lí­nea Luft­han­sa, cu­yo pre­si­den­te, Cars­ten Spohr, es­gri­mió ayer los an­te­ce­den­tes de pro­fe­sio­na­lis­mo de quien pa­só a ser el eje de las in­ves­ti­ga­cio­nes de un “ac­ci­den­te” que, como lo des­cri­bió la can­ci­ller ale­ma­na Án­ge­la Mer­kel, co­bró una “di­men­sión ca­si inima­gi­na­ble”.

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.