Agro re­quie­re in­no­va­ción más prác­ti­ca

El ma­ne­jo or­gá­ni­co de la tie­rra es ejem­plo de ello y la tec­no­lo­gía por sí so­la no ga­ran­ti­za la com­pe­ti­ti­vi­dad.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por JUAN FE­LI­PE SIE­RRA SUÁ­REZ

No es nin­gu­na no­ve­dad que el cam­po co­lom­biano re­quie­re una re­con­ver­sión pro­fun­da pa­ra ser real­men­te pro­duc­ti­vo de ca­ra al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra ello la in­no­va­ción es la res­pues­ta, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te so­lo con adop­ción tec­no­ló­gi­ca e im­por­ta­ción de ma­qui­na­ria de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. Ha­cer cam­bios sim­ples en los pro­ce­sos le pue­den brin­dar la com­pe­ti­ti­vi­dad que la in­dus­tria agro­pe­cua­ria re­quie­re pa­ra te­ner im­pac­to mun­dial. In­clu­so, si se quie­re ser la ver­da­de­ra pun­ta de lan­za de las ex­por­ta­cio­nes co­lom­bia­nas.

Juan Ma­nuel Os­pi­na, ge­ren­te de Bio­mez­clas de Co­lom­bia, em­pre­sa de­di­ca­da a la pro­duc­ción de ma­te­rial or­gá­ni­co ex­pli­ca que el país no se ha de­di­ca­do a desa­rro­llar tec­no­lo­gías ap­tas pa­ra co­lom­bia­nos, sim­ple­men­te traen es­que­mas des­de el ex­te­rior pe­ro sin dar­le va­lor agre­ga­do a los pro­ce­sos.

Se­gún él, se de­be vol­ver a prác­ti­cas del si­glo XVIII en el ma­ne­jo de tie­rras, por­que el país con­ta­ba con los me­jo­res sue­los de La­ti­noa­mé­ri­ca, sue­los como los de Ura­bá, los de la Mo­ja­na (Su­cre) como los del Sinú (Cór­do­ba). Per­mi­tie­ron sos­te­ner una agri­cul­tu­ra ex­trac­ti­va y abu­si­va por mu­chos años. Pe­ro a la vez per­mi­tió des­cu­brir que la vida del sue­lo no es so­lo ma­te­ria or­gá­ni­ca.

“Eran sue­los que te­nían al­tos con­te­ni­dos or­gá­ni­cos por­que eran de sel­va re­cién cor­ta­da, pe­ro en 50 años nos gas­ta­mos esa tie­rra que la na­tu­ra­le­za tar­dó 20 mi­llo­nes de años en for­mar. Aho­ra va­rias em­pre­sas se han me­ti­do al ne­go­cio de vol­ver a dar­le vida pro­duc­ti­va a esas tie­rras de­vas­ta­das”, in­di­có Os­pi­na.

Es­tá el ca­so de cul­ti­va­do­res de papa que con ga­lli­na­za bus­can nu­trir de nue­vo la tie­rra o los ba­na­ne­ros que hi­cie­ron apli­ca­cio­nes de ma­te­rias or­gá­ni­cas y em­pe­za­ron a te­ner muy bue­nas res­pues­tas. “Se die­ron cuen­ta que es­ta­ban ma­ne­jan­do mal los sue­los, usan­do fer­ti­li­zan­tes inade­cua­dos y si se­guían así iban a ter­mi­nar aca­ban­do el cul­ti­vo. Por eso a los em­pre­sa­rios in­quie­tos han se­gui­do ade­lan­te con la pro­duc­ción or­gá­ni­ca”.

No obs­tan­te, di­ce el ge­ren­te

de Bio­mez­clas, que de­be­ría ha­ber em­pre­sas apo­ya­das y no afec­ta­das por las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les. “Preo­cu­pa cuan­do a uno lo lla­ma un Co­ran­tio­quia por­que se es­pe­ra al­gu­na mul­ta. Se vuel­ve muy com­pli­ca­do el asun­to por­que si tra­ba­ja­mos con es­tiér­col no po­de­mos oler a flo­res”.

Di­fe­ren­cia de sue­los

Otro ele­men­to que pa­re­ce ob­vio pe­ro ter­mi­na sien­do in­no­va­dor es el ma­ne­jo de la ma­te­ria or­gá­ni­ca, la cual no pue­de ser un ge­né­ri­co, de­be ajus­tar­se a a las ne­ce­si­da­des de ca­da sue­lo. “No es la mis­ma ma­te­ria or­gá­ni­ca que se va a uti­li­zar en el pá­ra­mo de San Fé­lix a la que se va a uti­li­zar en Ura­bá. Los nu­trien­tes de ca­da una son dis­tin­tas y eso nos hi­zo en­ten­der lo que es­ta­ba pa­san­do con los sue­los de Co­lom­bia”, que uti­li­za los mis­mos fer­ti­li­zan­tes im­por­ta­dos pa­ra di­fe­ren­tes tie­rras.

Por ejem­plo, se ha­bla que la pro­duc­ción de ba­nano en Ura­bá no es la mis­ma de ha­ce 30 años, se ha des­me­jo­ra­do la pro­duc­ti­vi­dad.

“Cuan­do se in­ven­ta­ron los fer­ti­li­zan­tes ni­tro­ge­na­dos des­pués de la se­gun­da Gue­rra Mun­dial se nos ol­vi­dó que Co­lom­bia te­nía mu­chos años de ex­pe­rien­cia en su ma­ne­jo. Una tie­rra se com­pra­ba y se es­tier­co­la­ba pa­ra ha­cer­la pro­duc­ti­va, pe­ro aho­ra no, se tum­ba el mon­te y le echa­mos urea”.

Pa­ra el ge­ren­te de Bio­mez­clas se ol­vi­dó ese ma­ne­jo de años y se des­tru­ye­ron los sue­los, “eso es muy gra­ve por­que los sue­los no son un re­cur­so re­no­va­ble to­tal­men­te, so­lo par­cial­men­te”.

Ca­sos como Vi­lla de Leyva, que era la des­pen­sa de Bo­go­tá por su al­to va­lor pro­duc­ti­vo, aho­ra es más tu­rís­ti­co y me­nos agrí­co­la con tie­rras im­pro­duc­ti­vas. Es qui­zá el se­cre­to que los agri­cul­to­res no en­tien­den, que las prác­ti­cas in­no­va­do­ras no pro­vie­nen so­lo des­de la tec­no­lo­gía y el uso de pro­duc­tos im-

por­ta­dos. Sue­los como el de la Me­se­ta del To­li­ma se han de­te­rio­ra­do por el uso de agro­quí­mi­cos, los cua­les han sa­li­ni­za­do la tie­rra, le han he­cho per­der su Ph y eso se ve re­fle­ja­do en el ren­di­mien­to de cul­ti­vos como el arroz, maíz y al­go­dón.

Por eso la re­cu­pe­ra­ción de tie­rras pa­ra la agri­cul­tu­ra en Co­lom­bia es fun­da­men­tal pa­ra que ha­ya ver­da­de­ra in­no­va­ción en el agro.

El em­pre­sa­rio agrí­co­la Juan

San­tia­go Vé­lez, quien tie­ne ex­pe­rien­cia en pro­duc­ción fru­tí­co­la en Co­lom­bia y tam­bién a ni­vel pe­cua­rio como ex­pre­si­den­te de Aso­ce­bú, di­ce que dia­ria­men­te el país im­por­ta unos 30 con­te­ne­do­res so­lo de fru­ta. “Ahí es don­de uno di­ce: Y por­qué Chile pue­de ex­por­tar man­za­nas, pe­ras, uvas, nec­ta­ri­nes, ci­rue­las, du­raz­nos y no­so­tros qué. Si la ex­por­ta­ción de fru­tas tro­pi­ca­les co­lom­bia­nas lle­ga­rá si aca­so a 3 con­te­ne­do-

res, en­tre uchu­vas, pi­ta­yas.

Es po­si­ble que con li­món Tahi­tí ha­ya po­si­bi­li­da­des de ex­por­tar en gran­de pe­ro ha­ce fal­ta mu­cha pe­da­go­gía en me­jo­res prác­ti­cas y tec­ni­fi­ca­ción en las fin­cas del país.

“Al cam­pe­sino hay que for­mar­lo de ca­ra al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. A que uti­li­cen ca­jas nue­vas y no re­ci­cla­das. Las ca­jas vie­jas tie­nen hon­gos y así se mo­vi­li­zan las fru­tas, no hay in­te­rés de ma­ni­pu­lar me­jor la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.