EDI­TO­RIAL

En 2014, los in­di­ca­do­res de po­bre­za y ca­li­dad de vida evi­den­cia­ron la re­duc­ción de la pri­me­ra y el me­jo­ra­mien­to de la se­gun­da. Da­da la co­yun­tu­ra, el Go­bierno de­be ase­gu­rar di­chos avan­ces.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

“En 2014, los in­di­ca­do­res de po­bre­za y ca­li­dad de vida evi­den­cia­ron la re­duc­ción de la pri­me­ra y el me­jo­ra­mien­to de la se­gun­da. Da­da la co­yun­tu­ra, el Go­bierno de­be ase­gu­rar di­chos avan­ces”.

Se­gún el Da­ne, en 2014 se man­tu­vie­ron los avan­ces que en ma­te­ria so­cial se vie­nen re­gis­tran­do des­de la pa­sa­da dé­ca­da. Los re­sul­ta­dos en cuan­to a la re­duc­ción de la po­bre­za y el me­jo­ra­mien­to de la ca­li­dad de vida les ha per­mi­ti­do a mu­chos ho­ga­res al­can­zar ma­yo­res ni­ve­les de bie­nes­tar.

Di­chos lo­gros son sig­ni­fi­ca­ti­vos pues­to que, fren­te a sus pa­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en po­co más de una dé­ca­da nues­tra na­ción pa­só de es­tar en­tre las de ma­yor ni­vel de po­bre­za a ubi­car­se en la me­dia re­gio­nal.

Pre­ci­sa­men­te, en 2014, en el país la in­ci­den­cia de la po­bre­za mo­ne­ta­ria to­tal fue de 28,5 por cien­to. Ello re­pre­sen­ta una dis­mi­nu­ción de 2,1 pun­tos por­cen­tua­les con res­pec­to al ni­vel de 2013. Es­to per­mi­tió que, du­ran­te el año pa­sa­do, 784.000 per­so­nas sa­lie­ran de la po­bre­za.

De es­te to­tal, 367.000 per­so­nas co­rres­pon­den a otras ca­be­ce­ras di­fe­ren­tes a las 13 áreas me­tro­po­li­ta­nas (en don­de el nú­me­ro de po­bres se re­du­jo en 294.000 per­so­nas), lo que re­pre­sen­ta un lo­gro des­ta­ca­ble, pues el eje de es­tos avan­ces ya no se ubi­ca so­lo en las gran­des ciu­da­des.

Por su par­te, la me­nor dis­mi­nu­ción del nú­me­ro de po­bres se dio en las zo­nas ru­ra­les (123.000 per­so­nas).

Por tan­to, en 2014 el ma­pa de la po­bre­za en Co­lom­bia pre­sen­tó nuevos ras­gos al pre­va­le­cer las me­jo­ras en las zo­nas ur­ba­nas, es­pe­cial­men­te en aque­llas ciu­da­des di­fe­ren­tes a las 13 áreas me­tro­po­li­ta­nas.

Preo­cu­pa, sin em­bar­go, que los avan­ces en el cam­po fue­ran los me­no­res, pues los ni­ve­les de po­bre­za ru­ral (41,4 por cien­to) son sus­tan­cial­men­te su­pe­rio­res a los de las ca­be­ce­ras (24,6 por cien­to). Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca ha si­do un ras­go per­ma­nen­te de la po­bre­za en el país.

En po­bre­za ex­tre­ma tam­bién se re­gis­tra­ron me­jo­ras, ya que de es­ta con­di­ción sa­lie­ron 407.000 per­so­nas. Nue­va­men­te, los ma­yo­res lo­gros se con­si­guie­ron en las ca­be­ce­ras di­fe­ren­tes a las áreas me­tro­po­li­ta­nas.

A ni­vel de ciu­da­des, los avan­ces al­can­za­dos mues­tran que, en cuan­to a la po­bre­za mo­ne­ta­ria, Bu­ca­ra­man­ga pre­sen­ta el me­nor ni­vel, 8,4 por cien­to. Lue­go le si­gue Bo­go­tá con una in­ci­den­cia de 10,1 por cien­to. Me­de­llín, que lo­gró una dis­mi­nu­ción de 1,4 pun­tos por­cen­tua­les, tie­ne un ni­vel de 16,1 por cien­to.

En po­bre­za ex­tre­ma tam­bién se pre­sen­tan me­jo­ras en mu­chas ciu­da­des que, como Bu­ca­ra­man­ga, Mon­te­ría y Bo­go­tá, tie­nen ni­ve­les de en- tre el 1,0 y el 2,0 por cien­to. En Me­de­llín, es­te in­di­ca­dor es de 2,8 por cien­to.

Las me­jo­ras sus­tan­cia­les que se pre­sen­tan en al­gu­nas ciu­da­des in­ter­me­dias, como Pe­rei­ra y Mon­te­ría, son una cons­ta­ta­ción de la im­por­tan­cia que pa­ra la re­duc­ción de la po­bre­za tie­nen el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la ge­ne­ra­ción de em­pleo lo­cal.

Ello, jun­to a bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas en ma­te­ria so­cial (educación, sa­lud, vi­vien­da, etc.), ase­gu­ra que las per­so­nas que sa­len de la po­bre­za es­tén en ca­pa­ci­dad de man­te­ner una ru­ta sos­te­ni­ble de me­jo­ra­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial.

Como lo con­fir­man los re­sul­ta­dos de las me­di­cio­nes de la po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal (que ade­más del in­gre­so in­cor­po­ra otros as­pec­tos como la educación, la sa­lud y el em­pleo) y de ca­li­dad de vida, las me­jo­ras en los ni­ve­les de po­bre­za mo­ne­ta­ria han es­ta­do acom­pa­ña­dos de ma­yo­res lo­gros en ac­ce­so a ser­vi­cios pú­bli­cos y a al­gu­nos bie­nes. Ello re­vier­te en au­men­tos en los ni­ve­les de bie­nes­tar.

Man­te­ner los avan­ces so­cia­les en una co­yun­tu­ra de des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to y de me­no­res in­gre­sos fis­ca­les cons­ti­tu­yen un gran re­to. Es en es­te es­ce­na­rio que el Go­bierno de­be­rá mos­trar la ver­da­de­ra so­li­dez de la eco­no­mía

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.