Re­des so­cia­les: to­mar dis­tan­cia pa­ra no des­in­for­mar

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por VÍC­TOR LEÓN ZU­LUA­GA S.

El lec­tor Jor­ge A. Ríos pre­gun­ta: ¿por qué us­te­des los pe­rio­dis­tas re­tui­tean los es­cán­da­los que en­cien­den las re­des? ¿No cree us­ted que ha­cer­lo es ac­to de irres­pon­sa­bi­li­dad?”.

Con­si­de­ro que la preo­cu­pa­ción es tam­bién de otros lec­to­res y de­be ser­lo de los pe­rio­dis­tas, por­que es­tá en gra­ve ries­go la cre­di­bi­li­dad y la con­fian­za de las au­dien­cias.

Las re­des so­cia­les cam­bia­ron la ope­ra­ción pe­rio­dís­ti­ca en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. La irrup­ción, pa­ra bien y pa­ra mal, pro­vo­ca un im­pac­to evi­den­te, por­que bue­na par­te de ellos re­pro­du­cen, va­le de­cir, re­tui­tean o en­la­zan los men­sa- jes, mu­chas ve­ces tal cual, sin con­si­de­ra­ción al­gu­na.

Si los con­te­ni­dos son cier­tos, ne­ce­si­tan ve­ri­fi­ca­ción y más con­tex­to. Si son fal­sos, po­de­mos lle­gar a co­me­ter un de­li­to, en vir­tud de afa­nes irres­pon­sa­bles.

Los con­te­ni­dos de es­tos tuits, ge­ne­ral­men­te ru­mo­res, se con­vier­ten, al apa­re­cer en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, en in­for­ma­cio­nes a las que las au­dien­cias les dan cré­di­to por la se­gu­ri­dad que les ge­ne­ran tan­to los pe­rio­dis­tas como el me­dio.

An­tes de pu­bli­car obli­ga ve­ri­fi­car y re­fle­xio­nar qué bus­can sus au­to­res al po­ner esos con­te­ni­dos en la red, y no­so­tros los pe­rio­dis­tas al am­pli­fi­car­los.

La ve­ri­fi­ca­ción pue­de ser cues­tión de unos po­cos mi­nu­tos. Así desecha­mos di­chos co­men­ta­rios, al com­pro­bar que se tra­ta de gran­des men­ti­ras pues­tas a cir­cu­lar en la red, va­ya a sa­ber uno con qué objetivos...

Es­tos men­sa­jes no co­rres­pon­den a he­chos ni obe­de­cen a jui­cios ra­cio­na­les. Fre­cuen­tes co­men­ta­rios son pro­duc­to de las fo­bias o fi­lias de quie­nes es­cri­ben sin pen­sar, o me­jor, cal­cu­lan­do los efec­tos que van a pro­du­cir en la opi­nión pú­bli­ca.

La in­fluen­cia de es­tas in­for­ma­cio­nes pre­ca­rias y com­pri­mi­das ha cre­ci­do. La pri­sa por au­men­tar el trá­fi­co al si­tio web del me­dio lle­va a po­ner con­te­ni­dos ge­ne­ra­dos por fuen­tes des­co­no­ci­das, anó­ni­mas. O, co­no­ci­das pe­ro con ses­gos de di­ver­sa ín­do­le que con­ta­mi­nan la in­for­ma­ción y por lo tan­to dis­tor­sio­nan la reali­dad de los he­chos y con­vier­ten a los me­dios en al­ta­vo­ces de in­tere­ses par­ti­cu­la­res.

Las nue­vas con­di­cio­nes en las que se foguea la ac­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca obli­gan a co­rro­bo­rar y con­tex­tua­li­zar ca­da dato de la in­for­ma­ción y a pen­sar si tie­ne va­lor e in­te­rés pa­ra nues­tras au­dien­cias. No ha­cer­lo es fal­tar al ri­gor y a la éti­ca y po­si­ble­men­te a la le­gis­la­ción pe­nal.

Es­ta re­fle­xión con­ti­nua­rá en la pró­xi­ma co­lum­na.

Es­crí­ba­le al De­fen­sor de las au­dien­cias: de­fen­sor­deau­dien­cias@el­co­lom­biano.com.co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.