IN­CEN­TI­VOS Y LE­YES ATEN­TAN CON­TRA CA­LI­DAD EDU­CA­TI­VA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RIO QUIN­TE­RO MARTÍNEZ

El pa­sa­do 25 de mar­zo se lan­zó la cam­pa­ña “Día de la ex­ce­len­cia edu­ca­ti­va”, nue­vo sis­te­ma de eva­lua­ción pa­ra to­dos los co­le­gios del país, pú­bli­cos y pri­va­dos. En es­ta eva­lua­ción se mi­den los lo­gros de la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va, se fi­ja una me­ta y se di­se­ñan es­tra­te­gias pa­ra su me­jo­ra­mien­to.

Es una po­lí­ti­ca de re­mu­ne­ra­ción, con el cum­pli­mien­to de las me­tas to­do el per­so- nal de la ins­ti­tu­ción, des­de el vi­gi­lan­te has­ta el rec­tor, ten­drá un sa­la­rio adi­cio­nal.

Es­to lle­va­rá a com­pe­tir a los maes­tros, a po­ner­los unos con­tra otros, a des­es­ta­bi­li­zar el am­bien­te de ar­mo­nía y com­pa­ñe­ris­mo en­tre los mis­mos do­cen­tes. Es­ta se­rá la ló­gi­ca a la que nos lle­va­rá el Pre­si­den­te y la mi­nis­tra de Educación anun­cian­do un gran sal­to por la ca­li­dad de la educación y de­po­si­tan en los hom­bros de los maes­tros la res­pon­sa­bi­li­dad ab­so­lu­ta de sus re­sul­ta­dos.

Di­cen que se de­be eva­luar a los pro­fe­so­res y me­dir­los se­gún los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dian­tes. Pe­ro no tie­nen en cuen­ta: ca­ren­cia de bi­blio­te­cas ins­ti­tu­cio­na­les, au­las pa­ra 40 alum­nos, re­du­ci­das y con ha­ci­na­mien­to, pu­pi­tres en re­gu­lar es­ta­do, fal­ta de la­bo­ra­to­rios, fal­ta de pro­fe­so­res de plan­ta, fal­ta de au­las es­pe­cia­les pa­ra ni­ños con pro­ble­mas de apren­di­za­je y com­por­ta­mien­to diag­nos­ti­ca­dos, po­ca ca­pa­ci­ta­ción del do­cen­te.

Ade­más los es­tu­dian­tes de hoy no quie­ren ha­cer na­da y es­tán pro­te­gi­dos con los de­re­chos de los ni­ños y ley del me­nor, no se les pue­de de­cir na­da ni re­ga­ñar por­que lo to­man como mal­tra­to in­fan­til.

To­do pa­re­ce es­tar en con­tra de los maes­tros y a fa­vor de los ni­ños, to­tal­men­te em­po­de­ra­dos, apá­ti­cos e irres­pon­sa­bles, lle­nos de de­re­chos pe­ro sin de­be­res.

Se­ño­ra mi­nis­tra Gi­na Pa­rody ¿qué ha­cer con es­tos pa­dres que lle­gan al co­le­gio a po­ner­les pro­ble­mas a los pro­fe­so­res y acu­den a de­nun­ciar­los a las ins­tan­cias su­pe­rio­res por­que no se les pue­de de­cir na­da a sus lin­dos re­to­ños, que no tie­nen de­fec­tos, que no mienten, que son per­fec­tos?

Des­de que se creó la ley que obli­ga a que el es­tu­dian­te pa­se al año si­guien­te, Co­lom­bia ha caí­do al abis­mo del úl­ti­mo lu­gar com­pa­ra­do con mu­chos paí­ses se­gún las prue­bas Pi­sa.

¡Po­bres maes­tros y educación de aho­ra!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.