APO­YAR ES­FUER­ZOS DE PES­CA­DO­RES

El Colombiano - - TENDENCIAS - SSTOCK

Ca­ta­li­na He­rre­ra Ba­rrien­tos, coor­di­na­do­ra de Educación y Cul­tu­ra Am­bien­tal del CTA, cree que el fo­ro “per­mi­tió re­co­no­cer que de­trás de un pro­duc­to, en es­te ca­so el pes­ca­do y los ma­ris­cos, hay un re­co­rri­do so­bre el cual po­de­mos in­ci­dir, en el que hay pes­ca­do­res que ha­cen es­fuer­zos por con­ser­var las es­pe­cies de mar, en el que pue­den exis­tir prác­ti­cas sos­te­ni­bles y a la vez ren­ta­bles de co­mer­cia­li­za­ción, en el que hay una cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca que pue­de ir más allá de la pre­pa­ra­ción de un pro­duc­to in­vo­lu­cran­do cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y so­cial, y en el que la aca­de­mia jue­ga un pa­pel im­por­tan­te des­de la investigación”. Te­nien­do en cuen­ta que el pú­bli­co que más va a ci­ne es el com­pren­di­do en­tre los 14 y los 26 años, es ape­nas na­tu­ral que la in­dus­tria con­cen­tre bue­na par­te de sus es­fuer­zos en ca­pi­ta­li­zar es­te grue­so de es­pec­ta­do­res. De ma­ne­ra que el ci­ne ju­ve­nil ha si­do una cons­tan­te ten­den­cia en el ci­ne co­mer­cial y ca­da ge­ne­ra­ción ha te­ni­do su pro­pio ti­po de ci­ne, de­fi­ni­do por esa in­ter­de­pen­den­cia en­tre lo que quie­re el pú­bli­co y lo que la in­dus­tria le ofre­ce, así como por otros fac­to­res so­cio-cul­tu­ra­les del mo­men­to. Si a me­dia­dos de los ochen­ta es­te ci­ne te­nía la for­ma de los fil­mes de John Hughes (Six­teen Cand­les, The Break­fast Club, Fe­rris Bue­ller’s Day Off), con sus cán­di­das his­to­rias de amor e ino­fen­si­va re­bel­día; en la tran­si­ción del mi­le­nio fue la me­nos ro­mán­ti­ca y más pi­can­te (con al­gu­na do­sis de mal gus­to y hu­mor pue­ril) sa­ga de Ame­ri­can Pie. Aho­ra es­ta­mos en una ge­ne­ra­ción de­fi­ni­da por la li­te­ra­tu­ra pa­ra jó­ve­nes adul­tos, en la que hay un im­por­tan­te vi­ra­je don­de, sin de­jar de la­do el com­po­nen­te ro­mán­ti­co, en­tra a ju­gar un pa­pel im­por­tan­te la vio­len­cia, es­to por vía de la ne­ce­si­dad de su­per­vi­ven­cia en una so­cie­dad hos­til pro­duc­to de una reali­dad dis­tó­pi­ca. Si bien Los jue­gos del ham­bre es la sa­ga (tan­to li­bros como pe­lí­cu­las vie­nen en va­rias en­tre­gas) más exi­to­sa, tam­bién hay otras como La­be­rin­to, El jue­go de Ender, La hués­ped, Cre­púscu­lo y Di­ver­gen­te. A es­ta úl­ti­ma per­te­ne­ce In­sur­gen­te, que es la se­gun­da en­tre­ga de la tri­lo­gía es­cri­ta por Ve­ro­ni­ca Roth y de la que aún fal­ta por lle­gar Leal. Aquí una so­cie­dad es crea­da des­de ce­ro y ha si­do agru­pa­da en fac­cio­nes pa­ra pre­ser­var la paz. To­das es­tas cin­tas tie­nen los mis­mos com­po­nen­tes: su pro­ta­go­nis­ta es un “ele­gi­do”, hay una his­to­ria de amor (con un ideal trián­gu­lo amo­ro­so), ac­ción y aven­tu­ra, es­tá ubi­ca­da en un fu­tu­ro de­fi­ni­do por la ciencia fic­ción y/o la dis­to­pía, y to­do de­ter­mi­na­do por un con­tex­to hos­til que po­ne a prue­ba va­rios asun­tos: la per­ma­nen­cia de un ré­gi­men, la va­len­tía, los va­lo­res y la au­to­de­ter­mi­na­ción de los pro­ta­go­nis­tas. Como se pue­de apre­ciar, to­do es­te es un ma­te­rial muy lla­ma­ti­vo pa­ra la ge­ne­ra­ción ac­tual de jó­ve­nes. Pe­ro lo que ha­bría que pre­gun­tar­se es si es­ta ten­den­cia de vio­len­tas dis­to­pías, en las que jó­ve­nes lu­chan por su su­per­vi­ven­cia, es­tán en bo­ga por­que per­mi­te es­ta va­rio­pin­ta con­jun­ción de atrac­ti­vos as­pec­tos, o por­que vi­vi­mos en tiem­pos más de­s­es­pe­ran­za­do­res y pe­si­mis­tas que crean un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la acep­ta­ción de es­tas his­to­rias. Sea cual sea la ra­zón, lo cier­to es que, como en to­do el ci­ne y el ar­te en ge­ne­ral, siem­pre hay pro­duc­tos de bue­na y ma­la ca­li­dad, don­de se en­cuen­tra tan­to la apli­ca­ción de fór­mu­las que se re­pi­ten has­ta el can­san­cio y le­vi­tan en lo su­per­fluo, como re­la­tos con fon­do en su cons­truc­ción y pe­so en sus ideas que se des­ta­can en­tre las de­más. En cuan­to a In­sur­gen­te, se pue­de ubi­car sin pro­ble­mas en un in­sí­pi­do pun­to me­dio.

FO­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.