Ca­da día se sir­ven más trans­gé­ni­cos

Vie­ne en al­za el área cul­ti­va­da, a la vez que avan­zan es­tu­dios pa­ra in­tro­du­cir otros de in­te­rés na­cio­nal.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓMEZ

Lle­gan ca­da día a la me­sa sin que na­die se en­te­re. Y ca­da día conquistan nue­vas tie­rras. Sí, el al­go­dón y el maíz trans­gé­ni­cos son una reali­dad na­cio­nal

El año pa­sa­do se sem­bra­ron ca­si 17.000 hec­tá­reas más de esos cul­ti­vos, in­clui­das al­gu­nas pa­ra las flo­res azu­les de ex­por­ta­ción, com­ple­tán­do­se 119.000 hec­tá­reas sem­bra­das. Y aun­que no hay for­ma de ve­ri­fi­car­lo, ex­pre­sa Ma­ría An­drea Us­cá­te­gui, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Agro-Bio, bue­na par­te es pa­ra con­su­mo hu­mano.

No es una no­ve­dad, aun­que el te­ma sus­ci­ta to­da­vía con­tro­ver­sia en es­pe­cial en el plano in­ter­na­cio­nal si bien a ciencia cier­ta no se ha de­mos­tra­do al­gún efec­to no­ci­vo de es­tos cul­ti­vos pe­se a cam­pa­ñas dis­con­ti­nuas di­ri­gi­das con­tra las po­cas em­pre­sas que pro­du­cen las se­mi­llas trans­gé­ni­cas, Mon­san­to y Du­Pont.

El maíz y el al­go­dón mo­di­fi­ca­dos que se siem­bran con­tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra ha­cer­los más re­sis­ten­tes a cier­tas pla­gas o a los her­bi­ci­das.

Un re­por­te es­te mes del Ins­ti­tu­to World­watch re­cuer­da que los trans­gé­ni­cos no han ali­via­do el ham­bre de la po­bla­ción sino aho­rra­do tiem­po y re­cur­sos a los pro­duc­to­res. En el pla­ne­ta es­tos cul­ti­vos tam­bién avan­zan: 181,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das, sien­do Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, In­dia y Ca­na­dá los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res.

Pe­ro la idea no era esa. Ser­gio Valencia, agri­cul­tor del Me­ta que siem­bra maíz trans­gé­ni­co, con­fir­ma que con es­tos cul­ti­vos, por los cua­les op­tó en 2009, aho­rra en la apli­ca­ción de in­sec­ti­ci­das y her­bi­ci­das con­ce­dién­do­le tran­qui­li­dad pa­ra de­di­car­se a otras la­bo­res y re­du­cien­do la con­ta­mi­na­ción.

Trans­for­ma­ción

Pe­ro no son los úni­cos cul­ti­vos con se­mi­llas mo­di­fi­ca­das ge­né­ti­ca­men­te. So­ya y ca­no­la son otros y al­gu­nos pa­ra pro­du­cir bio­com­bus­ti­bles.

Las se­mi­llas trans­gé­ni­cas pa­ra cul­ti­vos na­cie­ron pa­ra me­jo­rar ras­gos como la to­le­ran­cia a her­bi­ci­das y a pla­gas, pe­ro han ido evo­lu­cio­nan­do.

“Al co­mien­zo era la in­ser­ción de ge­nes pro­ve­nien­tes de or­ga­nis­mos como bac­te­rias, pe­ro ya se in­tro­du­cen ge­nes de plan­tas con las ca­rac­te­rís­ti­cas re­que­ri­das de la mis­ma es­pe­cie o en otra del reino ve­ge­tal”, ex­pli­ca In­grid Schu­ler, do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na.

Se han agre­ga­do va­lo­res nu­tri­cio­na­les, como ma­yor con­te­ni­do de vi­ta­mi­na A en el lla­ma­do arroz do­ra­do.

“En Co­lom­bia se han adop­ta­do y adap­ta­do en cul­ti­vos de in­te­rés. Lo que nos he­mos con­cien­ti­za­do in­ves­ti­ga­do­res, pro­duc­to­res, con­su­mi­do­res es que es una op­ción con gran­des ven­ta­jas, que de­be ser eva­lua­da, pe­ro que el uso de tec­no­lo­gías da más se­gu­ri­dad, no del 100%, pe­ro no se ha de­mos­tra­do ni­vel de ries­go que im­pi­da con­su­mir­los”.

En el país, el prin­ci­pal cul- ti­vo con se­mi­lla mo­di­fi­ca­da es el maíz, con un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, se­gui­do del al­go­dón. Us­cá­te­gui in­for­ma que se apro­bó la so­ya pa­ra los Lla­nos y el Va­lle del Cau­ca, pe­ro no ha co­men­za­do a sem­brar­se. Y de los pro­duc­tos en es­tu­dio el más avan­za­do es la papa re­sis­ten­te a la po­li­lla gua­te­mal­te­ca, de la CIB en Me­de­llín. Otros son la yu­ca con más vi­ta­mi­na A que desa­rro­lla el Ciat y la ca­ña de azú­car re­sis­ten­te al vi­rus de la ho­ja ama­ri­lla.

Los pro­duc­tos que lle­gan del ex­tran­je­ro como so­ya y maíz es­tán orien­ta­dos a la alimentación ani­mal.

Hay 12 hec­tá­reas de­di­ca­das al cul­ti­vo de ro­sas y cla­ve­les azu­les, pe­ro son pa­ra ex­por­tar.

“El 96% del al­go­dón sem­bra­do es ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do y el 15% del maíz”, di­ce. De al­go­dón ha­bía sem­bra­das 29.838 hec­tá­reas en 2014.

Schu­ler in­di­ca que la tec­no­lo­gía es adop­ta­da in­clu­so por pe­que­ños agri­cul­to­res por­que les es ren­ta­ble.

Bio­tec­no­lo­gía ple­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.