Dos me­ses apren­dien­do en el Ce­ller de Can Ro­ca

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por MÓ­NI­CA QUIN­TE­RO RES­TRE­PO COR­TE­SÍA

Dos jó­ve­nes co­ci­ne­ros co­lom­bia­nos apren­den en es­te fa­mo­so res­tau­ran­te es­pa­ñol. Una ex­pe­rien­cia de ca­rác­ter y apren­di­za­je.

Juan Jo­sé Gar­cía González no se ha gra­dua­do del téc­ni­co en co­ci­na que es­tá es­tu­dian­do en el Se­na, en San­ta Fe de An­tio­quia. Ape­nas tie­ne 19 años. No obs­tan­te, des­de fe­bre­ro, y por un mes más, es­tá ha­cien­do una pa­san­tía en el Ce­ller de Can Ro­ca, en Gi­ro­na, Es­pa­ña, con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do.

No es­tá so­lo. Den­tro del gru­po de es­tu­dian­tes be­ca­dos es­tá otro co­lom­biano, Fer­nan­do de la Cruz, que tie­ne 23 años. Juan Jo­sé es de San Je­ró­ni­mo, An­tio­quia, Fer­nan­do es de Pas­to, Na­ri­ño.

Lo que han apren­di­do en es­tos dos me­ses no pue­de me­dir­se. “Es­to acá es otro mun­do”, di­ce Fer­nan­do. Han ex­pe­ri­men­ta­do con nuevos in­gre­dien­tes, nue­vas téc­ni­cas, la co­ci­na es gran­de, or­ga­ni­za­da, con­tro­la­da, co­sa que no ha­bían vis­to.

Ade­más tie­nen la po­si­bi­li­dad de pa­sar por di­fe­ren­tes po­si­cio­nes que se ma­ne­jan en una co­ci­na, o por lo me­nos en­te­rar­se de qué se ha­ce en ellas. Eso sí, em­pie­zan en pro­duc­ción, de pes­ca­dos –en esa es­tá Fer­nan­do– o del res­to de ali­men­tos – don­de es­ta­ba Juan has­ta ha­ce dos se­ma­nas, que lo pa­sa­ron a la zo­na de em­pla­ta­dos.

Ellos lle­ga­ron has­ta Es­pa­ña por­que con­cur­sa­ron, pri­me­ro a ni­vel re­gio­nal, en­tre los que se es­co­gie­ron diez pa­ra asis­tir a un even­to en el que los her­ma­nos Ro­ca iban a se­lec­cio­nar a dos, du­ran­te cua­tro ser­vi­cios, ca­da uno de cien per­so­nas. A ellos dos les vie­ron ga­nas y ta­len­to.

No ha si­do una ex­pe­rien­cia fá­cil. “La ver­dad es que en Co­lom­bia fue­ron la mi­tad de exi­gen­tes de lo que son acá. A pe­sar de que son ser­vi­cios más pe­que-

ños”, in­di­ca Juan Jo­sé. Exi­gen­cia que les ha de­ja­do cla­ro que la co­ci­na es de sa­cri­fi­cio, pe­ro que como les gus­ta, ahí es­tán. “Si ya te me­tis­te en es­te cuen­to, ya te gus­ta”, aña­de Fer­nan­do.

No se que­jan ni han du­da­do del ofi­cio. Apren­den y obe­de­cen, no im­por­ta si la or­den es lim­piar, pi­car ce­bo­lla o pre­pa­rar pes­ca­do. Du­ran­te su pa­san­tía de­ben tra­ba­jar, mien­tras apren­den. El ho­ra­rio va has­ta ca­si la me­dia­no­che, o has­ta un po­co más, de­pen­de de la po­si­ción.

Mu­chos apun­tes

No ha si­do, cuen­tan, un cam­bio de chip. Juan Jo­sé ex­pre­sa que to­dos los co­no­ci­mien­tos que apren­den les van a ser­vir, por­que son nue­vas téc­ni­cas. Co­sas tan sim­ples como pe­lar un li­món en me­nos tiem­po y sin en­su­ciar­se tan­to son im­por­tan­tes. “Co­sas que vas apren­dien­do en

el día a día, que te van a ser­vir. Aquí le van re­lle­nan­do ese li­bri­to de ex­pe­rien­cias. La co­ci­na es­tá en cons­tan­te cam­bio”.

A Fer­nan­do, que em­pe­zó en pa­na­de­ría y pas­te­le­ría le ha ayu­da­do a sa­ber que le va muy bien en la co­ci­na y que le pa­re­ce muy in­tere­san­te por la di­ver­si­dad.

Juan Jo­sé re­sal­ta la im­por­tan­cia de que tra­ba­jen con dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des, por­que de ca­da país se lle­van al­go. Tam­bién la ex­pe­rien­cia le ha ser­vi­do pa­ra re­for­zar la idea en su fa­mi­lia de que la co­ci­na es lo su­yo, por­que su ma­má al prin­ci­pio tra­tó de per­sua­dir­lo pa­ra que es­tu­dia­ra otra co­sa. No va­lió, y fi­nal­men­te lo ayu­dó, si bien no ha si­do fá­cil. De tra­ba­jar y es­tu­diar. “Ya con es­to, mu­cho más ani­ma­do”.

Una ex­pe­rien­cia de sa­bo­res, de téc­ni­cas, de re­ga­ños, in­clu­so, que se trae­rán pa­ra el res­to de lo que les que­da por co­ci­nar

FO­TO

Los her­ma­nos Ro­ca (al fren­te), Jor­di, Jo­sep y Joan, en com­pa­ñía de los be­ca­rios. En la es­qui­na iz­quier­da es­tá Fer­nan­do de la Cruz y en la de­re­cha Juan Jo­sé Gar­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.