Tan­quear ba­ra­to

Re­co­rri­do por las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio que en el úl­ti­mo mes tu­vie­ron ta­ri­fas más eco­nó­mi­cas en Me­de­llín.

El Colombiano - - PORTADA - Por FERNEY ARIAS JI­MÉ­NEZ

Em­pie­za ma­yo con un otro au­men­to en pre­cios de re­fe­ren­cia en com­bus­ti­bles. En es­ta oca­sión, con un al­za de 114 pe­sos en ga­so­li­na co­rrien­te y una dis­mi­nu­ción de 37 pe­sos en acpm.

El Mi­nis­te­rio de Mi­nas y Ener­gía su­gie­re pa­ra es­te mes que el ga­lón de ga­so­li­na en Me­de­llín se co­bre a 8.499 pe­sos y el de dié­sel a 7.820. Pe­ro, ¿por qué las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio o bom­bas de tan­queo fi­jan va­lo­res ma­yo­res o me­no­res a ese pre­cio?

En la ca­pi­tal an­tio­que­ña ope­ran 103 es­ta­cio­nes agru­pa­das en cua­tro mar­cas: Es­so Mo­bil (40), Ter­pel (33), Te­xa­co (20) y Zeuss (10). To­das es­tán su­je­tas al ré­gi­men de li­ber­tad vi­gi­la­da, que per­mi­te a ca­da dis­tri­bui­dor mi­no­ris­ta fi­jar el mar­gen de ven­ta se­gún cos­tos ope­ra­ti­vos y el re­torno es­pe­ra­do so­bre el ca­pi­tal in­ver­ti­do.

In­clu­so en ese con­tex­to, el Mi­nis­te­rio fi­ja pre­cios de re­fe­ren­cia de com­bus­ti­bles pa­ra ca­da ciu­dad. Aun­que pa­ra ga­ran­ti­zar li­bre com­pe­ten­cia, ca­da bom­ba pue­de de­ter­mi­nar el va­lor de ven­ta por ga­lón de co­rrien­te o acpm.

Eso ex­pli­ca que, a pe­sar de exis­tir pre­cios de re­fe­ren­cia, en las bom­bas de tan­queo el va­lor que pa­ga el con­su­mi­dor pue­de es­tar por en­ci­ma o por de­ba­jo de ese va­lor.

1 PRE­CIO DE LOS COM­BUS­TI­BLES EN ÚL­TI­MO MES

Ba­jo el es­que­ma de li­ber­tad vi­gi­la­da, no re­sul­ta ex­tra­ño que en Me­de­llín un con­su­mi­dor ob­ser­va­ra en abril una di­fe­ren­cia de has­ta 1.030 pe­sos en el va­lor del ga­lón de co­rrien­te, de 3.781 pe­sos en dié­sel y de 4.010 pe­sos en ga­so­li­na ex­tra.

Se­gún el Sis­te­ma de In­for­ma­ción de Com­bus­ti­bles Lí­qui­dos (Si­com) –del Mi­nis­te­rio de Mi­nas–, a ini­cios de abril una es­ta­ción en El Po­bla­do (Ter­pel El En­cie­rro) co­bró el va­lor lo­cal más al­to, 8.770 pe­sos por ga­lón de co­rrien­te, pe­ro otra en el Cen­tro (Ter­pel Vi­lla­nue­va) tu­vo el me­nor: 7.740 pe­sos.

So­bre el acpm, una bom­ba de Ter­pel en el co­rre­gi­mien­to San An­to­nio de Pra­do (San Mi­guel) co­bró el ga­lón a 10.920 pe­sos, y una es­ta­ción Mó­bil lo ven­dió a 7.139 pe­sos (se­de La 30 de Coor­di­na­do­ra Mer­can­til).

Y con la ga­so­li­na ex­tra, el ga­lón más cos­to­so se ex­pen­dió tam­bién en la es­ta­ción Ter­pel El En­cie­rro (11.690 pe­sos), mien­tras el más ba­ra­to lo co­bró Ter­pel San Mi­guel a 7.680 pe­sos.

2 LAS RE­GLAS PA­RA CO­BRAR MÁS O ME­NOS

La Cor­po­ra­ción Aso­cia­dos Es­ta­cio­nes

un re­co­no­ci­mien­to de Eco­pe­trol que se de­no­mi­na be­ne­fi­cio por tem­pe­ra­tu­ra”. Con esa es­truc­tu­ra, el res­to de com­pe­ti­do­res de­ben eva­luar con­di­cio­nes que les po­si­bi­li­te man­te­ner­se con éxi­to en ese ne­go­cio. “En la ac­ti­vi­dad pe­san in­fi­ni­dad de fac­to­res, in­clui­da la ubi­ca­ción de la es­ta­ción”, agre­gó Prieto.

LOS CON­SE­JOS PA­RA AHO­RRAR COM­BUS­TI­BLE

In­de­pen­dien­te de la de­ci­sión que tome al ele­gir la es­ta­ción de ser­vi­cio, no so­bran al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que po­drían aho­rrar­le al­gún di­ne­ro. Ex­per­tos de los con­ce­sio­na­rios An­dar y Ca­sa To­ro coin­ci­die­ron en se­ña­lar que una cla­ve es man­te­ner los neu­má­ti­cos in­fla­dos a la pre­sión ade­cua­da: es­to au­men­ta­rá la dis­tan­cia de via­je, pues el con­su­mo de com­bus­ti­ble au­men­ta cuan­do las llan­tas es­tán por de­ba­jo de la pre­sión óp­ti­ma. Evi­tar el uso del ai­re acon­di­cio­na­do tam­bién ayu­da, pues fuer­za el desem­pe­ño de mo­tor y su uso por lar­go tiempo de Ser­vi­cio de Co­lom­bia (AES Co­lom­bia), que agru­pa a 85 de las 103 bom­bas de tan­queo que hay en Me­de­llín, ex­pli­có que el ex­pen­de­dor mi­no­ris­ta de com­bus­ti­bles de­fi­ne cuán­to ga­na­rá, co­mo en to­da ac­ti­vi­dad co­mer­cial. Juan Fer­nan­do Prieto, pre­si­den­te del gre­mio, pre­ci­só que las es­ta­cio­nes ofre­cen un ser­vi­cio pú­bli­co mo­ni­to­rea­do por el Go­bierno. “El ex­pen­de­dor es quien de­fi­ne a qué seg­men­to de mer­ca­do apun­ta­rá y de­ter­mi­na si quie­re ven­der más o en un ran­go pro­me­dio”. Así que el mar­gen del dis­tri­bui­dor mi­no­ris­ta lo­cal fue en abril de 706,37 pe­sos por ga­lón de acpm y de co­rrien­te, con el pre­cio de re­fe­ren­cia vi­gen­te has­ta ayer (ver Di­cen de...). “La es­ta­ción que de­ci­dió ga­nar­se eso, fi­jó sus pre­cios en ese va­lor. Quien con­si­de­ró que por la ca­li­dad del ser­vi­cio que ofre­ce de­bió ga­nar más, pues pu­so un pre­cio ma­yor”, aña­dió el di­ri­gen­te. En­ton­ces, ¿qué ocu­rre con las es­ta­cio­nes de Ter­pel, que ofre­cen pre­cios más ba­jos? Se­gún Prieto, “esa com­pa­ñía tie­ne3 in­te­gra­ción ver­ti­cal (par­ti­ci­pa en va­rios es­la­bo­nes de la ca­de­na) que le per­mi­te ob­te­ner un be­ne­fi­cio tri­ple: es dis­tri­bui­dor ma­yo­ris­ta y mi­no­ris­ta y re­ci­be

FOTO JAIME PÉ­REZ

Es­que­ma de li­ber­tad vi­gi­la­da per­mi­te a bom­bas de tan­queo co­brar más o me­nos que el va­lor de re­fe­ren­cia lo­cal del Go­bierno. Va­rios as­pec­tos ex­pli­can diferencias en los pre­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.