En Bo­ja­yá esperan que les pi­dan más per­dón

Ha­bi­tan­tes del mu­ni­ci­pio cho­coano gol­pea­do por el con­flic­to re­cla­man pre­sen­cia de ex­pa­ra­mi­li­ta­res y Es­ta­do.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OLGA PA­TRI­CIA REN­DÓN M. En­via­da especial a Bo­ja­yá, Cho­có

Sen­ta­da en una si­lla de ma­de­ra en la puer­ta de su ca­sa, con do­lor en las pier­nas, pe­ro so­bre to­do con do­lor en el al­ma, Nelfa Angélica Cues­ta Agua­lim­pia in­sis­te en que, ade­más de ir y dis­cul­par­se, ex­pa­ra­mi­li­ta­res y gue­rri­lle­ros tie­nen que cum­plir. Pa­ra ella se re­su­me en de­jar de de­lin­quir y re­pa­rar a sus víc­ti­mas.

Y lo di­ce por sus dos hi­jos y dos nie­tos, a los que tu­vo que de­jar sin vi­da en la igle­sia aquel 2 de ma­yo de 2002, cuan­do hu­yó del ho­rror que pro­vo­ca­ron los gue­rri­lle­ros y los pa­ra­mi­li­ta­res. Una pi­pe­ta bom­ba de las Farc ca­yó en el tem­plo y ma­tó a 119 bo­ja­ya­cen­ses, que se re­fu­gia­ban allí.

“Uno ve di­fí­cil de­cir­les a ellos ‘ yo los per­dono’, pe­ro hay que en­ten­der que si pro­me­ten que no si­guen más por me­dio de las ‘ma­lean­te­rías’ que le hi­cie­ron a uno, pues uno es­pe­ra que, si le­gan a cum­plir, les da el per­dón de to­do co­ra­zón ¿o no es así?”.

Pe­ro, con 71 años a cues­tas, do­ña Nelfa ase­gu­ra que en su co­ra­zón no es­tá aún ese per­dón, que no ha po­di­do en­con­trar­lo por más que ha in­ten­ta­do. “Pue­den ha­ber pa­sa­do los años que sea y uno nun­ca bo­rra el ca­ri­ño de los hi­jos, son 15 años y yo siem­pre los ten­go pre­sen­tes”, co­men­ta de es­pal­das a la ca­sa que le cons­tru­yó la Na­ción a mo­do de re­pa­ra­ción, por­que tu­vo que de­jar la su­ya en el an­ti­guo Bo­ja­yá pa­ra que se la co­mie­ra el monte.

Por su par­te, Bo­ris Ve­lás­quez Vás­quez, otro ha­bi­tan­te Bo­ja­yá, coin­ci­de en que fal­ta que pa­ra­mi­li­ta­res y Es­ta­do les pi­dan per­dón. Con­si­de­ra que el Go­bierno de la épo­ca tu­vo mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, por­que en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des fue no­ti­fi­ca­do por la co­mu­ni­dad de los ries­gos que co­rrían por es­tar en­tre el fue­go cru­za­do.

Al res­pec­to, EL CO­LOM­BIANO pi­dió al ex­pre­si­den­te An­drés Pastrana pro­nun­ciar­se, pe­ro con­tes­tó que es­ta­ba por fue­ra del país y no po­día aten­der es­te asun­to.

En­tre tan­to, Freddy Ren­dón He­rre­ra, “El Ale­mán”, ex­co­man­dan­te de Blo­que Él­mer Cár­de­nas de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia, que era la uni­dad que com­ba­tió con­tra las Farc en Bo­ja­yá, acla­ra que los ex­pa­ra­mi­li­ta­res sí pi­die­ron per­dón por es­tos he­chos.

“No­so­tros le pe­di­mos a esa po­bla­ción per­dón y a la so­cie­dad co­lom­bia­na y a la hu­ma­ni­dad por ha­ber es­ta­do allí, aun­que no fui­mos los res­pon­sa­bles di­rec­tos de ha­ber lan­za­do esa pi­pe­ta, pe­ro es­ta­ban com­ba­tien­do con no­so­tros y que un ar­te­fac­to que ellos lan­za­ron in­dis­cri­mi­na­da­men­te lle­vó a la muer­te a esa can­ti­dad de po­bla­ción, y des­tru­yó esa igle­sia, y de­jó a mu­chos he­ri­dos”, sos­tie­ne Ren­dón He­rre­ra, quien pa­gó 8 años y 11 me­ses de pri­sión al des­mo­vi­li­zar­se y pos­tu­lar­se a la Ley de Jus­ti­cia y Paz.

“No­so­tros pe­di­mos per­dón an­tes que las Farc, lo que pa­sa es que lo hi­ci­mos en audiencia pú­bli­ca y no nos can­sa­re­mos de ha­cer­lo. Pe­ro a las Farc, el Go­bierno los lle­vó en avión di­rec­ta­men­te a Bo­ja­yá, de la mano del Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra la Paz, y ellos pu­die­ron ir y pe­dir per­dón allá y sa­lir en te­le­vi­sión y de­más”, agre­ga el ex­pa­ra­mi­li­tar.

¿Si han pe­di­do per­dón?

El pa­dre An­tún Ra­mos, quien era pá­rro­co de Bo­ja­yá pa­ra el mo­men­to de la ma­sa­cre e in­vi­tó a los fe­li­gre­ses a re­fu­giar­se en la igle­sia aquel día de 2002, tam­bién se­ña­la que a Bo­ja­yá aún le ha­ce fal­ta que pa­ra­mi­li­ta­res y Es­ta­do les pi­dan per­dón, pues am­bos tu­vie­ron res­pon­sa­bi­li­dad en los he­chos que los vic­ti­mi­za­ron.

En ese sen­ti­do, tam­bién se pro­nun­ció el al­to co­mi­sio­na­do pa­ra la paz, Ser­gio Ja­ra­mi­llo. Lo hi­zo en sep­tiem­bre de 2015, cuan­do miem­bros de las Farc fue­ron a Bo­ja­yá a re­co­no­cer su res­pon­sa­bi­li­dad por los he­chos ocu­rri­dos 13 años atrás.

Du­ran­te ese ac­to di­jo a la co­mu­ni­dad que “en­ten­de­mos que hay otras res­pon­sa­bi­li­da­des aquí en jue­go y que se de­ben ha­cer otros re­co­no­ci­mien­tos por par­te de los pa­ra­mi­li­ta­res y tam­bién del Es­ta­do, que de­be­mos ve­nir aquí a ex­pli­car por qué es­ta­ban en ese gra­do de des­pro­tec­ción”.

Sin em­bar­go, aun­que to- dos coin­ci­dan, no ha lle­ga­do el mo­men­to en que los res­pon­sa­bles lle­guen a esa ca­lu­ro­sa y hú­me­da tie­rra, a ori­llas del río Atra­to, pa­ra dar­les al fin des­can­so a aque­llos que no han po­di­do otor­gar su per­dón.

El pa­dre An­tún cuen­ta que se han he­cho al­gu­nas reu­nio­nes con el Ejér­ci­to, pe­ro que no bus­can que sean los mi­li­ta­res quie­nes se dis­cul­pen con ellos, sim­ple­men­te pa­ra res­pon­der a una obli­ga­ción emi­ti­da en una sen­ten­cia ju­di­cial.

“Lo que que­re­mos es que ven­ga el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca por­que él es el co­man­dan­te de las Fuer­zas Ar­ma­das. Es­te fue un he­cho tan gra­ve que no pue­den de­jar­le es­to a un co­ro­nel y a un ge­ne­ral”, con­fir­ma el pa­dre An­tún.

Las Farc pi­die­ron per­dón

Do­ña Nelfa no ol­vi­da que Pas­tor Ala­pe, quien ha­bló en nom­bre de la gue­rri­lla en sep­tiem­bre de 2015, nun­ca men­cio­nó la pa­la­bra per­dón.

“Es­ta­mos fren­te a us­te­des pa­ra ma­ni­fes­tar nues­tra aflic­ción, nues­tro re­co­no­ci­mien­to y re­afir­ma­ción de que es­te he­cho nun­ca de­bió ocu­rrir”, di­jo en­ton­ces el co­man­dan­te gue­rri­lle­ro fren­te a per­so­nas que an­sia­ban dis­cul­pas de quie­nes cau­sa­ron tan­to su­fri­mien­to.

Sin em­bar­go, pa­ra Bo­ris Ve­lás­quez ese ac­to sim­bó­li­co fue re­pa­ra­dor, sí fue de per­dón: “Ha si­do un ac­to muy be­ne­fi­cio­so pa­ra nues­tra gen­te, por­que des­de que se ini­ció el pro­ce­so de paz, des­de que vi­nie­ron las Farc he­mos de­ja­do de te­ner esa zo­zo­bra”. Re­co­no­ce que los per­do­nó.

Tam­bién es el ca­so del pa­dre An­tún: “Fui­mos 11 miem­bros de Bo­ja­yá a Cu­ba. Con to­da la ra­bia que hu­ma­na­men­te te­nía con­tra ellos, me vi­ne con­ven­ci­do de que el per­dón que ellos pro­di­ga­ban ha­cia no­so­tros era real”, cuen­ta el sa­cer­do­te.

Re­cuer­da las pa­la­bras de Iván Már­quez, je­fe ne­go­cia­dor de las Farc, cuan­do di­jo “es­to nun­ca de­bió ha­ber pa­sa­do, por la con­no­ta­ción del da­ño tan gran­de que no­so­tros oca­sio­na­mos y fue en una co­mu­ni­dad po­bre, con una vio­len­cia ex­tre­ma”. Sin­tió en­ton­ces que “to­dos los que ha­bla­ron, lo hi­cie­ron con sin­ce­ri­dad y que las Farc de ver­dad re­co­no­cie­ron que ese no es era el ca­mino pa­ra lle­gar a don­de que­rían lle­gar”.

“Pue­de pa­sar los años que sea y uno nun­ca bo­rra el ca­ri­ño de los hi­jos, son 15 años y yo siem­pre los ten­go pre­sen­tes”. NELFA ANGÉLICA CUES­TA Víc­ti­ma de la ma­sa­cre de Bo­ja­yá “Yo, per­so­nal­men­te, per­dono a las Farc por­que sa­be­mos que una per­so­na que no per­do­ne nun­ca su co­ra­zón va sa­nar”. BO­RIS VE­LÁS­QUEZ VÁS­QUEZ Víc­ti­ma de la ma­sa­cre de Bo­ja­yá

“Esa es la esen­cia del cam­bio re­co­no­cer y asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de lo ocu­rri­do, no so­la­men­te en Bo­ja­yá, sino por to­do los he­chos del con­flic­to”. SER­GIO JA­RA­MI­LLO Al­to co­mi­sio­na­do pa­ra la paz

A pe­sar de esas ex­pli­ca­cio­nes, con una voz de amar­gu­ra, do­ña Nelfa ase­gu­ra: “Ya uno, a es­tas al­tu­ras, qué ha­ce, dí­ga­me, da el per­dón, da la ben­di­ción de que el Se­ñor los acom­pa­ñe y a ver si ellos se dig­nan en de­jar la gue­rra. Aho­ra, yo no le he di­cho ni a las Farc ni a na­die que les doy mi per­dón, por­que yo nun­ca he da­do mi per­dón”, di­ce con una ex­pre­sión de amar­gu­ra que le ha­ce lle­var las ma­nos al ros­tro y sos­te­ner­se la ca­be­za. Lo mis­mo pien­sa su hi­ja,

Luz Am­pa­ro Cór­do­ba. “Yo pue­do de­cir que sí los per­do­né, pe­ro en mi co­ra­zón to­da­vía no es­tá tan cla­ro el per­dón, por­que to­dos los días re­cuer­do a mis her­ma­ni­tos, a mis so­bri­nos, y me pre­gun­to hoy en día quié­nes se­rían. Uno de bo­ca per­do­na pe­ro de co­ra­zón no per­do­na”

FOTO DO­NAL­DO ZULUAGA.

Nelfa Cues­ta, tras per­der a dos hi­jos en la ma­sa­cre, ase­gu­ra que las Farc no pi­die­ron per­dón en sep­tiem­bre de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.