El pea­tón le da vi­ta­li­dad a la ca­rre­ra Ca­ra­bo­bo

Ex­per­tos ana­li­zan los pro y los con­tra de vol­ver una ca­lle pea­to­nal. Lu­na­res co­mo la in­se­gu­ri­dad se des­ta­can.

El Colombiano - - METRO - Por MART­HA ARIAS SAN­DO­VAL

Mien­tras pa­ra al­gu­nos ex­per­tos la pea­to­na­li­za­ción de la ca­rre­ra Ca­ra­bo­bo fue un he­cho ex­tra­or­di­na­rio que mo­di­fi­có la ma­ne­ra de vi­vir y dis­fru­tar el Cen­tro de Me­de­llín, pa­ra otros no se ge­ne­ró ma­yor es­pa­cio pú­bli­co, se di­se­ñó una vía que lue­go fue mo­no­po­li­za­da por las ven­tas, prin­ci­pal­men­te las am­bu­lan­tes, y se con­vir­tió en una zo­na que no se dis­fru­ta con tran­qui­li­dad y que in­clu­so tie­ne pro­ble­mas de se­gu­ri­dad.

En 2005 se to­mó la de­ci­sión de con­ver­tir la ca­rre­ra 52 ( Ca­ra­bo­bo), una ar­te­ria vehi­cu­lar, en un pa­seo pea­to­nal que va des­de la ca­lle 44 (San Juan) has­ta la ca­lle 53 (ave­ni­da de Greiff).

En el pro­yec­to, la Al­cal­día de Me­de­llín in­vir­tió cer­ca de $18.000 mi­llo­nes y per­mi­tió a los ciu­da­da­nos re­co­rrer a pie una de las, has­ta en­ton­ces, ca­lles más con­ges­tio­na­das del cen­tro de la ciu­dad.

“El ser pea­to­nal vi­ta­li­za la vía. La pre­sen­cia de gru­pos hu­ma­nos ha­ce po­si­ble con­fi­gu­rar es­pa­cios de so­cia­bi­li­dad que an­tes no se te­nían”, di­jo Beet­ho­ven Zu­le­ta Ruiz, di­rec­tor de la Es­cue­la de Há­bi­tat de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Agre­gó que sin la pea­to­na­li­za­ción, otros ele­men­tos de la ciu­dad, no hu­bie­ran co­bra­do tan­ta vi­ta­li­dad, co­mo su­ce­de con el par­que de Los De­seos.

El ur­ba­nis­ta Jo­sé Fer­nan­do Ángel com­par­te ese pun­to de vis­ta e in­di­ca que des­de la ave­ni­da de Greiff, en di­rec­ción al ba­rrio Aran­juez ( no­ro­rien­te), hu­bo me­jo­ra­mien­to de los an­de­nes, reor­de­na­mien­to del es­pa­cio pú­bli­co, más zo­nas pa­ra el pea­tón, pe­ro en es­te ca­so, com­bi­na­do con au­to­mó­vi­les.

Da­río Ruiz, ur­ba­nis­ta, ca­li­fi­ca es­ta de­ci­sión co­mo un he­cho ex­tra­or­di­na­rio. “Se pea­to­na­li­zó y con ello se res­ca­tó la ar­qui­tec­tu­ra ad­ya­cen­te en el Cen­tro”.

Edi­fi­cios no­ta­bles

La tra­di­cio­nal ca­rre­ra Ca­ra­bo­bo tie­ne, de sur a nor­te, obras ar­qui­tec­tó­ni­cas des­ta­ca­das, co­mo los edi­fi­cios Ca­rré y Vás-

“Pre­gun­to: ¿pea­to­na­li­zar pa­ra qué y pa­ra quien? , a pro­pó­si­to de quie­nes ocu­pan el es­pa­cio pú­bli­co”. JOR­GE MA­RIO PUER­TA Di­rec­tor Eje­cu­ti­vo de Cor­po­cen­tro

rios ha­bi­tua­les, tran­seún­tes des­pre­ve­ni­dos, ven­de­do­res am­bu­lan­tes y em­plea­dos de los es­pa­cios co­mer­cia­les, que trans­for­man la ca­lle va­cía en ríos hu­ma­nos que tran­si­tan por una vía ado­qui­na­da y con equi­pos de so­ni­do con al­tos de­ci­be­les de rui­do, co­mo si com­pi­tie­ran por cuál tie­ne el vo­lu­men más al­to.

Asi­mis­mo, es­pa­cios de ter­tu­lia pa­ra año­rar el vie­jo Gua­ya­quil, co­no­cer la his­to­ria de dé­ca­das atrás; can­tar tan­gos, mú­si­ca po­pu­lar y com­par­tir con ami­gos, co­no­ci­dos y des­co­no­ci­dos, son otras op­cio­nes que atraen en es­ta zo­na del Cen­tro de Me­de­llín.

“La gen­te vie­ne y se en­cuen­tra con un es­pa­cio que ofre­ce tran­qui­li­dad”, sos­tie­ne Da­niel Man­zano, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Aso­gua­ya­quil, gre­mio que reúne co­mer­cian­tes del sec­tor.

Pe­ro, la au­sen­cia de ca­rros tam­bién es una opor­tu­ni­dad pa­ra que los ci­clis­tas usua­rios del pro­gra­ma En­ci­cla (bi­ci­cle­tas de uso com­par­ti­do) y con ci­clas pro­pias, re­co­rran la vía es­qui­van­do a los pea­to­nes en su ob­je­ti­vo de al­can­zar pron­to su me­ta.

Ca­lle con­ges­tio­na­da

Ri­go­ber­to Lon­do­ño lle­va 45 años tra­ba­jan­do en las ca­lles y re­cuer­da con pre­ci­sión que an­tes se tra­ta­ba de una ca­lle an­gos­ta y con­ges­tio­na­da.

Es­te ven­de­dor de al­mo­já­ba­nas men­cio­na que cuan­do no exis­tían las ter­mi­na­les de trans­por­te Nor­te y Sur, los vehícu­los que se di­ri­gían o ve­nían de la au­to­pis­ta Me­de­llín-Bo­go­tá, te­nían su pa­so obli­ga­do por la ca­rre­ra 52. Pe­ro no eran los úni­cos: mu­chos bu­ses ur­ba­nos tam­bién uti­li­za­ban la vía y a es­tos se su­ma­ban ta­xis y al­gu­nos ca­rros par­ti­cu­la­res.

Ri­go­ber­to celebra que los ciu­da­da­nos pue­dan ca­mi­nar hoy por allí y, por eso, es una de las vías pre­fe­ri­das pa­ra tra­ba­jar. “Es una ben­di­ción pa­ra las ven­tas. Es una opor­tu­ni­dad que se nos da. An­tes pa­sa­ban bu­ses, bu­se­tas, ca­mio­nes, ta­xis y mo­tos to­do el día, pe­ro aho­ra exis­ten ban­cas pa­ra que las per­so­nas dis­fru­ten y des­can­sen”.

Di­ce que al pa­sar de ser una ca­lle con­ven­cio­nal, pa­vi­men­ta­da, con en­tre dos y tres ca­rri­les pa­ra vehícu­los, a una vía pea­to­nal, en ado­quín, Ca­ra­bo­bo le tra­jo un be­ne­fi­cio adi­cio­nal a los ven­de­do­res co­mo él y a los pea­to­nes, que pue­den en­con­trar allí un es­pa­cio más tran­qui­lo que en el res­to del Cen­tro.

Ser­gio Marín, quien lle­va 20 años tra­ba­jan­do en la zo­na, re­cuer­da con pre­ci­sión las ru­tas de bu­ses que ha­ce más de una dé­ca­da tran­si­ta­ban por la ca­rre­ra: “Be­lén Rin­cón, Trans­por­tes Me­de­llín, San­tra, Aran­juez y Vi­lla Her­mo­sa”, re­pa­sa có­mo­da­men­te, sen­ta­do en una de las si­llas dis­pues­tas en el pa­seo pea­to­nal, cer­ca a una es­cul­tu­ra del maes­tro Fer­nan­do Bo­te­ro.

Au­ro­ra Sa­la­zar na­ció en Co­cor­ná y es­tu­dió en Me­de­llín pa­ra ser pro­fe­so­ra. Lue­go, de va­rios años re­gre­sa con fre­cuen­cia a Me­de­llín y una ca­fe­te­ría de Ca­ra­bo­bo es el lu­gar in­di­ca­do pa­ra re­cor­dar con su fa­mi­lia los años vi­vi­dos.

Com­pa­ra la vía ado­qui­na­da con las ca­lles de su pue­blo, que son pa­vi­men­ta­das.

Den­tro de la ga­ma de op­cio­nes que le ofre­ce el pa­seo pea­to­nal, los res­tau­ran­tes po­pu­la­res son un des­can­so pa­ra ella.

In­se­gu­ri­dad

Pe­ro jun­to a las po­si­bi­li­da­des que brin­da el es­pa­cio pú­bli­co pa­ra el pea­tón, per­sis­ten unos lu­na­res que se con­vier­ten en un desafío, se­gún, Da­niel Man­zano, di­rec­tor eje­cu­ti­vo, Aso­gua­ya­quil.

Pa­ra el di­rec­ti­vo gre­mial son líos pre­sen­tes en la zo­na, la pro­li­fe­ra­ción de ven­tas am­bu­lan­tes, el mi­cro­trá­fi­co y el con­su­mo de sus­tan­cias si­coac­ti­vas.

Exis­ten re­tos tam­bién en el con­trol del pa­sa­je pea­to­nal por don­de tran­si­tan y se es­ta­cio­nan mo­tos y, bi­cis. “En es­tos mo­men­tos Ca­ra­bo­bo es un des­or­den”, di­jo .

De­nun­cia que los ven­de­do­res am­bu­lan­tes son víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia, que les co­bra por el es­pa­cio que uti­li­zan.

Re­co­no­ce el tra­ba­jo de la Po­li­cía y Es­pa­cio Pú­bli­co, pe­ro ase­gu­ra que el per­so­nal se que­da cor­to an­te los desafíos que pre­sen­ta la pro­ble­má­ti­ca

so­cial y de in­se­gu­ri­dad.

Son cer­ca de sie­te cua­dran­tes los ubi­ca­dos en­tre San Juan y el Mu­seo de An­tio­quia y, unos 52 pro­fe­sio­na­les los que pres­tan ser­vi­cio, in­for­ma­ron vo­ce­ros de la Po­li­cía.

Es­tas áreas son unas de las prio­ri­da­des de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, cu­yo co­man­dan­te, el ge­ne­ral Ós­car Gó­mez, anun­ció en días pa­sa­dos re­fuer­zos pa­ra es­tos y otros cua­dran­tes del cen­tro.

El anun­cio fue si­mul­tá­neo con el de la Al­cal­día de Me­de­llín, que pre­sen­tó, el pa­sa­do 30 de mar­zo, un plan que bus­ca de­vol­ver­le la vi­ta­li­dad al co­ra­zón de la ciu­dad, con una in­ver­sión cal­cu­la­da en $ 270.000 mi­llo­nes. Y Ca­ra­bo­bo re­ci­bi­rá par­te de es­ta ini­cia­ti­va, pues la Pla­za Bo­te­ro, en el ex­tre­mo nor­te del pa­sa­je pea­to­nal, se co­nec­ta­rá con el pro­yec­to del Pa­seo Bo­lí­var, el más im­por­tan­te de es­ta ini­cia­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.